Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid

Pueblos de Madrid

Robledillo de la Jara


Robledillo de la Jara, Embalse de El Villar, la torre de la izquierda es la de toma de agua de la minicentral eléctrica

Embalse de El Villar, la torre de la izquierda es la de toma de agua de la minicentral eléctrica. Siglo XIX (1869-1882).

El término municipal de Robledillo de la Jara, con una población de 99 habitantes1 y 20,30 km2 de extensión, se encuentra situado al Nordeste de la Comunidad Autónoma de Madrid, en la Sierra Norte madrileña, a unos 83,2 km2 de distancia de la capital española. Linda al Norte con los municipios de Berzosa de Lozoya y Puebla de la Sierra, al Este con el de El Atazar, al Sur con el de Cervera de Buitrago y al Oeste con el de Puentes Viejas. Su nombre, Robledillo, o Robredillo, como se escribía hasta mediados del siglo XIX, lo toma del gran número de bosques de robles que en tiempos pasados existió en el territorio, y el apelativo de la Jara se le añadió para distinguirlo de otros Robledillos, tomándolo del Cuarto de la Jara del que formaba parte cuando pertenecía a la Comunidad de Villa y Tierra de Buitrago.

El territorio se halla atravesado de Norte a Sur por una barrera montañosa cuya altitud va descendiendo desde los 1.300 metros que tiene al Norte hasta los 1.000 metros existentes junto a Cervera de Buitrago, existiendo una altura intermedia de 1.143 metros formada por el Cerro de Matachines. Como consecuencia de la anterior barrera, el término está dividido en dos vertientes: la oriental, cuyas aguas van a desembocar al río Riato, un afluente del Lozoya que fluye a lo largo del límite municipal con Puebla de la Sierra y, parcialmente, con el de El Atazar; y la occidental, que desagua sobre el río Lozoya, que actúa de frontera entre los términos de Robledillo y Puentes Viejas y que se encuentra embalsado al Noroeste por la presa de El Villar y al Sur por la de El Atazar.

Los orígenes de Robledillo se localizan en época medieval, en particular en los siglos XII o XIII, dentro de la repoblación de la zona llevada a cabo tras la reconquista de Buitrago por parte de Alfonso VI en el año 1083 y que formaba parte de la campaña emprendida por este soberano en pro de la reconquista de Toledo, la antigua capital visigoda, que culminaría, en el año 1085, con su retorno a manos cristianas. No obstante, es posible que la ocupación del lugar fuera anterior, como podría deducirse de la existencia de El Villar, un despoblado situado actualmente dentro del término municipal de Robledillo y del que quedan pocos restos arqueológicos. Anteriormente, fue una población independiente y su nombre de Villar puede derivar de la existencia de una antigua villa romana, ya que éste es un término con el que se suele llamar a las poblaciones levantadas sobre los restos de estas antiguas villas.

A pesar de estar probado el paso de los árabes en la zona, su población debió de ser muy escasa, dado que en el siglo X, en particular en el año 940, el rey leonés Ramiro II se adelantó a la repoblación de Buitrago durante una incursión realizada contra el reino moro de Toledo. Sin embargo, este nuevo poblamiento no tuvo éxito y hubo que esperar hasta el año 1096 a su repoblación definitiva, merced al privilegio concedido por Alfonso VI a Buitrago con el fin de fomentarla y así facilitar el paso de Burgos y Castilla a Toledo y viceversa por una una tierra hasta entonces infestada de ladrones.

Robledillo de la Jara, Puente-acueducto del Canal de El Villar

Puente-acueducto del Canal de El Villar. Siglo XX (1907-1911).

Aunque inicialmente estos asentamientos se limitaban a Buitrago, más adelante, en 1134, Alfonso VII reseñó la necesidad de que existieran nuevas poblaciones permanentes en la zona. Éstas surgieron como una evolución de algunos de los asentamientos temporales de pastores, formando parte administrativamente de la Comunidad y Tierra de Segovia y creando una comunidad de pastos, en 1227, junto a Guadalajara, Hita y Uceda. Posteriormente, en 1289, aparece como Señor de Buitrago don Íñigo López de Orozco, a su vez Señor de la casa de Orozco, en Vizcaya. Este título es recibido por su hija doña Juana de Orozco como parte de su dote al casarse con don Pedro González Yáñez, montero mayor2 de Alfonso XI, soberano durante cuyo mandato se realizó el Libro de la Montería de Alfonso XI, en el que se hace mención de diversas localidades de esta zona y, en particular, de El Villar.

De esta manera, el Señorío3 de Buitrago llega así a manos de la casa de los Mendoza, debiendo hacer mención aquí a uno de sus miembros, don Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, quien en una de sus conocidas serranillas4 menciona a Robledillo:

Madrugando en Robledillo
por ir buscar un venado,
fallé luego al Colladillo
caza, de que fui pagado.
Al pie d'esa grand montaña,
la que dicen de Berzosa,
vi guardar muy grand cabaña
de vacas moza fermosa.
Si voluntad no m'engaña,
no vi otra más graciosa:
si alguna d'esto s'ensaña,
lóela su namorado.

En 1475, tras conceder los Reyes Católicos el título de Duque del Infantado a don Diego Hurtado de Mendoza e instalar éste su Casa Ducal en el Alcázar de Guadalajara, igualmente recibido de estos soberanos, el Señorío de Buitrago pasará a depender administrativamente de esta ciudad, permaneciendo así hasta la desaparición definitiva de los señoríos, en 1832.

Robledillo de la Jara, Plaza de la Televisión Española

Plaza de la Televisión Española.

Hay que señalar que aunque el Señor de Buitrago tenía la autoridad para nombrar a los cargos públicos y recibir las oportunas rentas y tributos, como el derecho de pontazgo6 al pasar los rebaños por el Puente de El Villar, no era poseedor de sus tierras, siendo la mayor parte de éstas propiedad del Común de Villa y Tierra. Precisamente cuando tras la abolición de los señoríos, las tierras del común fueron vendidas en pública subasta, fue esta posesión de las mismas a lo largo de más de seiscientos años uno de los motivos en el que los vecinos fundamentaron sus quejas para oponerse, infructuosamente, a la misma, ya que sin los pastos en común, la explotación ganadera, base de su economía, dejaba de ser posible.

Estos pueblos se formaban así, conforme a su economía ganadera, como una unión de grandes parcelas dotadas del espacio suficiente para alojar en su interior, además de la vivienda, distintas dependencias auxiliares, como corrales, establos, etc., quedando las calles formadas por el espacio existente entre ellas. No obstante, Robledillo no está construido de esta manera, salvo en los exteriores, presentando en el centro una estructura urbana de parcelas más pequeñas, con el espacio suficiente sólo para la casa, que hace pensar que su origen más que ganadero puede situarse en la explotación de los bosques, de los que toma el nombre, ya sea ésta para la obtención de madera, de leña o de carbón.

Del siglo XVI, a pesar de no haberse conservado las Relaciones Topográficas de Felipe II7 para la Tierra de Buitrago, sí existe diversa documentación que nos habla de ella, como las Ordenanzas de Villa y Tierra. En ellas, de las que se conservan hasta cuatro diferentes versiones de entre los años 1567 a 1583, se halla la normativa legal por la que se regulaba la explotación de los montes y pastos del Común de Villa y Tierra, cuyo cuidado era de vital importancia para una economía ganadera como la del señorío. Del gobierno de esta organización se encargaban unos procuradores8 que, reunidos bajo la presidencia del corregidor9 nombrado por el duque en la casa de la tierra de Buitrago, llegaban a aprobar distintas medidas por mayoría. En este órgano, los siete quartos en que se agrupaban para su mejor administración las distintas poblaciones estaban representados cada uno por un procurador. Robledillo formaba parte junto a Berzosa, Cervera, Paredes y Serrada del quarto de la Xara.

Las Ordenanzas de Convivencia, herederas de las existentes anteriormente para la regulación de las comunidades de pastos, fueron también aprobadas en estos años, pactándolas Buitrago, en 1569, con Uceda y Torrelaguna, y, en 1582, con Sepúlveda.

Robledillo de la Jara, Ayuntamiento nuevo

Ayuntamiento nuevo construido en 1991 según el diseño del arquitecto don Antonio Vélez. Siglo XX (1991).

En 1566, se redactan en Robledillo las Ordenanzas de Viñas, que regulan y protegen los cultivos de éstas existentes en Cervera de Buitrago y en El Villar, a cargo estas últimas de vecinos de Robledillo, lo que puede indicar que ya entonces era un despoblado. Diez años después, se aprueban las Ordenanzas destinadas a preservar los bosques de la sobreexplotación de la que estaban siendo objeto, siendo reforzadas en 1579 por expresa voluntad de Felipe II. En 1582, son las Ordenanzas de caza y pesca las aprobadas, las cuales fueron dictadas por el Duque del Infantado con el fin de proteger la riqueza cinegética10 del lugar. En ese mismo año, son aprobadas las Ordenanzas de ganado, cuyo objetivo era el de cuidar los cultivos de los daños que aquel les ocasionaba.

La buena marcha de la economía del lugar en este siglo puede quedar señalada por la realización entonces de las pilas bautismal y de agua bendita de la primitiva iglesia del pueblo, aún existentes, y la construcción del pósito11 municipal a finales del mismo, así como por la solicitud, en 1596, para la construcción de un batán12 destinado a los tejidos procedentes de La Puebla y El Atazar. Sin embargo, la centuria finaliza mal, con la epidemia de peste que asoló el territorio a partir de 1599.

Así, si la población registrada en 1554, según el patrón de moneda forera14 de dicho año, era de 85 vecinos, para el año 1649 ésta se había reducido a 56, en 1656 a 43 y en 1670 a tan sólo 37. Las causas de esta despoblación, de un 56,5% de habitantes en poco más de un siglo, no hay que situarlas únicamente en la mortalidad asociada a la epidemia, sino también en las guerras europeas en las que la monarquía española se vio envuelta, así como en la disminución de la exportación de paños, lo que resultó demoledor para una economía como la de Robledillo, que tenía en la ganadería su principal motor. Aunque normalmente esta merma del negocio se asocia con la pérdida de Flandes, mercado primordial de la lana, no hay que olvidar que el primer daño a este tipo de economías se lo auto infligieron las Cortes de Valladolid en 1548 con la prohibición de la venta de paños nacionales al extranjero, a la par que se favorecía la importación de éstos, lo que supuso un gran quebranto para la industria textil castellana y, por ende, para su economía.

Con estos condicionamientos económicos, no es de extrañar que en este siglo XVII, en particular en 1625, un particular fundara un nuevo pósito con el que atender a los más pobres. Anteriormente, es de destacar la compra del despoblado de El Villar que en 1612 realizó el concejo de Robledillo a un particular y por la que pagó 12.000 reales15. Fue esta centuria de gran religiosidad en Robledillo, como lo demuestra la existencia de seis cofradías (Cinco Plagas, Concepción, Nombre de Jesús, San Nicolás, Santísimo Sacramento y Virgen del Rosario), un alto número dada la población de la aldea, y que dieron lugar al nombre de alguna de las calles por las que procesionaban, como la de Jesús del Valle o la de la Soledad. De estas cofradías, es de resaltar la del Santísimo Sacramento, o Sacramental, dueña de los molinos de El Villar y de Riato, arrendados cada año a quien mejor oferta le hiciera llegar, y la de las Cinco Plagas, o Cinco Llagas, o de la Vera Cruz, que procesionaba la imagen de la Virgen de la Soledad, o de las Angustias, venerada en una ermita que se conservó hasta el siglo XX y que fue destruida durante la Guerra Civil Española (1936–1939). Una romería existente entonces era la de Santa Quiteria, en la vecina localidad de Manjirón; sin embargo, dados los problemas de diferente índole que causaba, fue prohibida en 1649 por el visitador eclesiástico, quien impuso un nuevo recorrido hasta la Ermita de Nuestra Señora de El Villar, igualmente destruida durante la Guerra Civil.

Robledillo de la Jara, Ábside y lateral de la Epístola de la Iglesia de San Pedro Apóstol

Ábside y lateral de la Epístola de la Iglesia de San Pedro Apóstol. Siglo XIX (1893).

Del siglo XVIII existe mayor información del municipio, gracias al Catastro del Marqués de la Ensenada16 y al Censo de Floridablanca17. Según el Catastro, de 1752, Robledillo tenía 68 vecinos y 276 habitantes (normalmente cada vecino o unidad familiar corresponde a entre 4 ó 5 habitantes), lo que supone un importante aumento poblacional del 83% con respecto a los 37 de 1670, habiendo comenzado este incremento a finales del siglo XVII. Sin embargo, esta subida no fue progresiva, y así, en 1786 aparecen contabilizados, según el Censo de Floridablanca, un total de 244 habitantes.

La ganadería del pueblo estaba formada entonces por 2.380 cabezas de ganado lanar –de raza churra, o local, y de menor valor que la merina–, 1.150 de cabrío, 170 de vacuno, 125 cerdos –para el autoconsumo–, 68 asnos, 6 ó 7 mulas, yeguas y potros. Curiosamente, estos últimos, a pesar de ser más eficaces que el ganado vacuno para las labores de labranza, no se utilizaban en éstas, al contrario que la mayor parte de éste. La agricultura de este término municipal, a la que estaban dedicadas 2.000 de las 3.500 fanegas18 que lo formaban, se basaba en cultivos de secano, como el centeno y el trigo, algunos huertos de riego manual y 12 fanegas de viñas que producían 576 arrobas21 de uva, de las que a su vez se extraían 192 de vino. La baja producción agrícola del lugar se debía al sistema de cultivo empleado, ya que el terreno sólo se cultivaba uno de cada tres años, estando los otros dos dedicados, uno, a barbecho22, y otro, a pastos del Común de Villa y Tierra.

Robledillo no contaba con árboles frutales ni de ningún otro tipo, limitándose la vegetación natural a jarales y quejigos, siendo aprovechados estos últimos para la obtención de carbón. En este siglo, el concejo tenía una casa para sus reuniones y una construcción para guardar grano, pudiendo ser quizás ésta el mismo pósito que fue edificado en el siglo XVI. El lugar también contaba con 160 colmenas y su actividad industrial se reducía a los dos molinos ya citados en el XVII como propiedad de la Cofradía del Santísimo Sacramento.

Los oficios existentes en el pueblo, citados igualmente en el Catastro, eran los de un cirujano y un herrero, que recibían anualmente de cada vecino una suma de dinero tan reducida que debían atender otras localidades de la comarca: el primero, Cervera , y el segundo, entre otros sitios, El Atazar. Los comercios y servicios con que contaba el pueblo eran los de una panadería, una taberna y una tienda-despacho de aceite, adquiriendo la población gran parte de sus productos en la feria de Buitrago, celebrada desde época medieval tras la concesión realizada por Fernando IV en 1304.

En el posterior Censo de Floridablanca, y según la página 77 del libro “La población de la actual provincia de Madrid en el Censo de Floridablanca (1786)”, de Fernando Jiménez de Gregorio, entre los 244 habitantes de Robledillo se encuentran 1 cura, 1 sacristán, 1 militar, 3 estudiantes, 33 labradores, 12 jornaleros, 2 artesanos y 8 criados.

Robledillo de la Jara, Antigua clínica

Antigua clínica construida en los años 40 del pasado siglo XX y transformada hoy en la Posada de Robledillo, un negocio de hospedería y restauración. Siglo XX (1940).

El siglo XIX llega a Robledillo, al igual que para toda la España peninsular, con ese gran desastre que para el país fue la Guerra de la Independencia Española (1808-1814), aunque parece ser que este municipio, afortunadamente, no se vio demasiado afectado por los desmanes cometidos durante esta contienda. Si bien en el lugar comienza ya a existir una emigración interior, en aquellos momentos en favor de poblaciones mayores como Buitrago, ésta no parece afectar en demasía a Robledillo, ya que, según el “Diccionario geográfico y estadístico de España y Portugal” (1826-1829) de Sebastián Miñano23, su población es entonces de 89 vecinos, unos 400 habitantes, siendo sorprendente, con respecto al Censo de Floridablanca, de 1786, un aumento de 156 habitantes (45%) para un incremento de tan sólo 10 vecinos (14%) al ser sólo 70 los señalados en último censo. En el diccionario de Miñano también vemos la existencia de una sola parroquia, compartida con Cervera de Buitrago, y cómo su economía sigue dependiendo mayoritariamente de la ganadería, al tener 2.000 cabezas de ganado lanar además de algo de caprino. Su agricultura produce centeno y trigo, y en sus montes sólo se obtienen pastos.

Unos años después, según el Diccionario de Pascual Madoz (1846-1850)24, la población ha descendido en más del 50% hasta los 32 vecinos y 192 habitantes (lo que da una equivalencia superior a la normal de entre 4 y 5 habitantes por cada vecino). No obstante, como podemos leer en en la página 6 del Tomo IV de la colección “Arquitectura y Desarrollo Urbano. Comunidad de Madrid. Zona Norte”, la cifra de habitantes puede ser bastante real, dado que unos años después, en el censo realizado para la leva25 de Quintas26, se cuentan 145 habitantes, y puesto que estas cifras solían ser rebajadas, puede que la variación esté en los criterios que Madoz usa para contabilizar a alguien como vecino. En su obra, vemos la presencia de las siguientes construcciones: un casa para el Ayuntamiento; una iglesia parroquial, la de San Pedro, con un anejo en La Cabrera; una escuela de primeras letras para ambos sexos y a la que acuden 20 alumnos; una ermita de la Cofradía de la Vera Cruz, la de la Soledad, situada en las afueras; 2 molinos harineros; 9 telares de lino; y una fuente de aguas regulares, además de varias otras esparcidas por su territorio. Asimismo, se cita la existencia del despoblado de El Villar. El pueblo producía entonces centeno, trigo y vino, y contaba con ganado lanar, cabrío y vacuno. En sus campos, hay caza de conejos, liebres y perdices, y de sus aguas se puede obtener pesca de barbos, bogas y truchas. Finalmente, la industria de Robledillo se limita, además de la derivada de la agricultura, a los molinos y telares antes citados.

Robledillo de la Jara, Restos del antiguo puente, sobre el río del Riato, por el que pasaba el camino de Robledillo a El Atazar

Restos del antiguo puente, sobre el río del Riato, por el que pasaba el camino de Robledillo a El Atazar.

En este siglo, se produjeron unos importantes cambios en la administración, economía y estructura social del lugar; así, en 1832, con la desaparición definitiva de los señoríos, y en 1833, con la nueva división provincial de España, Robledillo de la Jara deja de formar parte de la Intendencia de Guadalajara y pasa a formar parte de la provincia de Madrid, estando encuadrado en el partido judicial de Torrelaguna. Otros importantes cambios fueron las desamortizaciones27 sucedidas en estos años, en particular, las de Mendizábal, de 1836, por la que se pusieron a la venta los bienes de las llamadas “manos muertas” (la Iglesia y las Órdenes religiosas), y la de Madoz, de 1855, que hizo lo propio con los bienes comunales. De este modo, por la primera se vendieron 85 fincas de la parroquia y el curato en 1843, 35 en 1856, 33 en 1864, 22 en 1865 y 1 en 1868. Por su parte, por la segunda se vendieron 2 fincas del Común de Vida y Tierra de una extensión superior a las 91 fincas religiosas enajenadas entre 1856 y 1868. Esta última venta tuvo mayor importancia para el municipio que las de la iglesia, ya que mientras éstas eran arrendadas a los vecinos para uso agrícola y sólo cambió el nombre del propietario, no el uso que se les daba, no sucedió lo mismo con las tierras comunales, pastos que fueron transformados en explotaciones agrícolas por sus nuevos dueños, lo que significó la transformación de una sociedad ganadera a otra agrícola, algo a lo que no fue ajena la desaparición de la Mesta28 en 1836.

Los nuevos propietarios agrícolas, al poner en práctica modernas técnicas de cultivo e introducir otros productos, como la patata, convirtieron la agricultura, hasta entonces únicamente de autoconsumo, en un nuevo motor económico con la producción de excedentes de producción que poner a la venta fuera del municipio.

Otra de las medidas tomadas por los gobiernos de entonces fue la desaparición de las Comunidades de Vida y Tierra, pasando los montes, al principio, a ser de los Ayuntamientos y estar administrados por el Ministerio de Fomento para, a continuación, aquellos que eran declarados como enajenables, ser controlados por el Ministerio de Hacienda.

Para el año 1865, la población había aumentado hasta los 277 habitantes, siendo en esta época cuando el actual municipio de El Atazar se incorporó como anejo a Robledillo, permaneciendo bajo su dependencia hasta el año 1928.

Robledillo de la Jara, Fuente instalada junto a la iglesia parroquial

Fuente instalada junto a la iglesia parroquial. Siglo XX (años 40 o 50).

En este último tercio del siglo XIX, entre los años 1869 y 1882, se lleva a cabo la construcción de la Presa de El Villar, levantada para asegurar el suministro de agua a Madrid y que hizo desaparecer bajo sus aguas los dos molinos citados por Madoz y el puente románico del Villar.

A finales de siglo, según la “Guía de Madrid y su Provincia” (1888-1889), de Marín Pérez29, Robledillo tenía 110 vecinos y 424 almas, incluyendo aquí la población del anejo de El Atazar. Las construcciones que en esta obra aparecen relacionadas son: la Casa Consistorial, en cuyo interior se ha instalado el juzgado municipal; una escuela de educación primaria incompleta a la que acuden 30 alumnos de ambos sexos; la iglesia parroquial, cuyo estado de ruina ha obligado a que los oficios religiosos deban celebrarse en la Ermita de la Soledad; y un cementerio, de planta rectangular, situado a unos 170 metros del pueblo, cerca de la anterior ermita.

Cuenta el término con un médico, aunque carece de farmacéutico y veterinario, debiendo de obtener los medicamentos de Torrelaguna.

Su economía sigue dependiendo de la ganadería y de la agricultura. Esta última, atrasada y descuidada, según Marín Pérez, es de secano y se limita mayoritariamente a la producción de cereales y uvas. La cabaña ganadera está formada por 1585 cabezas de ganado lanar, 1420 de caprino, 43 de vacuno, 36 de mular y 16 de asnal, estando las dos últimas especies dedicadas a labores agrícolas. La industria de Robledillo es entonces escasa, dedicándose a la obtención de pan, la conserva de carnes y algunos otros productos locales. Observamos que para este autor no existen ya los nueve telares contabilizados por Pascual Madoz, por lo que puede que para entonces ya haya desaparecido esta actividad del pueblo, máxime cuando las telas eran un producto de importación. El comercio se sustenta en la exportación de carnes, leche, leña y algo de grano, y la importación, como decimos, de telas y ultramarinos, así como de otros productos que fueran necesarios.

El siglo XX comienza para Robledillo con una población de 424 habitantes en 1900, que disminuyen hasta los 290 contabilizados en 1910, y los 263 de 1930. Tras la Guerra Civil, en la que se destruyeron las ermitas del Villar y de la Soledad, y se perdieron los retablos y ornamentos religiosos de la Iglesia de San Pedro, la población censada en 1940 era de 253 personas, 10 menos que en 1930. En estos años posteriores a aquel conflicto, se construyeron una nueva escuela, la fuente que hay junto a la iglesia, los lavaderos cubiertos levantados en las afueras del pueblo y una clínica dedicada a atender tanto esta población como la de El Atazar, Berzosa, Cervera de Buitrago y Puebla de la Sierra. A mediados de siglo, la cabaña ganadera de Robledillo no era muy diferente de la que aparece en el libro de Marín Pérez, existiendo 1.500 cabezas de ganado lanar, 60 de mular y 40 de vacuno.

Robledillo de la Jara, Vivienda rural en la Calle de San Pedro, 2

Vivienda rural en la Calle de San Pedro, 2.

La población ha continuado descendiendo en este siglo y, para 1950, ésta suma ya 222 habitantes, una cifra que puede no ser correcta del todo, al disminuir bruscamente en tan sólo 8 años hasta los 130 habitantes señalados en la obra “El turismo en la provincia de Madrid”, de Antonio Cantó Téllez. Las sucesivas cifras de población no son mucho más halagüeñas: 179 en 1960, 93 en 1975, 67 en 1986 y 58 en 1991. Dicha despoblación, además de acarrear el cierre de la escuela y de la clínica, va acompañada de una menor producción, llegando prácticamente a desaparecer la actividad agrícola, la cual sumaba en 1972 únicamente 28 hectáreas31. La cabaña ganadera no atravesaba mejores momentos y para 1989 ésta era de sólo 25 vacas y 18 ovejas.

A la par que la población estable del municipio va disminuyendo, se produce en paralelo un aumento de la estacional, que va construyendo aquí sus segundas residencias, pasando su número de las 17 de 1970 a las 41 de 1981. A partir de entonces, se realizan algunas modestas intervenciones urbanísticas en el pueblo: en 1981, se amplía el cementerio; en 1987, se establece la recogida de residuos sólidos; en 1989, llega el agua corriente a la localidad y se amplían las líneas telefónicas de las 2 de 1985 hasta las 21 de aquel año; y en 1991, se construye un nuevo Ayuntamiento. Las comunicaciones de Robledillo por carretera, las cuales habían empeorado tras la construcción de la presa de El Atazar, en 1972, se mejoran a lo largo de estos años con el asfaltado de la pista forestal y la construcción de un puente sobre el arroyo de El Riato que lo comunica con El Atazar.

Actualmente, Robledillo de la Jara, según los datos extraídos en septiembre de 2107 del Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid, tiene un Producto Interior Bruto (per cápita) de 21.150€, algo superior al de la zona (18.266€), e inferior al de la región madrileña (33.211€). Este se divide sectorialmente entre el 25,01% de los servicios a empresas y financieros, el 20,69 de la minería, industria y energía, el 11,06% de los servicios de distribución y hostelería, el 2,00% de la agricultura y ganadería, y el 41,24% de otros servicios. Como se puede observar, el sector agropecuario ha pasado a ser casi testimonial en el municipio.

Hecha ya una aproximación a la historia de Robledillo de la Jara, pasemos ahora a nuestro paseo por el pueblo, viendo aquellos elementos de interés que han llegado hasta nuestros días.


* * *
Robledillo de la Jara, Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol

Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol. Siglo XIX (1893).

Nuestro recorrido comienza en la Calle de la Fuente, donde, en la manzana que forma con la Calle y la Cuesta de San Pedro, encontramos la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol. Su construcción data del año 1893, momento en que fue levantada sobre las ruinas de un templo anterior, para lo cual se empleó mampostería32 vista y refuerzos de ladrillo de fábrica en esquinas y huecos, motivo éste que hace que, por su aspecto neomudéjar, sea totalmente diferente de la arquitectura religiosa a la que estamos acostumbrados a ver en esta zona de la región madrileña.

Cuenta con una única nave de planta rectangular orientada con la cabecera al Este y los pies al Oeste, teniendo la sacristía adosada a ella. El acceso se hace por la fachada principal, donde la puerta queda enmarcada por un arco rebajado34. Sobre ella, se abre una ventana enrejada con forma de arco de medio punto36, quedando la fachada rematada por una espadaña de ladrillo formada por dos arcos, igualmente de medio punto, que acogen sendas campanas, y coronada con un frontón37 triangular. De cabecera plana, los muros laterales tienen cada uno tres vanos38 de medio punto enrejados, idénticos todos ellos al antes mencionado. La cubierta, de teja, es a dos aguas39.

El interior se halla encalado40, destacando la pila bautismal, conservada de la primitiva iglesia, y una pila de agua bendita de época renacentista.

Desde el año 1992, la Iglesia de San Pedro Apóstol se halla incluida en el Catálogo de Bienes Protegidos, dentro de las Normas Subsidiarias del Planeamiento Municipal del Ayuntamiento de Robledillo de la Jara, gozando de una protección estructural.

Localización: Calle de la Fuente, 21. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Fuente de la Cuesta de San Pedro, junto a la iglesia parroquial

Fuente de la Cuesta de San Pedro, junto a la iglesia parroquial. Siglo XX (años 40 o 50).

En la pequeña plaza formada en uno de los laterales de la iglesia, hay una modesta Fuente de rasgos idénticos a los de las ya vistas en poblaciones de esta área, tales como Puebla de la Sierra, Cervera de Buitrago, Madarcos o Robregordo, habiendo sido realizadas todas ellas alrededor de los años 40 o 50 del pasado siglo XX por el Servicio Nacional de Regiones Devastadas y Reparaciones una vez finalizada la Guerra Civil.

Está compuesta por una pilastra, en este caso, de piedra labrada de tamaño pequeño e irregular, que remata una estructura escalonada de granito con bisel en la parte superior de los dos escalones que la componen, así como una cruz del mismo material. En la parte frontal, un caño vierte el agua al único vaso con que cuenta, siendo éste de sección cuadrangular41 y esquinas achaflanadas42, y estando sustentado por un pie. El resto de laterales de la fuente tienen un banco adosado, con base de piedra y asientos de granito.

Localización: Cuesta de San Pedro. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Lavadero del Moral

Lavadero del Moral.

Hasta comienzos de los años 80, muchos pueblos de la Sierra Norte de Madrid, entre los cuales se encontraba Robledillo de la Jara, no tenían las aguas canalizadas ni para su uso ni para su consumo. Es por ello que los trabajos domésticos de limpieza y lavado de ropas se llevaban a cabo en lavaderos públicos que estaban situados en los ríos y en los manantiales de la localidad, labores desempeñadas, tradicionalmente, por las mujeres, quienes emprendían la marcha hacia estos lavaderos a primera hora de la mañana, tras reunir una cantidad considerable de ropa.

Los dos más cercanos y accesibles eran el Lavadero del Moral, que ahora nos ocupa, y el Lavadero de Arriba, que veremos más adelante. En ambos, durante los fríos inviernos, era necesario romper la capa de hielo que en ellos se formaba. Sin embargo, el clima era más suave en los lavaderos de la Dehesa de Arriba (la Hoya del lavandero, Peralajara y la Fuente del Gallo), motivo por el cual las lavanderas los frecuentaban más a menudo, a pesar de tener que recorrer una mayor distancia.

Bajando por la Calle de la Fuente, localizamos, en el borde Sur del casco urbano, el antiguo Lavadero del Moral, un edificio de una sola planta, pero formado por dos espacios diferenciados (de planta rectangular el frontal y cuadrangular el trasero); sus muros son de piedra y el tejado es a dos aguas en la parte delantera y a cuatro en la trasera; en la fachada principal, cuenta con una ventana y una puerta de acceso, estando ésta cubierta por un porche formado por una sola vertiente, cuya estructura de madera apoya sobre sendos pilares del mismo material. Las aguas con que se surtía procedían del manantial del Prado de la Cuesta.

En el año 2006, la edificación fue rehabilitada, momento en que se instaló en ella la Oficina de Turismo y un Centro de Interpretación de la Micología43; sin embargo, desde hace unos años el antiguo Lavadero del Moral permanece cerrado, situación que continúa a fecha de hoy (septiembre de 2017).

Localización: Calle de la Fuente, 8. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Fuente situada junto al Lavadero del Moral

Fuente situada junto al Lavadero del Moral.

Frente al antiguo lavadero, al otro lado de la carretera, hay una Fuente que, como otras que veremos en el pueblo, es de trazas muy sencillas y servía para dar de beber a los animales. Cuenta con un pilón casi cuadrado de considerable tamaño. A él, vierte el agua un caño carente de ornamentación que sobresale de una estructura hecha de mampostería adosada a un murete de piedra y que queda rematada por una bola de granito sobre una base del mismo material.

Localización: Calle de la Fuente. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Fuente del Parque Jardín Temático de Educación Ambiental de Robledillo de la Jara

Fuente del Parque Jardín Temático de Educación Ambiental de Robledillo de la Jara.

En las inmediaciones, subiendo por las escaleras que hay al lado de la fuente anterior, llegaremos al Parque Jardín Temático de Educación Ambiental de Robledillo de la Jara, un área recreativa en la que poder pasar un agradable tiempo sentado en plena naturaleza en alguno de los bancos que en ella hay dispuestos. Aquí, encontraremos otra Fuente, realizada en mampostería y de sección semicircular. El pilón nos recuerda más bien al brocal de un pozo y sobre él hay dispuesta una estructura, también de mampostería, con forma de arco de medio punto; en ella, se adentra un hueco, igualmente en arco, en el que está situado el caño.

Localización: En las cercanías de la Calle del Cementerio. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Museo de las Formas de Vida del Pasado

Museo de las Formas de Vida del Pasado. Siglo XXI (2010).

Al Sureste del Pueblo, en el P.K.44 0,200 de la carretera M-130, se encuentra el Museo de las Formas de Vida del Pasado, construido en el siglo XXI y con el que se pretende recordar una serie de oficios tradicionales hoy ya desaparecidos, como los de apicultores, carboneros, herreros, panaderos, pastores, etc.

Para ello, en este espacio museístico se exponen reproducciones, algunas de ellas a gran escala, de estas actividades, así como paneles explicativos de éstas. La exposición se amplía con un audiovisual en el que se muestran las actividades de los distintos oficios y se da a conocer la importancia que tuvieron en el lugar. Exteriormente, hay una reproducción de una carbonera a gran tamaño.

Es de señalar cómo durante la construcción del museo aparecieron en la zona los restos del horno, en particular la cámara de combustión, de la antigua tejera45 de Robledillo de la Jara, en la que, durante 1879, se fabricaron 25.550 tejas para los vecinos del municipio. A cargo de ella solían estar tejeros llegados en verano desde Galicia. Lamentablemente, suponemos que motivado por la importante crisis económica vivida por el país a principios de esta década, este atrayente proyecto divulgativo se encuentra cerrado desde hace ya varios años.

Localización: Carretera M-130, P.K. 0,200. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Clínica (antigua)

Clínica (antigua). Siglo XX (1940).

Regresamos al casco urbano y, frente a la Iglesia de San Pedro Apóstol, tenemos un edificio que actualmente alberga un hotel rural y un restaurante y que antaño, cuando fue construido en 1940, acogió una antigua Clínica que, además de dar servicio médico a los vecinos de Robledillo de la Jara, también atendía las necesidades sanitarias de los pueblos de Berzosa de Lozoya, La Puebla, Cervera y El Atazar. Originariamente, el consultorio fue instalado en la planta principal, mientras que en la superior era utilizada como residencia del doctor.

La construcción, de planta cuadrangular y dos alturas, tiene muros enfoscados46 y sillares48 en las esquinas y los recercados de los varios huecos con que cuenta. La cubierta, de teja, es a cuatro aguas, quedando los vértices rematados con una base de granito y una bola en cada uno de ellos, y la parte superior central por un sencillo pináculo50. Destaca, en la fachada principal, el balcón volado con baranda de madera situado en el centro, sobre la puerta de acceso.

Localización: Calle de la Fuente, 24. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Taberna-Museo Etnográfico

Taberna-Museo Etnográfico. Siglo XIX.

La Taberna-Museo Etnográfico de Robledillo de la Jara está situada en lo que era una antigua vivienda familiar construida a mediados del siglo XIX que, en la actualidad, es propiedad del Ayuntamiento y se halla cedida en régimen de alquiler. La planta baja y la terraza están dedicadas a restauración, a base de productos típicos de la zona, y en la planta alta se encuentra el Museo Etnográfico, formado a base de objetos antiguos donados por los vecinos del pueblo.

Este museo se divide en cuatro espacios temáticos dedicados a la matanza, la obtención de la miel, la elaboración del pan y la producción de vino a principios del siglo XX, y en ellos se exponen antiguos elementos utilizados en cada uno de los respectivos procesos. Además de estos espacios, el lugar cuenta con dos piezas de gran importancia en la vivienda de entonces, como eran la cocina, con su lar51, y la bodega, en recuerdo esta última de lo importante que fue la producción vitivinícola para la economía del pueblo.

Para nuestro pesar, y suponemos que para todos aquellos que aman la conservación y divulgación de la historia de cada lugar, en el momento de escribir estas líneas (septiembre de 2017) este espacio museístico lleva ya cerrado más de un año.

Localización: Calle de La Fuente, 12. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Fuente de la Plaza de Televisión Española

Fuente de la Plaza de Televisión Española. Siglo XX.

Nuestros pasos nos llevan a la Plaza de Televisión Española, donde encontraremos varios elementos de interés. El primero de ellos será una Fuente, situada en el extremo Este de la plaza. Realizada en piedra, está formada por un pilón rectangular adosado a un muro con dos caños flanqueado por pilastras que, al igual que el centro del muro, están rematadas por bolas. En el centro, una placa nos recuerda que “Esta fuente fue inicialmente construida en el año 1935 por iniciativa y gestiones de D. Manuel Torres Campaña siendo alcalde el vecino D. Pedro González. En el año 1992 fue reconstruida en su estado original siendo alcalde D. José Manuel Fernández García”.

Localización: Plaza de Televisión Española. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Vivienda de tipo urbano-rural

Vivienda de tipo urbano-rural.

Antes de proseguir, miraremos a nuestro alrededor para contemplar algunas Viviendas de tipo urbano-rural, concretamente las situadas en los números 2, 3 y 4 de la plaza, dado que sus propietarios eran por entonces gente adinerada. Se trata, como vemos, de una tipología de construcción que, por sus características arquitectónicas, no suele ser muy frecuente en los pueblos de la zona y que en Robledillo aparecerá a finales del siglo XIX y comienzos del XX, momento en que el lugar es más próspero.

Estamos, pues, ante edificios de dos plantas con una composición modesta, pero de trazas relacionadas con la arquitectura culta. Así, las fachadas presentan la puerta de acceso centrada en el piso bajo y, frecuentemente, sobre ellas se sitúan uno o dos balcones, además de contar a los lados con sendas ventanas de igual tamaño realizadas con jambas52 y dinteles de granito, material que también es utilizado en los refuerzos de sillares de las esquinas, siendo los muros de mampostería enfoscada y encalada. Por otro lado, llama la atención el uso de materiales como la forja, que, además de ser empleada en los balcones, también tiene su utilidad en las propias estructuras de los inmuebles como pilares de fundición decorados de manera profusa y forjados sobre viguetas de metal.

Las tres viviendas aquí señaladas cuentan con una protección ambiental dentro del Catálogo de Bienes Protegidos del Ayuntamiento.

Localización: Plaza de Televisión Española, 2, 3 y 4. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Vivienda de tipo rural de la Calle del Peral

Vivienda de tipo rural de la Calle del Peral.

Por otro lado, tenemos también Viviendas de tipo rural, las cuales pueden dividirse en dos grupos. Por un lado, están aquellas que han mantenido estrictamente las características de la arquitectura popular de la zona, mientras que por otro lado, se agrupan las que, partiendo de un mismo origen, han tenido la influencia de las construcciones más urbanas.

Estas casas, de uso residencial, cuentan con una planta irregular y un tamaño variable, adaptándose así a las parcelas en que fueron levantadas entre los siglos XVIII y XX, y que en Robledillo no han solido ser demasiado grandes, especialmente en el centro de la localidad; podían tener una o dos alturas, cubriéndose con tejados a dos aguas. En la planta baja, se instalaba el horno, que se veía desde el exterior en forma de cuerpo semicilíndrico adosado a la fachada; asimismo, también había un pajar y una pequeña cuadra para los animales de labor. En el piso alto, estaban ubicados los dormitorios y una cámara en la que se almacenaba el grano (en casas de una sola planta, éste era guardado bajo la cubierta).

Robledillo de la Jara, Vivienda de tipo rural de la Plaza de Televisión Española

Vivienda de tipo rural de la Plaza de Televisión Española.

Como hemos dicho antes, dentro de las viviendas rurales podemos distinguir dos grupos. En el primero, las fachadas son de sillarejo54 colocado a hueso55 y en ellas se abren pocos huecos y de pequeño tamaño, a excepción de la puerta, que debía tener las medidas suficientes como para permitir el paso de los animales; estos vanos estaban enmarcados por jambas y dinteles normalmente de piedra y, en pocos casos, de madera. Los muros, de notable espesor y formados por piedras de gneis56 con granito y cuarcita, no cumplen una función estructural, pues los forjados de tablas apoyan sobre viguetas en pies derechos57 de madera que van adosados a la cara interior de los muros. Las divisiones interiores de las casas están hechas de adobe58, mientras que las escaleras tienen gruesos peldaños de madera maciza cortados con sección triangular y apoyados sobre jambas del mismo material. Éste también está presente en las cubiertas, con tableros bajo las tejas en las casas y paja en los corrales y los establos. Cabe mencionar asimismo el uso de lajas59 de pizarra sobresalientes para formar aleros, así como para proteger dinteles y evitar que otros elementos de madera queden expuestos. Las chimeneas, por su parte, son de ladrillo, planta rectangular y forma troncopiramidal.

Las viviendas del segundo grupo tienen las mismas características que las del primero, si bien sus muros están enfoscados, encalados y, a veces, incluso pintados imitando sillerías, aleros de tejas voladas, recercados de ladrillo en ventanas o balcones de fundición.

Las dos casas que destacamos en las fotografías que acompañan este artículo se hallan incluidas en el Catálogo de Bienes Protegidos del Ayuntamiento de Robledillo de la Jara, contando la de la Calle del Peral con una protección estructural y la de la Plaza de Televisión Española con protección ambiental.

Localización: Repartidas por todo el casco urbano. Las que aparecen en las fotografías pertenecen, respectivamente, a las situadas en la Calle del Peral, 18, y en la Plaza de Televisión Española, 5. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Fuente de la Calle Domingo Pérez

Fuente de la Calle Domingo Pérez.

En los límites del pueblo, pero sin llegar a irnos a las afueras (eso lo haremos más adelante), podemos encontrar igualmente algunos elementos de interés, como por ejemplo la Fuente situada en la Calle de Domingo Ramírez, frente a la Travesía de las Eras.

Se trata de una construcción de mampostería de piedra compuesta por un solo pilón de granito incrustado en dicha mampostería y adosado a un murete de formas curvas, con dos caños mínimos (uno de ellos tapado) en su frente y rematado por una bola también de granito.

Localización: Calle de Domingo Ramírez, frente a la Travesía de las Eras. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Lavadero de Aarriba

Lavadero de Arriba. Siglo XX.

A no demasiados metros, en el borde Norte del casco urbano, hallaremos el llamado Lavadero de Arriba, lugar al que, como al resto de lavaderos públicos con que contaba el pueblo, los vecinos acudían no sólo para llevar a cabo las labores de limpieza de la ropa, sino también como sitio de reunión. Actualmente, y tras la llegada del agua a las casas, estos lavaderos han caído en desuso, si bien estuvieron en activo hasta hace no demasiado tiempo.

Éste que aquí nos ocupa, cuyas aguas procedían del manantial de El Hoyo, fue construido en el año 1967, tal y como nos indica una inscripción en él hecha, y permanecería como pilón hasta 1979, momento en que terminarían las labores de techado.

Se trata de una construcción de planta rectangular con muros de mampostería enfoscada y abierta en lo que debería haber sido la fachada frontal. Dos óculos60, uno en cada muro corto, y tres huecos rectangulares en el largo dejan pasar la luz al interior, donde se encuentra el propio lavadero, un pilón rectangular con dos zonas diferenciadas.

En noviembre de 2009, terminó una serie de obras de adecuación y musealización del Lavadero de Arriba, convirtiéndose así en un Museo de la Lavandería y pudiendo encontrar ahora dentro, además del pilón, una serie de carteles en los que se nos habla de la labor de las lavanderas, los utensilios generalmente usados en las tareas del lavado de ropas, cómo era hacer la colada entonces, el procedimiento para la realización de jabón casero y, por último, se muestran otros lavaderos de diversos pueblos de la zona. Finalmente, cabe destacar las siluetas que, como si de lavanderas se tratase, se disponen frente al edificio.

Localización: En el cruce de las calles de Domingo Ramírez y de Jesús del Valle. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Fuente-abrevadero

Fuente-abrevadero. Siglo XVIII.

En las inmediaciones, tenemos una Fuente-abrevadero de granito realizada con bella factura y cuyo uso principal fue el de servir como abrevadero para el ganado, estando incluida en el “Plan de Jardines y Fuentes Históricas de la Comunidad de Madrid” por parte de la Dirección General de Patrimonio Histórico de la región.

Para conocer sus orígenes, podemos referirnos al Catálogo Regional de Patrimonio Arquitectónico, en el cual queda recogido que la fuente-abrevadero de Robledillo de la Jara fue construida en el siglo XVIII. Dos siglos después, concretamente en el año 1934, fue desplazada desde donde se instaló en un primer lugar hasta el sitio donde se halla ahora, junto al camino histórico a Puebla de la Sierra y los prados para el ganado. Según podemos leer en el cartel que hay a su lado, atendiendo a cómo “figura en el plano histórico del municipio de 1893, su localización original la hacía partícipe de un sistema hidráulico de mayores dimensiones, entre los que se encontraban un pilón de pequeño tamaño y un lavadero”.

Así pues, nos encontramos ante una fuente inscrita en un rectángulo de 3,40 metros de largo por 2 metros de ancho. Fue construida completamente con granito, estando el pilón conformado por ocho grandes piezas de piedra talladas para generar las esquinas y los desagües. El bebedero queda incluido dentro del pilón por medio de una gran pieza maciza y redondeada, a modo de pila, provista de un desagüe que pasa el agua al abrevadero y un aliviadero en la parte trasera. Aquí vierte el agua un único caño desde un pedestal, que se vuelve más ligero según asciende hasta un remate superior con una bola por decoración. Este pedestal lo forman dos cuerpos superpuestos de silueta curvilínea, realizados con hiladas de sillares de granito y separados por una moldura tallada que había ido perdiendo su forma con el paso de los años. En cuanto al cuerpo inferior, éste está compuesto por dos hiladas de sillares también de granito , mientras que el superior lo hace por una sola pieza, estando todas ellas talladas con formas redondeadas en los extremos.

A su lado, hay un abrevadero formado por una única pieza de granito que nos recuerda la existencia que hubo aquí de una antigua pila que cumplía la misma función de dar de beber a los animales.

Se encuentra protegida de manera integral por medio de su inclusión en el Catálogo de Bienes Protegidos de la localidad.

Localización: En el cruce de las calles de Domingo Ramírez y de Jesús del Valle. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Potro de herrar

Potro de herrar.

Recorremos la Calle Domingo Ramírez y, en el punto donde se cruza con la Calle de la Fuente, veremos un Potro de Herrar, pieza que rememora la vinculación que ha tenido desde tiempos pasados Robledillo de la Jara con la ganadería. Este instrumento era usado para inmovilizar a los animales en el momento en que iban a ser herrados o se les iba a hacer las curas que pudieran ser necesarias y, por lo general, era un elemento que solía estar cerca de una fragua y de un curso de agua, pues de ese modo se facilitaba el trabajo del herrero.

Estos potros se componían de varios piezas. Por un lado, unos pilares de piedra, seis generalmente, como vemos en la fotografía que acompaña estas líneas, cuatro de ellos iguales entre sí y otros dos de menor tamaño, sirviendo estos últimos para apoyar la pata doblada del animal. Por otro lado, un yugo de madera, también llamado ubio, con el cual se sujetaba su cabeza. Y finalmente, unos travesaños de madera en los que se ataban las cinchas61 de cuero con las que se lo inmovilizaba mientras era herrado.

Localización: En el cruce de las calles de Domingo Ramírez y de la Fuente. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Pozo tradicional

Pozo tradicional.

A su lado, hay un Pozo tradicional cuyo aspecto actual se debe a haber sido rehabilitado. Actualmente sin uso, nos recuerda que tiempo atrás los vecinos de Robledillo debían acudir a estos pozos, ubicados en las calles del pueblo, para obtener agua potable que llevar a sus casas.

De sección semicircular y parte superior abovedada, la parte frontal es un arco de medio punto, siendo la piedra tallada el elemento empleado, junto con lascas62 del mismo material.

Localización: En el cruce de las calles de Domingo Ramírez y de la Fuente. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Portada antigua del Cementerio

Portada antigua del Cementerio. Siglo XIX.

Lo último que veremos en los alrededores del pueblo, antes de alejarnos por completo hacia las afueras, será la Portada del Cementerio antiguo. Y es que se trata de lo único que se ha conservado de él, construido junto a la primitiva Ermita de la Soledad (hoy desaparecida) tras la prohibición, a comienzos del siglo XIX, de llevar a cabo enterramientos en el interior de los templos. Fue aquí trasladada cuando se construyó el cementerio actual.

Hecha completamente de granito, tiene forma de arco de medio punto y presenta, en su parte externa, a la derecha según la miramos, una cruz en relieve.

Figura como elemento protegido de manera integral en el Catálogo de Bienes Protegidos del Ayuntamiento.

Localización: Calle del Cementerio. 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Paredón de la Ermita de Nuestra Señora de El Villar

Paredón de la Ermita de Nuestra Señora de El Villar.

El recorrido por las afueras del pueblo comienza en el Despoblado de El Villar, que se encuentra situado junto a la presa de El Villar y a la carretera M-127, a unos 150 metros en sentido hacia Manjirón de la parada de autobús existente en el kilómetro 15,700 de dicha vía. Esta población fue abandonada antes del siglo XVI, quizás en el siglo XIV, en particular en 1350, cuando una epidemia de peste causó grandes estragos en Castilla. Una leyenda atribuye su abandono al envenenamiento sufrido durante una boda, pero es ésta una historia muy repetida en las despoblaciones, como ocurre en el despoblado de La Nava.

De la antigua localidad sólo quedan hoy los restos de una ermita, una cerca y restos de algunas construcciones de piedra, ladrillo y argamasa, habiendo aparecido cerca de este templo diferentes losas sepulcrales de piedra arcillosa. Los orígenes de El Villar pueden estar en una antigua villa romana que hubiera en el lugar, ya que Villar es un nombre que suele ser utilizado en las poblaciones construidas sobre antiguas villas romanas, tal y como indicábamos en la introducción histórica de este reportaje.

En el siglo XVII, esta antigua población era un caserío propiedad de Juan de Orozco, a quien se lo compró el concejo de Robledillo de la Jara en 1612 por 12.000 reales. Para poder hacer frente a este importante desembolso económico, el concejo, tras obtener autorización del Duque del Infantado, tuvo que talar 1.500 pies de encinas viejas y tachosas63, y vender en 1613 el Molino de Riato.

Tras la construcción del Embalse de El Villar, quedaron cubiertos debajo sus aguas un puente medieval y un molino que aún es posible contemplar cuando el nivel de las aguas es muy bajo.

La antigua iglesia del despoblado, la Ermita de Nuestra Señora de El Villar, fue destruida durante la Guerra Civil, no quedando de ella más que dos paredones64, de los que uno fue demolido posteriormente durante las obras de la carretera M-127. En la actualidad, además de este muro, se conservan los cimientos del ábside semicircular, situado al Este del anterior paramento, con una orientación Oeste-Este, que era corriente en las antiguas iglesias en las que la cabecera estaba orientada hacia la salida del Sol (Este), como un símbolo de la figura de Cristo como luz del mundo, además de mejorar la iluminación del interior del templo.

En 1649, el visitador eclesiástico desvió hasta esta ermita la antigua romería que iba hasta Santa Quiteria, en Manjirón, y hoy en día se continúa celebrando el primer fin de semana del mes de mayo con el nombre de “Procesión de la Ermita”. En este acto religioso, los vecinos de Robledillo trasladan en andas65 a su patrona, la Virgen del Rosario, hasta los restos de la ermita, cerca de la cual se han encontrado diferentes losas sepulcrales de piedra pizarrosa.

Localización: Carretera M-127, a unos 150 metros, en sentido hacia Manjirón, de la parada de autobús existente en el kilómetro 15,700 de dicha vía. Coordenadas de Google Maps (40.93898, -3.54511). 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Presa de El Villar

Presa de El Villar. Siglo XIX (1869-1882).

La Presa de El Villar –situada entre los municipios de Robledillo de la Jara y Puentes viejas, sobre el río Lozoya– forma parte de un proyecto ideado en el siglo XIX con el fin de llevar agua desde el río Lozoya hasta la ciudad de Madrid para así resolver el déficit de agua potable que sufría la capital española. Se trata de una obra de ingeniería que comenzó con la construcción del Pontón de la Oliva, cuya primera piedra se puso el 11 de agosto de 1851. Las obras de la presa de El Villar, bajo la dirección de los ingenieros José Morer y Elzeario Boix, comenzaron en 1869 y finalizaron en 1882.

La presa, formada por un muro con un volumen de fábrica de 49.0003 y unas medidas de 100 metros de longitud, 45,5 de altura, 43,9 de espesor en la base y 5,2 en la coronación, es capaz de contener veintidós millones de metros cúbicos de agua extendida por una superficie de 144 hectáreas. Fabricada con mampostería y mortero de cal, las fachadas interior y exterior cuentan con un elaborado aparejo66 de sillería que culmina en un antepecho67, apoyado sobre ménsulas68 con arquitos que imitan los matacanes69 de las antiguas fortalezas medievales.

Contaba inicialmente con cinco torres, también de sillería, cuatro de planta rectangular y exentas, y una semicircular adosada a la pared interior de la presa que llega hasta su misma coronación y tiene una construcción igualmente semicircular adosada sobre ella. Todas tienen en una de sus caras huecos de forma rectangular en el exterior y arqueado en el interior. Tres de las torres son de desagüe y dos de toma de agua, siendo estas últimas, la semicircular y la rectangular situada en la margen izquierda –en donde toma sus aguas el Canal Transversal o de El Villar– las únicas visibles con el embalse lleno. Las rectangulares están rematadas por una cornisa a modo de antepecho.

Robledillo de la Jara, Interior del embalse con la torre rectangular de toma de agua del Canal de El Villar a la izquierda, torre semicircular en el centro y aliviadero de la presa a la derecha

Interior del embalse con la torre rectangular de toma de agua del Canal de El Villar a la izquierda, torre semicircular en el centro y aliviadero de la presa a la derecha.

El aliviadero existente en la margen derecha71 del río, de 56 metros de longitud, estaba formado en el momento de su construcción por una arquería de ocho arcos escarzanos72 de 6,3 metros de luz y 3 de altura, levantados sobre tajamares73 cuyos extremos eran redondeados. Sobre esta última, se extendía un tablero delimitado por barandillas metálicas. En él, se encontraba la placa de bronce, obra del escultor A. García, que el Ayuntamiento de Madrid dedicó en 1915 a los ingenieros Juan Rafo y Juan de Ribera, autores del proyecto del Canal de Isabel II, y J. Morer y E. Boix, autores del de la Presa de El Villar.

En el momento de su construcción, fue la primera presa de arco de gravedad74 realizada en Europa, siendo característica la forma de triángulo isósceles76 que adopta la sección de la presa, con lo que la fuerza va toda a descargar sobre su base. Más adelante, esta obra se completó con la realización de las presas de El Tenebroso y de Puentes Viejas, resultando así en un sistema de abastecimiento de aguas único en el mundo que aseguraba la llegada de unas aguas limpias a la capital española.

Desde su inauguración, el embalse ha tenido diferentes intervenciones de mejora, conservación o modificación de las instalaciones, destacando quizás, por lo llamativo de su torre de toma de agua, la pequeña estación eléctrica construida en 1991 e instalada en una pequeña caverna, junto a la margen derecha del río, cuya turbina es movida por las aguas de desembalse.

Localización: En la carretera M-127, Coordenadas de Google Maps (40.94739, -3.56304). 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Puente de El Villar

Puente de El Villar. Captura de pantalla de la web de la Comunidad de Madrid NOMECALLES. Se trata de una foto aérea del año 2007 en la que el embalse tiene poca agua y se pueden ver algunas de las construcciones que normalmente están ocultas bajo las aguas.
1, Puente de El Villar. 2, Toma de Agua de la minicentral eléctrica. 3, Torres de desagüe. 4, Torre de toma de agua del Canal de El Villar. 5, Torre de toma de agua semicircular. 6, Presa de El Villar. 7, Aliviadero.

El Puente de El Villar quedó sumergido bajo las aguas del embalse de igual nombre. Se trata de un puente medieval de estilo románico por el que trascurría la Cañada Real de La Hiruela y en el que el Duque del Infantado tenía derecho de pontazgo sobre los rebaños que lo cruzaran. Su desaparición no significó una mayor incomunicación para la comarca, ya que el recorrido sobre él fue sustituido por el de la coronación de la presa.

En aquellas escasas ocasiones en que el embalse se encuentra prácticamente vacío, aún es posible ver el puente cruzar el río al Nordeste de la torre de toma de agua de la minicentral eléctrica levantada en la margen derecha del río (Oeste), junto a la presa.

Localización: Sumergido bajo las aguas del embalse de El Villar, al Nordeste de la toma de agua de la minicentral eléctrica Coordenas de Google Maps aproximadas (40.94823, -3.56256). 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Puente-acueducto del Canal de El Villar

Puente-acueducto del Canal de El Villar. Siglo XX (1907-1911).

En 1907, comenzaron las obras del Canal transversal, hoy conocido como Canal de El Villar, un proyecto de los ingenieros Diego Martín Montalvo y Ramón de Aguinaga, que finalizaron en 1912. No obstante, el primer tramo de Robledillo finalizó, entrando en servicio, el 8 de octubre de 1911. Éste toma sus aguas de la torre de toma situada en la margen izquierda del río Lozoya, en el interior del embalse, la única de planta rectangular que sobresale por encima del agua para cruzar el anterior río, aguas abajo del embalse, sobre el puente-acueducto que mostramos en la fotografía adjunta. Dicho puente fue realizado en sillería y construido sobre un único arco de medio punto peraltado77 de 21 metros de altura y una luz de 12 metros.

Este canal une el embalse con el depósito superior del Nudo de Cabrerizas, en Torrelaguna, y el motivo de su construcción fue el de solucionar los problemas de turbiedad que tenían las aguas del río Lozoya, desde donde eran canalizadas hasta Madrid, en épocas de lluvias. Para ello, se ideó este nuevo conducto que, tomando las aguas desde el embalse de El Villar, las desviaba hasta la altura de La Aldehuela de Torrelaguna, aprovechando allí el salto de agua para la construcción de una central eléctrica, la de Torrelaguna, y continuar por el canal ya existente.

Localización: Al Sur de la Presa de El Villar, a unos 133 metros de la misma. Coordenadas de Google Maps (40.94623, -3.5632). 28194 Robledillo de la Jara.


Robledillo de la Jara, Molino de Riato visto desde el camino de Robledillo de la Jara a El Atazar

Molino de Riato visto desde el camino de Robledillo de la Jara a El Atazar. Siglo XVII.

Y terminaremos nuestra visita a Robledillo de la Jara con el Molino de Riato, construido sobre el arroyo de igual nombre y situado al Este del pueblo, en el límite con el término municipal de El Atazar. De este molino harinero hay constancia de su existencia al menos desde el siglo XVII, ya que, como apuntamos anteriormente, en 1613 el concejo de Robledillo lo vendió a la Cofradía del Santísimo Sacramento para poder hacer frente a la compra del despoblado de El Villar que adquirió el año anterior.

Continuó en activo hasta mediados del siglo XX, con la molienda de granos de los pueblos de los alrededores, como Alpedrete de la Sierra (en Guadalajara), Berzosa, Cervera de Buitrago, El Atazar, Robledillo de la Jara o Serrada de la Fuente (integrado hoy en el municipio de Cinco Villas). Tras la construcción de la presa de El Atazar, el molino desapareció bajo las aguas y hoy en día, para poder divisarlo, es necesario que este embalse no se encuentre a su máxima capacidad.

Junto al molino, aguas abajo78 de él, se hallan los restos del antiguo puente por el que cruzaba el camino que comunicaba Robledillo con El Atazar y del que ha desaparecido el tablero central.

Localización: En el río del Riato. Coordenadas de Google Maps (40.94899, -3.49689). 28194 Robledillo de la Jara.


* * *

Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


GLOSARIO

- 1 Censo de habitantes: Según el padrón municipal del 1 de enero de 2016 publicado por el INE.
- 2 Montero mayor: Oficial de palacio que tenía a su cargo las cacerías reales.
- 3 Señorío: Territorio perteneciente al señor.
- 4 Serranilla: Composición lírica de asunto villanesco o rústico, y las más de las veces erótico, escrita por lo general en metros5 cortos.
- 5 Metro: Medida de un verso.
- 6 Pontazgo: Derechos que se pagan en algunas partes para pasar por los puentes.
- 7 Relaciones Topográficas de Felipe II: Las “Relaciones Topográficas de los Pueblos de España” (o “Relaciones histórico-geográficas de los pueblos de España”, según otros autores), realizadas por orden de Felipe II, fue una obra estadística con la que el rey pretendía dar una descripción lo más detalladamente posible de todas y cada una de las poblaciones que existían en los reinos bajo su mandato. Está formada por un total de siete tomos (seis para pueblos y ciudades, y uno monográfico para Toledo) y su original se encuentra en la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Su estructura es la de un cuestionario concreto con interrogantes (o capítulos, como se llama en la obra) que tratan sobre diferentes aspectos (demográficos, sociológicos, estratégicos, geográficos y económicos) de las localidades. Estas preguntas debían ser respondidas por una delegación de hombres viejos, sabios o letrados, dando tanta información de cada municipio como fuera posible.
- 8 Procurador síndico general: En los ayuntamientos o concejos, encargado de promover los intereses de los pueblos, defender sus derechos y quejarse de los agravios que se les hacían.
- 9 Corregidor: Magistrado que en su territorio ejercía la jurisdicción real con mero y mixto imperio, y conocía de las causas contenciosas y gubernativas, y del castigo de los delitos. // Alcalde que libremente nombraba el rey en algunas poblaciones importantes para presidir el ayuntamiento y ejercer varias funciones gubernativas.
- 10 Cinegética: Arte de la caza.
- 11 Pósito: Institución de carácter municipal y de muy antiguo origen, dedicada a hacer acopio de cereales, principalmente de trigo, y prestarlos en condiciones módicas a los labradores y vecinos durante los meses de escasez.
- 12 Batán: Máquina generalmente hidráulica, compuesta de gruesos mazos de madera, movidos por un eje, para golpear, desengrasar y enfurtir13 los paños.
- 13 Enfurtir: Dar en el batán a los paños y otros tejidos de lana el cuerpo correspondiente. // Apelmazar el pelo.
- 14 Patrón de moneda forera: Fue un acuerdo firmado en las Cortes de Benavente en el año 1202 entre los Concejos de Castilla y el rey Alfonso XI, para evitar que el soberano devaluara el valor de la moneda, rebajándole la cantidad de metal noble contenido en ella. Los Concejos le compraron al monarca el derecho a acuñar moneda durante un período de siete años mediante un impuesto llamado Moneda Forera. Más adelante, el pago se efectuaba por medio de un tributo cobrado, igualmente cada siete año, a los vecinos pecheros que tuvieran un patrimonio no inferior a 120 maravedíes. La nobleza y el personal eclesiástico quedaron pronto libres de abonarlo, al igual que algunos territorios, que nunca tuvieron dicha obligación. Este impuesto se abolió en el año 1724 bajo el reinado de Luis I.
- 15 Real: Moneda con diverso valor y factura según épocas y lugares.
- 16 Catastro del Marqués de la Ensenada: Con el nombre de Catastro del Marqués de la Ensenada se conoce un censo de la población y de la riqueza de Castilla (con excepción de las provincias vascas, que no pagaban impuestos) realizado con fines fiscales, entre los años 1749 y 1756, por el ministro de Fernando VI don Zenón de Semovilla y Bengoechea, Marqués de la Ensenada.
- 17 Censo de Floridablanca: Censo realizado por el ministro de Carlos III José Moñino y Redondo, Conde de Floridablanca, entre 1786 y 1787, y al que se considera el primer censo de población española realizado con técnicas modernas. En él, se obtuvo información sobre la estructura poblacional conforme a sexo, edad y estado civil, y una ordenación económica de todas las localidades de España.
- 18 Fanega: Medida de capacidad para áridos que, según el marco de Castilla, tiene 12 celemines19 y equivale a 55,5 litros, pero es muy variable según las diversas regiones de España.
- 19 Celemín: Medida de capacidad para áridos, que tiene 4 cuartillos20 y equivale en Castilla a 4,625 litros aproximadamente.
- 20 Cuartillo: Medida de capacidad para áridos, cuarta parte de un celemín, equivalente a 1156 mililitros aproximadamente.
- 21 Arroba: Peso equivalente a 11,502 kg. // Medida de líquidos que varía de peso según las zonas geográficas y los mismos líquidos.
- 22 Barbecho: Tierra labrantía que no se siembra durante uno o más años.
- 23 Sebastián Miñano: Sebastián Miñano y Bedoya (Becerril de Campos, Palencia, 1779 - Bayona, Fracia, 1845) fue, además de escritor, periodista y político, un geógrafo e historiador español, autor del "Diccionario geográfico y estadístico de España y Portugal", una colección de 11 volúmenes publicada entre 1826 y 1829 y que está considerada como la más destacada obra de su tipo hasta la publicación del Diccionario de Madoz.
- 24 Diccionario de Pascual Madoz: El “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar” es una obra publicada entre los años 1846 y 1850 por Pascual Madoz. Según confiesa el autor, su realización le llevó más de quince años y contó para ello con la labor de veinte corresponsales y más de mil colaboradores. Este Diccionario está formado por 16 volúmenes en los que se describen todas las poblaciones de España, incluyendo en algunos casos su historia.
- 25 Leva: Recluta de gente para el servicio militar.
- 26 Quintas: Reemplazo anual para el servicio militar. // Operaciones o actos administrativos del reclutamiento.
- 27 Desamortización: Desamortizar: Poner en estado de venta los bienes de manos muertas por medio de una serie de disposiciones legales. A través de varias desamortizaciones, se puso a la venta terrenos y otras propiedades de las llamadas "manos muertas" (la Iglesia y las órdenes eclesiásticas), quienes con donaciones y testamentos habían llegado a tener una extensión de terreno sólo inferior a las del rey y la aristocracia. Por estas expropiaciones y ventas, la Iglesia no recibió nada a cambio. La Desamortización del ministro Mendizábal, llevada a cabo en 1836, fue una de las mayores y obtuvo unos resultados muy alejados de lo que se deseaba: la creación de una clase media en España. Sin embargo, sí fue de gran importancia en la historia de España, al expropiar gran parte de las posesiones eclesiásticas sin recibir la Iglesia, como decimos, nada a cambio. Desgraciadamente, las comisiones municipales encargadas de gestionar la venta de estos terrenos modificaron los lotes de terreno en venta, agrupándolos en grandes partidas que alcanzaban unos precios sólo asumibles por la nobleza y la burguesía adinerada.
- 28 Mesta: Honrado Concejo de la Mesta: En el año 1273, Alfonso X "el Sabio" decide conceder una serie de privilegios a los ganaderos trashumantes del Reino de Castilla, dando lugar a la creación de la Mesta, institución que reunía todas las cofradías y asociaciones de ganaderos que en dicho siglo había en Castilla. De este modo, se concedía la libertad de poder pastar en todo el territorio; castigar a todo aquel que atentara contra los pastores; no estar obligado a pagar montazgo29, pontazgo, ni demás impuestos de paso; y, finalmente, tenían sus propios jueces, además de ser el mismo rey el que refrendaba las decisiones que tomaran. Aquellos que pertenecían a la Mesta estaban organizados en cuadrillas, eligiendo a sus alcaldes y teniendo los cargos una autoridad real.
- 29 Montazgo: Tributo pagado por el tránsito de ganado por un monte.
- 30 Andrés Marín Pérez: Bibliotecario de la Diputación provincial de Madrid y autor, entre otras, de la Guía de Madrid, una obra Geográfica-Histórico-Estadística de la provincia de Madrid publicada en los años 1888-1889.
- 31 Hectárea: Medida de superficie equivalente a 100 áreas. (Símbolo ha).
- 32 Mampostería: Obra hecha con mampuestos33 colocados y ajustados unos con otros sin sujeción a determinado orden de hiladas o tamaños.
- 33 Mampuesto: Piedra sin labrar que se puede colocar en obra con la mano.
- 34 Arco rebajado: Arco cuya altura es menor que la mitad de su luz35.
- 35 Luz: Distancia horizontal entre los apoyos de un arco, viga, etc.
- 36 Arco de medio punto: Arco que consta de una semicircunferencia.
- 37 Frontón: Remate triangular o curvo de una fachada, un pórtico, una puerta o una ventana.
- 38 Vano: En una estructura de construcción, distancia libre entre dos soportes y, en un puente, espacio libre entre dos pilas o entre dos estribos consecutivos.
- 39 Agua: Vertiente de un tejado.
- 40 Encalar: Blanquear con cal algo, principalmente una pared.
- 41 Cuadrangular: Que tiene o forma cuatro ángulos.
- 42 Chaflán: Plano largo y estrecho que, en lugar de esquina, une dos paramentos o superficies planas que forman ángulo.
- 43 Micología: Ciencia que trata de los hongos.
- 44 PK: Punto Kilométrico. Su representación suele ser PK 1+234,56, lo que significa kilómetro 1 más 234,56 metros.
- 45 Tejera: Persona que fabrica tejas y ladrillos.
- 46 Enfoscado: Capa de mortero47 con que está guarnecido un muro.
- 47 Mortero: Conglomerado o masa constituida por arena, conglomerante y agua, que puede contener además algún aditivo.
- 48 Sillar: Piedra labrada, por lo común en forma de paralelepípedo rectángulo, que forma parte de un muro de sillería49.
- 49 Sillería: Fábrica hecha de sillares asentados unos sobre otros y en hileras.
- 50 Pináculo: Remate piramidal o cónico que en la arquitectura gótica cumple una doble función, estética y estructural.
- 51 Lar: Hogar. // Sitio donde se hace la lumbre en las cocinas, chimeneas, hornos de fundición, etc.
- 52 Jamba: Cada una de las dos piezas que, dispuestas verticalmente en los dos lados de una puerta o ventana, sostienen el dintel53 o el arco de ella.
- 53 Dintel: Pieza horizontal superior de puertas, ventanas y otros huecos, apoyada en sus extremos sobre las jambas y destinada a soportar cargas.
- 54 Sillarejo: Piedra de dimensiones menores a las del sillar, con una labra menos cuidada y cuyas dimensiones no llegan al espesor del muro.
- 55 A hueso: Dicho de colocar piedras, baldosas o ladrillos: Perfectamente unidos y sin mortero entre sus juntas o lechos.
- 56 Gneis: Roca de estructura pizarrosa e igual composición que el granito.
- 57 Pie derecho: Madero que en los edificios se pone verticalmente para que cargue sobre él algo.
- 58 Adobe: Masa de barro mezclado a veces con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al aire, que se emplea en la construcción de paredes o muros.
- 59 Laja: Piedra más bien grande, naturalmente lisa, plana y de poco grueso.
- 60 Óculo: Ventana pequeña redonda u ovalada.
- 61 Cincha: Faja de cáñamo, lana, cerda, cuero o esparto, con que se asegura la silla o albarda sobre la cabalgadura, ciñéndola ya por detrás de los codillos o ya por debajo de la barriga y apretándola con una o más hebillas.
- 62 Lasca: Trozo pequeño y delgado desprendido de una piedra.
- 63 Tachoso: Defectuoso.
- 64 Paredón: Pared que queda en pie, como ruina de un edificio antiguo.
- 65 Andas: Tablero que, sostenido por dos varas paralelas y horizontales, sirve para conducir efigies, personas o cosas.
- 66 Aparejo: Forma y modo de disponer, tallar y enlazar los materiales de una construcción.
- 67 Antepecho: Pretil o baranda que se coloca en lugar alto para poder asomarse sin peligro de caer.
- 68 Ménsula: Elemento perfilado con diversas molduras, que sobresale de un plano vertical y sirve para recibir o sostener algo.
- 69 Matacán: Obra voladiza en lo alto de un muro, de una torre o de una puerta fortificada, con parapeto y con suelo aspillerado70, para observar y hostilizar al enemigo.
- 70 Aspillera: Abertura larga y estrecha en un muro para disparar por ella.
- 71 Margen derecha del río: Si estuviéramos en la mitad de un río, mirando hacia donde fluye la corriente, la margen derecha sería la orilla situada a nuestra derecha.
- 72 Arco escarzano: Arco que es menor que la semicircunferencia del mismo radio.
- 73 Tajamar: Parte de un apoyo o pila de un puente para cortar el agua y disminuir su empuje.
- 74 Presa de arco de gravedad: Se trata de un dique75 en forma de arco estabilizado por gravedad debido masa y la anchura de su base.
- 75 Dique: Muro o construcción para contener las aguas.
- 76 Triángulo isósceles: Triángulo que tiene iguales solamente dos ángulos y dos lados.
- 77 Peraltar: Levantar la curva de un arco, bóveda o armadura más de lo que corresponde al semicírculo.
- 78 Aguas abajo: Dirección hacia la que fluye la corriente de un río.

DATOS DE INTERES

LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
AUTOBUS:
INTERURBANOS:
- Línea 191D: Buitrago del Lozoya - Robledillo de la Jara.
- Línea 191E: Buitrago del Lozoya - Cervera de Buitrago.
- Línea 199: Madrid (Plaza de Castilla) - Horcajuelo de la Sierra - Montejo de la Sierra.

CARRETERAS:
Desde Madrid:
- Por la A-1 > Salida 60 > M-127.

TREN:

METRO:

METRO LIGERO/TRAVÍA:

Los datos de comunicaciones se han tomado, en septiembre de 2017, de la web del Consorcio de Transportes de Madrid y de Google Maps.


BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- VV.AA.: “Arquitectura y Desarrollo Urbano. Comunidad de Madrid (zona Norte). Tomo IV”; Edita: Dirección General de Arquitectura y Vivienda, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Fundación Caja Madrid y Fundación del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid; ISBN: 84-451-0743-7; Depósito Legal: M-47209-1999.
- Agustín Izquierdo (dirección editorial): “Tierras de Buitrago”; Colección “Biblioteca Madrileña de Bolsillo / Pueblos y ciudades”; Servicio de Publicaciones de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid; ISBN: 84-451-1565-0; Depósito Legal: M-7.182-1999.
- “Guía de la Mancomunidad del Embalse del Atazar”; Edita Mancomunidad del Embalse del Atazar; Colaboran Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Instituto de Turismo de España, Mancomunidad del Embalse del Atazar, Consejería de Medio Ambiente Vivienda y Ordenación de la Comunidad de Madrid; Año 2011; ISBN: 978-84-614-5809-7; Depósito Legal: 18114-2011.
- Sebastián de Miñano: "Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal. Tomo VII."; Imprenta de Pierart-Peralta, Plazuelo del Cordón, N.1, Madrid; 1827.
- Pascual Madoz: "Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Tomo XIII."; Imprenta Calle de Jesús y María, Núm. 28, Madrid; 1949.
- Andrés Marín Pérez: “Guía de Madrid y su provincia”; Escuela tipográfica del Hospicio. Calle de Fuencarral, 84, Madrid; 1888.
- Matilde Fernández Montes: "La evolución del hábitat en la comarca de Buitrago. Los despoblados"; "ARQUITECTURA POPULAR EN ESPAÑA”; CSIC; ISBN: 84-00.07052-6; Depósito Legal: M.21.345-1990.
- Plan General de Ordenación Urbana. Catálogo de Bienes Protegidos
- Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes - Serranillas.
- Censo del Marqués de la Ensenada, 1752.
- La Población de la Actual Provincia de Madrid en el Censo de Floridablanca (1786).
- DRAE
- elmundo.es DICCIONARIOS

Página anterior    Inicio
Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.

Compartir
RSS 2.0




Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

  • Página creada gracias a: CCTW