Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid

Castilla y León

Segovia (VII): siglo XVII, Barroco y austeridad en la ciudad conventual

Por Lourdes Morales Farfán

Miércoles, 14 de mayo de 2014


Segovia, Convento de Carmelitas Descalzos

No tuvo buen término el siglo XVI para Segovia, dejándola, como ya vimos, en una profunda depresión económica y demográfica que continuó arrastrando hasta mediados del XVII y cuyas secuelas perduraron hasta pasados siglos posteriores. Será en esta centuria cuando, a los problemas que ya se venían arrastrando, especialmente tras la peste, se una la decadencia de la industria textil, motor hasta entonces de la economía segoviana, lo que conllevó una lógica caída de las actividades secundarias y terciarias no sólo en Segovia, sino también en otras localidades de la provincia que tenían hasta ese momento fructíferas relaciones comerciales con la capital. Se volverá, así, a lo que algunas fuentes han venido a denominar como "ruralización de la economía", además de un conservadurismo social. Esta caída en la industria se debió a varios factores, como la mala calidad de las telas, la competencia extranjera, o los propios mercaderes, más preocupados por subir en la escala social que por la elaboración y el buen funcionamiento de su negocio (hay que tener en cuenta que incluso el Ayuntamiento estaba regido por nobles y un privilegio de 1648 impedía que fueran regidores aquellos que ejercieran trabajos manuales, ni tampoco sus hijos). La consecuencia: en 1691 sólo quedaban en Segovia 159 telares que además ofrecían productos de baja calidad.

Todo ello se verá agravado por el descendimiento de la natalidad, provocado por varios factores: la peste que arrasó la ciudad a finales del siglo anterior, la expulsión de los moriscos en 1611, la baja natalidad por el hambre y el hundimiento económico, o el traslado definitivo de la Corte a Madrid.

Es importante hacer aquí un inciso para apuntar que será en este siglo XVII, concretamente en 1637, cuando Diego de Colmenares acabe la que sin duda es la gran obra segoviana: "Historia de la Insigne ciudad de Segovia y compendio de las historias de Castilla".

En cuanto al ámbito arquitectónico y de configuración de la ciudad, ya vimos cómo a finales del siglo XVI hicieron su aparición quienes acabarían consolidándose como los arquitectos protagonistas del XVII. Es el caso de personajes como Diego de Matienzo, Juan de Mugaguren, o Francisco Viadero, entre otros. Pero sin duda, el gran protagonista en este sentido sería el gran Pedro de Brizuela, quien, activo hasta su muerte en 1632, participaría en la gran mayoría de obras segovianas de esta época.

Se da paso también a un nuevo estilo, el barroco, como ya ocurriría en el resto de España. El barroco segoviano, poco estudiado, es, por lo general, bastante austero, algo que no es de extrañar, pues la ciudad había perdido casi todo su potencial económico. Así y todo, se levantan iglesias, conventos y grandes casas, aunque, eso sí, con materiales pobres y no muy buena imagen de cara al exterior. En el interior, esto se pudo disimular gracias al uso de yeserías ornamentales y retablos en los edificios religiosos. La construcción de estos últimos está condicionada a los abundantes asentamientos de comunidades religiosas que se instalan intramuros en Segovia en estos años, bien llegadas de otras localidades, o bien trasladadas desde las sedes que estaban situadas en los arrabales de la ciudad. Tal fue su número que, como nos indica José Antonio Ruiz Hernando en su libro "La ciudad de Segovia", "[...] Ante el cariz que tomaba la situación, el Ayuntamiento, y aún las propias órdenes religiosas, el uno por el peligro que representaba por la merma continua de suelo urbano, y las otras por la proximidad y rencillas, se negaron a conceder permisos de nuevos establecimientos, alguno de los cuales hubo de llevarse a cabo bajo cuerda y de forma peregrina [...]".

En lo que respecta a la arquitectura civil, ésta también se verá afectada por la crisis económica: las fachadas de granito pasarán a ser de mampostería1, o de fábricas mixtas, y normalmente enfoscada3, y carecerán por lo general de decoración, con tan sólo los escudos nobiliarios como únicos detalles; el acceso al patio interior se hace cruzando un zaguán que nos llevará directos, en vez de las formas "en codo" que se usaban hasta entonces; y en el cuerpo alto de las casas, se mantendrá la galería abierta, pero las arquerías platerescas4 serán sustituidas por pilares y arcos de ladrillo de medio punto o rebajados5.

Finalmente, en 1613, comienzan las obras que darían forma a la Plaza Mayor, estando muy avanzadas en 1619. Dos años después, en 1621, se piensa en adecuar las manzanas laterales y, por consiguiente, también la plaza al completo, siguiendo entonces las trazas proyectadas por Pedro de Brizuela. De este modo, las casas que en ella se levantasen deberían seguir también unos mismos alzados y disposiciones: dos pilares de granito que soportan tres pisos de dos balcones cada uno y en cuyo soportal se abre una entreplanta.

Todo esto lo podremos ir viendo en detalle en el recorrido que haremos por sus edificios y que damos comienzo ya.


Segovia, Antigua Iglesia del Convento de la Concepción Francisca

En la esquina de la Calle Almira con la Calle Santa Isabel, donde el Acueducto tiene un solo cuerpo de arcadas, hay un antiguo edificio del siglo XVII que, si no fuera por la portada, podría pasar desapercibido, aún tratándose de un antiguo templo conventual reconvertido hoy en edificio de oficinas.

Se trata de la antigua Iglesia del Convento de la Concepción Francisca, fundado por Diego Arias Dávila (o de Ávila) el 23 de marzo de 1595 y que tuvo por sede inicial, desde el 1 de septiembre de 1601, las propias casas del fundador, situadas donde hoy se levanta el Palacio de los Aguilar. Posteriormente, en 1623, las monjas venden estos edificios y se trasladan hasta el nuevo cenobio7, cuya construcción se había iniciado en 1619, en donde permanecieron hasta el 27 de noviembre de 1868, momento en que, una vez desamortizado8, son trasladadas hasta el Convento de Santa Isabel. A continuación, y antes de llegar hasta su actual ubicación en el Convento de la Purísima Concepción, las Hermanas Concepcionistas Franciscanas han pasado por el entonces abandonado Monasterio de Santa María del Parral, al que llegaron el 12 de noviembre de 1875 y en donde permanecieron hasta el 10 de junio de 1879, cuando fueron nuevamente reubicadas en el Monasterio de San Antonio el Real. A comienzos del siglo XX, gracias a diversas limosnas, pudieron comprar el que había sido Palacio del Conde de los Villares, y situar allí, en la Calle Licenciado Peralta, su hoy espacio conventual, siendo esta localización la que les ha dado el sobrenombre de "Las Peraltas" con que son conocidas en la ciudad de Segovia.

Tras su desamortización, el antiguo convento ha tenido diferentes usos conforme a los diversos propietarios que se han ido sucediendo; así, tras haber sido almacén de granos, cuadra de la Academia de Artillería y cerrajería, su última ocupación ha sido la de oficina de una fábrica de piensos.

Segovia, Antigua Iglesia del Convento de la Concepción Francisca, fachadas Norte y Este

De la construcción original del convento sólo se ha conservado el muro perimetral y parte de las arquerías que delimitaban el claustro, alrededor del cual se han construido viviendas. La Iglesia, construida con mampostería y reforzada en las esquinas con sillares9 ha experimentado diversas modificaciones desde su desamortización, destacando en su exterior los vanos10 de las ventanas y de la puerta, presumiblemente construidos durante el siglo XIX. Aquí, el único elemento destacable es la que fue portada original de la Iglesia, situada bajo un tejadillo a dos aguas de madera en la fachada Norte. Dentro, el espacio del templo está dividido por las nuevas dependencias surgidas en su interior. En 1982, los arquitectos Alberto García Gil y José Miguel Merino de Cáceres llevaron a cabo una intervención sobre el ya muy modificado edificio de la Iglesia, en la cual se restauraron diversos elementos de la construcción inicial, como la portada, y se creó en su interior un nuevo edificio de oficinas levantado con la intención de minimizar los daños sobre la estructura original, procurando, en todo caso, que éstos fueran reversibles. Así, la nave se ha aprovechado para instalar a lo largo de ella las diversas oficinas; la zona del Altar Mayor y la bóveda de superior altura que la remata, para instalar en ella los despachos de la dirección y la sala de juntas; y el espacio del coro, para permitir la comunicación entre las diversas alturas, situando allí las escaleras.

Localización: Calle Almira, 28. 40001 Segovia.


Segovia, Fuente de Santa Columba

La Fuente de Santa Columba fue diseñada por Pedro de Brizuela en el siglo XVII y se encontraba adosada a la Iglesia románica de Santa Columba. Dicho templo, construido sobre el arenal levantado por los romanos para la construcción del Acueducto, tuvo siempre importantes problemas en sus cimientos, por lo que debió ser consolidado en diversas ocasiones hasta que a principios del siglo XX colapsó, primero, la torre románica, y pocos años después, el resto del templo. Al demoler las ruinas del mismo, durante los años 30 del pasado siglo XX, se desmontó la fuente, siendo instalada en su actual emplazamiento en 1970, dentro de las actuaciones llevadas a cabo entonces para la restauración del Acueducto. El bajorrelieve con el escudo de Segovia situado en su calle central celebra tal restauración.

La fuente cuenta con tres caños de agua con forma de cabeza de león que vierten su líquido elemento sobre un pilón rectangular. Está construida en estilo renacentista y consta de dos cuerpos de altura divididos en tres calles que, a su vez, están delimitadas por pilastras11. Ambos cuerpos están divididos por una cornisa en la que aparece, como remate de la calle central, un frontón12 rebajado13. Las pilastras finalizan en el segundo cuerpo en un plinto14 que sostiene el remate con forma de bola.

Localización: Plaza de Santa Columba. 40001 Segovia.


Segovia, Palacio delos Uceda-Peralta

El Palacio de los Uceda-Peralta es, junto al Palacio de los Maldonado, sede de la Diputación Provincial15 de Segovia. El edificio fue construido en el siglo XVII y posteriormente ha sido reformado durante los siglos XIX y XX. Tiene unas dimensiones de 26 metros de fachada por 32 de fondo y está constituido por una crujía16 de unos 6 metros de ancho rodeando a un patio central.

La fachada principal da a la Calle San Agustín y en ella podemos contar dos plantas de altura, a diferencia de las laterales, en donde comienzan con esta misma altura para finalizar con tres debido al desnivel del terreno. En la principal el edificio presenta pocos vanos y elementos ornamentales, estando formada la planta baja por sillares de granito sin más huecos que la entrada principal. La portada, descentrada con respecto al resto de la fachada, está adintelada17 y enmarcada entre medias columnas18 que se apoyan sobre basas19 y rematan con capiteles20. Sobre su dintel, hay un pequeño friso21 decorado con rosetas, en la actualidad tapado con el nombre del organismo. Se prolonga hasta la primer planta mediante un balcón rematado con un frontón bajo el que se extiende otro friso, también con rosetas. Por encima de él, sobre la cornisa, hay otra estructura finalizada en un frontón curvo que, como coronación de todo este eje vertical, cuenta con un escudo heráldico. La planta baja tiene en sus esquinas otras dos columnas de granito, con basas y capiteles de similares formas, éstos últimos, a los de la anterior portada.

Segovia, Portada principal del Palacio delos Uceda-Peralta

La primera planta, de mampostería y esgrafiada24, tiene, además del balcón principal, otros dos situados a la izquierda del mismo, con revoco en los recercados imitando a guardapolvos. Esta planta, a diferencia de la baja, finaliza en las esquinas con ladrillo visto. Las fachadas laterales son más bien el resultado de la adecuación de la estructura del edificio a convertirse en organismo oficial. En la fachada Sur, se combina el esgrafiado de las plantas superiores (primera y segunda) con el revoco en forma de sillares de la planta baja. En la Norte, en cambio, el esgrafiado sólo existe en la última.

El patio interior, al cual se pasa desde la portada principal a través de un zaguán25 acodado26, estaba porticado27 en tres de sus lados hasta finales del siglo XIX, momento en que se porticó igualmente el cuarto. En la galería inferior, las columnas son de granito y constan de basa, fuste28 liso y capitel de volutas29, a diferencia de la galería superior, en la que, junto a antepechos30 revocados, existen pies derechos31 y zapatas de madera.

Localización: Calle de San Agustín, 23. 40001 Segovia.


Segovia, Palacio de los Aguilar o de los Conde de Encina

El Palacio de los Aguilar, o de los Conde de Encina, tal y como comentamos antes, ocupa el solar sobre el que habían estado las casas de Diego Arias Dávila, utilizadas a su muerte como sede inicial del Convento de la Concepción Francisca, que él mismo había fundado. El 12 de marzo de 1613, las monjas venden dichas casas a Don Manuel Arévalo de Zuazo, quien las utiliza para construir sobre ellas la Casa principal de su Mayorazgo.

El edificio, cuyos orígenes se remontan al siglo XV, tiene tres plantas de altura e idéntico número de patios: uno principal al que se accede por un zaguán que lo comunica con la fachada principal; otro secundario y de mayor tamaño, considerado como patio de manzana32 en la "Guía de Arquitectura de Segovia", del COACYLE, sobre el que se prolonga, delimitándolo por el Norte, el cuerpo del edifico que da a la Calle Licenciado Peralta; y un tercero, a través del cual se iluminan y ventilan otras diversas zonas del edificio. El patio principal se encuentra porticado por sus cuatro lados con columnas de granito formadas por basa, fuste liso y capitel de volutas. Sobre éste último, se apoya una zapata33, también de granito, que sostiene el cuerpo superior de madera.

Segovia, Portada principal del Palacio de los Aguilar o de los Conde de Encina

La portada principal, toda ella almohadillada35 con sillares de granito, aparece descentrada con respecto al resto de la fachada y consta de dos cuerpos: uno inferior, con vano de entrada adintelado, y otro superior, con balcón igualmente adintelado y rematado por un frontón curvo. A ambos lados de éste, enmarcándolo, hay dos escudos: uno de los Aguilar, Señores de Encinas y Castillo, y otro de los Condes de Encina, cuyo título recibieron los primeros en el año 1705. En el exterior, es de destacar el esgrafiado que presenta la fachada principal, a diferencia de la secundaria y el alero36 de la cornisa que vemos en ambas.

A comienzos de los años 90 del pasado siglo XX, el palacio se encontraba abandonado y arruinado, siendo transformado entre los años 1991 y 1995 en un edificio de viviendas en el que se recuperó la fachada, el patio principal y la escalera situada en dicho patio, la cual no debemos confundir con la construida en los años 40 de dicho siglo para el servicio del cuerpo del edificio situado a la altura del patio de manzana.

Localización: Calle Eulogio Martín Higuera, 4. 40001 Segovia.


Segovia, Antigua Cárcel Real

La sede de la actual Biblioteca Pública de Segovia está situada en el edificio que fuera antigua Carcel Real, levantado a su vez sobre un anterior monasterio del siglo X de monjas cistercienses, el cual fue desocupado al trasladarse éstas hasta el exterior de la muralla. El lugar, junto al cual se encontraba la Iglesia de San Briz, una de las más antiguas de la ciudad, fue utilizado como cárcel hasta finales del siglo XVI, cuando, dadas las malas condiciones en que se hallaba el heterogéneo conjunto, tanto en sus formas como en sus materiales, se llevaron a cabo en él diferentes intervenciones que culminaron con la llevada a cabo por Pedro de Brizuela entre los años 1618 y 1637. Es entonces, junto a las obras del siglo XVIII, cuando la cárcel adquiere su actual aspecto. Así, en este último siglo mencionado, se amplía la construcción y se modifican el patio, la portada y el exterior del edificio; las ventanas se cierran con rejas de gran robustez; se rematan las esquinas con pequeños torreones de planta circular y ornamentados con motivos heráldicos; e igualmente que se sustituye en 1737 las armas de la dinastía de los Austrias por la de los Borbones, se instala el actual motivo heráldico.

En 1842, aprovechando los fondos existentes provenientes de las desamortizaciones, se funda en ella la Biblioteca Pública, y entre 1943 y 1947 es adaptada como biblioteca. Entre 1985 y 1986, es rehabilitada mediante unas obras dirigidas por el arquitecto Andrés Abásolo, y entre 1999 y 2001 se modifica la segunda planta, sede, hasta 1996, del Archivo Histórico Provincial.

La planta del edificio es trapezoidal37 y se organiza en tres alturas alrededor de un patio central de pequeño tamaño. Dicho patio se encuentra porticado en la planta baja, a base de pilares y arcadas. A continuación del zaguán que la comunica con el exterior, se encuentran la portada de la antigua Ermita de San Medel, situada aquí durante las obras desarrolladas en los años 40 del pasado siglo XX, y un artesonado38 que es copia del existente en la Iglesia de San Millán.

La fachada principal está toda ella construida con sillares de granito, al igual que la parte baja de las demás fachadas, estando el resto de ellas hechas de mampostería. En aquella, vemos tres ejes verticales de vanos, encontrándose la portada principal, adintelada y coronada por un escudo de tiempos de Felipe V, situada en el del lateral derecho. Sobre el eje central, aparece una espadaña de estilo barroco40 que corona la fachada. Junto a la esquina izquierda, en la primera planta, hay una hornacina con la imagen de la Virgen de los Remedios con el Niño en brazos. Todas las ventanas del edificio están cerradas por rejas, muestra de su anterior utilización, y guarnecidas con piedras.

Es interesante señalar que, durante unas obras junto a la fachada principal, aparecieron los restos de una domus romana y una placa conmemorativa realizada en bronce.

Localización: Calle Juan Bravo, 11. 40001 Segovia.


Segovia, Ayuntamiento

El Ayuntamiento segoviano se comenzó a construir a principios del siglo XVII y, sorprendentemente, hasta entonces no contó la ciudad con una Casa Consistorial42, habiendo utilizado antes el atrio de la Iglesia de San Miguel, o las Casas de la familia de los Arias Dávila, el primero para la celebración de sus sesiones, y las segundas para la presidencia de las distintas actividades que así lo requirieran de las realizadas en la Plaza Mayor.

Las obras del edificio comenzaron en 1610 como parte de la transformación que Pedro de Brizuela estaba realizando en el lado Norte de la Plaza Mayor, quien lo situó en el espacio central del mismo. En 1619, las obras del Ayuntamiento estaban prácticamente terminadas, aunque aún quedaban el corredor y las gárgolas, diseñados en 1622 por Pedro de Brizuela y construido el primero por Francisco Álvarez. De los herrajes de las ventanas se encargaría, en ese mismo año, el cerrajero Juan Pérez, quien fabricaría 128 barras de hierro a un precio de 4 reales por cada una de ellas. En 1628, los pintores Agustín de Nicolás y Antonio Sánchez Palomino cobran 1.900 reales por pintar y dorar los hierros del balcón. Las siguientes actuaciones de interés ocurren ya en el siglo XIX, cuando los arquitectos Ildefonso Vázquez de Zúñiga y Joaquín Odriozola llevan a cabo unas obras que modifican tanto el interior como el exterior de la construcción; en éste último caso, al situar una caja para el reloj como remate del eje vertical y central de la fachada principal. En 1990, hubo unas nuevas obras que, al modernizarlo y restaurarlo, le permitieron atender las necesidades de un moderno Consistorio.

En la fachada principal, sita en la Plaza Mayor, podemos observar cómo en un edifico construido en época ya barroca aún se conservan elementos propios de la arquitectura escurialense, como pueden ser las dos torres con chapitel y la presencia de órdenes clásicos43 en la misma. En dicha fachada, tenemos cinco ejes verticales de vanos que recorren otros tres cuerpos horizontales que, a su vez, se encuentran rematados por dos torres en los extremos y una caja con el reloj y las campanas en el centro. El cuerpo inferior está porticado con una arcada de cinco arcos de medio punto sobre pies derechos, delante de los cuales se levantan columnas toscanas44, individuales las dos centrales y pares las demás, que sostienen el balcón existente sobre el friso que lo remata. En éste último, igualmente terminado en otro friso, hay cinco entradas, adinteladas y abiertas al balcón antes mencionado, separadas entre sí por pilastras, igualmente individuales y pares como las anteriores columnas toscanas. En el tercer cuerpo, son ventanas las que se encuentran delimitadas por el mismo número de pilastras.

En la Calle Escuderos, se encuentra la fachada Oeste, menos conocida y procedente de construcciones anteriores, en la que destacan elementos originales como la portada adintelada y la galería superior de seis vanos rematados con arcos de medio punto de ladrillo. Las dos columnas blancas levantadas sobre la anterior portada son un añadido reciente de hormigón.

Localización: Plaza Mayor, 1. 40001 Segovia.


Segovia, Palacio del Marquesado de Lozoya

Nuestra siguiente parada la tendremos en el Palacio del Marquesado de Lozoya, actual sede de la Demarcación en Segovia del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este. Si bien el conjunto del edificio que ha llegado a nuestros días es fruto de las actuaciones llevadas a cabo en él en el siglo XVII (motivo por el cual hemos decidido incluirlo en este reportaje), su origen lo hallamos más atrás, como casa que fuera propiedad del regidor López Losa y como lugar en el que, en el año 1574, fundara Santa Teresa de Jesús el primer Convento de Carmelitas Descalzas en Segovia. Más adelante, la casa pasó a manos del Marquesado de Lozoya, de donde adquirió su nombre, y sigue la tipología de casa-patio tan utilizada en el siglo XVII. Sin embargo, es posible encontrar en su interior restos del antiguo edificio, tanto en los muros del patio, como en el artesonado de una sala de la planta baja.

La fachada principal combina la mampostería con hiladas de ladrillo, estando recubierta con un revoco de esgrafiado y un zócalo de granito en la parte inferior. De dos alturas, en el primer cuerpo se abren tres vanos rectangulares cerrados con una rejería de sencilla factura, así como la portada de entrada, toda ella de granito, formada por dos jambas45 que quedan asentadas en pequeñas basas rectangulares y que rematan dos ménsulas de piedra que sostienen el dintel. En el cuerpo superior hay cuatro balcones cuya rejería es del siglo XIX. Queda rematada la fachada por una cornisa de ladrillo. A ambos lados del balcón que está sobre la portada, hay sendos escudos nobiliarios. En cuanto a la parte del palacio que da a la Calle Doctor Castelo, ésta presenta un cuerpo de dos plantas con arcos rebajados en el piso bajo y balcones en el de arriba.

Segovia, Portada del Palacio del Marquesado de Lozoya

Si pasamos al interior, el zaguán de la entrada, de influencia árabe, nos lleva directos al patio, cambiando así la antigua disposición en codo que tenían las casa-palacios hasta entonces. Éste es cuadrado y porticado, y cuenta con dos plantas, estando formada la superior por galerías. La parte baja es adintelada, con vigas de madera que apoyan en columnas toscanas de piedra en los ángulos y en el centro de las galerías. En uno de los laterales, se encuentra la escalera que nos conduce al piso superior, con una baranda de hierro y un pasamanos de madera rematado con una piña de bronce; aquí, se distribuyen varios salones con tarimas46 del siglo XIX. En la parte Suroeste, hay otro patio en el que se disponen ventanas con rejerías originales. Si atravesáramos el patio principal, llegaríamos a la zona baja del palacio, en la que, a pesar de las rehabilitaciones llevadas a cabo para su función actual, se conservan dos salas con artesonados de madera del siglo XV. Por otro lado, en el segundo piso hay una balaustrada de forja y una cornisa con canes47 de madera, habiendo sido acristalado el corredor en el siglo XIX. Finalmente, en el centro hay un pozo cuyo brocal48 es de piedra.

Cabe señalar también la galería de madera que se encuentra en la parte posterior del edificio, en la segunda planta, y que es conocida como "la solana". Este elemento está presente en muchas de las casas segovianas y era utilizado como secadero de lanas.

Entre 1982 y 1983, fue rehabilitado por el arquitecto Adolfo Moreno Yuste para adaptarlo como sede del COACYLE, mientras que entre 1995 y 1996 se llevaron a cabo obras de mejora y mantenimiento de la mano de Juan Carlos Gargiulo.

Localización: Calle Marqués del Arco, 5. 40003 Segovia.


Segovia, Capilla de San Juan de Dios

El Hospital de Nuestra Señora de los Desamparados fue fundado en 1594 por Don Diego López con la intención de que prestara ayuda y cuidado a los pobres, labor que continuó hasta el año 1835, en que los cuatro monjes de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios que formaban la comunidad conventual debieron abandonar el recinto en virtud de la ley que suprimía los conventos que tuvieran menos de doce miembros. Dicha norma fue aprobada el 25 de julio de ese mismo año, mientras era Presidente del Consejo de Ministros Don José María Queipo de Llano y Ruiz de Sarabia, VII Conde de Toreno, de ahí el sobrenombre de Leyes de Toreno con que fueron llamadas varias de ellas.

La propiedad pasa así, primero, a manos del Estado, y posteriormente, tras su venta el 19 de Diciembre de 1865, a las de Don Fermín Sáenz de Tejada, quien construye en ella su vivienda particular. Esta casa sería vendida, el 3 de abril de 1888, a la Comunidad de Monjas Franciscanas de la Tercera Orden Regular, las cuales habían sido obligadas a trasladarse, durante las navidades de 1868, desde su propio cenobio, el Convento de Santa Isabel, en la Villa de El Espinar, en la provincia de Segovia, hasta el Monasterio de San Antonio el Real. Aquí permanecieron hasta el año 1875, en que se trasladan hasta el que había sido Hospital de Convalecientes, situado junto al Hospital de la Misericordia, un edificio que debieron de abandonar, debido a su mal estado, en cuanto tuvieron oportunidad para ello, de ahí la compra del antiguo Convento-Hospital de los Desamparados, o al menos de parte de lo que de él quedaba. En 1896, esta comunidad compra el "Corralillo de San Juan de Dios", otra propiedad colindante con el convento y que antes había formado parte de las propiedades del Hospital de Convalecientes. La siguiente ampliación llegaría en 1939, cuando otra casa, igualmente lindante con el recinto, es adquirida por las estas religiosas, formando así el actual Convento de San Juan de Dios.

Como Iglesia conventual, tuvieron desde el primer momento la que había sido capilla del antiguo hospital, la Capilla de San Juan de Dios, cedida por el obispo a las monjas desde traslado hasta esta nueva sede. Estaba formada por dos naves, siendo la de la izquierda (Sur) utilizada como sacristía y lugar de almacenamiento, mientras que la de la derecha constituía el templo propiamente dicho, hallándose en esta última la tumba de su fundador, Don Diego, fallecido en 1599. La fachada principal, construida en mampostería, está situada en la Calle de los Desamparados y en ella destaca el eje vertical formado por portada, hornacina y ventana. Otra portada románica, ya tapiada, pero igualmente visible, se encuentra en el muro perpendicular a la anterior fachada.

La portada principal es adintelada con molduras y está enmarcada entre dos pilastras que, rematadas por sendas ménsulas49, sostienen la imposta que la separa de la estructura superior. En ésta, tenemos una hornacina con la imagen de San Juan de Dios en su interior que repite, en menor escala, la estructura de la anterior portada, enmarcándose entre aletones50 delimitados, a su vez, con bolas en los extremos. Este conjunto vertical finaliza en una ventana adintelada y enrejada de muy sencilla fábrica. Por encima de la cornisa, hay situada, en el centro del edificio, aunque descentrada sobre la anterior fachada, una espadaña de ladrillo con arco de medio punto y una sola campana en su interior.

Localización: Calle de los Desamparados. 40003 Segovia.


Segovia, Entrada al antiguo Convento de los Mínimos de la Victoria

Desde aquí, nos iremos al antiguo Convento de los Mínimos de la Victoria, hoy Espacio de Arte Miñón. En el año 1592, la Orden de los Mínimos, creada por San Francisco de Paula, se establecieron en Segovia, fundando un convento que sigue las directrices barrocas y del que serían sus patronos el regidor Don Andrés Moreno y su esposa Doña Inés de Herrera. Mariano Sáez y Romero, por su parte, nos cuenta en su libro "Las calles de Segovia" que los frailes se asentaron en un "enorme caserón que antes perteneció a la revoltosa D.ª Mencía del Águila", casa que identifica con el edificio que aquí tratamos. Y si bien algunos autores afirman que estamos ante un convento del siglo XVI, otros lo describen como de estilo barroco, lo que podría indicar que su fábrica global es de los primeros años del siglo XVII, motivo por el cual hemos decidido incluirlo en este reportaje. En 1821, el convento es suprimido, siendo su Iglesia reformada en 1844 para adaptarla como teatro bajo un proyecto de Ildefonso Vázquez de Zúñiga, adquiriendo entonces el nombre de Teatro Principal, el cual cambiaría a lo largo del siglo XIX a Teatro de la Victoria y, por último, Teatro Miñón. Entre los años 2001 y 2005, el templo fue rehabilitado por Alberto García Gil con el fin de readaptarlo como un espacio de arte y gastronómico, pudiendo hoy encontrar en su interior un restaurante.

La antigua Iglesia, a la que se accedía por la entrada que tenía en la Calle de la Victoria, era de una sola nave y capillas laterales, situándose el coro a los pies y con el crucero cubierto con una cúpula sobre pechinas51. Tanto las pilastras que separaban los espacios, como las cornisas y las impostas estaban decoradas con yeserías. El muro de los pies limita con un corredor de un patio de pequeñas dimensiones, claustro que servía de acceso a la Iglesia, en su parte baja, y al coro, en la parte alta. El templo estaba levantado con muros de mampostería rematados con cornisas de ladrillo, elemento éste presente en los arcos que separaban los tramos de la nave y en el del crucero. Por otro lado, cabe destacar que han llegado a nosotros otros elementos originales de la época, como es el caso de la portada de entrada a la Iglesia, de piedra caliza con arco de medio punto y que se encuentra flanqueada por dos hornacinas que tiempo atrás acogieron imágenes religiosas y que hoy sirven como parte decorativa de la fachada. En cuanto al convento, podemos ver su composición de cinco alturas en un muro hecho de ladrillo relleno de tapial.

Cuando el templo pasa a ser teatro, la Capilla Mayor comienza a cumplir la función de escenario, mientras que la nave era el patio de butacas, y las capillas laterales eran los palcos y las plateas52. También se reutilizarían algunas de las celdas de los frailes, convertidas en camerinos.

Segovia, Interior del antiguo Convento de los Mínimos de la Victoria

Sin apenas datos que nos arrojen más luz sobre la historia del propio convento, y tras la conversión de su Iglesia en teatro, éste fue finalmente dividido y convertido en viviendas y garaje. Será más adelante cuando surja la idea de hacer de este lugar un espacio para exposiciones que lo rescate de la ruina. Así pues, el primer problema se presentó desde un punto de vista conceptual, ya que antes de acometer cualquier reforma, había que plantear y delimitar si se estaba ante una Iglesia, o ante un teatro, de cara a la conservación del monumento. Tal y como nos relata el arquitecto Miguel Ángel Chaves Martín en su "Segovia. Guía de arquitectura", el teatro había cumplido "una parte importante en la historia de la ciudad, habiendo sido incluso sede del primer cinematógrafo en 1897", algo que casi había adquirido más peso sentimental e histórico que la función como Iglesia para la que fue construido el edificio originariamente. Sin embargo, era importante no dejar dicha función religiosa de lado. De este modo, García Gil consiguió aunar ambos ambientes en uno solo, dotando el lugar, además, de la modernidad que los nuevos tiempos conllevan. Durante estos trabajos, fue posible asimismo recuperar algunos elementos arquitectónicos y pictóricos. En esta labor, fue imprescindible el trabajo de los restauradores María García y Graciano Panzieri; el diseño de interiores, vidrieras, motivos escultóricos y murales fue obra de los artistas José María García Moro, Carlos Muñoz de Pablos, Ángel Cristóbal Higuera y Nicolás Gless.

En el verano de 2010, y enmarcado en las excavaciones arqueológicas que entonces se estaban llevando a cabo en el solar del antiguo Hotel Victoria, en el número 5 de la Plaza Mayor, se halló en el lugar una estructura que ha sido datada del siglo XVII e identificada como parte del Convento de Mínimos. Así, los responsables de la empresa encargada de los trabajos, Arex Arqueología, advirtieron de que el convento debió ser mucho mayor de lo que conocemos hoy, ocupando solares que hoy son colindantes, como el de la Calle Valdeláguila, 7, o el del extinto Hotel Victoria. Asimismo, el hallazgo en el subsuelo de dicho solar de unas bodegas del siglo XVII con una estructura similar a las que ya se encontraron en lo que hoy es el restaurante y Espacio de Arte Miñón, y en el del número 7 de esa misma calle, ayudaría a confirmar esta relación entre lo hallado en la Plaza Mayor y en el resto de edificios. Por último, también se descubrió un patio con columnas y suelo de guijarros, igualmente del siglo XVII.

Localización: Calle Valdeláguila, 3. 40001 Segovia.


Segovia, Palacio de los Castros

Junto a la Iglesia de San Quirce, se encuentra el Archivo Histórico Provincial de Segovia, instalado en el que fue Palacio de los Castros, construido sobre dos casas de la segunda mitad del Siglo XVII, aunque según algunas fuentes apuntan que dichas obras se pueden situar en el siglo anterior, el XVI.

En 1702, Don Juan de Ortega Lara y Angulo, Caballero de la Orden de Alcántara, intentó unir ambas con la intención de demostrar su nueva posición social obtenida por haber apoyado al candidato austracista al trono español durante la Guerra de Sucesión Española (1701-1713). Sin embargo, la derrota del Archiduque Carlos de Habsburgo provocó que tuviera que huir de Segovia en 1706, abandonando posteriormente España al haber sido condenado a muerte. Así, vio confiscados sus bienes y, además, perdido en pleitos el Mayorazgo de la Hoz y la que iba a ser su nueva Casa Señorial, en favor del Conde de Mollina. El edificio estaba sin terminar y además había sido apedreado y dañado por el pueblo debido a su apoyo al bando perdedor. En 1721, Juan de Ortega pudo volver a España y, tras llegar a un acuerdo con el Conde de Mollina, logra la recuperación de esta casa, aunque no volvió a residir en ella ni tampoco en la ciudad de Segovia, permaneciendo el resto de sus días, hasta su muerte ocurrida en 1730, en Villacastrín, en cuyo Concejo53 ocupó cargos de poca entidad. Quien si establecería su residencia en este palacio sería su hijo Don Juan de Ortega Lara y del Río, que finalizó las obras y fue el único miembro de la familia en tomarla como su residencia, ya que su heredero, su sobrino Bernardo de Alaiza, vivía en Valladolid y lo que hizo con la casa fue arrendarla a la Artillería española, la cual tenía el Real Colegio de Artillería en el Alcázar, que la utilizó como cuartel.

A continuación se suceden una serie de propietarios, todos militares, o en relación con el Ejército, como son el Conde de Villares, Tuya Valdés, o la familia Castro, que la adquiere en 1905 y es de donde toma el nombre el palacio. Una vez finalizada la Guerra Civil Española (1936-1939), el recinto tuvo diversas ocupaciones, siempre relacionadas con lo militar, hasta que una vez deshabitada y después de ser declarada Bien de Interés Cultural en la Categoría de Monumento el 25 de junio de 1985, el Ministerio de Cultura decidió instalar en ella el Archivo Histórico Provincial. Las obras que permitirían su adaptación para tal menester se desarrollaron entre 1995 y 1996, siendo inaugurado el nuevo Archivo el 16 de abril de este último año.

El edificio, construido con muros de mampostería y ladrillo revocados que se encuentran reforzados en las esquinas con sillares, se adapta a la pendiente del lugar, como podemos observar en las dos plantas de la parte alta de la calle y cómo se convierten en tres al descender por la misma. La estructura se articula alrededor de los dos patios de las que antiguamente fueron diferentes casas, contando con una portada para cada una de ellas. La portada principal, la situada a mayor altura, está formada por dos cuerpos separados por una imposta; uno inferior, con portada enmarcada por un dintel y pilastras almohadillados, y uno superior, con un balcón cuyo vano se encuentra adintelado por igual tipo de elementos que, a su vez, están enmarcados por sendas pilastras con orlas barrocas en sus extremos superiores que sostienen la cornisa que remata el conjunto. La otra portada, secundaria, está igualmente formada por dos cuerpos con igual tipo de adintelado, pero sin imposta que los separe ni pilastras y cornisa que los remate. En cambio, hay aquí una tercera planta cuyo vano situado sobre el mismo eje esta entrada está igualmente adintelado por elementos almohadillados.

El zaguán que da entrada al patio principal se encuentra ornamentado con esgrafiado y comunica con éste mediante un gran arco. Dicho patio, cubierto por una estructura acristalada, es prácticamente cuadrado y cuenta, en el cuerpo inferior, con un total de ocho columnas de granito que sostienen una estructura de madera sobre la que a su vez descansan los pies derechos y zapatas de la galería acristalada superior. El otro patio es de forma irregular y sólo está porticado en el lateral de la portada, el Norte. Ahí, cuenta con arcadas en el cuerpo inferior que sostienen la galería acristalada del superior.

Localización: Calle Capuchinos Alta, 7. 40001 Segovia.


Segovia, Antiguo Convento de las Oblatas

El que fuera antiguo Convento de Capuchinos fue fundado en 1637, teniendo como patrones a Don Antonio de Contreras y González Bernardo de Quirós y su mujer Doña María de Amezqueta y Guzmán54. El convento perteneció a la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos hasta la Desamortización de Mendizábal55, cuando pasó a manos del Ejército, manteniéndose como cuartel hasta 1929. Es entonces cuando el edificio pasa a ser Convento de las Oblatas, para desde él, encargarse las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor de la educación de las niñas que les eran enviadas desde el Tribunal Tutelar de Menores. En 1996, las religiosas dejan el convento y éste es vendido, al año siguiente, a una empresa privada que, a continuación, emprende importantes obras en su interior con el fin de transformarlo en un hotel de lujo, el primero de cinco estrellas que va a existir en la ciudad.

Las edificaciones conventuales están construidas, como era costumbre en las construcciones segovianas del siglo XVII, con muros levantados en piedra caliza y reforzados con sillares en las esquinas. Todo el conjunto se articula alrededor de la Iglesia y del antiguo claustro, estando este último situado al Este de la misma y prolongándose en las dos crujías que lo delimitan por el Oeste y por el Este hasta más allá de la crujía Sur, quedando así parcialmente retranqueada la fachada de la Plaza de Capuchinos.

Segovia, Fachada Norte del antiguo Convento de las Oblatas

La Iglesia, con dos capillas en su interior, consta de una sola nave cubierta por bóveda de cañón56 con lunetos57, excepto en el presbiterio, que aparece techado con crucería58. Presenta una orientación Sur-Norte, desde los pies al ábside, siendo este último recto. Anexo al lateral Oeste del templo, existe una construcción, igualmente orientada Sur-Norte, que sobresale por ambos puntos, formando en el Sur, junto a la crujía Oeste del claustro anteriormente mencionado, un espacio que deja retranqueada la fachada principal de la Iglesia. Ésta se encuentra coronada con un frontón triangular con un óculo en el tímpano59 y, en ella, destacan los dos cuerpos de granito de la barroca portada principal. En el inferior, tenemos la entrada adintelada y enmarcada entre pilastras que sostienen un paramento sobre el que se abre el cuerpo superior conteniendo una hornacina con la imagen de San Buenaventura y rematada por un frontón curvo. Por encima de éste, hay un ojo de buey. Los escudos en mármol que vemos a izquierda y derecha de este último cuerpo son los de los fundadores del templo.

La edificación anexa al lateral Oeste de la Iglesia que hemos mencionado antes se prologa igualmente por el Norte, sobresaliendo más allá de la crujía que en este lateral delimita al claustro, constituyendo un extremo Noroeste en el que existe un interesante mirador formado por una galería de madera. Este saliente no desequilibra el conjunto de esta fachada, sobre el valle del río Clamores, al finalizar en su extremo Este con una torre que sirve de compensación a la de cinco alturas existente en el Nordeste.

Localización: Plaza de Capuchinos, 2. 40001 Segovia.


Segovia, Ruinas de la Capilla del antiguo Hospital de Convalecientes

El siguiente punto son las ruinas de la que fuera Capilla del antiguo Hospital de Convalecientes. Nos cuenta Pascual Madoz, en el tomo XIV de su "Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar", los orígenes de esta institución, para lo cual hay que remontarse al año 1579, momento en que fallece el médico Don Juan Núñez de Riaza, quien, al no haber tenido hijos, dejó escrito en su testamento que se fundara un hospital que sirviera para acoger a "los pobres, que convalecientes y flacos salían del general de la Misericordia". Para ello, sería nombrado como patrono su sobrino Gabriel Polanco, pero éste moriría poco tiempo después, pasando el patronato a su madre, Doña Beatriz, que adquirió un amplio lugar cerca del Hospital de la Misericordia. Comenzarían entonces las obras, siendo ya nombrado en testamento como patrono el Cabildo el día 17 de junio de 1601. Éste lo mandaría terminar, siguiendo las trazas que para ello haría Pedro de Brizuela en 1600, consagrándose la Iglesia 1 de febrero de 1608.

En la actualidad, como hemos dicho al principio, sólo podemos contemplar las ruinas de la que fue su capilla, donde fueron trasladados en su día los restos sus fundadores, Don Juan Núñez de Riaza, en el lado del Evangelio60, y los de Doña Beatriz, su marido y sus hijos, en el lado de la Epístola; también en ella se enterraron Mariana Velázquez, prima del doctor, y Manuel Barrón, primer administrador del hospital. Cabe mencionar que su primera advocación, cuando fue fundado en 1579, fue la de San Martín, pasando más adelante, en 1597, a llamarse Hospital Nuestra Señora de la Soledad, si bien sería más conocido como Los Convalecientes. Habiendo sido también albergue de niños expósitos61, función que hizo que fuera conocido como Inclusa Vieja, estuvo activo hasta las primeras décadas del siglo XIX. En el año 1875, ya abandonado, pasarán a ocuparlo una pequeña comunidad de ocho monjas Franciscanas de la Tercera Orden Regular procedentes del Monasterio de San Antonio el Real, al que, a su vez, llegaron en 1868 desde el Convento de Santa Isabel, en la Villa de El Espinar (Segovia). El mal estado del edificio hizo que las religiosas dejaran el lugar poco después, instalándose en 1888 en lo que hoy es Convento de San Juan de Dios. Lamentablemente, durante el siglo XX el Hospital de Convalecientes continuó con un deterioro que lo ha dejado en el estado que aún continúa en la actualidad.

Localización: Calle de la Puerta de Santiago. 40003 Segovia.


Segovia, Subida hasta la Iglesia del Convento de Carmelitas Descalzos

A orillas del río Eresma y cerca del Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla, se encuentra el Convento de Carmelitas Descalzos fundado por San Juan de la Cruz en 1588 y hasta cuya Iglesia se sube por una empinada escalera que nos trae a la imaginación la subida al Monte Carmelo. Este paraje, el mismo donde anteriormente, y desde el siglo XIII, había existido un Convento de Monjes Trinitarios de Santa María de Rocamor, del cual quedan algunos restos, había sido adquirido por los Carmelitas en el año 1586. Tras la ayuda económica recibida de Doña Ana de Mercado y Peñalosa, comienzan las obras para levantar un nuevo convento e Iglesia, algo que el Santo no podrá ver terminado, ya que en el momento de su partida hacia la ciudad de Úbeda (Jaén) en 1591, donde moriría ese mismo año, las edificaciones estaban sin terminar, no siendo hasta el 22 de febrero de 1600 cuando el Santísimo Sacramento es entronizado62 en el interior del templo.

Segovia, Mausoleo de San Juan de la Cruz en Iglesia del Convento de Carmelitas Descalzos

La actual Iglesia, diseñada por Juan de Mugagure y construida entre 1617 y 1629, tiene una sola nave, a la que cubre una bóveda de cañón con lunetos y una cúpula sobre pechinas a la altura del crucero. En el lado del Evangelio, se abre una capilla que sustituyó, a su vez, a otra construida durante el siglo XVI en la que fueron sepultados Doña Ana de Mercado y Don Luis de Mercado, su hermano, y en la que se rindió culto a los restos de San Juan de la Cruz hasta el año 1647, momento en que por el decreto "non cultu" tuvo que desaparecer dicha capilla. En 1675, tras su beatificación, se volvió a establecer la misma, interviniendo en la mejora de su sepulcro el artista José Ferreras. La actual capilla es de 1692 y el mausoleo que en la actualidad acoge sus restos, dentro éstos del arca superior, lo construyó en 1927 el artista Félix Granda.

El resto de las edificaciones anexas al templo son reformas y añadidos que se han ido sucediendo sobre la fábrica original, siendo la última de éstas de 1972, cuando se cerró el claustro con una estructura metálica acristalada y se construyó una nueva edificación, en estilo moderno, que continuó la ya prolongada crujía Este del Claustro.

Dentro del perímetro conventual existe una zona de huertas donde se encuentran dos ermitas, una que puede haber sido levantada por el propio Santo y otra edificada sobre la pequeña cueva a la que éste se retiraba a orar y en la que se encuentra el tronco de un ciprés plantado por él y la talla de Jesús Nazareno63 que le hablaba, según la tradición, a San Juan de la Cruz.

Localización: Paseo Segundo Rincón. 40003 Segovia.


Segovia, Fuente de la Fuencisla

Antes de proseguir, haremos un alto en el camino en la Fuente de la Fuencisla, donde a pesar de no poder beber su agua, pues una placa nos advierte de que ésta no es potable, sí podremos sentarnos durante unos momentos y disfrutar del frescor de este paraje.

La fuente, que toma su nombre de la patrona de la ciudad, consta de una parte más antigua, del siglo XVII, construida en piedra caliza, y otra de la primera mitad del siglo XIX, ésta ya de granito. Está formada por un pilón y tres bocas y, tras la fuente actual, podemos ver parte de la construcción anterior, de la cual sobresale una hornacina que acoge una malograda escultura de la Virgen.

Cabe señalar que el agua que brota de La Fuencisla proviene un manantial de tipo kárstico64, o carbonatado65, el cual se ha formado en el interior de las rocas calizas y dolomías66 del período del Cretácico67 Superior.

Localización: Paseo Segundo Rincón. 40003 Segovia.


Segovia, Antiguo Hospital de Sancti Spiritu

Y terminamos nuestro recorrido en el antiguo Hospital de Sancti Spiritu, actual Subdelegación del Ministerio de Defensa en Segovia, cuyas primeras noticias las podemos encontrar en el libro "Historia de la Insigne ciudad de Segovia y compendio de las historias de Castilla" de Diego de Colmenares, refiriéndose a un privilegio real otorgado en el año 1257; lo narraba así:

"[...] en Burgos en doce de octubre del mismo año dio privilegio al hospital de Sancti Spíritus de nuestra ciudad, diciendo: Por quanto fallamos que la casa del Hospital de Santi Spiritus de la Ciudad de Segovia está muy pobre, é muy menguada: é por que es lugar do es Dios servido, le dimos siete escusados de pecho, como son escusados los Cavalleros de Segovia: assi como el nuestro privilegio dize que sean escusados de pecho, é vecinos al fuero de Segovia. Parece referirse al privilegio que el año anterior dio a nuestra ciudad. Y esta es la noticia primera que hasta ahora hemos hallado de este hospital, ignorando el tiempo y modo de su fundación. Si bien sabemos, fue encomienda de esta religión, cuya insignia es cruz azul sobre hábito negro, y su instituto amparar y criar niños desamparados de sus padres, que comúnmente nombran Espósitos. Su sitio es al lado meridional de nuestra ciudad, en el valle y orilla del arroyo Clamores. Permaneció encomienda de Santi Spíritus hasta año mil y quinientos y setenta y tres, que quedó en patronazgo y administración de nuestra Ciudad, como allí escribiremos".

Así pues, poco o nada se sabe hasta el momento sobre la fundación del hospital, y pocos son también los datos que se tienen sobre él. Destinado a niños expósitos, mantuvo esta encomienda hasta el año 1545. Los motivos los narra también Colmenares, por lo que nada mejor que sus palabras para explicarlo:

"La encomienda de Santi Spiritus de nuestra ciudad, que, como dijimos está en el valle de mediodía junto al arroyo Clamores, poseía por estos días una persona que siendo el instituto de esta religión criar y amparar los niños desamparados de sus padres, que nombran Espósitos, gastaban las rentas de la encomienda y otras muchas que tenía en perros y pájaros de caza y volatería. La ciudad le propuso diversas veces cumpliese el encargo de su encomienda; y no lo haciendo puso el caso en tela de juicio año 1545, y le obligó por sentencias cumpliese el instituto; y gastados en instancias y apelaciones tiempo y dineros, se convinieron en que el comendador con licencia y consentimiento del comendador mayor de Santi Spiritus de Roma, cedió la posesión y rentas en la ciudad, que se obligó a darle noventa mil maravedís de pensión cada año por su vida. Y con intercesión del rey lo confirmó Pío quinto: y Gregorio decimotercero despachó las bulas, en virtud de las cuales la ciudad tomó posesión viernes veinte y siete de marzo de mil y quinientos y setenta y tres. Y considerando que el Cabildo, como escribimos año 1536, tenía hospital para los niños espósitos; habiendo consultado al rey por medio de nuestro obispo ya presidente, se hizo hospital de bubas y sudores para resfriados; consejo muy acertado para república de tanta gente pobre y forastera, y que muchos trabajan en el agua para la fábrica de palios y corambres68".

Segovia, Portada del antiguo Hospital de Sancti Spiritu

El conjunto del Hospital de Sancti Spiritu consta de una Iglesia con planta basilical69; un claustro de doble galería de arcos de ladrillo, abierta en su cuerpo inferior y acristalada en el superior; y estancias auxiliares cercanas a él. El pequeño y sencillo templo está construido en mampostería revocada y sillares que refuerzan sus esquinas. De él, destaca su portada, cuyas trazas, de 1602, son de Pedro de Brizuela; ésta es de granito, por lo que destaca sobre el resto de la Iglesia, y está formada por un arco de medio punto realizado con grandes dovelas70 que queda enmarcado por dos pilastras y una cornisa sobre la que hay un friso con un escudo heráldico en el centro; como remate, tenemos un frontón triangular arriba y pirámides empotradas decoradas con bolas en los extremos. Según se puede ver en antiguas fotografías, contaba con una espadaña, hoy desaparecida. Cabe mencionar aquí que el retablo que antes estaba en el Altar Mayor hoy podemos verlo en la Ermita del Santo Ángel de la Guarda, en el Cementerio de la ciudad.

Con el paso del tiempo, el conjunto del hospital ha tenido múltiples y considerables transformaciones. A mitad del siglo XVIII, el Ayuntamiento quedará al cargo del mismo ante el estado de abandono y deterioro que presentaba. Así, en el año 1752, comienzan las obras que habrían de reconstruirlo, pudiendo mantener la Iglesia, su portada y el patio interior. En el siglo XIX, parte del inmueble se cede a la Beneficencia Pública, a la Guardia Civil y al Ejército. Ya en el XX, entre 1902 y 1936, se convierte en prisión del Parque de Artillería, mientras que en 1944 fue adquirido por el Ramo de la Guerra, momento en que se instalaría en el hospital el Gobierno Militar.

Localización: Calle Puente de Sancti Spiritu, 2. 40002 Segovia.


Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


* * *

GLOSARIO

- 1 Mampostería: Obra hecha con mampuestos2 colocados y ajustados unos con otros sin sujeción a determinado orden de hiladas o tamaños.
- 2 Mampuesto: Piedra sin labrar que se puede colocar en obra con la mano.
- 3 Enfoscado: Operación de enfoscar, guarnecer con mortero un muro. // Capa de mortero con que está guarnecido un muro.
- 4 Plateresco: Se dice del estilo arquitectónico en que se emplean adornos platerescos. Éste fue un estilo español de ornamentación empleado por los plateros del siglo XVI, aprovechando elementos de las arquitecturas clásica y ojival.
- 5 Arco rebajado: Aquel cuya altura es menor que la mitad de su luz6.
- 6 Luz: Distancia horizontal entre los apoyos de un arco, viga, etc.
- 7 Cenobio: Monasterio.
- 8 Desamortizado: Poner en estado de venta los bienes de manos muertas, mediante disposiciones legales. Tras varias desamortizaciones, se puso a la venta terrenos y otras propiedades de las llamadas "manos muertas" (la Iglesia y las órdenes eclesiásticas), quienes mediante donaciones y testamentos habían llegado a tener una extensión de terreno sólo inferior a las del rey y la aristocracia. Por estas expropiaciones y ventas, la Iglesia no recibió nada a cambio.
- 9 Sillar: Cada una de las piedras labradas, por lo común en forma de paralelepípedo rectángulo, que forma parte de una construcción de sillería.
- 10 Vano: Parte del muro o fábrica en que no hay sustentáculo o apoyo para el techo o bóveda; Por ejemplo, los huecos de ventanas o puertas y los intercolumnios.
- 11 Pilastra: Columna de sección cuadrangular.
- 12 Frontón: Remate triangular de una fachada o de un pórtico. Se coloca también encima de puertas y ventanas.
- 13 Frontón rebajado: Frontón achatado cuyo ángulo superior es de mayor amplitud que un ángulo recto.
- 14 Plinto: Base cuadrada de poca altura.
- 15 Diputación Provincial: Corporación elegida para dirigir y administrar los intereses de una provincia. // Edificio o local donde los diputados provinciales celebran sus sesiones.
- 16 Crujía: Espacio comprendido entre dos muros de carga.
- 17 Dintel: Parte superior de las puertas, ventanas y otros huecos.
- 18 Columna de media caña: Columna que parece que introduce en otro cuerpo parte de su fuste.
- 19 Basa: Asiento sobre el que se pone la columna o la estatua. // Pieza inferior de la columna en todos los órdenes arquitectónicos excepto en el dórico.
- 20 Capitel: Parte superior de la columna y de la pilastra, que las corona con forma y ornamentación distintas, según el estilo de arquitectura a que corresponde.
- 21 Friso: Faja más o menos ancha que suele pintarse en la parte inferior de las paredes, de diverso color que estas. También puede ser de seda, estera de junco, papel pintado, azulejos, mármol, etc. // Parte del cornisamento que media entre el arquitrabe22 y la cornisa, donde suelen ponerse follajes y otros adornos.
- 22 Arquitrabe: Parte inferior del entablamento23, la cual descansa inmediatamente sobre el capitel de la columna.
- 23 Entablamento: Conjunto de molduras que coronan un edificio o un orden de arquitectura. Ordinariamente se compone de arquitrabe, friso y cornisa.
- 24 Esgrafiado: Acción y efecto de esgrafiar. // Trazar dibujos con el grafio en una superficie estofada haciendo saltar en algunos puntos la capa superficial y dejando así al descubierto el color de la siguiente.
- 25 Zaguán: Espacio cubierto situado dentro de una casa, que sirve de entrada a ella y está inmediato a la puerta de la calle.
- 26 Acodado: Doblado en forma de codo.
- 27 Porticado: Dicho de una construcción: Que tiene soportales.
- 28 Fuste: Parte de la columna que media entre el capitel y la basa.
- 29 Voluta: Adorno en forma de espiral o caracol.
- 30 Antepecho: Pretil o baranda que se coloca en lugar alto para poder asomarse sin peligro de caer.
- 31 Pie derecho: Madero que en los edificios se pone verticalmente para que cargue sobre él algo.
- 32 Patio de manzana: Patio de luces. Elemento del interior de los edificios que permite su iluminación y ventilación.
- 33 Zapata: Pieza puesta horizontalmente sobre la cabeza de un pie derecho para sostener la carrera34 que va encima y aminorar su vano.
- 34 Carrera: Parte del muro o fábrica en que no hay sustentáculo o apoyo para el techo o bóveda; p. ej., los huecos de ventanas o puertas y los intercolumnios.
- 35 Almohadillada: Que tiene almohadillas. // Parte del sillar que sobresale de la obra, con las aristas achaflanadas o redondeadas.
- 36 Alero: Parte inferior del tejado, que sale fuera de la pared y sirve para desviar de ella las aguas llovedizas.
- 37 Trapezoide: Cuadrilátero irregular que no tiene ningún lado paralelo a otro.
- 38 Artesonado: Techo, armadura o bóveda formado con artesones39 de madera, piedra u otros materiales.
- 39 Artesón: Elemento constructivo poligonal, cóncavo, moldurado y con adornos, que dispuesto en serie constituye el artesonado.
- 40 Barroco: Se dice de un estilo de ornamentación caracterizado por la profusión de volutas, roleos41 y otros adornos en que predomina la línea curva, y que se desarrolló, principalmente, en los siglos XVII y XVIII.
- 41 Roleo: Voluta de capitel.
- 42 Casa consistorial: Casa de la villa o ciudad adonde concurren los concejales de su ayuntamiento a celebrar sus juntas.
- 43 Órdenes clásicos: Son aquellos órdenes arquitectónicos característicos del mundo grecorromano. Dórico, jónico, corintio, toscano y compuesto.
- 44 Columna toscana: Se trata de un tipo de columna romano, de origen etrusco, en el que generalmente su fuste es liso y su capitel sencillo, contando además con una base y/o pedestal para su asiento en el suelo. Se caracteriza, así, por la sencillez de sus formas.
- 45 Jamba: Cada una de las dos piezas labradas que, puestas verticalmente en los dos lados de las puertas o ventanas, sostienen el dintel o el arco de ellas.
- 46 Tarima: Suelo similar al parqué, pero de placas mayores y más gruesas.
- 47 Can: Cabeza de una viga del techo interior, que carga en el muro y sobresale al exterior, sosteniendo la corona de la cornisa.
- 48 Brocal: Antepecho alrededor de la boca de un pozo, para evitar el peligro de caer en él.
- 49 Ménsula: Miembro de arquitectura perfilado con diversas molduras, que sobresale de un plano vertical y sirve para recibir o sostener algo.
- 50 Aleta: Voluta de gran tamaño que une por su parte exterior a dos cuerpos o alturas de diferente ancho.
- 51 Pechina: Cada uno de los cuatro triángulos curvilíneos que forman el anillo de la cúpula con los arcos torales sobre que estriba.
- 52 Platea: Patio o parte baja de los teatros.
- 53 Concejo: Ayuntamiento.
- 54 Don Antonio de Contreras y su mujer Doña María de Amezqueta: No confundir a los patronos del Convento de las Oblatas, Don Antonio de Contreras y González Bernardo de Quirós y su mujer Doña María de Amezqueta y Guzmán, con Don Antonio Manuel de Contreras y Villarroel (Madrid, 1643 - Segovia, 1690), II Conde de Covatillas, y su mujer Doña Bernarda de la Torre y Pomar, Baronesa de San Juan del Castillo.
- 55 Desamortización de Mendizábal:: La Desamortización de Mendizábal, en 1836, obtuvo unos resultados muy alejados de lo que se deseaba: la creación de una clase media en España. Sin embargo, sí fue de gran importancia en la historia de España al expropiar gran parte de las posesiones eclesiásticas sin que la Iglesia recibiera ninguna contraprestación a cambio. Desgraciadamente, las comisiones municipales encargadas de gestionar la venta de los terrenos modificaron los lotes de terreno en venta, agrupándolos en grandes partidas que alcanzaban unos precios sólo asumibles por la nobleza y la burguesía adinerada.
- 56 Bóveda de cañón: Bóveda de superficie generalmente semicilíndrica que cubre el espacio comprendido entre dos muros paralelos.
- 57 Luneto: Bovedilla en forma de media luna abierta en la bóveda principal para dar luz a esta.
- 58 Crucería: Sistema constructivo propio del estilo gótico, en el cual la forma de bóveda se logra mediante el cruce de arcos diagonales, llamados también ojivas o nervios.
- 59 Tímpano: Espacio triangular que queda entre las dos cornisas inclinadas de un frontón y la horizontal de su base.
- 60 Lado del Evangelio y lado de la Epístola: En una Iglesia, se llama lado del Evangelio al situado en la parte izquierda desde el punto de vista de los fieles, mirando éstos hacia el altar, mientras que el de la Epístola es el de la parte.
- 61 Expósito: Dicho de un recién nacido: Abandonado o expuesto, o confiado a un establecimiento benéfico.
- 62 Entronizar: Colocar una imagen o una representación iconográfica en un lugar preferente para que sea venerada o admirada.
- 63 Jesús Nazareno: Se dice de la imagen de Jesucristo vestida con un ropón morado.
- 64 Kárstico: Dicho de una formación caliza: Producida por la acción erosiva o disolvente del agua.
- 65 Carbonatado: Se dice de toda base combinada con el ácido carbónico, formando carbonato.
- 66 Dolomía: Roca semejante a la caliza y formada por el carbonato doble de cal y magnesia. Es más común que la verdadera caliza.
- 67 Cretácico: Se dice del tercer y último período de la era mesozoica, que abarca desde hace 144 millones de años hasta hace 65 millones de años, caracterizado por el levantamiento de las grandes cordilleras del Himalaya y los Andes, la aparición de las plantas con flores y la extinción de los dinosaurios.
- 68 Corambre: Conjunto de cueros o pellejos, curtidos o sin curtir, de algunos animales, y en especial del toro, de la vaca, del buey o del macho cabrío.
- 69 Planta de basílica: Las iglesias de planta basilical tienen una nave principal rectangular separada mediante columnas de las otras naves laterales. Las de cruz latina se componen básicamente de dos naves rectangulares, una más pequeña que la otra, que se cruzan formando una cruz.
- 70 Dovela: Piedra labrada en forma de cuña, para formar arcos o bóvedas, el borde del suelo del alfarje, etc.

DATOS DE INTERES

HORARIOS DE APERTURA/VISITA:

LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
AUTOBUSES:
LA Sepulvedana,Tfno: 921 427 707,www.lasepulvedana.es. Comunica la ciudad de Segovia con las de Madrid, Ávila y Salamanca (pasando por Ávila).

CARRETERAS:
Nacionales:
- N-110: Soria-Plasencia
- N-603: San Rafael-Segovia
- N-I / E05: Madrid - Irún a través de la localidad segoviana de Santo Tomé del Puerto
- N-VI: Madrid-La Coruña, pasa por la localidad segoviana de San Rafael
Autonómicas:
- CL-601 y M-601: Valladolid - Segovia - Madrid por Navacerrada
- CL-605: Segovia - Arévalo - Zamora
Autovía
A-601: Valladolid-Segovia
Autopistas:
- AP-61, Autopista de Peaje, une San Rafael con Segovia a través de la SG-20
- AP-51, Autopista de Peaje que comunica Villacastín en Segovia, con la ciudad de Ávila

FERROCARRIL:
RENFE CERCANÍAS, Madrid - Segovia - Madrid, 2 horas aprox
- Estaciones en Segovia: C/ Obispo Quesada, s/n
- Estaciones en Madrid: Atocha / Recoletos / N. Ministerios / Chamartín
RENFE AVE, Madrid - Segovia - Valladolid, 0,30 minutos aprox
- Estación en Segovia: Guiomar
- Estación en Madrid: Charmartín
- Estación en Valladolid: Campo Grande

RENFE, Telf: 902 240 202
http://www.Renfe.es

AEROPUERTO: Segovia no dispone de aeropuerto, los más cercanos son:
- Aeropuerto de Madrid-Barajas en Madrid, a 87 kilómetros.
- Aeropuerto de Villanubla en Valladolid, a 125 kilómetros.
- Aeropuerto de Salamanca en Salamanca, a 164 kilómetros.

BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- Miguel Ángel Chaves Martín: "Segovia. Guía de Arquitectura"; Colegio Oficial de Arquitectos Castilla y León Este, Demarcación de Segovia; ISBN: 84-611-1992-4, Deposito Legal: SG - 106/2006; .
- Miguel Ángel Chaves Martín: "Transformación urbana en Segovia (1800 - 1950); Tesis doctoral dirigida por Don Carlos Pérez Reyes"; Universidad Complutense de Madrid; Madrid, 1994.
- José Antonio Ruiz Hernando: "La ciudad de Segovia"; Excmo. Ayuntamiento de Segovia; ISBN: 84-505-4072-0; Depósito Legal: VA.399-1986.
- Mariano Sáez y Romero: "Las calles de Segovia: noticias, tradiciones y curiosidades"; Impreso en el año 1918 por el impresor y librero Antonio San Martín.
- Diego Colmenares: "Historia de la insigne ciudad de Segovia y compendio de las historias de Castilla" (Versión on line de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes)
- Andrés Díez Herrero y Juana Vegas Salamanca: "De roca a roca. Descubre el patrimonio geológico de la ciudad de Segovia"; Concejalía de Turismo (Ayuntamiento de Segovia); ISBN: 978-84-938461-1-4; Depósito Legal: SG-66/2011.
- Andrés Díez Herrero: "Segovia antes de Segovia: crónica geológica"; Curso de Historia de Segovia, pp. 9-39; Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo (Ayuntamiento de Segovia); ISBN: 978-84-938461-0-7; Depósito Legal: SG-136/2010.
- Manuela Villalpando: "El Convento de la Concepción Francisca"; Instituto Diego de Colmenares; Estudios Segovianos, Tomo IV, 1952
- Archivo Histórico Provincial de Segovia
- Ayuntamiento de Segovia
- Ayuntamiento de Segovia. Restauración de la fuente de Santa Columba y las estatuas de las Sirenas
- Demarcación en Segovia del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este
- Empresa Municipal de Turismo de Segovia
- Patronato Provincial de Turismo
- Plan General de Ordenación Urbana de Segovia, año 2008. Catálogo
- Web de Andrés Díez Herrero, Doctor en Ciencias Geológicas y Master en Hidrología General y Aplicada
- Diccionario de la Real Academia Española
- Diccionario de Sinónimos de Wordreference

Página anterior    Inicio
Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.

Compartir
Abrir texto en PDF RSS 2.0


Más Segovia
- Segovia (I): siglos I al XI, Acueducto y Alcázar, identidad de una ciudad

- Segovia (II): siglo XII, época de esplendor románico

- Segovia (III): siglo XIII, el régimen señorial y la creación de la Mesta

- Segovia (IV): siglo XIV, los Trastámara y la lana, impulsores de la economía segoviana

- Segovia (V): siglo XV, del mudéjar al gótico en la Segovia palaciega y comercial

- Segovia (VI): siglo XVI, la cumbre y el ocaso de la ciudad

- Segovia (VIII): siglo XVIII, la recuperación de la industria pañera

- Segovia (IX): siglo XIX, un nuevo trazado urbano y la esperanza del ferrocarril contra la crisis

- Segovia (y X): siglo XX, Paraje Pintoresco y Patrimonio de la Humanidad, la culminación de una nueva ciudad

- Índice de monumentos de Segovia
Monográficos de Segovia
- Casa-Museo de Antonio Machado

- Catedral de Segovia (I): exterior del templo y Nave del Evangelio

- Catedral de Segovia (II): la Nave Central y la Cabecera

- Catedral de Segovia (y III): la Nave de la Epístola y el Claustro

- Catedral de Segovia: la Torre - Campanario

- Catedral de Segovia: Plano e índice

- Iglesia de la Vera Cruz

- Iglesia de San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga

- La Cueva de Santo Domingo de Guzmán

- Monasterio de San Antonio el Real

- Murallas de Segovia


Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

  • Página creada gracias a: CCTW