Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid

Andalucía

Murallas de Sevilla

Por Lourdes Morales Farfán

Miércoles, 21 de enero de 2015


Murallas de Sevilla, Murallas de la Macarena

Murallas de la Macarena.

Sevilla, la capital andaluza, estuvo rodeada por una muralla defensiva desde tiempos anteriores a los romanos hasta el siglo XIX, momento en que, para favorecer un mayor desarrollo urbano, la mayoría de ella fue derruida. Sus orígenes se encuentran en la muralla de piedra con que Julio César, en el año 69 a. de C., durante el período en que fue cuestor1 de Hispania, sustituyó la anterior empalizada de troncos y barro de tiempos de los cartaginenses. Sin embargo, no todas las fuentes coinciden en otorgar dicho mérito a este notable romano, concediéndole más bien solamente el de su mejora y restauración. Posteriormente, en tiempos de César Augusto (Roma, 63 a. de C. - Nola, 14 d. de C.), emperador romano desde el año 27 a. de C. hasta el momento de su muerte, el crecimiento de la ciudad obligó a la expansión de su recinto amurallado.

Durante la época visigoda y hasta la caída de Sevilla en poder de los árabes (713), la muralla no es modificada sustancialmente, excepto en su parte Sudeste, donde se construye la Basílica de San Vicente, permaneciendo la ciudad protegida en su inmensa mayoría con una muralla proveniente de tiempos del Imperio Romano. Sería en el siglo IX, tras la gran destrucción que el ataque normando de 844 ocasionó en la misma, cuando los árabes hubieron de reconstruir la muralla, tanto la parte destruida en los combates como seguramente gran parte de la vieja muralla. Estas obras, bajo la dirección de Abd Allah ibn Sinan, cuyo nombre fue inscrito en las murallas, se sucedieron en época de Abd al-Rahman II (Toledo, 792 - Córdoba, 852), emir2 cordobés desde el año 822 hasta el fin de sus días.

Murallas de Sevilla, Reales Alcázares, Puerta del Patio de Banderas

Reales Alcázares, Puerta del Patio de Banderas.

Las siguientes noticias sobre esta fortificación proceden del siglo X, en concreto del año 913, cuando Abd al-Rahman III (Córdoba, 891 - Medina Azahara, 961) aún permanecía como el VII emir independiente de Córdoba (912 - 929), antes de autoproclamarse califa3 (929 - 961). En dicho año, tras la entrada en la ciudad, después de una revuelta, de su hayib4 Badr, el nuevo gobernador sevillano, Ibn al-Salim, decide la destrucción de las murallas y demás fortificaciones con el fin de evitar una nueva sublevación, construyéndose la Dar al-Imara6, origen de los actuales Reales Alcázares, como residencia del gobernador y fortaleza desde la que dominar la ciudad en caso de nuevos disturbios. Aunque los cronistas andalusíes Ibn Hayyan (Córdoba, 987 - Córdoba, 1075), Muhammad al-Bakri (Huelva, 1014 - 1094) y al-Himyari (siglo XV) afirman que los muros fueron derribados "juntando almenas7 con base" (sic), algunos historiadores actuales dudan de la literalidad de tal afirmación, al sopesar que, un siglo después, Sevilla volvía a estar amurallada y no han quedado suficientes evidencias de que la población haya contado con tres amurallamientos diferentes correspondientes a las etapas romana, emiral y taifal8. Hablaríamos, por tanto, de un derribo parcial, limitado a las puertas y a la apertura de nuevos vanos de entrada en algunos paños9 de la muralla, utilizando los materiales así logrados en la construcción de nuevos edificios.

Es en el siglo XII, aproximadamente en el año 1125, bajo el gobierno del segundo emir almorávide10 Ali Ben Yusuf (Ceuta, 1083 - ?, 1143), soberano desde 1106 hasta su muerte, cuando ante los nuevos peligros bélicos (Toledo había sido reconquistado por los cristianos en el año 1085) y siendo qadi11 de la población Al-Arabi al-Maafiri (Sevilla, 1076 - Fez, Marruecos, 1148), se reconstruyen las murallas, obras que finalizan, en la parte del río, entre los años 1133 y 1134, y que engloban las nuevas zonas habitadas situadas en el exterior del anterior recinto.

Murallas de Sevilla, Torres de las murallas de los Jardines del Valle

Torres de las murallas de los Jardines del Valle.

Las siguientes obras en la muralla serán durante el imperio de los almohades, los cuales, tras su llegada en el año 1145 a la Península Ibérica, habían vencido en un corto espacio de tiempo a las diferentes taifas almorávides, unificando todo el territorio andalusí y frenando el avance cristiano tras su victoria sobre los mismos en la batalla de Alarcos (1195). Sin embargo, no terminarían aquí las obras, ya que los frecuentes desperfectos que el río Guadalquivir causa en las murallas obligan, durante los años 1168 y 1169, a nuevas intervenciones en las mismas, siendo de especial gravedad los daños sufridos en el año 1200, cuando, a pesar de haberse construido unos arrecifes escalonados en 1171, una riada se llevó consigo dos paños del recinto. Finalmente, son de destacar la construcción, en 1220, de la Torre del Oro y de las murallas que prolongaban la coracha12 hasta el recinto fortificado; fue esta ampliación de la muralla, junto a la posterior del recinto palaciego (por su lado Sur), la última de las realizadas durante la época árabe de Sevilla.

Murallas de Sevilla, Torre de Abd-el-Aziz

Torre de Abd-el-Aziz.

Tras la conquista cristiana, las murallas dejaron de tener sentido defensivo desde el punto de vista bélico, pero no como protección frente a las sucesivas riadas. Durante el siglo XVI, algunas de sus torres se encuentran ocupadas como vivienda, permaneciendo en esta situación, en algún caso, hasta el mismo siglo XX. En aquel mismo siglo y en el XVII, nuevas construcciones se van adhiriendo a la vieja fortificación, utilizando sus paños como muros, una de las causas de que se hayan conservado varios de ellos y no desaparecido en la vorágine desarrollista de los siglos XIX y XX. Y es que la muralla había permanecido prácticamente intacta hasta el siglo XVIII y el primer tercio del XIX, siendo en 1830 cuando se derribó la coracha antes mencionada. Su destrucción comenzó en 1859, con el derribo de la Puerta de la Barqueta, y finalizó en el mismo siglo, en 1873, con la destrucción de la Puerta del Sol. Hay que hacer constar que las puertas se encontraban en los caminos de entrada y salida de la ciudad, por lo que fueron de las primeras en caer. Así, y antes de 1868, habían desaparecido las puertas de la Carne, de Jerez, el Postigo del Carbón, del Arenal, Real, de San Juan y de la Barqueta. Si hacemos hincapié en este año de 1868 es porque, tras la revolución que destronó a Isabel II y con el acceso al poder de un nuevo consistorio sevillano con ansias de demostrar la llegada de una época diferente, se emprende una campaña de derribos que demolió la mayor parte de lo que había conseguido salvarse de las anteriores destrucciones. Así, cayeron las puertas de Córdoba, del Sol, del Osario, de Carmona, de San Fernando y de Triana, el Postigo de la Basura, en la calle Feria, y un gran número de torres y lienzos del recinto. Es de señalar el interés puesto en esta demolición, ya que, como podemos leer en la web del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), algunos de los derribos se realizaban sólo a medias, hasta hacer imposible la reconstrucción de lo destruido, con el fin de tardar el menor tiempo posible en emprender una nueva demolición. No sería hasta el año 1908 cuando se declararon Monumento Histórico - Artístico las murallas del sector Norte, entre el Arco de la Macarena y la Puerta de Córdoba.

Veamos a continuación qué se ha salvado de las murallas de Sevilla, las cuales, en el siglo XIII, tenían doce puertas y tres postigos (cifra que puede variar según la fuente de consulta) en un perímetro de unos siete kilómetros que se encontraba reforzado con más de ciento sesenta torres y torreones. Una obra, según las últimas investigaciones, en la que no quedan restos romanos y que es, en su mayor parte, una construcción de los almorávides, posteriormente ampliada y modificada por los almohades.


* * *
Murallas de Sevilla, Puerta de la Macarena

Puerta de la Macarena.

Comenzaremos nuestro recorrido en la Puerta de la Macarena, también conocida popularmente como Arco de la Macarena, una de las pocas que se ha conservado de las que existieron antiguamente y habiendo heredado de ella el nombre el barrio al que da acceso. Construida, según la leyenda, por el Emperador Julio César, a través de ella entró en la ciudad el rey Carlos I en el año 1526, jurando ante su Cabildo14 y Regimiento mantener los privilegios de la ciudad. Hoy día es uno de los monumentos más populares de Sevilla, al estar situada frente a la Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena, de donde salen en procesión dos de los pasos protagonistas de la famosa "Madrugá" sevillana que transcurre durante la noche del Jueves al Viernes Santo, María Santísima de la Esperanza Macarena y Nuestro Padre Jesús de la Sentencia. Así, en el remate del arco podemos ver un retablo de cerámica pintada, obra de los años 20 del pasado siglo XX realizada por el pintor Manuel Rodríguez y Pérez de Tudela.

Si bien se carece de fuentes documentales musulmanas en las que aparezca la denominación por la que hoy se llama este acceso, se cree que durante la época islámica la puerta (también llamada entonces Puerta del Campo) ya se conocía con dicho nombre, el cual sí que está registrado en el Libro del Repartimiento de Sevilla, así como en otros documentos castellanos fechados de los siglos XIII al XV. Por lo que respecta al origen del nombre, varias son las versiones barajadas y que van desde la idea de que podría estar relacionado con una hija de Hércules llamada Macaria, con un moro principal que se llamase así, o con una infanta mora que vivía cerca de la muralla; asimismo, hay algunos historiadores que, en base a cuestiones filológicas, mantienen que la denominación podría provenir del nombre latino Macarius, alguien que tiempo atrás era dueño de una villa en las proximidades de Sevilla, entonces Hispalis, aunque esto es otra de las hipótesis que, hasta el momento, no ha podido ser probada.

Aunque se desconoce con exactitud cuál pudo ser su aspecto original, pudo existir una barbacana15 que, atravesado su acceso almenado, daba a un espacio delimitado por ésta y la propia muralla, lugar en el que habría dos arcos entre los que se alzaban dos torres y, a su vez, entre ellas, se abría una gran puerta dentro de la cual había una plaza de no muy grandes dimensiones y una puerta más que, ésta sí, daba acceso a la ciudad. Esta descripción es la que hace Luis Peraza en su "Historial de la imperial ciudad de Sevilla", citado por Daniel Jiménez Maqueda en el estudio que de esta puerta hace en un artículo llamado "La Puerta de la Macarena. Un ejemplo de dispositivo poliorcético almohade en la muralla almorávide de Sevilla".

Varias han sido las reedificaciones y reformas que ha sufrido a lo largo de los siglos, siendo la primera de importancia la llevada a cabo durante la baja Edad Media, en la década de 1560, de la mano de Hernán Ruiz, quien eliminó la barbacana y el acceso en recodo y la dotó de inscripciones y el escudo con las armas de la ciudad en su cara interna, y el de las armas reales en la externa. Poco después, en 1588, aparece registrada una nueva intervención a nombre de Lorenzo de Oviedo para ensancharla. Asimismo, también destacan las obras realizadas en los años 1723 y 1795, dirigidas por el arquitecto municipal José Chamorro y que le dieron la configuración actual, desapareciendo las antiguas inscripciones y los escudos, y, ya en el siglo XIX, las de 1863.

En la actualidad, la puerta cuenta con cinco lápidas incrustadas. La más antigua data del año 1650 y en ella se hace referencia a una provisión de 1630 sobre la actividad de los guardas, a quienes se les prohíbe salir a los caminos y apartarse de las puertas que deben vigilar. Otras dos son de 1723, una, y 1795, otra, conmemorándose en ellas las obras de reconstrucción que se llevaron a cabo respectivamente en dichos años. Por último, hay dos más, éstas ya del siglo XX: una en la que se deja constancia del día en que se celebró la colocación del retablo (27 de mayo de 1923), siendo éste descubierto por Doña María de la Esperanza de Borbón y Orleans, y otra en la que se recuerda que entre marzo y abril del año 1998 fue nuevamente restaurada.


Murallas de Sevilla, Murallas de la Macarena

Murallas de la Macarena, siglos XII-XIII.

Situado entre las puertas de la Macarena y de Córdoba, y delimitado por las mismas, el tramo conocido como Murallas de la Macarena es, con una longitud de unos quinientos metros, el que se ha conservado en mejores condiciones de entre los pocos que se han salvado del derribo. Conserva la barbacana en la mayor parte de su recorrido y cuenta con siete torreones rectangulares y una gran torre, la Torre blanca. La barbacana corre paralela a la muralla y a las torres, a unos tres metros de distancia, respetando e igualando los ángulos que aquellas vayan presentando.

Los torreones, separados entre sí por una distancia aproximada de unos 40 metros, son de planta rectangular y tienen una anchura de alrededor de 4 metros, sobresaliendo a su vez del paramento16 de la muralla, hacia el exterior, otros 4,5 metros. Son de construcción maciza hasta el camino de ronda, pasando éste a través suyo. En su nivel superior tienen una dependencia abovedada por la que, mediante una escalera, se subía hasta la azotea, beneficiándose allí de la protección que les otorgaban las almenas del antepechoantepecho17.

Durante unas excavaciones arqueológicas realizadas en el lugar en el año 1985, se encontró, junto a uno de los torreones, el lienzo original almorávide, del siglo XII, confirmándose la idea de que los torreones y la torre eran originariamente exentos. Los almohades aumentaron la altura de las murallas y construyeron las barbacanas, todo ello con una argamasa de menor calidad y peor compactación. En su interior, se han encontrado materiales de rellenos fechados en la segunda mitad del siglo XIII, lo cual puede indicar una construcción apresurada ante un inminente enfrentamiento bélico; Sevilla fue reconquistada el 23 de noviembre de 1248, habiendo estado asediada desde agosto de 1247.

Este trozo de muralla, al igual que los restantes que se han conservado, presenta características propias del arte militar del medievo, con entrantes y salientes que dificultan el asedio y facilitan a los defensores una mayor efectividad de sus acciones sobre un enemigo exterior. El material de que han sido construidas es tapial18 formado por cal, arena y guijarros, un tipo de construcción característico durante los siglos XII y XIII de los alarifes19 andalusíes y magrebíes y que con el tiempo se va endureciendo de manera notable. Las murallas se iban levantando a base de cajas de tapial, de unos 2,25 metros de largo y 0,85 de alto, hasta formar muros de unos 2 metros de ancho. Los almohades introdujeron los ladrillos que se pueden observar colocados, en dos filas separadas entre sí, por debajo del adarve de las torres.

Restaurada en los años 70 y 80 del siglo pasado, en la primera década de este siglo XXI fue objeto de una nueva intervención con objeto de hacer de ella un nuevo punto de interés turístico en donde se podría recorrer los 500 metros de la liza, como se llama el pasillo existente entre la barbacana y la muralla, y la Torre blanca, en donde se habrían instalado un centro de visitantes y un mirador. Sin embargo, la crisis económica de esos años paralizó los trabajos, ya bastante adelantados, en espera de tiempos mejores.

Murallas de Sevilla, Torre blanca

Torre blanca, siglos XII-XIII.

En las Murallas de la Macarena sobresale, por sus mayores dimensiones, la Torre blanca, de planta irregularmente hexagonal y dos pisos de altura, ambos abovedados. Construida en su mayor parte de tapial, el cuerpo superior de su lateral Sur (la parte trasera) es de ladrillo y se encuentra abierto por cuatro vanos rectangulares rematados con arcos de medio punto, dos en cada planta. Igualmente, en sus laterales Este y Oeste, tiene otros dos vanos, también con idéntico arco, uno en cada piso, siendo los inferiores la única vía de acceso a la torre, a la que se llegaba desde el adarve. La torre fue restaurada y dotada de iluminación recientemente, en vistas de una utilización que, como ya mencionamos al hablar del resto de estas murallas, de momento no ha llegado.

Tras perder su utilidad militar y quedar abandonada, fue utilizada como alojamiento por indigentes y personas de escasos recursos económicos, teniendo como muchos antiguos y abandonados edificios distintas historias fantásticas. En una de ellas, se cuenta cómo en su interior han vivido dos duendes en diferentes épocas. El primero en habitarla fue Rascarrabia, quien tenía la costumbre, por la noche, de transformarse en mono y emitir horribles chillidos que asustaban al vecindario. El segundo, Narilargo, se hacía con el adarve también llegada la noche para, desde allí, apedrear al desgraciado que pasara por las inmediaciones; no contento con esto, también se dedicaba a desarmar a los guardas y facilitar la entrada de los contrabandistas, resarciendo a los primeros de sus acciones con alguna pieza de oro. Otra leyenda trascurrida en su interior y que ha valido para darle el nombre de Torre (o Castillo) de la Tía Tomasa es el de una anciana que se alojó en ella a finales del siglo XIX y de la que se contaba que secuestraba a los niños del lugar y los encerraba dentro del torreón.


Murallas de Sevilla, Puerta de Córdoba

Puerta de Córdoba.

Adosada a la Iglesia de San Hermenegildo, ya en la Ronda de Capuchinos, tenemos los restos de la Puerta de Córdoba, nombre que, como el de la Puerta de la Macarena, no figura documentado en las fuentes musulmanas. El origen de su denominación tampoco queda del todo fijado, pues si bien hay quienes apuntan que se llama así a raíz de haber sido el establecimiento de los cordobeses después de que Sevilla fuera reconquistada, también hay quienes señalan que de ella partía el camino que llevaba a Córdoba, habiendo incluso quienes sostienen las dos hipótesis como ciertas.

En cuanto a su estructura, la de Córdoba era una torre-puerta que, protegida por una barbacana, contaba con un acceso en recodo; como ya ocurriera con la de la Macarena, ambos elementos fueron eliminados por Hernán Ruiz. La creencia tradicional de que en la torre en la que se abrió esta puerta fue martirizado San Hermenegildo, hijo del rey visigodo Leovigildo y hermano de Recaredo que fue torturado y matado por su conversión al catolicismo, hizo que esta entrada se salvase de su derribo. Así, en 1569, fue restaurada por Francisco Guerrero, mientras que a comienzos del siglo XVII se llevó a cabo la construcción de la Iglesia.

En ese mismo año de 1569, se cree que pudo colocarse en ella una lápida con una inscripción en latín en la que se hacía referencia al martirio antes mencionado, siendo retirada cuando dan inicio las obras del templo. Por otro lado, se sabe por documentos fotográficos que en la segunda mitad del siglo XIX existía una lápida con la misma inscripción que estaba colocada sobre la clave del arco de la puerta; hoy día, esta lápida puede observarse en la fachada principal de la Iglesia de San Hermenegildo.

En el interior, la puerta alberga una pequeña joya sevillana: un oratorio cubierto con un bello artesonado mudéjar en el que se venera al santo; asimismo, también se conserva el calabozo del centro de la torre, sobre el cual se instaló esta capilla.


Comenzaremos ahora un tramo de la muralla que unía la Ronda de Capuchinos con lo que hoy son los Jardines de Murillo y del que sólo se ha conservado un lienzo en los Jardines del Valle, habiendo desaparecido las cinco puertas que había en este recorrido y que pasaremos a describir a continuación.

La primera es la Puerta del Sol, que se encontraba abierta al final de la Calle Trinidad, en su confluencia con la Calle María Auxiliadora. Su nombre aparece, como en las anteriores, en el Libro del Repartimiento de Sevilla, no estando documentado en las fuentes musulmanas. Respecto a él, diversas son las teorías que hay sobre su origen, desde quienes apuntan que éste era el acceso situado más al Este y, por tanto, el primero en el que incidían los rayos del Sol, hasta los que afirman que esta puerta tenía un carácter votivo20 y estaba consagrada al astro rey, o quienes añaden que, además de estas dos posibles explicaciones, habría una tercera sustentada en que contaba con un sol que la decoraba.

Diversas fuentes documentales, así como gráficas, permiten conocer de una manera lo más aproximada posible que se trataba de una torre-puerta y que tenía un acceso en recodo, estando, asimismo, protegida por una barbacana. Es decir, su estructura era muy similar a la ya vista Puerta de Córdoba. Al igual que ocurriera con ésta y con la de la Macarena, la del Sol estaba incluida en la relación de puertas que debía reformar Hernán Ruiz; sin embargo, sería una de las últimas en perder su aspecto islámico, pues aparece mencionada en fuentes documentales posteriores a dicha fecha. En el año 1595, bajo el mandato del Asistente Don Pedro Carrillo de Mendoza, Conde de Pliego, los elementos islámicos de la puerta serían eliminados, sustituyéndose por un arco de medio punto e incorporando una lápida en el exterior, sobre dicho arco y hoy desaparecida, que, en castellano, conmemoraba estas obras. Finalmente, la Puerta del Sol sería derribada entre los años 1870 y 1871.


Murallas de Sevilla, Muralla de los Jardines del Valle

Muralla de los Jardines del Valle

La Muralla de los Jardines del Valle es, con una longitud de unos 250-260 metros, el otro gran lienzo de muralla conservado en Sevilla, algo logrado gracias al dictamen de la Comisión Provincial de Monumentos, que estableció, como podemos leer en la web del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), que "[...] el sector que desde la Puerta de Córdoba llegaba hasta enfrente de la Fábrica del Salitre - aproximadamente el lugar del jardín del Valle Actual - era de no escaso mérito por lo imponente de sus proporciones y la majestad de su aspecto". Se construyó durante las obras de mejora y ampliación del cerco defensivo realizado por los almorávides entre los años 1133 y 1134. De construcción similar a las Murallas de la Macarena mediante cajones de tapial, tienen un ancho de 1,90 metros y pueden parecer más bajas de lo que en realidad eran debido a que el nivel del terreno ha subido bastante a lo largo de los siglos, encontrándose parte del paramento enterrado y habiendo desaparecido la barbacana. Este tramo de muralla, con forma de L, ha conservado, en diferente estado, varios torreones, destacando los dos situados en el tramo más largo de la L (Noroeste). Presentan una separación entre sí de unos 40 ó 50 metros y tienen características casi idénticas a los de la Muralla de la Macarena: son rectangulares, tienen un ancho de unos 4 metros, sobresalen de la muralla otros 4,5 metros y tienen la típica doble faja de ladrillos de los torreones almohades. Hasta la altura del adarve, eran macizos, y a partir de ahí, tenían un segundo cuerpo abovedado por el que se accedía, a través de una escalera, hasta la azotea protegida con almenas. Su recorrido comienza cerca de la entrada a los Jardines del Valle, en la Calle María Auxiliadora (antigua entrada al Colegio del Sagrado Corazón), continúa en paralelo a la Calle Sol unos 80 metros para girar entonces al Norte y perderse, tras otros 180 metros de trayecto, entre los muros de las casas allí existentes.

El muro se ha mantenido a lo largo de los siglos al actuar, primero, como cerca del huerto existente en el Convento del Valle, fundado por la Orden Franciscana en el siglo XV y desaparecido en 1757, cuando en su lugar se construyó la conocida como Fábrica del Salitre. Posteriormente, en el siglo XIX, al construirse el Colegio del Sagrado Corazón en 1866, obra financiada por la Marquesa de Villanueva, el que había sido huerto de los franciscanos pasó a ser jardín del colegio, permaneciendo como tal hasta la desaparición del mismo, en 1975, momento en que fue vendido a una inmobiliaria. A partir de entonces, el jardín, y con él la muralla, parecían destinados a convertirse en un conjunto de viviendas. Sin embargo, el Ayuntamiento logró cambiar dichos planes, y en el año 2010, tras varios más de abandono, el espacio fue recuperado para uso público con el nombre de Jardines del Valle. Las murallas han sido restauradas recientemente y presentan en la actualidad, a pesar de la desaparición de diferentes elementos a lo largo del tiempo, un excelente estado de conservación.


El siguiente acceso estaba al final de la Calle Puñonrostro, donde ésta se une con la calle que lleva su nombre: Puerta del Osario. Sin mención en documentos musulmanes, aparece relacionada en el Libro del Repartimiento de Sevilla y en diferentes fuentes castellanas de entre los siglos XIII y XV, donde en algunas figura como Bib Alfat, que, como señala Jaime Passolas Jáuregui en su libro "Apuntes para conocer Sevilla", "[...] quería decir Puerta de la Victoria, tal vez porque, según la tradición, por ella entraron los soldados vencedores de las escaramuzas y batallas que tenían con las tropas enemigas del Islam".

El origen de su nombre tenemos que buscarlo en el lugar en el que estaba situada, pues en las inmediaciones, y durante la dominación árabe, existía ahí un cementerio al que la puerta serviría de entrada. Sin embargo, se debe también tener en cuenta lo que apunta Daniel Jiménez Maqueda en su libro "Las puertas de Sevilla. Una aproximación arqueológica" al referirse a esta puerta y citando antiguas fuentes: "[...] Tan sólo un autor rechaza esta explicación, al considerar que este nombre procedería del término latino "unciario", puesto que allí debió estar el peso de la harina. En este sentido, hemos de decir que tenemos documentada la existencia de dicho peso al menos desde 1513"; a esto, añade que "[...] la historiografía sevillana adscribe a esta puerta el topónimo Bib Alfar, es decir, "puerta de Alfar", nombre de quien la edificaría o repararía".

Con una estructura similar a las ya vistas, era una torre-puerta con acceso en recodo único en cuyo interior había dos bóvedas22 y que en el exterior estaba protegida por una barbacana, si bien algunos autores aseguran que era de acceso directo y estaba flanqueada por dos torres, tal y como aparece representada en un dibujo de 1878, obra de Bartolomé Tovar, apuntando otros expertos que esa era la estructura antigua que sirvió para la construcción de la que sería la nueva Puerta del Osario, realizada a mediados del siglo XIX por Balbino Marrón. Algo esto último que también choca con otras descripciones en las que no se menciona que la puerta estuviera flanqueada por ninguna torre.

Incluida entre las que debían ser reformadas por Hernán Ruiz en 1560, las obras principales se llevaron a cabo por orden del Conde de Barajas, finalizando la intervención en el año 1573 y dando como resultado la eliminación de la barbacana y el acceso en recodo, e incorporando el arco de medio punto, tal y como ocurrió con la Puerta del Sol. Es entonces cuando también se añade una lápida escrita en castellano para conmemorar su reforma y que fue situada al exterior, sobre el arco. En cuanto a la construcción que mencionábamos antes de la nueva Puerta del Osario, ésta se terminó en enero de 1849 con la instalación de un escudo de piedra en el que figuraban las armas de la ciudad de Sevilla, así como una inscripción de bronce. Sin embargo, en diciembre de 1868, ni veinte años después de su conclusión, sería derribada.


Murallas de Sevilla, Restos del Acueducto de Carmona

Restos del Acueducto de Carmona.

Continuamos hasta llegar al final de la Calle San Esteban, donde se encontraba la Puerta de Carmona, a través de la cual entraban en la ciudad los Caños de Carmona. Diversas fuentes documentales musulmanas ya la mencionan en textos relacionados con distintos sucesos acaecidos entre los siglos X y XII, apareciendo igualmente en el Libro del Repartimiento de Sevilla y en documentación castellana que va del siglo XIII al XV. Estamos, pues, ante un lugar sevillano que desde comienzos del siglo X y hasta su desaparición en 1868 tuvo el mismo nombre, sin cambiar con el paso del tiempo. Un nombre cuyo origen parece claro para todos los estudiosos y que se debe a que de aquí partía el camino a la localidad sevillana de Carmona.

Distintos documentos con fecha de 1386 la describen como las ya vistas hasta el momento, mientras que en un grabado de Hoefnagel de aproximadamente 1565 aparece representada con dos torres que la flanqueaban. Sin embargo, conviene aquí hacernos eco de las palabras de Daniel Jiménez Maqueda, cuando apunta que el hecho de que todas las puertas "[...] se representen flanqueadas por dos torres [...]" hace "[...] sospechar que se trate de una representación convencional" en este artista. Asimismo, añade que la Puerta de Carmona no se encontraba relacionada en el documento de 1560 por el cual Hernán Ruiz debía eliminar los accesos en recodo y las barbacanas de algunas entradas de la muralla, por lo que podría haberse tratado de una puerta con acceso directo. Sí aparece, en cambio, en la lista de puertas de ese mismo año en las que el propio Hernán Ruiz debía añadir los escudos reales y de la ciudad. Asimismo, se sabe que su parte externa contaba con las armas de sus alcaides23, los Duques de Alcalá.

Fue reformada en el año 1576, con unas obras presentadas por el Mayordomo Diego de Postigo y que tenían las trazas de quien en aquel momento era Maestro Mayor de Sevilla, Asensio de Maeda. Estos trabajos, en los que se unieron las dos torres que la flanqueaban, se rozó la parte baja de ambas para permitir mejor el tráfico y se levantó una portada monumental, finalizaron dos años después, en 1578, con la labor de Juan Bautista. Será en ese momento cuando se eliminen los escudos colocados por Hernán Ruiz y se añadan dos lápidas con inscripciones latinas: una, al exterior y sobre el arco, conmemorando la reforma; y otra, en el interior, un agradecimiento a Don Francisco de Zapata por su labor en el área de obras públicas. Ambas debieron destruirse cuando a mediados del siglo XIX se derribó la puerta, momento en que también desapareció el escudo de los Duques de Alcalá. Asimismo, diversa documentación acredita que, posiblemente, estaba pintada y que la decoraba una figura de la Concepción en su remate, tal y como es posible ver en un dibujo de Genaro Pérez Villaamil de 1845.


Pocos son los datos que tenemos del siguiente acceso, el Postigo del Jabón, salvo su nombre y que se encontraba entre la Puerta de Carmona y la de la Carne, en las cercanías de la Calle Tintes, en plena zona del barrio de la judería. Se trata, así pues, de otra de las entradas desaparecidas de la muralla.


Al final de la Calle Santa María la Blanca, donde ésta se une con la Calle Cano y Cueto, se hallaba la Puerta de la Carne, nombre que no aparece mencionado ni en la documentación musulmana, ni en el Libro del Repartimiento de Sevilla, ni tampoco en fuentes castellanas de los siglos XIII y XIV, en las que se la llama de la Judería; ya en el XV, a partir del año 1403, pasará a ser llamada de Minjoar, mientras que desde 1426 es conocida como de la Carne, nombre que continuaría llevando en el siglo XVI y que tendría su origen en el matadero que habría en sus inmediaciones. En lo que concierne a la denominación de Puerta de la Judería, ésta se debería a que servía de acceso a esta zona de la ciudad. Por su parte, el topónimo de Minjoar (o Bib Johar), sería de origen islámico y estaría relacionado con la persona que la construyó, si bien hay algunos autores que apuntan un origen judío.

Al igual que ocurriera con la Puerta de Carmona, ésta de la Carne aparece representada en el grabado de Hoefnagel en el que se ve la ciudad de Sevilla por su lado Este y lo hace flanqueada por dos torres, por lo que, como en la anterior, podría tratarse de una representación un tanto convencional, tal y como señalaba Jiménez Maqueda. Él mismo cita el documento de 1560 en el que se listan las puertas de las que Hernán Ruiz debe eliminar sus accesos en recodo y sus barbacanas, si bien no asegura que dicha obra llegara a llevarse a cabo. Sí se sabe, en cambio, que en 1571, el Cabildo encargó al arquitecto Benvenuto Tortelo unas trazas para reformar la puerta. Será bajo el mando del Conde de Barajas cuando se realicen las obras más importantes, en el último cuarto del siglo XVI, momento en que se levantará una nueva puerta bajo las trazas de Asensio de Maeda, estando terminada en 1577. Varias serían las lápidas que se colocarían entonces: en la parte interna, dos en latín, una, a la memoria del Asistente Don Francisco de Zapata, y otra, en honor a San Leandro y San Isidoro; en el exterior, también en latín, una honraba a Felipe II y en otra se mencionaban unos versos con la historia de Sevilla. Asimismo, con la construcción de la nueva puerta desaparecerían las armas reales y de la ciudad que en 1560 colocó Hernán Ruiz, aunque es cierto que en algunas fotografías aparece el escudo real en el exterior, lo que indica que quizás fue colocado en la obra de Maeda.

Con el tiempo, este acceso de la muralla sufriría otra intervención, que algunos expertos enmarcan en 1696 y otros, en 1796, y otra más en 1847 debido a su mal estado. Finalmente, sería derribada en junio de 1864, perdiéndose con ella también las lápidas que sustentaba.


Murallas de Sevilla, Torre recortada de los Jardines de Murillo

Torre recortada de los Jardines de Murillo.

En los Jardines de Murillo, en su lateral Noroeste, quedan en pie, en diferentes estados de conservación, varios lienzos de muralla y dos torreones que formaban parte, junto a los existentes en el Callejón del Agua que veremos a continuación, de la muralla que se extendía entre la Puerta de la Carne y el Postigo del Alcázar. Si entramos desde la Plaza de los Refinadores hasta este antiguo huerto de los Reales Alcázares, veremos junto a la puerta de entrada el comienzo de un trozo de la muralla en el que se pueden observar las conducciones cerámicas de agua que trascurrían por su interior.

Murallas de Sevilla, Torre recrecida de los Jardines de Murillo

Torre de los Jardines de Murillo.

Una vez dentro de los jardines, junto al anterior muro, aparece la primera torre, de la que ha desaparecido todo el cuerpo superior abovedado que se levantaba desde el nivel del adarve de la muralla y por el que se llegaba a la ya inexistente azotea. Presenta la particularidad de que lo que había sido el cuerpo inferior, macizo y construido exclusivamente de tapial en los cercanos torreones de la Muralla de los Jardines del Valle, aquí está encintado, en cada una de sus tres caras, con sendos paramentos de ladrillo, de los que ha perdido importantes cantidades. A unos 40 ó 50 metros, y tras atravesar la Calle Nicolás Antonio, aparece el otro torreón, desprovisto de almenas y con lo que parecen dos nuevas plantas añadidas a partir de la altura de la antigua azotea. En su fachada principal, presenta, sobre un mismo eje vertical central, diferentes elementos a la altura de cada uno de los cuatro cuerpos con que ahora cuenta; un escudo en el inferior y tres vanos, uno pequeño y cuadrado a la altura del antiguo adarve y otros dos rematados con arcos de medio punto, correspondientes, quizás, a las nuevas alturas.


Murallas de Sevilla, Muralla del Callejón del Agua

Muralla del Callejón del Agua. Siglos XII-XIII.

Continuamos nuestro camino hacia el Sur, dejando atrás los Jardines de Murillo, y tras llegar a la Plaza Alfaro, veremos delante de nosotros el inicio de la Muralla del Callejón del Agua, el trozo mejor conservado del tramo de muralla antes mencionado, donde también son visibles las antiguas tuberías cerámicas de agua. En una placa allí existente podemos leer:

"MURALLA DE LA CIUDAD DE EPOCA ISLAMICA (S.XI-XII), QUE CONTIENE LAS CONDUCCIONES QUE EN PERIODO CRISTIANO SUMINISTRABAN AGUA AL REAL ALCAZAR Y A LA CIUDAD".

Este tramo del antiguo muro protector tiene una longitud de unos 130 metros de largo, está igualmente construido de tapial y ha conservado el adarve y las almenas, viéndose al principio del mismo, junto a la esquina que hace este callejón con la Calle Antonio el Bailarín, el primero de los varios torreones con que cuenta. Es de planta cuadrada, con la doble faja de ladrillos almohade y el acceso hasta la azotea almenada se realiza desde un segundo cuerpo levantado desde la altura del adarve, todo ello características muy similares a las de los torreones que hemos vistos hasta ahora. Más adelante, a unos 45 ó 50 metros, y también visible en la fotografía que adjuntamos, se ve un segundo torreón, sin almenas y recrecido en altura. Más adelante, a unos 40 metros aproximadamente, cerca del Callejón Justino de Neve, aparecen, parcialmente ocultos por la vegetación, lo que podrían ser los restos de otro torreón, tras lo cual sólo nos queda llegar hasta el final de este callejón, en donde hace esquina con la Calle Vida, lugar en el que parcialmente tapado por las construcciones a él adosadas se encuentra la última de las torrecillas de este trozo amurallado.


Murallas de Sevilla, Postigo del Alcázar

Postigo del Alcázar.

Al final de la Calle de la Judería, junto a la Torre del Agua de los Reales Alcázares, se encuentra el Postigo del Alcázar, o de la Torre del Agua, también llamado en diversas épocas como Postigo del Callejón de la Judería, o de la Huerta del Retiro, en donde continuaría la anterior muralla si ésta no estuviera cortada. Su construcción se realizó, seguramente, durante la época almohade (1147-1248) en el mismo lugar donde anteriormente se había levantado, desde la época califal (929-1031), una torre-puerta. Dicho postigo da a los Jardines del Alcázar, junto a la Puerta de Marchena, o de los Duques de Arcos, encontrándose, en la actualidad, totalmente al descubierto a pesar de estar situado a un nivel del suelo inferior con respecto al de la superficie que lo rodea.

Esta puerta es nombrada por Miguel de Cervantes en "Rinconete y Cortadillo", una de sus doce novelas cortas que constituyeron la colección "Novelas ejemplares":

... A Rinconete el bueno, y á Cortadillo se les da por distrito hasta el domingo desde la torre del Oro por de fuera de la ciudad hasta el postigo del Alcazar, donde se pueda trabajar á sentadillas con sus flores, que yo he visto á otros de ménos habilidad que ellos salir cada dia con mas de veinte reales en menudo amen de la plata, con una baraja sola, y esa con cuatro naipes ménos: este distrito os enseñará Ganchoso; ...


Murallas de Sevilla, Portada en el Paseo de Catalina de Ribera

Portada en el Paseo de Catalina de Ribera.

Desde la misma Plaza Alfaro, mencionada antes, podemos coger por la Calle de Antonio el Bailarín, en vez de por el Callejón del Agua, y, dirigiéndonos hacia al Paseo de Catalina de Ribera, tendremos a la derecha de nosotros la cerca que rodea el Alcázar por la parte Noreste del Jardín de Valle-Inclán, que continúa por el lado Este del Jardín de los Poetas, y que finaliza en la esquina Suroeste del Jardín de los Pintores, tras haber cerrado, por el Sur, el Jardín Inglés. Dicho cercado no debemos de confundirlo con las antiguas murallas de la ciudad o del Alcázar, ya que ésta que acabamos de recorrer fue construida a principios del siglo XX, contando en su recorrido, por el Paseo de Catalina de Ribera, con dos dignas portadas igualmente construidas en dicho siglo y de las que mostramos la situada más al Sur, en la esquina de dicho Paseo con la Calle de San Fernando.


La siguiente entrada a la ciudad era la Puerta de San Fernando, al final de la calle del mismo nombre, comunicando la ciudad con el Prado de San Sebastián, y recibía esta denominación por estar consagrada a Fernando III "el Santo", rey de Castilla y León y patrón de Sevilla. Asimismo, también ha sido conocida como Puerta Nueva, ya que fue construida hacia el año 1760, y no en tiempos tan antiguos como las anteriores. Sin embargo, hay algunos autores que se han referido a ella como "nuevamente abierta", lo cual, unido a las reminiscencias islámicas que poseían los dos torreones que tenía a los lados, hace que algunos expertos barajen la posibilidad de que en origen se tratase de una puerta árabe que fue tapiada después de la reconquista castellana. Respecto a ello, José Manuel Suárez Garmendia aclara que estas torres, o al menos una de ellas, no eran islámicas, sino que fueron construidas posteriormente. Para ello, alude a una fotografía tomada, probablemente, en 1868, en la cual se ve que ambos torreones estaban demasiado cerca uno del otro (unos ocho metros, aproximadamente) y que se encontraban girados hacia el interior unos 45 grados, algo bastante atípico. Además, menciona un plano de 1728 en el que el ingeniero Ignacio Salas replantea la Fábrica de Tabacos y en el cual no figura torre alguna.

Será en otro plano, en este caso de 1760 y firmado por el ingeniero Sebastián Van der Borcht, donde se vean por primera vez las dos torres, de lo cual Suárez Garmendia apunta en su artículo "La Puerta Nueva o de San Fernando" que, cuando se van a realizar la Calle de San Fernando y unas viviendas frente a la Fábrica de Tabacos, la muralla queda "[...] cerrando el edificio y parte de ella, aproximadamente desde el frente de la puerta principal, se derriba para atirantarla y enlazarla con una torre de nueva construcción junto a las cocheras y capilla" y añade que dicha "[...] torre se hizo en disposición simétrica a la otra de la cerca de la ciudad con objeto de albergar entre ambas la puerta y de esa manera aprovechar la antigua".

Es también importante mencionar a Suárez Garmendia en lo que a la construcción de la puerta como tal se refiere, pues plantea la hipótesis de que ésta fue realizada en dos fases constructivas, partiendo de la comparación entre el plano de 1760, la fotografía de 1868 y los planos generales de Sevilla que realizan los Asistentes Olavide (1771) y Pedro López de Lerena (1788), no coincidiendo el alzado y la planta de la puerta de los planos con el de la foto. De ello, el autor concluye que Van Der Borcht construyó, en 1760, la parte que mira hacia el interior, mientras que el frente exterior sería una obra posterior a 1788, fecha del plano de López de Lerena, quizás de finales del siglo XVIII o comienzos del XIX, siendo su autor, posiblemente, José Chamorro, Maestro Mayor de Sevilla por entonces.

La Puerta de San Fernando sería derribada en septiembre de 1868, según Suárez Garmendia, o en diciembre de ese mismo, según Jiménez Maqueda.


En la Plaza de Jerez, se encontraba el acceso del mismo nombre, la Puerta de Jerez, la cual aparece registrada por primera vez documentalmente en el siglo XV, si bien parece que fue construida durante el mandato del emir almorávide Alí ibn Yusuf (1106-1143), y cuyo nombre hacía referencia a que de aquí partía el camino hacia la localidad gaditana de Jerez de la Frontera.

Tal y como ocurriera con varias de las puertas ya vistas, ésta contaba con un acceso en recodo, protección a base de una barbacana y dos torres flanqueándola, siendo su disposición parecida a la de la Puerta de la Macarena. Asimismo, el interior lo cubría una bóveda de arista24, mientras que el remate lo coronaba un cuerpo de almenas. En el año 1561, se llevaron a cabo unas obras de la mano de Hernán Ruiz, en las cuales, además de eliminar el acceso en recodo, se añadirían algunos elementos arquitectónicos, como unas medias columnas situadas a cada lado del hueco de acceso, o un ático26, así como otros ornamentales, como un escudo con las armas reales, o una lápida de mármol con una inscripción en castellano en la que se conmemoraban dichas obras y que fue situada bajo el escudo. En el siglo siguiente, en 1622, otra lápida, escrita igualmente en castellano, sería colocada sobre la anterior. Además, una tercera inscripción mostraría unos versos con la historia de Sevilla, pero no hay un criterio común a la hora de datarla; sí que se sabe, en cambio, el recorrido que ha tenido posteriormente, pues en 1836, momento en que se derribaron los torreones, fue quitada y llevada a San Telmo, de donde se trasladaría para ser depositada por la Comisión de Monumentos en el Museo Arqueológico Provincial el 12 de marzo de 1880, lugar en el que estuvo hasta que en los años setenta del pasado siglo XX, la Dirección General de Bellas Artes dispuso que se colocara en el chaflán27 que forman la Calle Maese Rodrigo y la Puerta de Jerez, donde permanece hoy día.

En el año 1848, comenzaría la construcción de una nueva Puerta de Jerez, basándose para ello en un proyecto de Balbino Marrón. Ésta, de estilo neoclásico, tendría un carácter monumental y estaba formada por un gran arco de medio punto que se encontraba flanqueado por pares de columnas toscanas. De ella, partía un puente que cruzaba el arroyo Tagarete, hoy desaparecido tras ser cubierto en 1858, al igual que la puerta, que sería derribada junto con los paños de la muralla de esta zona seis años después, en 1864.


Murallas de Sevilla, Torre del Oro

Torre del Oro. Siglo XIII.

Uno de los monumentos más conocidos de Sevilla, la Torre del Oro, se construyó alrededor de 1220 como torre albarrana de la coracha que se prolongaba hasta el recinto amurallado y que, encontrándose reforzada a lo largo de su recorrido por otras varias torres, tenía como misión principal la protección del puerto y del Alcázar.

Está formada por tres cuerpos, los dos primeros de planta exterior dodecagonal (doce lados) y el tercero, añadido durante el siglo XVIII, de planta cilíndrica. La altura total del conjunto es de unos 37 metros, aunque en realidad sería algo más, al haber subido el nivel del muelle. El primer cuerpo mide unos 21 metros, contados desde el suelo hasta el fin de los merlones28; el segundo, alrededor de unos 8 metros, similar medida a la del tercero y último. El material con que se construyó es tapial, piedra y ladrillo. El primer cuerpo consta de un basamento de sillería, mismo material de refuerzo utilizado en los ángulos de unión entre cada paramento, siendo estos últimos de tapial. El segundo y tercer cuerpos son exclusivamente de ladrillo.

El primer cuerpo, hexagonal en su espacio interior, está dividido en tres plantas, cubiertas con bóvedas de arista de ladrillo. La escalera que comunica las diferentes plantas se encuentra situada en el espacio existente entre el anillo dodecagonal exterior y el hexagonal interior y se cubre con semibóveda de arista. Al segundo cuerpo se llega mediante una doble escalera situada en los sectores Este, encontrándose su interior, desde el terremoto de Lisboa de 1755, casi por completo macizado29, no habiendo quedado más que un espacio central en el que se encuentra la escalera helicoidal que comunica con la terraza. Como consecuencia de dicha catástrofe natural, se llevaron a cabo obras de reparación en la torre que culminaron, en 1760, con el añadido del tercer piso: una linterna finalizada en una cúpula, de forma semiesférica, enlucida con azulejos dorados.

Murallas de Sevilla, Primer plano de la Torre del Oro

Primer plano de la Torre del Oro.

En los paramentos exteriores, desnudos en la actualidad, pero enlucidos hasta finales del siglo XIX, se repiten, de manera alternativa, dos módulos30: uno está formado por un eje vertical, en el que aparecen tres vanos rematados con arcos de medio punto de diferentes tamaños y con una saetera31 entre cada dos de ellos; en el otro, se repite el eje vertical, rematado por un único vano con idéntico remate del anterior, situado por encima de las tres saeteras con que cuenta. Coronando cada eje vertical y con la misma forma en los doce paramentos, aparece un alfiz32 con dos arcos lobulados36 apoyados sobre columnas y una ventana ciega en el interior de cada uno. En el segundo cuerpo, se repiten otros dos módulos de arcos ciegos en este caso, siendo uno un gran arco de herradura39 con un arco polilobulado en su interior, apoyado este último sobre columnas, y el otro, dos arcos ojivales túmidos sustentados por tres columnas. Los dos primeros cuerpos están coronados con antepechos de almenas piramidales, sobresaliendo por debajo de ellas las molduras características de las torres almohades, en este caso tres en cada uno. El tercer y último cuerpo tiene cuatro vanos formados por óculos ciegos con pinjantes41 entre cada uno de ellos.

En el momento de su construcción, como torre defensiva que era, no contaba con las mismas aberturas en sus paredes que en la actualidad, habiéndose abierto éstas durante los siglos XVIII y XIX, cuando se instalaron en su interior diversas viviendas y oficinas.

Finalicemos comentando las teorías que ha levantado la motivación de su nombre, Torre del Oro. Por un lado, se piensa que puede ser debido a los azulejos dorados que en su momento la recubrían y, por otro, que hace referencia a las a las riquezas que, en su momento, algunos poderosos, como el rey Pedro I "el Cruel", guardaron en su interior. Un monarca que, según cuenta la leyenda, trajo a esta fortaleza, desde el sevillano Monasterio de Santa Clara, a Aldonza Coronel, esposa de Don Alvar Pérez de Guzmán, mientras éste se encontraba exiliado en Aragón por haberse sublevado contra el rey.

La torre fue declarada Monumento Nacional en 1931 y en la actualidad, su interior es sede de un Museo Marítimo de la Armada Española.


Murallas de Sevilla, Torre de la Plata

Torre de la Plata.

Al igual que la Torre del Oro es uno de los monumentos más célebres de Sevilla, la Torre de la Plata, también conocida como Torre de los Azacanes, o Torre de la Victoria, como la rebautizó Fernando III "el Santo", es uno de los más desconocidos de la ciudad, tomando su nombre, al parecer, del hecho de haber tenido su paramento exterior enlucido de blanco con cal. Es de planta octogonal42 y contaba en su interior con dos plantas, una inferior, bajo la que ha aparecido un espacio que podría haber sido un aljibe, o un recolector de aguas, y otra planta principal sobre la anterior, que comunicaba con la azotea almenada. Ambos pisos, igualmente octogonales en su interior, presentan sendas bóvedas de gótico43 primitivo, formadas por ocho nervaduras44 rectangulares, separadas por idéntico numero de aristas, algo achaflanadas, que se levantan sobre impostas para ir a converger en una clave central, también llamada empino47. En la planta superior, la bóveda ha sido reforzada en algún momento con un zuncho de hierro del que surgen tirantes de idéntico material. Ambas plantas contaban con escaleras, habiendo quedado arruinada la inferior, a diferencia de la superior, de dos tramos, que conduce hasta la azotea. Al no existir escalera en la planta baja, para llegar hasta la alta hay que entrar por una de las vivienda que se encuentra adosada a ella. Y es que desde el siglo XVI, la casa comenzó a quedar parcialmente oculta por las construcciones que iban surgiendo a su alrededor, destacando quizás las casas del siglo XVII construidas por el arquitecto manierista italiano Vermondo Resta, que aún se conservan.

En los paramentos exteriores de la torre, se pueden ver las típicas molduras o franjas almohades que éstos ponían en las torres, observándose por debajo de las dos superiores otra línea de almenas que señala el recrecido de la torre; recordemos que los almohades construyeron la Torre del Oro y las murallas que unían la coracha al recinto amurallado aproximadamente en 1220, aumentando la altura de las torres y lienzos anteriores para igualarlos a los nuevos elementos.

Murallas de Sevilla, Muralla de la Torre de la Plata

Muralla de la Torre de la Plata.

La Torre de la Plata, que formaba parte de aquella unión junto a otra torre más pequeña, ya desaparecida y situada entre ella y la Torre del Oro, aún está unida a un trozo de dicha muralla, que se inserta en el grupo de edificios que formaban la Real Casa de la Moneda y que durante su construcción utilizó parte de la misma. Tras la edificación de ésta en el siglo XVI, se levantarían a su alrededor diferentes edificios de viviendas que formarían el Corral de Segovia, conocido desde el siglo XVII como Corral de las Herrerías, formando parte esta torre de dichos corrales, aunque no fue alquilada como vivienda hasta el siglo XVII, utilidad con la que permaneció hasta hace no demasiado tiempo.

Fue declarada Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, en el año 1985. En la actualidad, tras haber sido parcialmente restaurada en 1992, es sede del Servicio de Patrimonio del Ayuntamiento de Sevilla.


Murallas de Sevilla, Postigo del Carbón

Postigo del Carbón.

Al lado de la Torre de la Plata, donde confluyen la Calle Santander (antigua Calle del Carbón) y la Calle Temprado, estaba el Postigo del Carbón, del cual podemos ver todavía los restos del lienzo contiguo de donde se encontraba, que es lo que mostramos en la fotografía. Su nombre se debía a que en este lugar se hallaba ubicado el peso del carbón, si bien será en el siglo XVI cuando sea así mencionado por primera vez en las fuentes documentales, habiendo sido identificado con las denominaciones de bab al-Qatai y bab al-Kuhl que aparecen en las fuentes musulmanas. Asimismo, los historiadores han llegado a apuntar hasta tres topónimos más: Postigo de los Azacanes, por ser así llamados los aguadores de la Aduana sita cerca; Postigo del Oro, ya que por aquí era por donde en el siglo XVI hacía su entrada en Sevilla el oro que venía de las Indias; y Postigo de las Atarazanas, por estar cercano, también, de este establecimiento (aquí hay que tener en cuenta que algunos autores atribuyen algunas de estas denominaciones al Postigo del Aceite, que veremos a continuación).

En cuanto a su estructura, parece que no hay datos que concluyan con precisión cómo era la disposición de este acceso, así como tampoco que fijen exactamente el momento en que fue abierto, si bien algunos historiadores apuntan a que coincidiría en tiempos con la construcción de las Reales Atarazanas, realizadas durante el reinado de Alfonso X "el Sabio" (1252-1284).

Siglos después, en 1566, será cuando se ejecuten en él unas obras de la mano, una vez más, de Hernán Ruiz, conociéndose en este caso que el maestro de cantería fue Juan Cabello. La intervención consistió en la realización de un arco nuevo y en la colocación de una lápida que, en castellano, dejaba constancia de las obras. En 1573, se sabe documentalmente que se instaló un escudo con las armas reales, mientras que entre 1585 y 1587, el postigo volvió a ser reformado siguiendo las trazas de Asensio de Maeda.

Como la gran mayoría de los accesos que estamos viendo en este reportaje, el Postigo del Carbón sería derruido en el siglo XIX, concretamente en el año 1867.


Murallas de Sevilla, Muralla de la Calle San Gregorio

Muralla de la Calle San Gregorio. Siglo XII.

El lienzo de la Muralla de la Calle San Gregorio, situado perpendicular a ésta, forma parte del conocido como Recinto III de los Reales Alcázares, una ampliación del mismo realizada a mediados del siglo XII por los conquistadores almohades, al convertir el Alcázar en una alcazaba50 que duplicó las dos hectáreas de superficie que hasta entonces aquel ocupaba. Dicho recinto lo hemos señalado en el plano con líneas moradas.

Su construcción se realizó a base de cajones de tapial, no encintados, compuesto por arcilla de color anaranjado, cal y zahorra51; no obstante, en este tramo, la mitad superior, quizás un aumento de altura para aumentar su defensa, es de ladrillo.


Murallas de Sevilla, Arco de la Plata

Arco de la Plata. Siglo XIII.

El Arco de la Plata, también conocido como Arco de Mañara, o Postigo de Abd-El Aziz, formaba parte de la muralla interior que delimitaba el Alcázar dentro de la ciudad, siendo aún visible, por encima de sí, las almenas del paño de muralla del que formaba parte. Está datado en el siglo XIII, el mismo siglo, alrededor de 1220, en que se construyeron la Torre del Oro, una coracha que llegaba hasta ella y las murallas que unían a esta última con las murallas de la ciudad, como ya hemos visto en artículos anteriores. Su construcción se realizó con ladrillo y aún conserva el arco de herradura original, inserto dentro de un alfiz, a pesar de las modificaciones de que fue objeto durante el siglo XIV, cuando se construyó la bóveda gótica (de crucero y nervios ojivales) de su interior, la cual ha permanecido oculta por un falso techo.

En el año 1985, fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.


Murallas de Sevilla, Torre de Torre de Abd-el-Aziz

Torre de Abd-el-Aziz.

La Torre de Abd-el-Aziz, o de Santo Tomás, es otra de las construcciones realizadas durante el siglo XIII para unir la coracha con las murallas de Sevilla. Es de planta hexagonal, con paramentos de 1,5 metros de ancho y una altura de unos 15 metros, estando unos 8 de ellos macizados con tapial. Su construcción es de ladrillo, con refuerzos de sillería en los ángulos y en la base, permaneciendo ésta parcialmente oculta debido al crecimiento del nivel del suelo. Presenta las dos fajas características de las torres almohades y los paramentos están decorados con arcos ciegos, polilobulados, insertados en alfices.

En el año 1985, fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.


Murallas de Sevilla, Torre de la Cilla

Torre de la Cilla.

En la Calle Santo Tomás, situada junto al edificio de la antigua Cilla52 del Cabildo, se levanta la Torre de la Cilla, la primera de las torres que unían el Alcázar con la Torre del Oro. Son visibles, bajo las almenas, las típicas dos franjas almohades y su material de construcción está formado por ladrillo en los paramentos y sillería en las esquinas. Su planta, a diferencia de las siguientes torres de este tramo que acabamos de ver, es cuadrangular, como si por ser la primera tuviera también que ser la de menor número de lados, ya que las siguientes van aumentando los mismos en una progresión casi aritmética; y es que a continuación se suceden las torres de Abd-el-Aziz con 6 paramentos, de la Plata con 8 y del Oro con 12; faltaría una torre, situada entre estas dos últimas, con diez caras laterales (decagonal) para ser aritmética con una diferencia de 2. Pero todo depende de los deseos de encontrar una relación entre ellas, quizás inexistente, ya que también se podría calcular que la de la Plata (3ª en orden) tiene el doble de lados que la de la Cilla (1ª), y la del Oro, (4ª) el doble que la de Abd-el-Aziz (2ª), como si sólo fueran estas cuatro torres las principales y las otras que han desaparecido fueran de menor importancia.


Murallas de Sevilla, Puerta del León de los Reales Alcázares

Puerta del León de los Reales Alcázares.

Desde la Torre de la Cilla, en la Calle de Santo Tomás, se encuentran al Este de la misma, en sentido contrario a donde se encuentra la Avenida de la Constitución, las Murallas del Real Alcázar, aunque antes de continuar con ellas, debemos de hacer un breve resumen de los cinco recintos en que se pueden dividir las sucesivas ampliaciones del Alcázar en época islámica. El Recinto I, que en el plano marcamos de verde, fue construido en el año 913, tenía una planta rectangular de 120 metros de largo por 80 de ancho y es la Dar al-Imara, o Casa del Gobernador, que mencionábamos en la introducción. El Recinto III es una obra realizada por los almohades en el siglo XII, a partir del año 1148, siendo el comienzo de una sucesión de obras que se prolongarían hasta principios del siglo XIII y en las que se construyeron varios otros recintos fortificados en el interior de las murallas, los cuales dieron una mayor seguridad al Alcázar, al aumentar la profundidad de las defensas de éste por el Sur (con los recintos IV y V), por el Oeste (VI, X y XI) y por el Norte (VII, VIII y IX), quedando la nueva Mezquita Aljama, edificada entre los años 1171 y 1198, en el extremo Norte.

Una vez situados junto al tramo de muralla que se puede ver desde la anterior torre y que en la foto que mostramos adjunta sería el paño situado a la izquierda de la entrada, habremos llegado hasta la Puerta del León, llamada así por el León existente sobre la misma, colocado allí en honor a los reyes castellano-leoneses. El lienzo sobre el que se abre es parte de los restos de la muralla del palacio, construido por los reyes abbaditas53 en el siglo XI, conocido como de Al-Qasr al-Muwarak, o Alcázar de la Bendición, y por tanto más moderno que el lienzo de la Dar al-Imara. Ambas murallas se diferencian claramente en la mayor calidad y fortaleza de la más antigua, levantada reutilizando, al menos en parte, antiguos sillares romanos, frente a la más moderna, en que se combinan los sillares con el ladrillo. No obstante, en las dos se ve perfectamente el recrecimiento efectuado con ladrillo durante la época almohade, así como las dos franjas de idéntico material, típicas en sus torres y situadas por debajo de las almenas.

Murallas de Sevilla, Puerta de Herradura de los Reales Alcázares

Puerta de Herradura. Siglo XI

La muralla que ha quedado de la antigua Dar al-Imara se extiende a lo largo de la Calle Joaquín Romero Murube, pasando por la Puerta del Patio de Banderas, hasta llegar a una antigua doble Puerta de Herradura, hoy cegada y que, protegida entre dos torres, formaba parte, al parecer, de un antiguo castillete ahí construido en el siglo XI durante la ampliación que dio lugar al Recinto II. Esta última muralla continúa por la Calle Rodrigo Caro hasta llegar a la Torre del Agua, junto al Portillo del Alcázar..

En este punto continuaba el recinto fortificado con la muralla construida durante la ampliación del Recinto IV y que se extendía hasta donde hoy finaliza la Galería de Grutescos, la cual se construyó sobre ella y es seguramente el motivo por el que se ha conservado esta muralla medieval. En la unión entre ambos muros se levanta hoy la Puerta de Marchena, una obra del siglo XV realizada en gótico-isabelino y colocada en el lugar a principios del siglo XX, a instancias del rey Alfonso XIII, quien la había comprado en la subasta del patrimonio de los Duques de Osuna. La muralla del Recinto V, la cual llegaba hasta la Puerta de San Fernando, se extendía hasta la Puerta de Jerez y finalizaba su recorrido en la muralla del Palacio de Abu Hafs, situado, quizás, donde la Torre de la Plata y la Casa de la Moneda.


Murallas de Sevilla, Postigo del Aceite

Postigo del Aceite.

También cercano a las Reales Atarazanas se encuentra el Postigo del Aceite, en el punto en que se unen las calles Dos de Mayo, Arfe y Almirantazgo. Identificado en las fuentes musulmanas como bab al-Qatai (como a veces se ha hecho también con el anterior Postigo del Carbón), en relación a la edificación de las atarazanas almohades en 1184, y denominado como Puerta de la Azeytuna en el siglo XIII, el nombre con el que ha llegado a nuestros días no aparece como tal en los documentos hasta el año 1345, siendo algo general ya en el siglo XV. En las inmediaciones, se encontraba el mercado y los almacenes del aceite, que existían desde, al menos, 1413, de ahí el origen de su nombre. Asimismo, tal y como avanzábamos al hablar del Postigo del Carbón, los historiadores han atribuido igualmente a esta entrada los topónimos de Postigo de las Atarazanas y Postigo de los Azacanes.

Con una estructura de acceso directo, los restos conservados dejan patente que estuvo flanqueado por dos torres, mientras que, tal y como apunta Daniel Jiménez Maqueda en "Las puertas de Sevilla. Una aproximación arqueológica", "[...] debía estar protegida por barbacana, tal y como demuestran las excavaciones que se realizaron en las antiguas Atarazanas en 1995". También se sabe que en el año 1569, Benvenuto Tortelo realizó unas trazas para reformar el postigo, si bien las obras no finalizarían hasta 1573, como aparece en la inscripción que se ha conservado en su cara interna; éstas consistieron en unir las dos torres en un único cuerpo y en rozar la parte baja de ambas para hacer más fácil el tránsito, algo que unos años después, como ya hemos visto, se hizo en la Puerta de Carmona.

En ese mismo año, se colocó la lápida a la que hacíamos mención antes y en la que se conmemora la finalización de su reforma, así como el escudo con las armas de la ciudad, que también podemos contemplar en la actualidad.


Murallas de Sevilla, Muralla de la Plaza del Cabildo

Muralla de la Plaza del Cabildo

En la Plaza del Cabildo, cerrando dicho espacio y enfrente de un moderno edificio, se encuentra un lienzo de la muralla de unos 80 metros de largo construido con tapial y que formaría parte de la alcazaba allí existente (Recinto X, según la nomenclatura utilizada antes y que hemos tomado de "La transformación palatina del Alcázar de Sevilla, 914 - 1366", de Don Miguel Ángel Tabales Rodríguez, Proyecto Arqueológico Alcázar de Sevilla. Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica. Sevilla").

El muro ha conservado el adarve y las almenas y cuenta aún con un torreón que, al haber perdido parte de su cuerpo superior y encontrarse al otro lado del muro, no es visible desde la plaza.


Más adelante, se encontraba la Puerta del Arenal, en la confluencia de las calles García de Vinuesa, Harinas, Federico Sánchez Bedoya, Castelar y Arfe. Este topónimo no se menciona en las fuentes musulmanas, habiéndose identificado en ellas como la bab al-Faray, pero sí en distintos documentos castellanos de entre los siglos XIII al XV. El origen del nombre lo fijan los historiadores en la existencia entre la ciudad y el río Guadalquivir de un arenal, o playa fluvial.

En cuanto a su estructura, un documento de 1386 ha permitido saber que se empleó madera en la construcción de una nueva torre y que la puerta contaba con un "alcazarejo" sobre ella. Asimismo, otra fuente, ya del año 1403, informa de que la protegía una barbacana, quizás el muro que había frente a ella y que fue derribado en el siglo XV. Así pues, es posible que estuviéramos ante una entrada que seguía la misma disposición que varias de las anteriores: torre-puerta con acceso único en recodo y barbacana defensiva. En 1560, Hernán Ruiz recibe el encargo de alzar la puerta, por ser demasiado baja y angosta, obras en las que participaría alguien de nombre Juan Cabello como Maestro Mayor. De este modo, lo que se levantaría sería una puerta de nueva planta abierta con un arco de medio punto flanqueado por dos pilastras sobre las cuales se asentaba un entablamento54, en cuyo frontón57, unas acroteras58 servían de remate. Las obras finalizarían en 1566, colocándose dos lápidas con inscripciones en latín y en castellano en las que, respectivamente, se honraba a Felipe II (en el exterior) y se conmemoraban las obras (en el interior).

Ya en el siglo XVIII, sufriría otras dos intervenciones, en 1734 la primera y en 1757 la segunda. Quizás de entonces eran las otras dos lápidas con que contaba, si bien hay quien incluso añade la posibilidad de que una de ellas, la exterior, fuera colocada también en 1566. De ninguna de ellas se sabe nada en la actualidad.

Tenía, asimismo, los escudos con las armas de la ciudad y las armas reales labrados en piedra, como otras entradas de la muralla, además de algunos elementos decorativos que se conocen por la distinta iconografía conservada, como dos alegorías de la Abundancia sobre el frontón y una de San Fernando con heraldos59 a los lados en el tímpano60. Todo ello es probable que desapareciera cuando la puerta fue derribada en junio de 1864.


Tampoco se ha conservado la Puerta de Triana, la cual hay quien la sitúa al comienzo de la Calle Zaragoza y quien la ubica al final de la Calle Moratín, siendo esta hipótesis la que parece más probable. En las fuentes musulmanas, aparece mencionada en relación a una inundación que se produjo el 26 de marzo de 1200, mientras que también figura en el Libro del Repartimiento de Sevilla y en otros documentos de entre los siglos XIII y XV. En cuanto al origen de su nombre, éste viene motivado por ser el acceso más directo al Arrabal de Triana; además, durante los primeros años tras la reconquista cristiana fue conocida como Trina, por estar abierta con tres arcos.

No se conoce apenas nada de su primitiva estructura, salvo los tres arcos con que contaba. Cabe pensar que sería una torre-puerta con acceso en recodo y barbacana, como muchas de las ya vistas, y que en 1560 Hernán Ruiz eliminó estos dos elementos como hizo con las otras, pues existe documentación de esa fecha en la que se le encarga dejarlas "en derecho de las calles como esta la puerta de Triana", como cita Jiménez Maqueda.

En el año 1585, bajo el mandato del asistente Juan Hurtado de Mendoza, Conde de Orgaz, dan comienzo las obras de una nueva Puerta de Triana, con las trazas de Asensio de Maeda y siendo terminada en 1592. En este caso, su ubicación difiere de la primera, pues sería levantada en el punto en el que se unen las calles de San Pablo, Reyes Católicos, Gravina y Zaragoza. Ésta estaría formada por dos cuerpos. En el primero, se abría el vano de acceso, flanqueado por pares de columnas dóricas sobre pedestales en las que apoyaban sendos entablamentos. El segundo, por su parte, quedaba rodeado por un balcón con un de hierro y estaba decorado con cuatro pilastras almohadilladas61 que, a su vez, sustentaban otro entablamento, en este caso rematado por un frontón coronado por esculturas y pirámides. Este segundo cuerpo serviría durante años como cárcel a distinguidos personajes y sería reparado en 1621. Más adelante, en 1787, tanto su fachada interior, como la exterior, serían reformadas.

Por lo que respecta de las lápidas, una de ellas fue colocada en 1588 en la parte externa, sobre el balcón, conmemorando su nueva ubicación. En 1633, se pondría otra que, escrita en castellano, celebraba la construcción de un husillo63 en las inmediaciones. La primera debió desaparecer con la puerta, mientras que la segunda forma parte del inventario de la Colección Arqueológica Municipal. Como las ya vistas, la puerta primitiva contaba con los escudos de armas reales y de la ciudad, pero desaparecerían cuando se levantó la puerta nueva; ésta tendría, en el segundo cuerpo de la parte interna, las armas de la ciudad flanqueadas por sendos escudos con las armas de Don Juan Hurtado de Mendoza y Guzmán (hay quien apunta que aquí estaría el escudo real), mientras que sobre el arco, en la fachada externa, estaban las armas menores de la ciudad. Igualmente, se sabe que tenía otros elementos decorativos, si bien no hay iconografía sobre ellos.

Como muchas, la Puerta de Triana vería su fin con el derribo llevado a cabo en noviembre de 1868. En el año 1983, se realizaron unas excavaciones en las que salieron a la luz la zapata64 de la puerta, formada por un gran bloque de argamasa de cal, canto y arena, así como los arranques de la muralla y de la barbacana.


Murallas de Sevilla, Puerta Real

Puerta Real.

En la Plaza de Puerta Real, al final de la Calle Alfonso XII y donde ésta se une con las calles Gravina, Goles y San Laureano, se encontraba la Puerta Real, también conocida como Puerta de Goles, topónimo este último que no aparece mencionado en las fuentes musulmanas (en las que se ha identificado esta puerta como la bab al-Muaddin y con la bab al-Kuhn, como ocurría con el Postigo del Carbón), aunque sí en el Libro del Repartimiento de Sevilla y en otros documentos de los siglos XIII al XV, mientras que el nombre de Puerta Real será el que se generalice a partir del siglo XVI. El origen del nombre de Goles hay quien lo relaciona con una corrupción del nombre de Hércules, personaje al que estaría dedicada la puerta, si bien otros autores más actuales lo atribuyen a que de aquí partía el camino hacia el primer núcleo de población, el cual se llamaba así. Respecto del nombre de Puerta Real, algunos historiadores afirman que tiene que ver con la entrada que por ella hizo Felipe II en Sevilla el 10 de mayo de 1570, aunque otros defienden que viene de la entrada que hizo San Fernando después de la conquista castellana.

En cuanto a su estructura, la distinta documentación menciona varias veces la presencia de una torre, por lo que algunos expertos sostienen que flanqueaba la puerta, mientras que otros apuntan que se trataría de una torre-puerta con acceso único en recodo y barbacana, como tantas otras. Por un documento fechado en 1563, se sabe que se instaba a Hernán Ruiz a derribar la Puerta de Goles, o su mayor parte, así como su bóveda y su torre, y que se volviera a construir, además de que se empedrase la salida de la puerta y la plazuela delantera. De este modo, la nueva puerta contaba con dos cuerpos: en el primero, se abría el hueco de acceso, un arco de medio punto con sendos pares de pilastras a los lados sobre las que se sustentaba un entablamento; en el segundo, estaba el frontón, rematado por acroteras y con el escudo con las armas de la ciudad en su cara interna y el de las armas reales en su cara externa.

Un dístico67 en latín en honor a San Fernando se encontraba situado en la antigua Puerta de Goles, puesto ahí por Don Hernando Colón. Éste sería recolocado en la nueva construcción, pero desaparecería con el paso del tiempo. En mayo de 1565, Hernán Ruiz colocaría otra lápida, ésta en castellano y en la parte interna, para conmemorar su reedificación; conservada en un primer momento en el Museo Arqueológico Provincial desde que en él fuera depositada el 12 de mayo de 1880 por la Comisión de Monumentos, en 1995 fue situada en el lienzo de la muralla contiguo a la ubicación de puerta, lugar en el que continúa.

Como vemos, la Puerta Real corrió la misma mala suerte que la mayoría de las puertas aquí vistas y fue derribada en el año 1864.


Tampoco existe ya la Puerta de San Juan, cuyo emplazamiento se venía situando en la Plaza de Santiago de la Espada, al final de la Calle Guadalquivir; sin embargo, gracias a un plano de la compañía MZA del año 1856 y a unas excavaciones llevadas a cabo en el número 26 de la Calle Torneo, se ha conocido que su situación real era la zona de la Calle Pérez Garayo, siendo ésta la que hemos marcado nosotros en el mapa. Su nombre no está ni en las fuentes musulmanas, ni en la documentación castellana de entre los siglos XIII al XV, donde se la menciona como engenno (ingenio), conociéndose ya como Puerta de San Juan en el XVI. La hipótesis más aceptada sobre el origen de la denominación de engenno se basa en que, al parecer, en las inmediaciones existía un ingenio del antiguo muelle de Sevilla, cuya existencia está documentada desde, al menos, el año 1418. Por su parte, el nombre de San Juan le fue dado por encontrarse cerca de la Iglesia de San Juan de Acre.

En cuanto a su estructura islámica, hay distintas versiones entre los historiadores, pues si bien algunos coinciden en afirmar que sobre ella se disponía una torre con casas y ventanas, otras fuentes más tardías señalan que la puerta se hallaba flanqueada por dos torres almenadas, tal y como aparece representada en el plano de Olavide de 1771 y en el ya mencionado de la empresa MZA. Teniendo en cuenta estas dos posibilidades, Daniel Jiménez Maqueda matiza en su libro "Las puertas de Sevilla. Una aproximación arqueológica" que, desde su punto de vista y basándose en documentación de 1386, la descripción de la puerta con una torre sobre ella podría pertenecer a una primera construcción, mientras que la otra definición se correspondería con "[...] el resultado de las obras que se efectuaron en 1758 en los lienzos de muralla contiguos y que, en lo que a la puerta se refiere, debieron consistir en la apertura de una nueva, puesto que las avenidas del Guadalquivir la habrían hecho intransitables". Así pues, originariamente habría sido una entrada más como las demás, es decir, con acceso en recodo único y barbacana.

Contó en tiempos con una inscripción en árabe y en 1758, con motivo de las reparaciones efectuadas a raíz de unas inundaciones que tuvieron lugar en ese año, se colocó sobre el arco de la entrada una lápida en castellano. Ambas están hoy día desaparecidas, al igual que la puerta, que fue derribada entre los años 1863 y 1864.


En la Calle Torneo, a la altura de la Calle Blanquillo, estaba la Puerta de la Barqueta, la cual ha tenido varias denominaciones a lo largo del tiempo, como Bibarragel (éste con distintas variates), de la Almenilla y con el que la conocemos ahora. El primero no aparece en las fuentes árabes, aunque cabe pensar que, etimológicamente, se trata de una castellanización tras la reconquista cristiana del término bab al-Ragwal, el cual se menciona en documentación del siglo XIII y hacía referencia a la población a la que llevaba el camino que de este acceso partía, Qalat Ragwal, hoy conocida como Alcalá del Río. También hay algunos expertos que apuntan a que su origen está en el nombre de bab al-Rayyal, o de los peones. Por otro lado, el topónimo de la Almenilla figura ya en documentos tales como los Papeles del Mayordomazgo, de 1386, aunque en ellos se designa con este nombre una torre albarrana que se encontraría cerca de la puerta, relacionándose con esta entrada ya en el siglo XVI. Finalmente, se conocerá como Puerta de la Barqueta a partir del siglo XVII, siendo el origen de esta denominación el hecho de haber junto a ella, al menos desde 1437, una barca con la que se podía cruzar el río Guadalquivir.

En lo que concierne a su primitiva estructura, Jiménez Maqueda cita nuevamente los Papeles del Mayordomazgo de 1386 para dar cuenta de que la Puerta de la Barqueta contaba con una torre, por lo que estaríamos hablando una vez más de una torre-puerta con acceso en recodo único y con una barbacana defensiva. Debido a las crecidas del río, este punto de la muralla tuvo que ser restaurado en multitud de ocasiones a causa de los daños que esto provocaba, destacando la reforma que se llevó a cabo entre los años 1627 y 1628 a causa de una inundación de 1626, la cual consistió en subir el nivel de la puerta tras haber quedado prácticamente en ruinas y en encajarla en un gran torreón.

Varias han sido las inscripciones con que ha contado a lo largo de su historia. Así, tuvo una en 1617, en la que se conmemoraba, en castellano y escrita por el humanista68 Francisco de Rioja, unas obras que, iniciadas en 1604, terminaron en dicho año; ésta debió perderse en las inundaciones de la siguiente década. En 1628, se situó una en la torre, en esta ocasión en latín y con referencia a las reparaciones que tuvieron lugar en dicho año y que mencionamos antes; ésta se encuentra entre los fondos del Museo Arqueológico Provincial, donde la entregó la Comisión de Monumentos el 12 de marzo de 1880. Por último, en 1780 tuvo otra con motivo de las obras efectuadas entre 1773 y 1779, la cual se colocó en el muro exterior y en la actualidad forma parte de la Colección Arqueológica Municipal.

La Puerta de la Barqueta fue derribada, como las anteriores, a mediados del siglo XIX.


Y terminamos el recorrido por la Muralla de Sevilla en el lugar en el que estuvo situada la Puerta Nueva, de la cual pocos son los datos que se tienen, siendo el más fiable de ellos el que aparece mencionado en documentaciones del Archivo Municipal por ser uno de los accesos que debía ser vigilado con extrema atención durante la epidemia de peste que tuvo lugar en el año 1582.

Otras fuentes la sitúan cerca de la Puerta de la Macarena y después, en su recorrido, de la de la Almenilla, hecho éste por el cual Jiménez Maqueda apunta que podría haber estado ubicada, aproximadamente, en la zona donde en el siglo XIX se abrió el llamado Postigo de la Basura, al final de la Calle Feria, por lo que también se le conocía como Postigo de la Feria.


Murallas de Sevilla, Muralla de la Judería

Muralla de la Judería.

En la Calle Fabiola, inmediatamente antes de su bifurcación en las calles Aire y Federico Rubio, se encuentra un trozo de la Muralla de la Judería, toda ella construida de tapial. Las piedras redondas que se ven en su parte inferior son ruedas de molino situadas ahí para evitar los daños al muro provocados con los ejes de las ruedas de los carros o carruajes. El objeto de la construcción de esta división interna de un barrio de la ciudad tiene diferentes motivaciones o justificaciones, bien como decisión de los propios judíos para mantener su identidad, o bien como una protección suplementaria de los mismos por los frecuentes ataques, incluyendo matanzas, que solían padecer, logrando con ello, sin embargo, lo que a veces era el mismo fin perseguido, tener a la comunidad judía apartada del resto de la población, a la vez que perfectamente localizada.


Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


* * *

GLOSARIO

- 1 Cuestor: Magistrado romano que en la ciudad y en los ejércitos tenía funciones de carácter fiscal principalmente.
- 2 Emir: Príncipe o caudillo árabe.
- 3 Califa: Título de los príncipes sarracenos que, como sucesores de Mahoma, ejercieron la suprema potestad religiosa y civil en algunos territorios musulmanes.
- 4 Hayib: En Al-Andalus, el cargo de hayib era superior al de visir5, desempeñando funciones similares a las de un primer ministro.
- 5 Visir: Ministro de un soberano musulmán.
- 6 Dar al-Imara: Significa "Casa del Gobernador".
- 7 Almena: Cada uno de los prismas que coronan los muros de las antiguas fortalezas para resguardarse en ellas los defensores.
- 8 Taifa: Cada uno de los reinos en que se dividió la España árabe al disolverse el califato cordobés.
- 9 Paño: Lienzo de pared.
- 10 Almorávide: Se dice del individuo de una tribu guerrera del Atlas, que fundó un vasto imperio en el occidente de África y llegó a dominar toda la España árabe desde 1093 hasta 1148.
- 11 Qadi: Juez que entendía de las causas civiles, nombrado por el emir o califa, y que debía regirse en sus dictámentes por la ley islámica. Constituían un freno, dado que debían de poseer un carácter modesto e incorruptible, frente a las posibles arbitrariedades de algunos gobernantes.
- 12 Coracha: Muro con adarve13 que enlaza una torre albarrana con la muralla principal.
- 13 Adarve: Camino situado en lo alto de una muralla, detrás de las almenas; en fortificación moderna, en el terraplén que queda después de construido el parapeto.
- 14 Cabildo: Ayuntamiento.
- 15 Barbacana: Obra avanzada y aislada para defender puertas de plazas, cabezas de puente, etc.
- 16 Paramento: Cada una de las dos caras de una pared.
- 17 Antepecho: Pretil o baranda que se coloca en lugar alto para poder asomarse sin peligro de caer.
- 18 Tapial: Trozo de pared que se hace con tierra amasada.
- 19 Alarife: Arquitecto o maestro de obras.
- 20 Votivo: Ofrecido por voto21 o relativo a él.
- 21 Voto: Promesa que se hace a la divinidad o a las personas santas, ya sea por devoción o para obtener determinada gracia.
- 22 Bóveda: Obra de fábrica curvada, que sirve para cubrir el espacio comprendido entre dos muros o varios pilares.
- 23 Alcaide: Hasta fines de la Edad Media, encargado de la guarda y defensa de algún castillo o fortaleza. // Posteriormente, encargado de la conservación y administración de algún sitio real.
- 24 Bóveda de Arista: Bóveda cuyos dos cañones25 semicilíndricos se cortan el uno al otro.
- 25 Bóveda de cañón: Bóveda de superficie generalmente semicilíndrica que cubre el espacio comprendido entre dos muros paralelos.
- 26 Ático: Cuerpo que se coloca por ornato sobre la cornisa de un edificio.
- 27 Chaflán: Plano largo y estrecho que, en lugar de esquina, une dos paramentos o superficies planas, que forman ángulo.
- 28 Merlón: Almena.
- 29 Macizado: Rellenar un hueco con material bien unido y apretado.
- 30 Módulo: Pieza o conjunto unitario de piezas que se repiten en una construcción de cualquier tipo, para hacerla más fácil, regular y económica.
- 31 Saetera: Abertura larga y estrecha en un muro para disparar por ella.
- 32 Alfiz: Recuadro del arco árabe, que envuelve las albanegas33 y arranca, bien desde las impostas35, bien desde el suelo.
- 33 Albanega: Enjuta34 de arco de forma triangular.
- 34 Enjuta: Triángulo o espacio que deja en un cuadrado el círculo inscrito en él.
- 35 Imposta: Hilada de sillares algo voladiza, a veces con moldura, sobre la cual va asentado un arco.
- 36 Arco lobulado: Arco en forma de lóbulo37.
- 37 Lóbulo: Cada una de las partes, a manera de ondas, que sobresalen en el borde de una cosa; como en la hoja de una planta o en el intradós38 de un arco.
- 38 Intradós: Superficie inferior de un arco o bóveda. // Cara de una dovela que corresponde a esta superficie.
- 39 Arco de herradura: El que tiene más de media circunferencia y cuyos arranques40 vuelan tanto como la imposta.
- 40 Arranque: Principio de un arco o bóveda.
- 41 Pinjante: Se dice del adorno que cuelga de lo superior de la fábrica.
- 42 Octogonal: Se dice del polígono de ocho ángulos y ocho lados.
- 43 Gótico: Se dice del arte que se desarrolla en Europa desde el siglo XII hasta el Renacimiento.
- 44 Nervadura: Conjunto de los nervios45 de las bóvedas góticas.
- 45 Nervio: Arco que, cruzándose con otro u otros, sirve para formar la bóveda de crucería46. Es elemento característico del estilo gótico.
- 46 Crucería: Sistema constructivo propio del estilo gótico, en el cual la forma de bóveda se logra mediante el cruce de arcos diagonales, llamados también ojivas o nervios.
- 47 Empino: Parte de la bóveda claustral48, más alta que el plano horizontal que pasa por las claves49 de los arcos en que se apoya.
- 48 Bóveda claustral o de aljibe: Bóveda cuyos dos cañones semicilíndricos se cortan el uno al otro.
- 49 Clave: Piedra con que se cierra el arco o bóveda.
- 50 Alcazaba: Recinto fortificado, dentro de una población murada, para refugio de la guarnición.
- 51 Zahorra: La zahorra es tanto aquel material procedente de arenas, rocas o gravas no triturados como los suelos del mismo material, siempre y cuando el tamaño de las rocas o partículas sea uniforme.
- 52 Cilla: Casa o cámara donde se recogían los granos.
- 53 Dinastía abbadita: La dinastía de los reyes abbaditas, soberanos de la Taifa de Sevilla, comenzó en 1023, durante la desintegración del Califato de Córdoba (929 - 1031). El fundador fue el qadi Abú al-Quasim, sucedido a su muerte, en 1042, por su hijo al-Mutadid, quien a su vez, al morir, dejó el trono a su hijo al-Mutamid, que se convertiría en el tercer y último soberano abbadita, al ser destronado en 1091 por los almorávides, a los que había llamado para que lo auxiliaran contra los reinos cristianos del Norte.
- 54 Entablamento: Cornisamento. // Conjunto de molduras que coronan un edificio o un orden de arquitectura. Ordinariamente se compone de arquitrabe55, friso56 y cornisa.
- 55 Arquitrabe: Parte inferior del entablamento, la cual descansa inmediatamente sobre el capitel de la columna.
- 56 Friso: Parte del cornisamento que media entre el arquitrabe y la cornisa, donde suelen ponerse follajes y otros adornos.
- 57 Frontón: Remate triangular de una fachada o de un pórtico. Se coloca también encima de puertas y ventanas.
- 58 Acroteras: Cada uno de los pedestales que sirven de remate en los frontones, y sobre los cuales suelen colocarse estatuas, macetones u otros adornos. // Remate adornado de los ángulos de los frontones, y, por extensión, cruz que remata en muchas iglesias el piñón o la bóveda del crucero.
- 59 Heraldo: Rey de armas. // Caballero que en las cortes de la Edad Media tenía el cargo de transmitir mensajes de importancia, ordenar las grandes ceremonias y llevar los registros de la nobleza de la nación.
- 60 Tímpano: Espacio triangular que queda entre las dos cornisas inclinadas de un frontón y la horizontal de su base.
- 61 Almohadillado: Que tiene almohadillas62.
- 62 Almohadilla: Parte del sillar que sobresale de la obra, con las aristas achaflanadas o redondeadas.
- 63 Husillo: Conducto para desaguar los lugares inundados o que pueden inundarse.
- 64 Zapata: Pieza puesta horizontalmente sobre la cabeza de un pie derecho65 para sostener la carrera66 que va encima y aminorar su vano.
- 65 Pie derecho: Madero que en los edificios se pone verticalmente para que cargue sobre él algo. // Madero que se usa en posición vertical.
- 66 Carrera: Viga horizontal para sostener otras, o para enlace de las construcciones.
- 67 Dístico: Composición usual en la poesía griega y latina que consta de dos versos, por lo común un hexámetro seguido de un pentámetro.
- 68 Humanista: Humanístico. // Perteneciente o relativo al humanismo69 o las humanidades.
- 69 Humanismo: Cultivo o conocimiento de las letras humanas. // Movimiento renacentista que propugna el retorno a la cultura grecolatina como medio de restaurar los valores humanos. // Doctrina o actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos.

DATOS DE INTERES

HORARIOS DE APERTURA/VISITA:
- INVIERNO:
- VERANO:

LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
VUELOS: Aeropuerto de San Pablo.
TREN: Estación de Santa Justa y apeadero de San Bernardo.
METRO:
AUTOBÚS:
COCHE:
BICICLETAS:


BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- Daniel Jiménez Maqueda.: Las Puertas de Sevilla, Guadalquivir Ediciones. Sevilla, ISBN: 84-8093-075-6, Depósito Legal: SE-2.984/99.
- Jaime Passolas Jáuregui: Apuntes para conocer Sevilla, Editorial Jirones de Azul, ISBN: 84-935059-2-7, Depósito Legal: SE-4393-06.
- Manuel Jesús Roldán: Historia de Sevilla, Editorial Almuzara, S.L., ISBN: 84-16100-18-7, Depósito Legal: CO-690-2014.
- Ana Marín Fidalgo: El Alcázar de Sevilla bajo los Austrias, Ediciones Guadalquivir, S.L., ISBN: 84-86080-28-2, Depósito Legal: SE-810-1990.
- Guillermo Fatás y Gonzalo M. Borrás: Diccionario de Términos de Arte, Alianza Editorial, S.A., ISBN: 84-7838-388-3, Depósito Legal: M-36.868-1993.
- Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) - Base de Datos.
- Real Alcázar - Apuntes del Alcázar.
- Las defensas urbanas medievales de Sevilla y Génova. 2011. Trabajo de fin de Máster de Elena Valverde Sánchez tutelada por la Dra. Magdalena Valor Piechotta.
- La transformación palatina del Alcázar de Sevilla, 914 - 1366", de Don Miguel Ángel Tabales Rodríguez, Proyecto Arqueológico Alcázar de Sevilla. Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica. Sevilla
- Una muralla aún inexpugnable. El Correo de Andalucía, 13 de octubre de 2004.
- La Puerta de Córdoba, lugar del martirio de San Hermenegildo. ABC de Sevilla, 01 de diciembre de 2013.
- La Puerta Nueva o de San Fernando, por José Manuel Suárez Garmendia
- La desconocida torre de Santo Tomás. El País, 15 de febrero de 2006.
- Plan especial de protección del Conjunto Histórico de Sevilla. Sector 6: "Real Alcázar". Catálogo de edificios.
- DRAE
- elmundo.es DICCIONARIOS

Página anterior    Inicio
Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.

Compartir
Abrir texto en PDF RSS 2.0


Más Sevilla
Monográficos de Sevilla
- Basílica Menor de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder

- Castillo de San Jorge

- Exposición Ibero-Americana de 1929 (I)

- Exposición Ibero-Americana de 1929 (y II)

- Museo Arqueológico (I)

- Museo Arqueológico (II)

- Museo Arqueológico Antiquarium

- Museo de Artes y Costumbres Populares (I)

- Museo de Artes y Costumbres Populares (II)

- Parque de María Luisa (I)

- Parque de María Luisa (II)

- Parque de María Luisa (y III) - Jardín de las Delicias

- Reales Alcázares (I)

- Reales Alcázares (y II)


Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

  • Página creada gracias a: CCTW