Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid

Parques y Jardines de Madrid

El Retiro, Senda Botánica 4: "El Campo Grande"


Por Lourdes Morales Farfán

Miércoles, 27 de noviembre de 2013


Cada zona del Parque de El Retiro esconde nuevos rincones por descubrir. Este reportaje nos llevará por una de las sendas botánicas autoguiadas que hay disponibles para los visitantes del parque. Concretamente, la protagonista será la Senda Botánica 4: "El Campo Grande", la cual discurre por la zona denominada de igual modo, comenzando en las inmediaciones de la Rosaleda y finalizando en el Paseo de Carruajes.

Cuando en el siglo XVII se crean los Jardines del Buen Retiro, este espacio era una zona sin ajardinar que conservaba la vegetación silvestre del lugar y que se conocía por el nombre de "Campo Grande", un área reservada para que los reyes practicasen la caza menor. Hasta mediados del siglo XIX, este sitio permaneció en las mismas condiciones. En 1868, el parque es declarado público, momento en que se sucedería una serie de reformas en él. Así, el "Campo Grande" iniciará su remodelación en 1877; será entonces cuando comiencen a trazarse algunos caminos que lo dotarían de formas geométricas, conservando aún las plantas que en él había.

  
 
Ver Senda Botánica 4 en un mapa más grande  

El encargo sería para Eugenio Garagarza, quien proyectó para la zona hacer de ella un jardín de tipo paisajista siguiendo los modelos ingleses. De este modo, tomaría de ellos sus aspectos principales, como la ausencia de líneas rectas, la utilización de rías y lagos, el respeto por los relieves ya existentes y el uso de especies de árboles que dibujasen escenas pintorescas e ideales, o "agradables golpes de vista", que dijera el mismo Garagarza.

Desde entonces y hasta la actualidad, el "Campo Grande" ha sufrido numerosas transformaciones, pero se puede decir que es uno de los rincones con mayor encanto de El Retiro, además de contar en él con árboles que continúan causando el efecto que en su día buscara Garagarza, como el palosanto, el tejo, o el magnífico ciprés de los pantanos. Igualmente, hay especies frecuentes en el parque, como el falso plátano, u otras menos habituales, como el sauzgatillo. Todos estos árboles y algunos más veremos en nuestro paseo por esta senda. Comencemos.

Localización: Plaza de la Independencia, 7 28001 MADRID.


* * *
Senda botánica del Retiro número cuatro, Palosanto

Comenzamos el inicio de esta senda con el Palosanto (38) (Diospyros lotus), árbol originario de Asia del mismo género que el ébano y el caqui1, lo que permite la posibilidad de hacer en él injertos2 de éste último. La gran utilidad de la realización de esta práctica radica en su importancia de cara al comercio: el palosanto puede ser plantado en terrenos no aptos para los caquis, por lo que así se puede cultivar más fácilmente este fruto.

Con una altura de al menos 20 metros, su tronco crece recto y con la corteza oscura, la cual va tornando su apariencia con el paso de los años, volviéndose agrietada y algo corchosa. Las hojas, ovaladas, con el borde liso y el final apuntado, están presentes desde abril hasta noviembre y son de un color verde oscuro en el haz4 y más claras en el envés, llegando a medir hasta 15 centímetros. Las ramitas más jóvenes son las que, en el mes de mayo, se llenan de flores, siendo éstas unisexuales, es decir, un mismo árbol sólo tendrá flores masculinas o femeninas, pero nunca ambas. En cuanto a los frutos, éstos comienzan a salir en torno a septiembre y permanecen hasta diciembre; al inicio, son amarillos y pilosos, pero cambian hacia un negro azulado cuando están madurando.

Uno de los países de donde es originario es Pakistán; allí, tiene diferentes usos, pero el más extendido es la venta de sus frutos en los mercados ya que son comestibles, si bien deben comerse siempre cuando están completamente maduros para evitar la generación y/o acumulación de gases. Para saber si están en su punto, se suele esperar a que caigan solos del árbol tras la primera helada.

En el Parque de El Retiro, tan sólo hay dos ejemplares de palosanto en el momento de publicación de este reportaje (27 de noviembre de 2013): uno, el que vemos aquí, cerca de la Rosaleda y al lado de una ría sobre la que pasa un puente de madera que llega al Paseo de Julio Romero de Torres; el otro está también en esta ría, junto al puente que nos lleva al Palacio de Cristal.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Palmito gigante

Avanzamos y nuestra siguiente parada la tendremos en el Palmito gigante (39) (Trachycarpus fortunei), también conocido como Palmera de Forune, uno de los siete árboles singulares de la Comunidad de Madrid con que cuenta el Parque de El Retiro y cuyo origen está en las zonas del Este y del centro de China. Una de las características más llamativas de estos árboles es su gran adaptabilidad al frío, más aún teniendo en cuenta que las palmas, familia a la que pertenecen, no soportan nada bien los inviernos madrileños. Así, es posible encontrar palmitos gigantes en lugares tan fríos como Dinamarca, Escocia, o Alemania, e incluso en el Sur de Alaska.

Tal y como podemos ver en la fotografía, el tronco de las palmas, o estípite7, está formado por los restos entrelazados que van quedando de las hojas secas, teniendo así una imagen un tanto peluda. El del palmito gigante en concreto llega a alcanzar los 15 metros de alto, ensanchándose a medida que vamos llegando a su parte superior. Las hojas, que crecen durante todo el año, se componen de entre 20 y 50 segmentos unidos a un mismo punto en el pecíolo8 de bordes aserrados, el cual nace de la única yema que posee el palmito. Estas hojas son muy usadas en la fabricación de fibras en las zonas de China de donde procede, elaborando con ellas escobas, sacos, ropa, cepillos y cuerdas. Florece entre marzo y junio, formando racimos de flores amarillas que cuelgan y que miden hasta 60 centímetros. De ellas, germinan entre julio y agosto unos frutos de color azul con el tamaño aproximado de un guisante y maduran en el árbol hasta diciembre.

En El Retiro, el palmito gigante es uno de los árboles más abundantes y podemos encontrar grupos de ejemplares en la zona de la Montaña Artificial, en el Campo Grande y al lado de la Casa de Vacas.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Aligustre de Japón

También en las inmediaciones de la ría, tenemos el Aligustre de Japón (40) (Ligustrum japonicum), de origen asiático, cuyo nombre científico proviene de la denominación que hace siglos le diera Plinio "el Viejo", filósofo y naturalista latino, y que deriva del verbo latino ligare, que significa "atar", ya que la flexibilidad de las ramas más jóvenes permite que éstas sean usadas para ataduras.

Es ésta una especie que, gracias a su gran resistencia, podemos encontrarla en forma de árbol (incluso de hasta 15 metros), de arbusto, o formando setos de espeso follaje9. Las hojas, que se mantienen a lo largo de todo el año, crecen por pares de forma opuesta entre sí a lo largo de la rama y son ovaladas, estando dobladas por el nervio central y hacia la parte superior creando una "V". El período de floración dura los dos meses fuertes del verano, es decir, julio y agosto, dando unas flores blancas y de olor penetrante que cuelgan en forma de racimos piramidales. En cuanto a los frutos, éstos germinan entre octubre y noviembre, pero se mantienen en el árbol durante bastante tiempo; se caracterizan por ser redondos y carnosos, con un color negro azulado.

Senda botánica del Retiro número cuatro, Hoja del Aligustre de Japón

En nuestro paseo por El Retiro, podremos ver que los setos de aligustres están formados, además de por aligustres de Japón, por otras dos especies de este mismo género: por un lado, el aligustre de California (Ligustrum ovalifolium), de hojas ovaladas y más pequeñas que las del que tratamos aquí; y, por otro lado, el aligustre de la China (Ligustrum lucidum), que distinguiremos por sus hojas, con bordes de color amarillento.

En lo que concierne a su uso, las distintas especies han sido utilizadas en los países orientales en el tratamiento de diferentes dolencias, especialmente para fortalecer el sistema inmunológico10.

En el parque, veremos aligustres tanto en forma de setos como de árbol, éstos últimos en zonas como la Ría de Patinar, así como entre la Rosaleda y la parte Sur del recinto.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Sauzgatillo

Nos vamos acercando a la zona del Palacio de Cristal, donde haremos una parada en el Sauzgatillo (41) (Vitex agnus-castus), árbol caducifolio12 de origen mediterráneo con ramas abundantes, flexibles y largas, y cuyo tronco llega a medir hasta seis metros de alto, siendo su corteza de un tono blanquecino. Las hojas permanecen en el árbol durante la mayor parte del año, entre los meses de marzo y noviembre, y consta cada una de ellas de entre 5 y 7 hojuelas, adquiriendo así una forma que asemeja una mano abierta. Florece alrededor del mes de julio, conservando las flores también durante agosto; éstas, de color lila y muy olorosas, se agrupan en racimos que parecen espigas. Los frutos, redondos y pequeños, germinan de octubre a diciembre y son negros, ásperos al tacto y tienen un sabor picante, por lo que son muy similares a la pimienta.

Senda botánica del Retiro número cuatro, Hojas y frutos del Sauzgatillo

Estos frutos se utilizan generalmente como remedios naturales contra dolencias ginecológicas, como por ejemplo los desórdenes menstruales. Las hojas, por su parte, son usadas para aliviar otro tipo de trastornos, como la ansiedad, los vértigos13, el insomnio, o la falta de deseo sexual, si bien durante años se creyó que, en este sentido, su efecto era justo el contrario. Tanto es así que, si nos fijamos en su nombre científico, éste significa "casto". En la Antigüedad, las matronas atenienses que guardaban castidad se acostaban sobre las hojas de este árbol, mientras que en los monasterios de época medieval, se comían sus frutos creyendo que de este modo disminuiría su apetito sexual. Esto hizo que el fruto del sauzgatillo fuera conocido como "pimienta, o pimiento, de los monjes".

En Madrid y en el momento de escribir este reportaje (27 de noviembre de 2013), el ejemplar que hay de mayor tamaño es el que encontramos en el Parque de El Retiro, aunque hay otros sauzgatillos en la zona del Huerto del Francés, al lado del muro de viveros, y en los alrededores de la Plaza de Galicia.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Cedro del Himalaya

No muy lejos, encontramos el conocido como Cedro del Himalaya (42) (Cedrus deodara), también llamado cedro llorón, una conífera14 de la familia Pinaceae y cuyo origen está en el Oeste del Himalaya y en lugares como Pakistán, Afganistán, Tíbet, India y Nepal. Se trata de un árbol de gran envergadura, con una altura que puede medir entre 40 y 50 metros y un tronco con un diámetro de alrededor de los 3 metros. De él, surge una gran cantidad de ramas, prácticamente desde la base en los ejemplares más jóvenes, mientras que, según van madurando, las ramificaciones van quedando en la copa, haciéndola más densa. La corteza es lisa y de un color grisáceo en los primeros años, y pasa a ser escamosa y a estar agrietada en árboles de más edad.

De hoja perenne, éstas son alargadas y tienen un color verde claro, tirando a amarillento, apareciendo agrupadas en haces sobre un pecíolo de corto tamaño; las podemos ver durante todo el año, renovándose constantemente y teniendo una vida aproximada de entre dos y cuatro años. Las flores, que nacen entre julio y agosto, se agrupan en conos y son monoicas; esto quiere decir que un mismo árbol tendrá flores de ambos sexos, pero separadas entre sí. De este modo, los masculinos florecen erguidos en el centro de las rosetas de hojas, son amarillentos, cilíndricos y miden entre 3 y 5 centímetros; los femeninos, por su parte, lo hacen igualmente en el centro de las rosetas, pero sobre todo en las ramas superiores y tienen un color verde violáceo. En cuanto a los frutos, éstos son alargados (de 7 a 12 centímetros), con forma de tonel y redondeados en el final; brotan durante todo el año, si bien alcanzan la madurez durante el otoño del segundo año, siendo verdes al inicio y marrón cuando están maduros. Dentro de las escamas, están las semillas, que sirven para su plantación.

El nombre de estos árboles tiene su origen en la interpretación errónea que Carlos Linneo, científico, botánico y zoólogo sueco, hizo del Cedro del Líbano, al que llamó Pinus cedrus. Sin embargo, el Cedrus romano, o Kedros en griego, es un árbol diferente que proviene del enebro (de la familia de las cuprasáceas). Así, el nombre deodara deriva del sánscrito24 "devedera", que significa "árbol de los dioses", debido a la adoración que se le rendía a estos ejemplares por su grandiosidad y por la resistencia de su madera. Así, ésta ha sido utilizada durante siglos para tallar con ella imágenes sagradas y/o ídolos. Por otro lado, en la India, es un árbol del que se extraen sustancias para la fabricación de medicamentos bajo la creencia de que es una planta con propiedades curativas. Además, la parte interna de la madera es muy aromática, por lo que se usa para realizar inciensos y aceites, estos últimos utilizados como repelentes de insectos o jabones perfumados, entre otros productos. También sirve para prevenir la aparición de hongos.

En el parque, este cedro del Himalaya lo podemos localizar en las inmediaciones del lago del Palacio de Cristal.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Ciprés de los Pantanos

A escasos metros, en el estanque del Palacio de Cristal, tenemos otra conífera. En este caso, es un Ciprés de los Pantanos (43) (Taxodium distichum), árbol oficial del Estado de Luisiana y cuyo origen lo tenemos en el Sudeste de Estados Unidos. Se trata de uno de los pocos árboles de esta familia que puede crecer dentro del agua debido principalmente a dos factores: por un lado, su tronco de ancha base, la cual le da la estabilidad necesaria para mantenerse en pie; y por otro lado, sus raíces aéreas, llamadas neumatóforos, que le fijan al terreno, le proporcionan el oxígeno que estos árboles no pueden obtener del subsuelo y que sólo son visibles cuando el estanque vacía parcialmente sus aguas.

El tronco, a pesar del ensanchamiento en la base que mencionábamos antes, es alto y esbelto, llegando a medir hasta 40 metros. Las hojas, que conserva la mayor parte del año, entre abril y noviembre, son de color verde claro, adquiriendo un tono rojizo durante el otoño, momento en que se caen y dejan el tronco desnudo, por lo que coloquialmente también se conoce este árbol como ciprés calvo. Las hojas nacen en dos hileras enfrentadas a lo largo de las pequeñas ramitas; esta disposición recibe el nombre de "hojas dísticas", de ahí su denominación científica. La floración tiene lugar entre los meses de enero y mayo. Al igual que ocurre con la Arizónica, el ciprés de los pantanos tiene conos masculinos al final de las ramas, y conos femeninos de entre 1 y 3 centímetros a lo largo de éstas, siendo en estos últimos donde germinan los frutos de junio a agosto, los cuales liberan las semillas de septiembre a diciembre.

La resistencia de su madera a la descomposición hace que ésta especie sea muy utilizada en algunas zonas de EEUU como material de construcción en algunos edificios, además de para fabricar tanques, toneles, o barcos, entre otros.

A lo largo del parque, podemos encontrar estos cipreses aquí, en el estanque del Palacio de Cristal, así como otros dos ejemplares en los Jardines de Herrero Palacio, cerca de la puerta que comunica con los Jardines de Cecilio Rodríguez, si bien éstos crecen sobre el terreno fuera del agua.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Tejo

Encaminamos nuestros pasos hacia el Palacio de Velázquez, donde, en los jardines de su flanco derecho, encontramos un Tejo (44) (Taxus baccata), de origen europeo. Su hábitat se desarrolla en zonas húmedas y a las que llega poca luz, pudiéndolo encontrar en España especialmente en el Norte del país, así como en algunos lugares montañosos del Sur.

El tronco se distingue por el color pardo de su corteza, la cual, poco a poco, se va desprendiendo en tiras. De copa frondosa, las ramas principales están llenas de otras ramillas más pequeñas, en las cuales crecen dos hileras de hojas alargadas y finas que se conservan durante todo el año, mientras que la floración tiene lugar en el mes de marzo. Al ser una planta gimnosperma, el tejo no produce frutos como tal, sino semillas desnudas que germinan entre agosto y septiembre y que maduran entre octubre y noviembre. Éstas se recubren con un envoltorio rojo y carnoso de nombre "arilo", conocido también como "baba de ángel". Así, los arilos son comidos por las aves, que ayudan a la dispersión de las semillas ya que no las pueden digerir, por lo que son expulsadas junto a los excrementos.

Conviene tener en cuenta que el tejo produce un alcaloide26 llamado taxina que, si se consume en altas dosis, ataca al sistema nervioso y puede llegar a provocar la muerte. De él se extrae el taxol, sustancia utilizada en algunos tratamientos contra el cáncer.

Por otro lado, cabe mencionar la relación del tejo con la cultura celta y con una de las fiestas más famosas hoy día en todo el mundo: Halloween. Para los celtas, este árbol era la puerta que permitía el paso de la vida a la muerte. Su año empezaba en lo que más adelante se conoció como la noche de "All hallow even", o "la noche de todo lo sagrado", que en la actualidad ha derivado en "Halloween". Esta noche daba paso al "Samain", o "día de los difuntos", que en nuestro calendario coincide y equivale al 1 de noviembre, es decir, el Día de Todos los Santos.

El ejemplar que vemos aquí es el más grande que hay en todo El Retiro en el momento de publicar este reportaje (27 de noviembre de 2013), aunque hay otros tejos cerca de la Fuente de la Alcachofa, en los Jardines de los Planteles, y en las proximidades de la Casa de Vacas, mientras que en los Jardines de Herrero Palacios se pueden ver tejos recortados.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Saúco

Regresamos el camino andado, pero esta vez por el que discurre en paralelo por la derecha del que nos ha llevado hasta el tejo. Así, llegaremos al Saúco (45) (Sambucus nigra), árbol de origen centroeuropeo y del Asia Occidental cuyo tronco no alcanza una gran altura y que suele tener formas retorcidas. De él, parten numerosas ramas que forman una copa frondosa.

Las hojas, que expelen un desagradable olor al ser frotadas, crecen todo el año y, como ya hemos visto en otros árboles, lo hacen de manera opuesta; están formadas por 5 ó 7 foliolos elípticos27, de borde aserrado y terminación en punta. Las flores salen entre mayo y junio y, al contrario que las hojas, tienen un olor como dulce, siendo al principio blancas y, más tarde, amarillentas; éstas crean ramilletes que llegan a los 20 centímetros de diámetro, estando todas las flores a un mismo nivel. Los frutos nacen entre julio y agosto y consisten en unas bayas redondas y verdes que, cuando van madurando, se vuelven moradas.

Senda botánica del Retiro número cuatro, Hojas y frutos del Saúco

Estas bayas son utilizadas en cocina para hacer zumos, salsas, o mermeladas, entre otros productos; sin embargo, hay que esperar a que hayan madurado completamente ya que pueden ser tóxicas en caso de ser ingeridas cuando aún están verdes. En cuanto a sus propiedades medicinales, se suelen utilizar generalmente para bajar la fiebre.

Pero si algo caracteriza al saúco en la cultura popular es la atribución que se le ha hecho siempre con ser un árbol efectivo contra los males provenientes de la magia negra. De ahí que en España, concretamente en la Península, sea una tradición decir que dañar uno de estos árboles puede atraer desgracias. Así, en algunos lugares de nuestro país, la Noche de San Juan (24 de junio) se cortan ramas de saúco y se ponen en las puertas de las casas porque, según las leyendas, el Santo pasará y bendecirá la rama durante la noche, momento en que las flores tendrán un poder curativo.

En el parque, la mayor parte de saúcos están concentrados frente al Palacio de Velázquez, en los jardines que hay alrededor del Bosque del Recuerdo y en la ría que confluye por la izquierda del Monumento a Alfonso XII.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Falso plátano

Seguimos nuestra ruta y el próximo árbol es un Falso plátano (46) (Acer pseudoplatanus), especie originaria del centro y el Sur de Europa, así como del Sudoeste asiático; en España, su hábitat natural se encuentra localizado en el Norte, en la Cordillera Cantábrica, llegando hasta el Norte de nuestro país vecino, Portugal.

Árbol de gran envergadura, llega a alcanzar una altura de aproximadamente 30 metros; su tronco es recto y de corteza lisa con un color grisáceo que, a medida que va cumpliendo años, va tornando a una textura agrietada y con escamas. Su amplia y frondosa copa garantiza una buena sombra que será bienvenida llegados ya a este punto de nuestro recorrido y si hemos decidido hacerlo en los meses de calor. Las hojas, que permanecen en el árbol de abril a noviembre, constan de cinco lóbulos30 con terminaciones en punta, son de bordes dentados de manera no uniforme y tienen un pecíolo que mide entre 10 y 20 centímetros y que es de color rojizo. Las flores, que veremos abrirse en abril y mayo, son amarillo-verdosas y crecen agrupadas en racimos que cuelgan de las ramas. En cuanto a los frutos, brotan y maduran al final del verano, entre septiembre y octubre, y están compuestos por dos especies de "alas" dispuestas en un ángulo de poco más de 90º.

Senda botánica del Retiro número cuatro, Hojas y frutos del falso plátano

Entre los usos que se le ha dado a estos ejemplares, destaca especialmente la utilización de su madera para realizar la parte inferior, los laterales y el mástil de los mejores violines que existen: los Stradivarius; la parte superior, en cambio, es de madera de abeto rojo.

Otro uso, éste más popular, es el que tradicionalmente se le ha dado a sus hojas en el Norte de nuestro país, concretamente en Asturias. Allí, éstas se utilizaron durante siglos para envolver el queso de Cabrales al final del proceso de su elaboración dado que era un envoltorio asequible. Sin embargo, la picaresca tardó poco en hacer su aparición y comenzaron a envolverse otros quesos azules con estas hojas para hacerlos pasar por quesos de Cabrales. En la actualidad, este uso ya no se practica debido a las estrictos controles y medidas de higiene alimenticia.

En El Retiro, podremos encontrar falsos plátanos en las zonas de vegetación que hay entre la Puerta de Madrid, la estación de Metro de Retiro y el Estanque Grande.


Senda botánica del Retiro número cuatro, Madroño

Y terminamos esta senda con el que es uno de los emblemas por excelencia de Madrid: el Madroño (47) (Arbutus unedo), pues forma parte del escudo de la ciudad junto con el oso, u osa según algunos autores. Es de origen mediterráneo, si bien también está presente en el Norte de África, el Oeste de Irlanda, el Oeste de Francia y por toda la Península Ibérica.

Se trata de árboles caducifolios de poco tamaño, pues no suelen medir más de 10 metros. La corteza adquiere un color entre rojizo y marrón, y cuenta con unas pequeñas escamas que se van cayendo a medida que el madroño va creciendo. Las hojas, que se producen a lo largo de todo el año, son alargadas con bordes aserrados, teniendo un tono verde brillante por el haz y mate por el envés. Las flores nacen entre octubre y diciembre y son pequeñas, de color blanquecino y con forma como de "ollita"; durante el otoño, éstas suelen coexistir en el madroño con los frutos que germinaron de las flores del año anterior; estos frutos, que brotan entre agosto y diciembre, son de un color rojo-anaranjado y la superficie tiene una textura granulosa.

Si utilizáramos una denominación estricta, el madroño en sí es el fruto, la baya que nos da el árbol, mientras que éste debería llamarse "madroñero". Así pues, los madroños son comestibles, pero el hecho de que permanezcan tanto tiempo en el árbol hace que éstos lleguen a veces a fermentar, por lo que tienen un alto contenido alcohólico. De hecho, su nombre latino podría traducirse como "arbusto del que sólo se come un fruto", recomendación que se debería tener en cuenta dados los efectos indigestos y la sensación de embriaguez que su ingesta puede ocasionar. De este modo, son numerosos los lugares donde se utilizan estas bayas para la elaboración de bebidas alcohólicas, como aguardientes, o licores. Además, su contenido en azúcares hace que tengan un sabor dulce, por lo que también se suelen usar para realizar mermeladas, confituras y conservas.

Como curiosidad, podemos apuntar que el fruto del madroño aparece representado en el famoso cuadro "El Jardín de las Delicias", de El Bosco, y que éste fue "bautizado" como "La pintura del madroño" por José (Martínez) de Espinosa, o fray José de Sigüenza, más conocido como el Padre Sigüenza, responsable del Monasterio de El Escorial cuando Felipe II adquirió para sí la pintura; con ello, se quería relacionar este fruto con lo efímero que es el placer.

En el Jardín de El Retiro, gran parte de los madroños están en el Paseo de Carruajes, si bien hay otros ejemplares en zonas como el Jardín de los Planteles y en las inmediaciones de la Estatua de Diana.


Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


* * *

GLOSARIO

- 1 Caqui: Árbol de la familia de las Ebenáceas, originario del Japón y de China, del que se cultivan numerosas variedades en Europa y América del Sur. Su fruto, dulce y carnoso, del tamaño de una manzana aproximadamente, es comestible. // Fruto de este árbol.
- 2 Injerto: Parte de una planta con una o más yemas3, que, aplicada al patrón, se suelda con él.
- 3 Yema: Brote embrionario de los vegetales constituido por hojas o por esbozos foliares a modo de botón escamoso del que se desarrollarán ramas, hojas y flores.
- 4 Haz: Cara superior de la hoja, normalmente más brillante y lisa, y con nervadura5 menos patente que en la cara inferior o envés6.
- 5 Nervadura: Conjunto de los nervios de una hoja. // Haz fibroso que, en forma de hilo o cordoncillo, corre a lo largo de las hojas de las plantas por su envés, comúnmente sobresaliendo de su superficie.
- 6 Envés: Cara inferior de la hoja, opuesta al haz.
- 7 Estípite: Tallo largo y no ramificado de las plantas arbóreas, especialmente de las palmeras.
- 8 Pecíolo: Pezón que sostiene la hoja.
- 9 Follaje: Conjunto de hojas de los árboles y de otras plantas.
- 10 Inmunologico: Perteneciente o relativo a la inmunología11.
- 11 Inmunología: Estudio de la inmunidad biológica y sus aplicaciones.
- 12 Caducifolio: Dicho de los árboles y de las plantas: De hoja caduca, que se les cae al empezar la estación desfavorable.
- 13 Vértigo: Trastorno del sentido del equilibrio caracterizado por una sensación de movimiento rotatorio del cuerpo o de los objetos que lo rodean.
- 14 Conífera: Se dice de los árboles y arbustos gimnospermos15 de hojas persistentes, aciculares o en forma de escamas, fruto en cono, y ramas que presentan un contorno cónico; por ejemplo, el ciprés, el pino y la sabina.
- 15 Gimnosperma: Se dice de las plantas fanerógamas16 cuyos carpelos17 no llegan a constituir una cavidad cerrada que contenga los óvulos, y, por tanto, las semillas quedan al descubierto; por ejemplo, el pino y el ciprés.
- 16 Fanerógama: Se dice de las plantas en que el conjunto de los órganos de la reproducción se presenta en forma de flor, que se distingue a simple vista. En la flor se efectúa la fecundación y, como consecuencia de esta, se desarrollan las semillas, que contienen los embriones de las nuevas plantas.
- 17 Carpelo: Hoja transformada para formar un pistilo o parte de un pistilo 18.
- 18 Pistilo: Órgano femenino vegetal, que ordinariamente ocupa el centro de la flor y consta de uno o más carpelos. En su base se encuentra el ovario19 y en su ápice el estigma20, frecuentemente sostenido por un estilo21. Su conjunto constituye el gineceo22.
- 19 Ovario: Parte inferior del pistilo, que contiene los óvulos.
- 20 Estigma: Cuerpo glanduloso, colocado en la parte superior del pistilo y que recibe el polen en el acto de la fecundación de las plantas.
- 21 Estilo: Columna pequeña, hueca o esponjosa, existente en la mayoría de las flores, que arranca del ovario y sostiene el estigma.
- 22 Gineceo: Verticilo23 floral femenino de las plantas fanerógamas, constituido por uno o más carpelos, que forman el pistilo.
- 23 Verticilo: Conjunto de tres o más ramos, hojas, flores, pétalos u otros órganos, que están en un mismo plano alrededor de un tallo.
- 24 Sánscrito: Se dice de la antigua lengua de los brahmanes25, que sigue siendo la sagrada del Indostán. // Perteneciente o relativo a dicha lengua.
- 25 Brahmán: Miembro de la primera de las cuatro castas tradicionales de la India.
- 26 Alcaloide: Cada uno de los compuestos orgánicos nitrogenados de carácter básico producidos casi exclusivamente por vegetales. En su mayoría producen acciones fisiológicas características, en que se basa la acción de ciertas drogas, como la morfina, la cocaína y la nicotina. Muchos se obtienen por síntesis química.
- 27 Elíptico: Perteneciente o relativo a la elipse28.
- 28 Elipse: Curva cerrada, simétrica respecto de dos ejes perpendiculares entre sí, que resulta de cortar un cono circular por un plano que encuentra a todas las generatrices29 del mismo lado del vértice.
- 29 Generatriz: Dicho de una línea o de una figura: Que por su movimiento engendra, respectivamente, una figura o un sólido geométrico.
- 30 Lóbulo: Cada una de las partes, a manera de ondas, que sobresalen en el borde de una cosa; como en la hoja de una planta o en el intradós de un arco.

DATOS DE INTERES

HORARIOS DE APERTURA/VISITA:

- Horario de Invierno: De lunes a domingo de 06:00 a 22:00 horas.
- Horario de Verano: De lunes a domingo de 06:00 a 24:00 horas.


LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
TREN:
METRO:

- Estación de Retiro, Línea 2.
- Estación de Príncipe de Vergara, Líneas 2 y 9.
- Estación de Ibiza, Línea 9.
- Estación de Atocha, Línea 1.
- Estación de Atocha-Renfe, Línea 1.

AUTOBÚS:

- Líneas 1, 2, 9, 14, 15, 19, 20, 26, 28, 32, 51, 52, 61, 63, 74, 146, 152, 202, C.

COCHE:


Los datos de horario y comunicaciones se han tomado, en noviembre de 2013, de la información facilitada por el Ayuntamiento de Madrid y corresponden a la totalidad de los Jardines del Buen Retiro, siendo aconsejable tomar aquel medio que nos deje más cerca del punto inicial de la ruta, situado éste al SurSudeste del Parque, cerca de la Avenida Menéndez Pelayo y de la Puerta de Granada.


BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- María del Carmen Simón Palmer: "El Retiro, Parque de Madrid"; Biblioteca Básica de Madrid; Ediciones La Librería; Madrid, 1991; ISBN: 84-87290-17-5; Depósito Legal: M.10.964-1991.
- Rosario Mariblanca: "Historia del Buen Retiro"; Ediciones La Librería; Madrid, 2008; ISBN: 978-84-9873-006-7; Depósito Legal:M-14934-2008.
- Carmen Ariza Muñoz: "Buen Retiro"; Serie Parques y Jardines de Madrid; Fundación Caja Madrid; Ediciones Doce Calles, S.L.; Primera edición: Mayo 1994; Segunda revisión ampliada y revisada: Octubre 2001; ISBN (Obra completa): 84-89471-13-4; ISBN: 84-89471-16-9; Depósito Legal: M-52.770-2001.
- Senda Botánica de El Retiro. Ayuntamiento de Madrid.
- Plano e información descargable en PDF de la Senda Botánica de El Retiro. Ayuntamiento de Madrid.
- DRAE.
- Diccionario de sinónimos de Wordreference.

Página anterior    Inicio
Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.

Compartir
Abrir texto en PDF RSS 2.0
Más Sendas Botánicas de El Retiro
- El Retiro, Senda Botánica 1: "Los jardines más antiguos"

- El Retiro, Senda Botánica 2: "Del Bosque del Recuerdo al Huerto del Francés"

- El Retiro, Senda Botánica 3: "La Rosaleda y el Jardín de Vivaces"

- El Retiro, Senda Botánica 5: "Jardines de Cecilio Rodríguez y Herrero Palacios"

- El Retiro, Senda Botánica 6: "El Antiguo Reservado"

- El Retiro, Senda Botánica 7: "La zona de recreo"



Más Parque del Retiro
- El Campo Grande

- El Estanque Grande y el Antiguo Reservado

- Huerto del Francés

- Jardín de los Planteles

- Jardín de Vivaces

- Jardín del Parterre

- Jardines de Cecilio Rodríguez

- Jardines de Herrero Palacios (antigua Casa de Fieras)

- Jardines de la Rosaleda

- La Chopera y el Bosque del Recuerdo

- La Zona de Recreo

- Los Jardines más antiguos

- Los Jardines Románticos

- Puertas y Entradas

- Senda Botánica 1: “Los jardines más antiguos”

- Senda Botánica 2: “Del Bosque del Recuerdo al Huerto del Francés”

- Senda Botánica 3: “La Rosaleda y el Jardín de Vivaces”

- Senda Botánica 5: “Jardines de Cecilio Rodríguez y Herrero Palacios”

- Senda Botánica 6: “El Antiguo Reservado”

- Senda Botánica 7: “La zona de recreo”

- Índice Monumental del Parque del Retiro

Monográficos del Parque del Retiro
- El Ángel Caído

- Fuente de Cuba

- Monumento a Alfonso XII

Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

  • Página creada gracias a: CCTW