Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid

Herencia de los Borbones, siglo XIX

Isabel II (1843-1868)


Isabel II, la reina de los Tristes Destinos, nació el 10 de octubre de 1830 en Madrid y falleció en París el 9 de abril de 1904. A la muerte del rey Fernando VII, su padre, el 29 de septiembre de 1833, hereda el trono de España con sólo tres años de edad. Una herencia cuestionada al estar basada en la publicación durante la última etapa del reinado de Fernando VII de la Pragmática Sanción de Carlos III. En ella se anulaba la Ley Sálica promulgada por Felipe V por la cual se establecía que las hijas del rey, o las demás mujeres que por derecho les correspondiese, solo podrían heredar el trono cuando no hubiese otros hijos o hermanos del rey que fuesen varones. Esta publicación perjudicó al hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro de Borbón, quien vio así perdidos sus derechos a heredar la corona española, algo que no aceptó y desencadenó las guerras carlistas (1833-1840, 1846-1849, 1860 y 1872-1876), que aumentaron la ruina y la desgracia en un país que había sido destruido durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) y había visto independizarse a todo el territorio continental de lo que había sido la América española.

   

Hasta su mayoría de edad, la regencia1 había sido ejercida de una forma tan poco efectiva por su madre la reina María Cristina (1833-1840) y por el general Espartero (1840-1843), que antes de que existiera una tercera regencia, se prefirió adelantar la mayoría de edad de Isabel II. Así, en noviembre de 1843, con tan sólo trece años de edad, es declarada mayor de edad, y por tanto, se hace cargo del poder. En los 10 años de regencia ha habido guerras civiles, golpes de estado, cambios constitucionales y desamortizaciones2. En estas condiciones es como llega al trono una persona que aún no ha comenzado su adolescencia y que ha carecido de un ambiente familiar afectivo al haber estado un tanto desatendida por su madre. Por si esto no fuera suficiente, su educación no ha sido la adecuada, siendo escasa y dependiente de las condiciones políticas del momento en que se impartía.

Madrid, Estatua de Isabel II

La reina confesó a Benito Pérez Galdós durante una entrevista efectuada en el año 1902, mientras permanecía exiliada en Francia:

"¿Qué había de hacer yo, jovencilla, reina a los catorce años, sin ningún freno a mi voluntad, con todo el dinero a mano para mis antojos y para darme el gusto de favorecer a los necesitados, no viendo al lado mío más que personas que se doblaban como cañas, ni oyendo más que voces de adulación que me aturdían ¿Qué había de hacer yo?... Póngase en mi caso...".

Tras la dimisión del gobierno de Joaquín María López el primer día del reinado de Isabel II, se nombra como sustituto al jefe del Partido Progresista, Salustiano Olózaga, quien dimitió a los nueve días acusado de haber obligado a firmar a Isabel II, en contra de su voluntad, la disolución de las Cortes. A continuación, vinieron los diez años conocidos como la Década Moderada, período en que el gobierno lo ejerció el general Ramón María Narváez, del Partido Moderado. En esta década, se promulgó la Constitución de 1845, de carácter más moderado y que recortaba algunas de las conquistas que habían obtenido los liberales progresistas.

El mismo día de cumplir los dieciséis años de edad, la reina se casa con su primo Francisco de Asís de Borbón. Aunque el elegido puede adolecer de todos los fallos posibles para su elección, es el único que tiene el beneplácito de todas las partes a las que importaba el matrimonio de la reina de España. El hecho de tener que ser alguien de sangre real y que a la par no tuviera posibilidad de heredar ningún trono, los intereses políticos del interior del país y las presiones exteriores para que su enlace con un príncipe europeo no rompiese cualquier mapa de alianzas ya preestablecido, hicieron posible que tras la aceptación de Francia a que fuera un Borbón el futuro marido de Isabel II, no existieran más candidatos posibles. El matrimonio fue un fracaso y a los pocos meses de su celebración los cónyuges hacían vida separada.

Así, se llega al año 1854 y al Bienio Progresista, en el que éstos lograron el poder tras un pronunciamiento3 conocido como la Vicalvarada, obra de los generales Leopoldo O'Donnell y Joris y Domingo Dulce y Garay que llevó hasta el poder a los generales Espartero y O'Donnell, se expulsó del país a la reina madre y se realizó una nueva Constitución, la de 1856, también llamada como "Non nata" ya que no llegaría a entrar en vigor. En este bienio hubo diferentes e importantes avances en el desarrollo del país, como pueden ser las leyes de 1855 referentes al ferrocarril y las bancarias y de sociedades de 1856. Además, tambien hubo nuevas desamortizaciones en 1855 (Ley de Madoz).

Madrid, Iglesia de San Jerónimo el Real

En 1856, la reina quiere tomar las riendas del poder y convence a O'Donnell para quitarle el gobierno a los progresistas y volver a la Constitución de 1845, aunque algo más progresista mediante la inclusión en ella del "Acta Adicional". Sin embargo, no será O'Donnell quien gobierne los siguientes dos años, sino el general Narváez, el cual vuelve a imponer la situación existente durante la anterior Década Moderada, anulando el Acta Adicional. Nace en 1857 la Ley Moyano, que establece la centralización de la Instrucción Pública.

En 1858, aparece un nuevo partido, la Unión Liberal, de carácter centrista y que bajo el liderazgo del general O'Donnell logra el poder durante los años 1858-1863. Durante este período, el país vivirá una etapa de expansión económica en la que se sucederán destacadas actuaciones exteriores como pudieron ser la Guerra de África (1859-1860), la reversión voluntaria como colonia de la República Dominicana con su posterior guerra de independencia (1860-1865) y la participación en México (1861-1862) en favor del emperador Maximiliano.

Tras la etapa de O'Donnell, el 2 de marzo vuelven los moderados al gobierno y, a la par, comienza el final del reinado de Isabel II. En poco más de un año, se suceden hasta tres diferentes Presidentes del Consejo de Ministros antes de que el general Narváez obtenga dicho nombramiento el 16 de septiembre de 1864. Un gobierno que no durará mucho, ya que el 21 de junio de 1865 vuelve el general O'Donnell para sustituirlo. En esta nueva etapa moderada, aumentó el descrédito de la corona y sucede la desgraciada "Noche de San Daniel", o "Noche del matadero", en la que profesores y estudiantes que querían manifestar su descontento por la suspensión de varios catedráticos y el cese del rector de su universidad dando una serenata4 en su apoyo en la Puerta del Sol, fueron disueltos por la policía y el ejército en una acción que dejó más de una decena de muertos y casi doscientos heridos entre los estudiantes y el público en general. La acción tiene sus antecedentes, entre otros motivos, en una medida del gobierno con la que se pretendía hacer frente a la falta de fondos del estado. Para ello, se pensó en la venta a particulares de diversos bienes pertenecientes al Patrimonio Real, quedándose el estado con el 75% de lo obtenido por dicha transacción y entregando a la reina el 25% restante. Aunque los sectores moderados intentaron presentar estos hechos como una noble y desinteresada acción de la reina, inmediatamente hubo voces que se levantaron en su contra, entre ellas la del catedrático de la Universidad Central de Madrid Emilio Castelar y Ripoll, que escribió el artículo "El Rasgo" en su periódico "El Dominical":

No podemos comprender cómo se dice en este momento que la reina cede generosamente al país su propio patrimonio. No. El Patrimonio Real es del país, es de la nación: La Casa Real, devuelve al país una propiedad que es del país y que por los desórdenes de los tiempos y por la incuria de los gobiernos y de las Cortes se hallaba en sus manos. Es más, de esa numerosa masa de bienes, la Casa Real se reserva doscientos millones, se reserva un veinticinco por ciento a que en sentir del Consejo de Castilla, de las Cortes de Cádiz y del mismo rey Don Fernando VII, no tiene ningún derecho. La Casa Real de estos doscientos millones empleados en papel de deuda Pública, recibe un interés que nunca pudo recabar de los bienes patrimoniales".

Madrid, Iglesia de las Comendadoras de Calatrava

Tras su publicación, el gobierno lo suspende de su cátedra de Historia Crítica y Filosófica de España, medida que provoca la crítica de otros catedráticos que también son suspendidos y del Rector Juan Manuel Montalbán, que es cesado de su puesto.

En este nuevo Bienio en que O'Donnell ocupó el puesto, intentó acercarse a los progresistas mediante algunas reformas políticas, como la ampliación de las personas a las que se les permitía ejercer el voto. Sin embargo, ya era tarde y hubo de hacer frente a dos pronunciamientos auspiciados por aquellos. El primero, en enero de 1866, por parte del general Prim, y el segundo, en junio del mismo año, de los sargentos del cuartel de San Gil. El 10 de julio, O'Donnell presenta su dimisión y se exilia en la ciudad francesa de Biarritz, donde fallece el 5 de noviembre del año siguiente. También comenzó durante este gobierno la Guerra del Pacífico entre España por un lado y Chile, Perú, Bolivia y Ecuador por otro. El conflicto armado terminó en 1866, y en 1871 se firmaron los diferentes acuerdos de armisticio que continuaron con diferentes tratados de paz entre España y cada uno de los contendientes, los cuales se terminaron de firmar en 1885.

Vuelve de nuevo el general Narváez al poder sólo para presenciar el final de una época. Tras la muerte de O'Donnell, su partido, La Unión Liberal, se une al pacto de Ostende firmado por progresistas y demócratas que se han comprometido a luchar por el derrocamiento de la reina. El descrédito de la reina y de su gobierno, la crisis económica y un aumento de la dureza de las medidas tomadas por el gobierno favorecieron la llegada de la revolución conocida como "La Gloriosa", o "La Septembrina", la cual acabó rápidamente con el reinado de Isabel II. Comenzó con un pronunciamiento en Cádiz, el 18 de septiembre de 1868, por parte de los barcos de la Armada allí presentes y finalizó el 27 de septiembre del mismo año con la derrota de las fuerza leales a la reina, mandadas por el general Manuel Pavía y Lacy, en la Batalla del Puente de Alcolea. La reina abandona España y marcha al exilio francés.

Madrid, Palacio del Duque de Abrantes

En Francia, recibe la protección del emperador Napoleón III y establece su primera residencia en Pau, en el castillo de Enrique IV. Posteriormente, se traslada hasta un palacio de la capital francesa que tomará el nombre de Palacio de Castilla y que será su residencia hasta su muerte, ocurrida el 9 de abril de 1904. Sólo volverá a España en contadas ocasiones y por muy breves espacios de tiempo. En el año 1870, renunció a sus derechos al trono en beneficio de su hijo, Alfonso XII, y desde el exterior vio la coronación de éste, su muerte en 1885 y la proclamación de la mayoría de edad de su nieto, Alfonso XIII, y por tanto su llegada al poder en 1902.

Benito Pérez Galdós nos dejó estas aceptadas palabras sobre ella:

El reinado de Isabel se irá borrando de la memoria, y los males que trajo, así como los bienes que produjo, pasarán sin dejar rastro. La pobre Reina, tan fervorosamente amada en su niñez, esperanza y alegría del pueblo, emblema de la libertad, después hollada, escarnecida y arrojada del reino, baja al sepulcro sin que su muerte avive los entusiasmos ni los odios de otros días. Se juzgará su reinado con crítica severa: en él se verá el origen y el embrión de no pocos vicios de nuestra política; pero nadie niega ni desconoce la inmensa ternura de aquella alma ingenua, indolente, fácil a la piedad, al perdón, a la caridad, como incapaz de toda resolución tenaz y vigorosa. Doña Isabel vivió en perpetua infancia, y el mayor de sus infortunios fue haber nacido Reina y llevar en su mano la dirección moral de un pueblo, pesada obligación para tan tierna mano".

Durante su reinado, se realizaron diferentes e importantes obras en Madrid. Se inauguró la primera línea férrea de la capital, el tren Madrid-Aranjuez, primero de la capital y tercero de España. En 1856, se comenzaron las obras de la línea Madrid-Zaragoza-Alicante, finalizadas en 1865. Además, se construyó el Canal de Isabel II para la traída del agua corriente hasta la capital. Las obras comenzaron el 18 de junio de 1851 y siete años después, el 24 de junio de 1858, se abre en la Calle San Bernardo la primera fuente alimentada con agua procedente del Canal.

Se restauraron, reconstruyeron o ampliaron la Iglesia de San Jerónimo el Real y la Iglesia de las Comendadoras de Calatrava.

Veamos a continuación algunas de las construcciones realizadas durante el reinado de Isabel II existentes en Madrid.


Madrid, Jardines del Campo del Moro

Los Jardines del Campo del Moro, situados en el lateral Oeste del Palacio Real, se extienden, descendiendo con una suave pendiente, hasta el Paseo de la Virgen del Puerto, paralelo al río Manzanares. Sin embargo, este cómodo descenso no ha sido siempre así. Cuando los árabes escogieron como lugar donde construir el antiguo alcázar5 madrileño el mismo sitio donde hoy se levanta el Palacio Real, lo hicieron por la buena posición defensiva que ofrecía lo escarpado6 del lugar. Una ligera pendiente subía desde el río Manzanares hasta los pies de la elevación rocosa sobre la que se construyó la fortificación. Este abrupto y accidentado desnivel del terreno entre el antiguo alcázar, sustituido por el nuevo palacio mandado construir por Felipe V, y el terreno que se extiende bajo el actual jardín se mantuvo hasta bien avanzado el siglo XIX. Sería en 1858 cuando se empieza a crear, de manera artificial, la ladera que vemos hoy caer en suave descenso desde el lado Oeste del Palacio Real. Para ello, se comenzó a cubrir los desniveles del terreno con los escombros producidos por los derribos efectuados en la Puerta del Sol durante las obras de ampliación de la misma.

Anteriormente, la intervención en el terreno había sido mínima. Durante la construcción del actual palacio de los Borbones que vino a sustituir al incendiado alcázar desde el que la dinastía de los Austrias ejerció su gobierno, arquitectos de la talla de Sabatini, Sachetti, Ventura Rodríguez o Villanueva dibujaron maravillosos bocetos de lo que creían que podía realizarse en estos jardines. Sin embargo, ninguno de ellos se llevó a cabo y la utilización del Campo del Moro se limitó a servir de almacén provisional de la piedra que luego serviría para construir el palacio.

Es en 1842, durante la regencia general Espartero, cuando se encomendó al arquitecto Narciso Pascual y Colomer la transformación de este terreno abandonado y salvaje en unos jardines dignos de su emplazamiento, una tarea ingente ya que no se trataba de la modificación o reconstrucción de unos jardines ya existentes, sino que había que partir de cero. Pascual y Colomer fue sin duda el hombre ideal para ello. Había terminado los Jardines de la Plaza de Oriente, ese mismo año había ganado el concurso para la construcción del nuevo Congreso de los Diputados y se dedicó a esta nueva labor de manera fervorosa.

Madrid, Chalet de la Reina

Para ello, creó una Escuela de Jardinería que se encargaría de seleccionar las especies que se plantarían en los nuevos jardines y de la atención a la Estufa7 de las Camelias, nueva construcción del recinto. Situó en los jardines dos importantes elementos, de los cuales dispuso su traslado desde sus respectivos emplazamientos. Por un lado, la Fuente de las Conchas, obra de Ventura Rodríguez para el Palacio del Infante Don Luis de Borbón en Boadilla del Monte y que se encontraba en el Palacio de Vista Alegre; y por otro lado, la Fuente de los Tritones, desde su ubicación en los Jardines de la Isla, de Aranjuez. Es en estos momentos cuando comienzan a llegar los cascotes procedentes de la Puerta del Sol anteriormente mencionados.

Lamentablemente, Pascual y Colomer no vería terminado su proyecto ya que la revolución de 1868 trajo consigo la detención de las obras, el cierre de la Escuela de la Jardinería y el deterioro de lo realizado hasta convertirse en un sórdido lugar tomado por diversos tipos de delincuentes. Habría que esperar hasta 1896, durante la regencia de María Cristina de Habsburgo, madre de Alfonso XIII, cuando se volvió a trabajar en la construcción de los Jardines del Campo del Moro. Aunque la Reina Regente quiso dar a los jardines el nombre del fallecido rey Alfonso XII, esto no fue posible dado lo implantado que estaba el nombre de Campo del Moro en la memoria madrileña. Y es que su origen lo tiene en el año 1109, cuando el emir8 almorávide Alí ben Yusuf acampó ahí con sus tropas en un frustrado intento de recuperar la fortaleza de Mayrit9, conquistada en el año 1083 por Alfonso VI, rey de Castilla y León.

Madrid, Entrada a la Gruta de Villanueva

El nuevo proyecto fue obra del arquitecto Ramón Oliva, quien llevó a cabo la realización de un jardín de estilo paisajista10 inglés. Para ello, hubo que trabajar con el movimiento de miles de toneladas de tierra y la plantación de miles de árboles. El resultado de su obra es el que podemos disfrutar en la actualidad mientras paseamos por estos bellos jardines. En 1898, el arquitecto Enrique María Repullés construyó el Chalet de Corcho, realizado en este mismo material, y el Chalet de la Reina, de estilo alpino. Asimismo, decoró el interior de la Gruta construida por Villanueva dentro del camino que le había mandado construir el rey intruso José Bonaparte como una ruta segura de comunicación entre el Palacio Real y la Casa de los Vargas, donde se había establecido su residencia. La ruta comprendía un camino entre árboles cubierto por los escombros depositados sobre él durante el siglo XIX, el túnel que comienza en la puerta que mostramos a la derecha y finaliza antes de llegar al río, un viaducto que fue sustituido por el Puente del Rey y la Puerta del Rey, por donde se accedía a la Casa de los Vargas.

Los mayores cambios realizados en la obra de Ramón Oliva han sido la construcción del Museo de Carruajes, hecho mediante módulos hexagonales en previsión de una posible ampliación, y el enorme tapiz de verde césped con que nos topamos tras entrar por la puerta del Paseo de la Virgen del Puerto, realizados ambos a mediados del siglo XX.

Localización: Entrada por el Paseo Virgen del Puerto, cerca de la Glorieta de San Vicente. 28005 Madrid.


Madrid, Palacio del Duque de Granada de Ega

Otro de los ejemplos de edificios palaciegos inspirados en el renacimiento italiano construidos en Madrid durante el siglo XIX es el Palacio del Duque de Granada de Ega, construido en el año 1851 por el arquitecto Matías Laviña Blasco para Don Francisco Javier Azlor de Aragón e Idiáquez, VI Duque de Granada de Ega.

Entre los años 1985 y 1987, fue rehabilitado y reformado por Carlos Malibrán Vieytez y Raúl Eduardo Salata para convertirse en establecimiento hotelero, actividad que sigue desempeñando en la actualidad.

Localización: Cuesta de Santo Domingo, 5. 28013 Madrid.


Madrid, Fuente de Felipe IV

En el centro de la Plaza de Oriente y entre los edificios del Palacio Real y del Teatro Real, encontramos la Fuente de Felipe IV, realizada en el año 1844 por orden de Isabel II, tal y como se recoge en sendas inscripciones que hay en el pedestal:

"Reinando Isabel II de Borbón Año de 18(44)"

y

Para gloria de las Artes y ornato de la capital erigió Isabel Segunda este monumento al rey Felipe IV"

.

Durante la Regencia del General Espartero, la plaza comenzaría a configurarse tal y como la conocemos hoy, decidiendo colocar en ella la escultura ecuestre dedicada a Felipe IV, realizada en el año 1640 por Pietro Tacca y que hasta ese momento se encontraba ubicada en el Palacio del Buen Retiro.

En cuanto a la fuente, se trata de un diseño del ingeniero y arquitecto Juan Merlo Fransoy, quien estuvo ayudado por Fernando Gutiérrez y Juan Ribera Piferrer. Está construida con granito y piedra blanca de Colmenar y comienza con un podium al que se puede subir por dos escaleras situadas en sus lados Norte y Sur. En el centro, está el pedestal que sustenta el caballo. El rey, a horcajadas sobre el animal, porta en su mano derecha una bengala11 de general, siendo ésta una caña de Indias que hace de cetro de mando. Los adornos del monumento fueron obra de Francisco Elías Vallejo, ayudado por José Tomás. El podium cuenta con cuatro leones de bronce es posición tumbada, uno en cada esquina. De ellos, uno tiene la fecha de 1844 y la firma de Francisco Elías Vallejo; dos no tienen fecha, pero sí están marcados con el apellido del escultor; por último, el cuarto tiene la firma de Codina Hermanos de Madrid, pudiendo ser ellos quienes fundieron los modelos. En los laterales del podium hay cuatro mascarones12 con surtidores y que están coronados con motivos vegetales que representan las estaciones del año. Los surtidores de los lados Este y Oeste depositan el agua en dos pilas superpuestas, siendo la de abajo mayor que la de arriba, cayendo finalmente en el gran pilón que hay en el suelo. Los caños de los lados Norte y Sur dejan brotar el agua en dos medias piletas decoradas con hojas, obra de Francisco Bellver.

Madrid, Fuente de Felipe IV, lateral Oeste

Finalmente, en los lados Norte y Sur hay sendas decoraciones que representan las fasces13 y las armas del Imperio Español, mientras que en los dos laterales restantes hay dos esculturas que son alegorías de los ríos que bañan Madrid: el Manzanares y el Jarama, si bien algunos autores identifican una de ellas con el río Tajo. La del lado que mira al palacio (Jarama) es de José Tomás y está compuesta por dos niños, uno de ellos alargando la mano para tomar el agua que vierte un anciano con un ánfora, representación éste del río; el otro niño sujeta al primero, simbolizando ambos los afluyentes del Jarama: el Manzanares y el Henares. Por otro lado, la figura que mira hacia el teatro representa el Manzanares y es una obra de Elías Vallejo. También merece la pena destacar los relieves que hay en los lados Norte y Sur del pedestal. El del lateral Norte presenta a Felipe IV otorgando a Velázquez el hábito de la Orden de Santiago, mientras que el del lateral Sur es una alegoría de la protección de las Letras y las Artes por parte del monarca.

Localización: Plaza de Oriente. 28013 Madrid.


Felipe IV, Palacio de los duques de Abrantes

El Palacio del Duque de Abrantes es un encargo de Juan de Valencia el Infante, "Espía Mayor del Consejo Secreto de Su Majestad", al arquitecto Juan Maza. Las obras duraron de 1653 a 1655, teniendo originalmente dos torreones con chapitel. Tras pasar por diversos propietarios, en 1842 lo adquieren los duques de Abrantes, que modificaron el palacio adaptándolo al estilo arquitectónico de mediados del siglo XIX.

Traspasada nuevamente la propiedad del palacio al senador Manuel María de Santa Ana, éste sitúa en el edificio la sede del diario "La Correspondencia de España". En 1888, el Gobierno Italiano compra el inmueble para establecer en él su embajada y es entonces cuando, tras nuevas reformas, desaparecen los torreones que aun conservaba el edificio.

Felipe IV, Palacio de los duques de Abrantes

En 1939, tras ser ocupado durante la Guerra Civil por los batallones italianos de las brigadas internacionales, la embajada de Italia se trasladó al que fue palacio de los marqueses de Amboage, en la Calle Juan Bravo, quedando el Palacio de Abrantes desde entonces como sede del Instituto Italiano de Cultura.

Localización: Calle Mayor, 86. 28013 Madrid.


Madrid, Fuente de la Cruz Verde

Otra de las fuentes construidas en esta época es la llamada Fuente de la Cruz Verde, o de Diana, nombre dado por la escultura que se erige en su centro y que simboliza a la diosa romana de la caza y los bosques. La denominación de la Cruz Verde le viene por ser éste el símbolo que había en la plaza donde está ubicada la fuente en recuerdo de los ajusticiados por el Tribunal de la Santa Inquisición.

Adosado a la tapia de la antiguo Huerto de las Monjas del desaparecido Convento de las Bernardas Recoletas del Santísimo Sacramento, el conjunto que hoy vemos es el resultado de dos obras. Una de ellas es la que fue Fuente de Puerta Cerrada, realizada en el año 1618 siguiendo el proyecto del italiano Rutilio Gracci, siendo la obra del cantero Francisco del Valle, a quien ayudaron Juan de Chapitel y Martín de Azpillaga. La escultura de Diana, en cambio, es del escultor Ludovico Turqui. Ésta contaba con cuatro tazas de mármol sujetadas por delfines (algunos de los cuales hoy vemos en la actual fuente), así como un gran pilón en el centro y hasta ocho mascarones de los que manaba el agua. Su ubicación se encontraba en la confluencia de las calles de Segovia y de San Justo.

En el año 1849, el Concejo de Madrid acordó hacer una fuente nueva debido al mal estado en que estaba la Fuente de Puerta Cerrada. Para su colocación, se eligió el lugar que ocupa hoy debido a que bajo el Huerto del mencionado convento había un depósito de agua. La nueva obra correría a cargo del arquitecto Martín López Aguado, siendo inaugurada la fuente en 1850. Construida en piedra blanca y ladrillo, está formada por tres cuerpos cuadrados, destacando el del centro tanto por su mayor tamaño como por estar rematado con la figura de Diana, la cual procede de la antigua Fuente de Puerta Cerrada, al igual que los delfines. También en el centro podemos ver una placa en la que se deja constancia de su inauguración, leyéndose: "Siendo corregidor el Excmo. Sr. Marqués de Santa Cruz. Año de 1850". Sobre ella, hay un escudo de Madrid con el Oso y el Madroño como emblemas de la ciudad. En el año 1979, fue restaurada por primera vez. Más adelante, en 1992, se perpetraría un atentado de la banda terrorista ETA en la Plaza de la Cruz Verde que se cobraría la vida de cinco militares. Dos años más tarde, en el año 1994, se llevó a cabo su última restauración hasta la fecha.

Localización: Plaza de la Cruz Verde. 28005 Madrid.


Madrid, Palacio de Gaviria

No lejos de la Puerta del Sol, la madrileña Calle Arenal fue la elegida por el banquero andaluz Manuel Gaviria para construir en ella su residencia y que hoy conocemos como Palacio de Gaviria. Para ello, encargó las obras a Aníbal Álvarez Bouquet en el año 1846. En la fachada, el arquitecto se decantó por las formas renacentistas que le habían inspirado durante su estancia en Roma. En ella, destaca el muro, que se impone sobre el tamaño de los balcones de la primera planta, los cuales están rematados por frontones16 curvos. Llama la atención la puerta de entrada, que no guarda la simetría esperada con respecto al resto de la fachada; el motivo es que ésta quedara frente a la por entonces Plaza del Celenque. La planta baja presenta un aspecto almohadillado, mientras que las restantes son de ladrillo visto.

En el interior, las distintas estancias se organizaban alrededor de dos patios centrales. En uno de ellos, una escalera de honor conduce a la parte noble, única conservada del palacio. En ella, el salón de baile es el verdadero protagonista, imagen de la abundancia y el prestigio de la familia, de ahí que los palacios de esta época ubiquen esta sala dando su balcón a la calle. En cuanto a la decoración, el banquero se decidió por Joaquín Espalter y Rull, quien ya había realizado las pinturas del Paraninfo de la Universidad Central, en la Calle San Bernardo. Éste eligió temas relacionados con la historia de España para el salón de baile, lugar en el que las fiestas reunían a personajes influyentes de los sectores de la alta burguesía y de la banca con militares y artistas, y paisajes para otras estancias.

En la actualidad, del palacio original se ha conservado la entrada, la escalera, el patio y los salones de la primera planta. Con los años, se le añadió el último piso, mientras que en el interior, se instalaron una serie de locales comerciales en la planta baja y, en lo que fue el Centro Asturiano, se ubicó una discoteca.

Localización: Calle Arenal, 9. 28013 Madrid.


Madrid, Palacio de Viana

Los orígenes del Palacio de Viana, también llamado Palacio del Duque de Rivas, los debemos buscar en el siglo XIV, momento en que se construyen las casas de la familia Ramírez en el solar en el que hoy está el palacio. A finales del siglo XV, estas propiedades pertenecían a Francisco Ramírez, llamado "el Artillero" por su destacada carrera en el cargo de Capitán General de Artillería, secretario de Fernando "el Católico" y casado en segundas nupcias con la preceptora de la reina Isabel "la Católica", Beatriz Galindo, conocida como "la Latina" por sus buenos conocimientos del latín. Esta vivienda quedaría cerca del desaparecido Monasterio de la Concepción Jerónima, fundado también por "la Latina" en la primera década del siglo XVI, aprovechando las obras del mismo para ampliar el palacio y unirlo al templo, constituyéndose así la conocida como "plazuela de las monjas". Para su emplazamiento, se eligió uno de los arrabales extramuros de la ciudad, pudiendo tener de este modo amplios terrenos, para huertos y jardines. En aquel entonces, la casa contaría con dos edificios escalonados unidos por dos patios centrales, siendo la estructura la de un palacete-fortaleza con fachada plateresca17 y una torre en una de las esquinas (la que hoy une las calles de la Concepción Jerónima y del Duque de Rivas) que le daría un aspecto renacentista; una gran puerta rematada con el escudo de armas de los Ramírez y los Galindo daba acceso al conjunto. A mediados del siglo XVII, la casa-palacio pasa a manos de la Condesa de Castellar, quien construye un edificio más. Un siglo después, a finales del XVIII, es de nuevo transformado; entre otras reformas, la fachada renacentista pasará a adquirir un aspecto neoclásico18.

Sin embargo, su imagen actual, y por lo cual hemos decidido incluirlo en esta página, la debemos a las obras llevadas a cabo a finales del siglo XIX y principios del XX, momento en que el palacio pertenece al poeta romántico Don Ángel María de Saavedra y Ramírez de Baquedano, Duque de Rivas. Él será quien encargue al arquitecto Francisco Javier Mariátegui su reforma, la cual consistiría en añadir una segunda planta al palacio; de este modo, el cuerpo principal tomaría la altura de la torre. Más adelante, siendo su nuevo dueño Don Teobaldo Saavedra y Cueto, I Marqués de Viana, se cree que es cuando se construyó el denominado Patio de Columnas, si bien este dato no ha podido ser determinado por los historiadores. Cuando se lleva a cabo la desamortización, la huerta del convento pasa a pertenecer a los dueños del palacio, haciendo de ella un parque romántico; sin embargo, el monasterio no duraría en pie mucho más, ya que en 1890 sería derribado definitivamente, formándose así la Calle del Duque de Rivas. Sería entonces necesaria una nueva reforma para la fachada del palacete que antes estaba junto al crucero de la Iglesia y que a partir de ese momento daría a la calle.

En el año 1920, el arquitecto Valentín Roca volverá a ampliar el edificio y el jardín posterior, además de construir un guardamuebles en la zona de la azotea, todo ello por orden del nuevo propietario, Don Fausto de Saavedra. Más adelante, en 1939, el palacio pasó a ser alquilado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, convirtiéndose así en la residencia oficial del ministro; en 1955, el Estado lo compraría definitivamente, quedando unido al Palacio de Santa Cruz. En la década de los 60, vuelve a ser restaurado por Fernando María Castiella y Maíz, dejando en manos de Luis Martínez Feduchy la parte decorativa y teniendo la colaboración de Carlos de Beistegui.

Localización: Calle del Duque de Rivas, 1. 28012 Madrid.


Madrid, Fuente del Marqués de Pontejos

Cercana a la Puerta del Sol tenemos la Fuente del Marqués de Pontejos, situada en la plaza del mismo nombre desde el año 1849, momento entonces en que se abastecía con las aguas del viaje del Alto Abroñigal. En 1838, se trasladó una fuente que había en la Puerta del Sol, frente al Iglesia y Hospital del Buen Suceso, a la Plaza del Celenque, por lo que los vecinos de la zona quedaron desabastecidos de agua. Así, el 15 de agosto de 1843, solicitaron la instalación de otra fuente que cubriera sus necesidades, aprobándose dicha petición el 5 de octubre del mismo año y encargándose el proyecto al arquitecto fontanero Isidoro Llanos. Éste sería confirmado el 21 de octubre de 1847, inaugurándose la fuente finalmente el 19 de noviembre de 1849 tras ser realizada su obra por Jaime Lois con materiales de otros monumentos de Madrid ya desaparecidos.

Construida en granito, piedra blanca de Colmenar y bronce, se trata de una fuente exenta19 compuesta por una gran base cuadrangular a la que se llega subiendo una escalera y a cuya izquierda y derecha se sitúan sendas pilas. Originalmente, contaba con un pilón procedente de la mencionada fuente de la Puerta del Sol, pero a principios del siglo XX se sustituyó por estos dos. En las otras dos caras, había dos medios pilones más de los que salían dos columnas adosadas al cuerpo del centro y que sujetaban sendas tazas con dos caños, pero en la actualidad tampoco se han conservado. Sobre la base hay un pedestal del que salen dos surtidores por los que brota el agua; ambos son dos mascarones con forma de león. En los cuatro costados del pedestal hay el mismo número de lápidas blancas, aunque sólo en una de ellas, en la trasera, hay una inscripción, en la cual se puede leer: "En 1849 se instaló en esta plaza la fuente dedicada al Corregidor de Madrid D. Joaquín Vizcaíno Marqués viudo de Pontejos. Se rehabilitó y recuperó el ámbito urbano en 1994 siendo alcalde de Madrid D. José María Álvarez del Manzano y López del Hierro". Sobre ella, vemos el escudo de Madrid con la corona real, todo ello de bronce.

En el centro del pedestal y unido a éste a través de una escocia20 de piedra blanca, se erige una especie de pilastra en la que hay una hornacina que alberga el busto del Marqués de Pontejos, realizado éste en bronce al estilo de Francisco Pérez del Valle. Prosigue este cuerpo con un friso21 adornado con coronas de laurel y motivos vegetales en bronce. Finalmente, el conjunto está rematado con una cornisa de piedra blanca ornamentada con grecas23.

Localización: Plaza de Pontejos. 28012 Madrid.


Madrid, Puerta del Sol, vista desde el Norte

La Plaza de la Puerta del Sol, situada en medio del eje de comunicación Este-Oeste entre el Palacio Real y la Calle de Alcalá, es uno de los centros vitales de la ciudad de Madrid. Sus formas actuales tienen su origen en los planes del año 1859 del los arquitectos Lucio del Valle, Juan Rivera y José Monet. En ellos, se estableció el alineamiento de las calles Mayor y Carrera de San Jerónimo, en el lateral Sur de la plaza, respetando la fachada de la Casa de Correos; y en el lateral Norte se haría retroceder las fachadas de los edificios siguiendo una suave línea curva, con lo que se conseguiría los efectos de una rotonda de cara al tráfico de vehículos para aliviar la plaza de los problemas de circulación que ya originaban entonces los coches de caballos. Los edificios de este lateral tendrían unas fachadas similares al ser todos de nueva construcción. Así, podemos observar en ellos cómo los comercios situados en la planta baja ocupan una doble altura. Sobre éstos se sitúa la planta principal con arcos de medio punto, algo que desaparece en las segundas y terceras plantas, lo mismo que va disminuyendo la altura de éstas. Sobre ellas aparece una terraza abierta que oculta los áticos allí existentes.

En el vértice Oeste, sería la iglesia del desaparecido Iglesia y Hospital del Buen Suceso la que desaparecería derribada.

Los derribos, ampliaciones y obras diversas que estaban transformando la fisonomía del lugar se inscriben dentro del conjunto de cambios que estaban sucediéndose en aquellos años en la plaza. En 1838, tras su desamortización en 1836, se había derribado el Convento de San Felipe el Real, existente hasta entonces en el vértice Sureste de la plaza. En su lugar, en 1845, se construyeron las Casas de Cordero, la entonces mayor casa de vecinos de la ciudad. Igualmente, se desamortizó y derribó el Convento de Nuestra Señora de la Victoria, en el vértice Suroeste, espacio delimitado hoy por, entre otras, las calles Espoz y Mina y Pasaje de Matheu. En 1850, se imprimía en la Casa de Correos el primer sello de España, con la imagen de la reina Isabel II. Era el momento en que comenzaba a llegar hasta la Puerta del Sol las aguas del recientemente construido Canal de Isabel II y el gas de la fábrica de la Ronda de Toledo. Se crea así lo que iba a ser un nuevo centro, digno de una ciudad europea de finales del XIX. Si anteriormente los cortejos reales pasaban por la Puerta del Sol, hoy era el centro del eje que comunicaba el Palacio Real, pasando por la nueva Plaza de Oriente, con la Puerta de Alcalá, donde se estaba gestando el nuevo Barrio del Ensanche que el Marqués de Salamanca pugnaba por hacer realidad.

Madrid, Puerta del Sol, vista desde el Este

Durante el reinado de Alfonso XIII, el subsuelo de la Puerta del Sol se convertirá en el centro de la red de Metro de Madrid, al igual que de su superficie partirán los vehículos que servirán de comunicación con el finalmente logrado nuevo Barrio del Ensanche, el hoy Barrio de Salamanca.

Desde mediados del siglo XIX, sobre la plaza se han efectuado diversas obras que han terminado conformando su actual utilización. Continúa la circulación de vehículos por su lateral Sur y el lateral Norte, aquel construido como una gran rotonda para mejorar la circulación, ha pasado a ser un pasaje exclusivamente peatonal, lo mismo que lo son las calles que lo rodean. En la actualidad, la plaza se ha convertido en uno de los centros neurálgicos de Madrid y en ella se dan cita no sólo miles de turistas, sino también los propios madrileños. En ella, podemos ver hoy día la Casa de Correos, actual sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, la Estatua ecuestre de Carlos III, la escultura conocida como "la Mariblanca" y uno de los emblemas por excelencia de Madrid: el Oso y el Madroño.

Como curiosidad, cabe decir que el nombre de Puerta del Sol tiene su origen en un antiguo portillo de la Cerca del Arrabal. Durante la Guerra de las Comunidades (1520-1522) y para fortificar dicha entrada se construyó un castillo en el que aparecía dibujado un sol. Una vez derribado el castillo y tras sustituirlo por una puerta, ésta se llamó Puerta del Sol, nombre con el que ha pasado a ser conocida la plaza.

Localización: Plaza de la Puerta del Sol. 28013 Madrid.


Madrid, Pasaje del Comercio

En mitad de la Calle Montera, cercana a la Plaza de la Puerta del Sol, encontramos el Pasaje del Comercio, también llamado Pasaje de Murga, abierto entre los años 1845 y 1846 por el arquitecto Juan Esteban Puerta para el financiero Mateo Murga, padre de José de Murga y Reolid, Marqués de Linares, de ahí su nombre. Se trata de uno de los ejemplos de las varias calles interiores que se abrieron en Madrid en el siglo XIX y que comunicaban una vía con otra. Este tipo de pasajes cubiertos se pusieron de moda en las principales ciudades europeas, donde tuvieron su éxito gracias a que protegían a los transeúntes de las inclemencias del tiempo mientras paseaban. En Madrid, su clima seco no necesitaba de esta protección, aunque estos pasajes se convirtieron en toda una distracción a la hora de pasear gracias a las tiendas y cafés de tertulia que se instalaron en ellos. No olvidemos que el siglo XIX trajo, tras la Revolución Industrial, unos nuevos objetos de consumo que conllevaron nuevas necesidades, así como la apertura de locales como teatros, restaurantes, o librerías, entre otros. Un siglo que llenó Madrid de luz y entretenimiento.

En la actualidad, aún es posible encontrar en él algunas tiendas, si bien su deterioro es notable, especialmente en el interior.

Localización: Comunica las calles de Montera, 33 y Tres Cruces, 4. 28013 Madrid.


Madrid, Teatro de la Zarzuela

El 10 de octubre de 1856, cumpleaños de la reina Isabel II, se inaugura el Teatro de la Zarzuela24. Su construcción se debe a la sociedad "La España Musical", la cual decide ofrecer al público un teatro de zarzuela cerca de la Calle Alcalá, para lo cual encarga su obra a los arquitectos Jerónimo de la Gándara y José María Guallart y Sánchez. Los costes, tanto de su construcción como del solar, los pagó el empresario Francisco de la Riva tras haber llegado previamente a un acuerdo con miembros de dicha sociedad, entre los que cabe señalar algunos cantantes, compositores y libretistas de una talla tan señalada como Francisco Asenjo Barbieri, Joaquín Gaztambide, Francisco Salas, Vicente Calatañazor o Luis de Olona.

Su diseño, al igual que el de la mayoría de los teatros europeos de la época, tomó como modelo el Teatro de la Scala de Milán, inaugurado en el año 1778. Así, se construye con forma de herradura la sala destinada al público, ofreciendo a éste la mejor acústica a la par que orienta su mirada hacia el escenario, sin la existencia de elementos intermedios que dificulten su visión. La fábrica de esta sala es obra de Jerónimo de la Gándara, quien también es autor del pórtico y del vestíbulo. La fachada es obra de José María Guallart, quien la dispuso retranqueada con respecto a los edificios aledaños para así poder facilitar la maniobra de los coches de caballos.

Otros colaboradores en el proyecto fueron el escultor Silvestre López para las esculturas de la Música y de la Poesía; el pintor y coreógrafo Luis Muriel para el telón de la embocadura25; el pintor Antonio Gómez para las pinturas de la Música, la Poesía y la Zarzuela en torno a la embocadura; y los pintores Manuel Castellanos y Francisco Hernández Tomé para el resto de la decoración del recinto, siendo el techo obra de éste último artista.

Desde su inauguración, el edificio del teatro ha experimentado tantas modificaciones que de la construcción original sólo ha quedado la estructura y parte de la fachada. Las primeras obras de mejora, llevadas a cabo en 1865, acabaron con parte de la decoración con que fue dotado en el momento de su construcción mientras se pintaba un nuevo techo y se le alteraban las escaleras. En 1909, un incendio iniciado en el cuarto de calderas destruye todo el conjunto con excepción de la fachada y los muros de carga. El arquitecto Cesáreo Iradier dirige la reconstrucción del conjunto, reinaugurándose en el año 1913. Nuevas reformas en 1956 llevan aparejadas la transformación de parte de la fachada y de las escaleras. En 1970, se modifica la caja del escenario. Lo mismo ocurre en el año 1983, uniéndose a dicha modificación la del techo.

En 1984, el Ministerio de Cultura adquiere el teatro, cambiando su nombre por el de Teatro Lírico Nacional "La Zarzuela". Posteriormente, en 1990, recuperaría su nombre original de Teatro de la Zarzuela.

Fue declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, en el año 1994.

Localización: Calle de Jovellanos, 4. 28014 Madrid.


Madrid, Palacio del Duque de Fernán Núñez

En el año 1847, se levantó en el barrio de Atocha uno de los edificios más imponentes de la época: el Palacio del Duque de Fernán Núñez. Su ubicación en una de las zonas más humildes de Madrid hizo que se diseñara un palacio que, al exterior, presenta una de las fachadas más discretas que se hayan visto en lo que a arquitectura palaciega se refiere. Una discreción que oculta en su interior una suntuosidad incapaz de ser imaginada viendo el palacio desde fuera.

Las obras del palacio comenzaron en el año 1790 con los planos del arquitecto Antonio López Aguado, siendo el aspecto actual fruto de las obras llevadas a cabo a mediados del siglo XIX por deseo de Don Felipe Ossorio, Conde de Cervellón, marido de Doña Francisca Gutiérrez, hija del I Duque de Fernán Núñez. Esta reforma, encargada a Martín López Aguado, hijo del anterior, fue básicamente en el interior, adaptándolo al romanticismo imperante en la época isabelina. La decoración, por su parte, fue obra de Joaquín Edo del Castillo, quien ya contaba con gran experiencia en el terreno decorativo y escenográfico del mundo del teatro. En 1912, el Marqués de la Mina encarga al paisajista francés L. Collin una terraza de mármol que se abriría al jardín.

En el exterior, de las tres alturas de que consta, la inferior está cubierta con un revoco26 imitando cantería, mientras que en las dos superiores destacan las pilastras que separan los vanos28. En cuanto a la disposición de sus estancias, éstas se dividen en dos áreas: la noble y la de servicio y caballerizas. La zona noble es la que mejor se ha conservado y está decorada con un buen número de alfombras y tapices realizados en la Real Fábrica de Santa Bárbara, lámparas de cristal de Baccarat, mármoles, muebles dorados, etc. Todo de una suntuosidad que hace del interior del palacio una verdadera joya. De sus dependencias, merecen especial atención algunas como el Salón de Baile, el Patio de Recibo con la escalera principal, el jardín y el invernadero, entre otros.

En el año 1940, el palacio es adquirido por la Compañía de los Ferrocarriles del Oeste de España; un año más tarde, acogió la sede del Consejo de Administración de RENFE. En la actualidad y desde 1985, es sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, siendo su propietario el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias y de RENFE - Operadora.

Localización: Calle de Santa Isabel, 44. 28012 Madrid.


Madrid, Fuentes de la Rosaleda del Retiro

En el Parque de El Retiro, encontramos un conjunto escultórico que podemos denominar como Fuentes de la Rosaleda del Retiro y que se han convertido en la parte decorativa del jardín. Las dos proceden del Palacio del Marqués de Salamanca, donde aún permanece la tercera que formaba parte del grupo. Cabe la posibilidad de que estas fuentes fueran realizadas por Narciso Pascual y Colomer, mismo arquitecto que levantó el palacio, por lo que datarían de la misma fecha aproximada que el edificio. Se cree que fueron traídas aquí cuando el jardinero mayor del Ayuntamiento, Cecilio Rodríguez, diseñó la Rosaleda, en el año 1915.

En el lado Sur, está la Fuente del Faunito, o del Fauno29, realizada en granito y mármol. Está formada por un pilón circular en cuyo centro hay un podium de forma cuadrangular sobre el que se levanta la fuente en sí. En su pie, hay cuatro delfines de mármol, uno en cada esquina, de los cuales sale el agua. Entre los delfines y en la parte superior a ellos, hay unos drapeados30 con veneras31, mientras que en la parte inferior hay unos mascarones con forma de león que también expulsan agua. Sobre éste conjunto, hay una taza con surtidores en las esquinas y con la figura de un fauno coronando la fuente.

En la parte Norte de la Rosaleda, encontramos la Fuente del Amorcillo32, de similares características a la anterior. En el centro del pilón circular, hay una columna de mármol en cuya parte central hay cuatro mascarones que surten agua. Sobre ella, hay una taza también circular coronada en el centro con la figura de un amorcillo sentado en una roca.

Localización: En la Rosaleda del Parque de El Retiro, entre los paseos del Duque de Fernán Núñez y de Uruguay. 28009 Madrid.


Madrid, Palacio del Duque de Sesto

El Palacio del Duque de Sesto es una construcción realizada en el año 1865 por el arquitecto Francisco de Cubas, nombrado posteriormente por el papa León XIII como Marqués de Cubas y autor en Madrid, entre otras obras, del Museo Nacional de Antropología, el Palacio de Arenzana, actual sede de la Embajada francesa, y del proyecto para la construcción de la Catedral de la Almudena en estilo neogótico. Un proyecto este último tan modificado posteriormente que el edificio sería terminado, al menos en su parte externa, en estilo neoclásico.

La importancia de este palacio, propiedad de Don José Osorio y Silva, IX Duque de Sesto y XVII Marqués de Alcañices, reside en que fue el primer edificio destinado a vivienda que tenía su fachada orientada al Paseo de Recoletos. Anteriormente, sólo habían existido en el lugar el Convento de San Pascual, situado en la misma acera de este palacio. En la acera de enfrente, se encontraban el Pósito33, construido durante el reinado de Felipe V; el Palacio del Marqués de Salamanca y sus jardines, los cuales lo mantenían apartado del Paseo de Recoletos; la Biblioteca Nacional; la Casa de la Moneda y un establecimiento destinado a la fabricación de coches de caballos.

El Duque de Sesto tenía su residencia en el desaparecido Palacio de Alcañices, un enorme caserón que había sido residencia del valido34 de Felipe IV, Don Luis de Haro, el cual se encontraba situado en el mismo lugar que hoy ocupa el Banco de España. Esta institución necesitaba una nueva sede al haberse quedado pequeña la que entonces ocupaba, la Casa de los Cinco Gremios Mayores, y es por ello que en el año 1882 logra que el Duque de Sesto le venda su residencia, el Palacio de Alcañices. El noble se encontraba necesitado de dinero debido al gran apoyo económico que había prestado a la Restauración borbónica35 y, tras la anterior venta, trasladó su residencia hasta el edificio objeto de este artículo, el cual tenía unas dimensiones mucho más modestas que el Palacio de Alcañices.

En el exterior del Palacio del Duque de Sesto, destaca la ornamentación neorrenacentista36 formada por candelieri37 y tondos38, de los que salen tres cabezas en altorrelieve39 personificando los nuevos valores de la época: la ciencia, el comercio y la industria.

El palacio ha sido reformado posteriormente con desigual fortuna. La puerta principal se descentró de su posición original bajo la logia40, se colocaron balcones en el último piso en lugar de las ventanas apaisadas que formaban parte de la construcción inicial y se quitaron diversos bustos situados como coronación de la balaustrada. En la actualidad, el palacio es sede del Consejo General de la Abogacía.

El 4 de junio de 1977, se le incoó expediente para declararlo como Bien de Interés Cultural, en la categoría de monumento.

Localización: Paseo de Recoletos, 13. 28004 Madrid.


Madrid, Palacio del Marqués de Salamanca

Nacido en Málaga en el año 1811, José de Salamanca y Mayol, I Marqués de Salamanca, fue uno de los personajes más importantes durante el reinado de Isabel II. Su afán emprendedor en el aspecto urbanístico le llevó a crear el barrio madrileño que hoy lleva su nombre, el Barrio de Salamanca, y que va desde la Castellana hasta las Rondas del Este. Tras casarse en su Málaga natal con Petronila Livermore, de familia inglesa, en 1835, se trasladará a Madrid, consiguiendo aquí el monopolio de la sal. Años más tarde, en 1845, crea la Sociedad del Ferrocarril de Aranjuez, creyendo que conseguiría la concesión de la línea de tren Madrid-Aranjuez, uniendo así la capital del reino con el lugar de recreo de la familia real. Un año antes, había creado el Banco de Isabel II, antecedente del Banco de España, pero la crisis de 1847 le llevó a la quiebra, por lo que tuvo que huir a Francia.

En 1849, se decretó una amnistía que le trajo de vuelta a España, rehaciendo su fortuna e inaugurando, finalmente, la línea Madrid-Aranjuez en 1851, que hoy rememora el Tren de la Fresa. Siete años después, en 1858, terminaría la construcción de la que sería su residencia en Madrid, el Palacio del Marqués de Salamanca, ubicado en el Paseo de Recoletos, en parte de los solares cuyos terrenos habían pertenecido al antiguo Convento de Agustinos Recoletos que se situaba donde hoy está la Biblioteca Nacional, solares que el marqués había comprado al Conde de Oñate y a la fábrica del Pósito de Madrid. En ese mismo año, crearía el Banco Hipotecario, con el cual prestaría capital para construir los nuevos barrios del Ensanche de Castro.

Madrid, Palacio del Marqués de Salamanca

El artífice del Palacio del Marqués de Salamanca, construido entre los años 1845 y 1858, sería el arquitecto Narciso Pascual y Colomer, quien diseñaría el edificio en estilo neorrenacentista, el cual rememoraba los siglos XV y XVI italianos. Así, se usaron arcos, pilastras y grutescos41 para la construcción de la casa del marqués, prescindiendo de este modo de los elementos característicos del neoclasicismo. Además, Colomer ideó un palacio rodeado de un gran jardín, quedando así aislado de la calle, algo que se extendió en el resto de palacios que se construyeron en el Paseo de Recoletos durante la segunda mitad del siglo XIX. Con el paso del tiempo, se sucedieron las reformas, así como varias ampliaciones que le han dado el aspecto actual. Cabe mencionar las llevadas a cabo por Valentín Roca Carbonell (1905), Joaquín Saldaña López (1919) y Luis Gutiérrez Soto (1945).

Con planta rectangular, en el exterior, la fachada presenta un edificio de dos alturas y está decorada por columnas adosadas al muro y por medallones con figuras en relieve. En el interior, el palacio se organiza en torno a un patio desplazado hacia la parte trasera, permitiendo así una doble crujía42 en la fachada principal en la que poder incluir la escalera de honor, decorada con frescos que representan las ciudades de Pompeya y Herculano y que se inspiran en los libros "Antichitá di Ercolano", editados por Carlos III; dicha escalera cuenta con un primer tramo que comienza en el vestíbulo y que, más adelante, se divide en dos. Las paredes acogían la colección de cuadros del marqués, quien tuvo que venderla en las sucesivas quiebras que sufrió. El conjunto palaciego se completaba con otras construcciones, como por ejemplo el invernadero que, posteriormente y durante años, se ubicó en la Rosaleda de El Retiro.

Tras tener que vender el palacio, éste pasó a ser propiedad del ya mencionado Banco Hipotecario. En la actualidad, acoge la sede en Madrid de la Fundación BBVA, donde se pueden ver interesantes exposiciones organizadas por la entidad a lo largo del año. El 21 de diciembre de 2000 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.

Localización: Paseo de Recoletos, 10. 28001 Madrid.


Madrid, Biblioteca Nacional

El 21 de abril de 1866, la reina Isabel II colocó la primera piedra del palacio que iba a ser sede del Ministerio de Fomento, de los Museos Nacionales, de los Archivos y de la Biblioteca Nacional, estando en la actualidad ocupado por la Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico Nacional. En los terrenos elegidos para su construcción había estado situado el desaparecido Convento de los Agustinos Recoletos, o Descalzos, desamortizado en el año 1837 y derribado poco después, tras la Desamortización de Mendizábal de 1836. A continuación, el lugar sería ocupado por la primera Escuela de Veterinaria.

El edificio iba a ser el de mayor tamaño construido durante el gobierno de Isabel II y no se había tomado en consideración la mala situación económica del país. El proyecto original se encargó al arquitecto Francisco Jareño, quien diseñó un palacio con fachadas levantadas en estilo neogriego43, el pórtico de entrada tendría una columnata doble y el centro del edificio, donde se situaría la sala de lectura, estaría cubierto por una gran cúpula octogonal. Sin embargo, todas estas maravillosas intenciones fueron paralizadas casi de inmediato por la falta de fondos. Una ausencia de capital agravada por la Revolución de 1868 y la subsiguiente expulsión del trono de la reina Isabel II, el breve reinado de Amadeo I (1870-1873) y la aún más efímera I República (1873-1874). Cuando el 31 de diciembre de 1874 llegó la Restauración Borbónica con la persona de Alfonso XII, Jareño ya no tenía el mismo ímpetu que antes y prefirió concentrar sus energías en la dirección de la Escuela de Arquitectura, mientras su colaborador Antonio Ruiz de Salces iba haciéndose cargo de la dirección de las obras hasta llegar a obtener la dirección de las mismas en el año 1884.

Ruiz de Salces efectuó notables cambios en el proyecto original. Sustituyó la prevista cúpula octogonal que iba a cubrir la sala central por otra cuadrada más económica. En el exterior, redujo el número de balcones a la mitad, quitando los medallones que iban a ir situados sobre éstos y dejando sólo los once existentes en la entrada principal. Las cornisas y los torreones de las esquinas vieron disminuir su tamaño. El pórtico de doble columnata bajo un frontón triangular se redujo a una única columnata superior y tres arcos de medio punto en su parte inferior. Se mantuvo el frontón, realizado por el escultor Agustín Querol Subirats en mármol, en él, aparece la Paz como figura central que tiene a sus pies al genio de la Guerra rompiendo una espada. Continuando hacia la derecha, están representadas la Elocuencia, la Poesía, la Música, la Arquitectura, la Pintura, la Escultura, la Filología, la Industria, el Comercio y la Agricultura. A la izquierda de la Paz, están la Filosofía, la Jurisprudencia, la Historia, la Astronomía, la Etnografía, la Geografía, la Química, la Medicina y las Matemáticas. El frontón aparece rematado por tres figuras que son: el Estudio, a la izquierda; el Genio, a la derecha; y España en el centro, representada por el león de Castilla y el Genio.

Sin embargo, con todos estos cambios en el diseño que, además de abaratar, simplificaban las obras, el trabajo avanzaba a un ritmo desesperantemente lento. Quince años después de comenzadas las obras, en el edificio aún no se había encontrado el lugar adecuado para situar las escaleras principales y sólo se había construido aproximadamente la mitad del mismo. En para entonces cuando se reparó en que en su interior del no iba a existir el sitio suficiente para todas las instituciones que se pensado situar en él y se decidió construir un nuevo edificio para el Ministerio de Fomento.

Madrid, Biblioteca Nacional, entrada principal

Finalmente, en el año 1892, como sede de la Exposición Iberoamericana del IV Centenario del Descubrimiento de América y 27 años después del comienzo de las obras, finalizan éstas. La Biblioteca Nacional se inauguraría el 16 de marzo de 1896. Este mismo año, se publica una Real Decreto que vuelve a insistir en la obligatoriedad de entregar a la institución un ejemplar de toda obra que se imprima en España.

Además de Agustín Querol, en la obra colaboraron otros escultores como José Piquer y Duarte y Francisco Pérez Valle, autores respectivamente de las estatuas de la reina Isabel II y de su marido Francisco de Asís existentes en el vestíbulo. José Alcoverro i Amorós realizó los monumentos a San Isidoro y Alfonso X "el Sabio", situados en un primer plano frente a la escalera principal. En un segundo plano, junto a las puertas de entrada, se encuentran las de Miguel de Cervantes, Antonio de Nebrija, Lope de Vega y Luis Vives, obras respectivas de Vancell, Nogué, Fuxá y Carbonell. Los medallones representan a Nicolás Antonio, Antonio Agustín, Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega, fray Luis de León, Tirso de Molina, Francisco de Quevedo, Diego Hurtado de Mendoza, el padre Mariana, Arias Montano y Santa Teresa de Jesús.

La Biblioteca Nacional como institución tiene su origen en la Biblioteca Real, creada en 1712 durante el reinado de Felipe IV con el objetivo de reunir todas las bibliotecas de los nobles que se habían ausentado para apoyar a Carlos de Austria, su rival en la disputa por Trono español. Como sede, tuvo el pasadizo que comunicaba el Palacio Real con el Real Monasterio de la Encarnación. Posteriormente, se estableció una Real Orden por la que se establece la obligación de depositar en ella un ejemplar encuadernado de todo aquello que fuera impreso en España. En 1809, la ampliación de la hoy Plaza de Oriente trae consigo la desaparición del pasadizo donde se había situado la Biblioteca Real y ésta se traslada hasta el Monasterio de los Trinitarios Calzados, en la Calle de Atocha. En 1819, se vuelve a trasladar hasta el palacio que en ese momento era sede de las sesiones del Consejo del Almirantazgo. En 1826, pasa a tener su sede en una casa propiedad del Marqués de Alcañices, en la Calle de Arrieta, haciendo esquina con la Calle de la Bola. En 1837, tras la Desamortización de Mendizábal, unos setenta mil volúmenes procedentes de los conventos suprimidos pasan a formar parte de los fondos de la Biblioteca, la cual el año anterior ha tomado el nombre de Biblioteca Nacional. En 1869, Manuel Ruiz Zorrilla, ministro de Fomento, establece la incautación de los archivos, bibliotecas y colecciones de arte propiedad de cabildos, catedrales, monasterios y órdenes militares, con lo cual vuelven a ampliarse los fondos de la institución.

En el año 1993, se inaugura en Alcalá de Henares un segundo depósito de libros para la Biblioteca Nacional y en el año 1999, se amplía con un nuevo depósito con una capacidad superior a la de quince millones de documentos. En la actualidad, los fondos de la Biblioteca Nacional no dejan de crecer y se cree que tiene unos veinte millones de libros, revistas, diarios, folletos, hojas sueltas, etc.

Localización: Paseo de Recoletos, 20-22. 28001 Madrid.


Madrid, Museo Arqueológico Nacional

Por último, el Museo Arqueológico Nacional se fundó en el año 1867 y tuvo como primera sede el Casino de la Reina, donde se reunieron los elementos arqueológicos, etnográficos, numismáticos y de artes decorativas procedentes de, entre otras instituciones, la Biblioteca Real y el Real Gabinete de Historia Natural. En el año 1895, se trasladó hasta su actual sede, en el Palacio de Biblioteca y Museos, con una entrada independiente en la Calle Serrano. El material existente en su interior constituye una colección de elementos de la Península Ibérica, las Islas Baleares, las Islas Canarias y el Sáhara que comprende un período de tiempo que comienza en la Prehistoria y finaliza en el siglo XIX. Además, hay piezas procedentes del antiguo Egipto y del Próximo Oriente. A lo largo de su historia, ha tenido diversas obras de mejora, de las que destacan las llevadas a cabo entre los años 1968 y 1981, cuando las plantas existentes pasaron de tres a cinco. Asimismo, entre los años 2008 y 2010, nuevas obras lo han dotado de un aparcamiento subterráneo, y otras aún no finalizadas (agosto de 2012) lo dotarán a partir de 2013 de un espacio digno para un museo del siglo XXI con más de 140 años de historia.

En el año 1983, el antiguo Palacio de Biblioteca y Museos fue declarado, con carácter nacional, Monumento Histórico-Artístico.

Localización: Paseo de Recoletos, 20 para la Biblioteca Nacional y Calle Serrano, 13 para el Museo Arqueológico. 28001 Madrid.


Madrid, Palacio del Conde de Villagonzalo

En el Palacio del Conde de Villagonzalo, construido entre los años 1862 y 1866 por el arquitecto Juan de Madrazo y Juntz, podemos contemplar el resultado de las teorías medievalistas ideadas por el arquitecto francés Viollet-le-Duc. Dichas tendencias eran de una total oposición a la rigidez neoclasicista y propugnaban la vuelta a unas construcciones con formas del medievo centroeuropeo. En ella, se combinaron las formas y los materiales en edificios donde los agradables chaflanes sustituyen a las cortantes esquinas, el ladrillo está a la vista, los techos son de pizarra, los vanos aparecen enmarcados por piedras talladas, los aleros se construyen en madera y los balcones y miradores aparecen como bellas realizaciones de hierro forjado. Todo ello podemos observarlo en el Palacio del Conde de Villagonzalo y en su plácida belleza. La arquitectura ha dejado de seguir el capricho ornamental y comienza a basarse en lo puramente arquitectónico.

La planta del palacio se adapta a la manzana triangular que ocupa, teniendo retranqueada su fachada principal y existiendo en ésta un pórtico que cubre la entrada en ella existente. En el interior, la construcción aparece rodeando al único patio interior con que cuenta, ejerciendo como distribuidor la galería que sirve de vía de comunicación.

Es de resaltar el frecuente error que algunos autores comenten con esta edificación al nombrarla como Palacio del Conde de la Unión de Cuba ya que nunca existió dicho condado, sino en todo caso el Ducado de la Unión de Cuba y quien ostentaba el título en ese momento solamente pidió la licencia de obras; en todo lo demás, el responsable, propietario e impulsor fue el Conde de Villagonzalo.

Localización: Plaza de Santa Bárbara y con entrada por la Calle de Hortaleza, 85 y por la Calle de San Mateo, 34. 28004 Madrid.


Madrid, Tribunal de Cuentas

El edificio del Tribunal de Cuentas fue construido por el arquitecto Francisco Jareño y Alarcón entre los años 1860 y 1863. Presenta un eclecticismo dentro de la corriente de estilos historicistas44 existente en aquella época, en el que además de utilizar muros de ladrillo rojo, propio del estilo medievalista, aparecen elementos del estilo neogriego, como pueden ser las hojas dóricas presentes casi a todo lo largo del friso de la cornisa, u otros que podrían estar en el estilo Rundbogenstill45, como podrían ser los arcos de medio punto de las ventanas de la planta baja.

El edificio, situado frente al antiguo Real Hospicio del Ave María y Santo Rey Don Fernando en el solar de un antiguo cuartel, se levantó alrededor de un único patio al que el arquitecto dotó de la misma forma de trapecio rectángulo47 del lugar sobre el que se asentaba.

Francisco Jareño debió de hacer frente a una obra que se pretendía notable con una escasa disponibilidad de fondos. Para ello, su mano debió de trazar las líneas de una construcción con escasas concesiones decorativas que presentaba una sobria apariencia, más cercana a la de una recia fortaleza que a la de un lujoso palacio. La decoración de la fachada principal podemos limitarla a los marcos de las ventanas y al cornisamento. En los primeros aparecen unos guardapolvos triangulares con formas de corona que se apoya alternativamente sobre un castillo o un león. El segundo coronaba el edificio antes de la ampliación llevada a cabo a mediados del siglo XX, en que se le añadió una quinta planta.

El Tribunal de Cuentas se restauró en el año 2004 y aparece catalogado en el Plan General de Urbanismo de la ciudad de Madrid como Edificio Singular.

Localización: Calle de Fuencarral, 81. 28004 Madrid.


Madrid, Fuente del Canal del Lozoya

Ubicada en los terrenos que el Canal de Isabel II tiene en la Calle Bravo Murillo, encontramos la Fuente del Canal del Lozoya, también conocida antiguamente como de los Patos, surtidor que aprovisionaba a Madrid de las aguas traídas a la capital a través del mencionado Canal de Isabel II, cuyas obras finalizaron en 1858. Construida en ladrillo, piedra blanca de Colmenar y granito, se encuentra adosada a un muro y está dividida en tres cuerpos. El primero es una base de granito almohadillada en cuyo centro hay una pila de piedra. El segundo es de ladrillo y está sustentado por pilastras dobles con decoración de delfines; las pilastras dividen este cuerpo en tres calles, habiendo en la central una exedra48 rematada con arco de medio punto. Finalmente, el tercer cuerpo descansa en una cornisa y está también dividido en tres calles por pilastras dobles; en cada una de esas calles hay una lápida de piedra blanca, aunque sin inscripción alguna.

En cuanto a la decoración, comenzaremos por la figura central, sin duda la más importante del conjunto escultórico. Obra de Sabino de Medina, se trata de la Alegoría del Río Lozoya, representada por un joven sentado sobre una roca y con el torso desnudo; con el pie izquierdo pisa un cántaro, en el cual hay un brocal sobre el que aparece la palabra "Lozoya". Lleva su cabeza coronada con laurel y en la mano derecha porta una planta marina de bronce. A su izquierda, hay una escultura femenina que simboliza una Alegoría de la Industria y que es una obra de José Pagnucci; en la mano izquierda lleva un compás, mientras que con la derecha sujeta una máquina con una rueda dentada; su cabeza está adornada con una diadema. Sobre ella, hay un escudo de Madrid en el que figuran el Oso y el Madroño y la orla laureada de San Fernando. En la parte derecha, hay otra figura femenina, en este caso la Alegoría de la Agricultura, realizada por Andrés Rodríguez; en su mano izquierda porta una hoz y en la derecha lleva unas espigas, mientras que su cabeza se adorna con flores. Sobre ella, está el escudo real con la flor de lis en el centro, rodeado con el toisón de oro y con la corona real en la parte superior.

Localización: Calle de Bravo Murillo, 49. 28003 Madrid.


Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


* * *

GLOSARIO

- 1 Regencia: Gobierno de un Estado durante la menor edad, ausencia o incapacidad de su legítimo príncipe.
- 2 Desamortizar: Poner en estado de venta los bienes de manos muertas, mediante disposiciones legales. Tras varias desamortizaciones, se puso a la venta terrenos y otras propiedades de las llamadas "manos muertas" (la Iglesia y las órdenes eclesiásticas), quienes mediante donaciones y testamentos habían llegado a tener una extensión de terreno sólo inferior a las del rey y la aristocracia. Por estas expropiaciones y ventas, la Iglesia no recibió nada a cambio.
- 3 Pronunciamiento: Alzamiento militar contra el Gobierno, promovido por un jefe del Ejército u otro caudillo.
- 4 Serenata: Música en la calle o al aire libre y durante la noche, para festejar a alguien. // Composición poética o musical destinada a este objeto.
- 5 Alcázar: Fortaleza.
- 6 Escarpado: Dicho de una altura: Que no tiene subida ni bajada transitable o la tiene muy áspera y peligrosa.
- 7 Estufa: Lugar cubierto y abrigado artificialmente para defender las plantas de la acción del frío.
- 8 Emir: Príncipe o caudillo árabe.
- 9 Mayrit: Madrid en árabe.
- 10 Jardín de estilo paisajista: En él, la vegetación crece de una forma más pura, menos artificiosa, invitándonos mientras lo recorremos a perdernos por sus diferentes caminos.
- 11 Bengala: Insignia antigua de mando militar a modo de cetro o bastón.
- 12 Mascarón: Cara disforme o fantástica que se usa como adorno en ciertas obras de arquitectura.
- 13 Fasces: Insignia de los cónsules romanos, que se componía de una segur14 rodeada de un haz de varas.
- 14 Segur: Hacha que formaba parte de cada una de las fasces de los lictores15 romanos.
- 15 Lictor: Entre los romanos, ministro de justicia que precedía con las fasces a los cónsules y a otros magistrados.
- 16 Frontón: Remate triangular de una fachada o de un pórtico. Se coloca también encima de puertas y ventanas.
- 17 Plateresco: Se dice del estilo español de ornamentación empleado por los plateros del siglo XVI, aprovechando elementos de las arquitecturas clásica y ojival. // Se dice del estilo arquitectónico en que se emplean estos adornos.
- 18 Estilo neoclásico: Dicho de un arte o de un estilo modernos: Que tratan de imitar los usados antiguamente en Grecia o en Roma.
- 19 Exenta: Aislado, independiente.
- 20 Escocia: Moldura cóncava cuya sección está formada por dos arcos de circunferencias distintas, y más ancha en su parte inferior.
- 21 Friso: Parte del cornisamento que media entre el arquitrabe22 y la cornisa, donde suelen ponerse follajes y otros adornos.
- 22 Arquitrabe: Parte inferior del entablamento, la cual descansa inmediatamente sobre el capitel de la columna.
- 23 Greca: Adorno consistente en una faja más o menos ancha en que se repite la misma combinación de elementos decorativos, y especialmente la compuesta por líneas que forman ángulos rectos.
- 24 Zarzuela: Obra dramática y musical en que alternativamente se declama y se canta. // Letra de la obra de esta clase. // Música de la misma obra.
- 25 Embocadura: En los teatros, marco por cuyo hueco se ve la escena cuando el telón se alza y que puede ser doble. El segundo marco suele ser de amplitud regulable.
- 26 Revoco: Revoque27 de las fachadas y paredes de las casas.
- 27 Revoque: Capa o mezcla de cal y arena u otro material análogo con que se revoca.
- 28 Vano: Parte del muro o fábrica en que no hay sustentáculo o apoyo para el techo o bóveda; por ejemplo, los huecos de ventanas o puertas y los intercolumnios.
- 29 Fauno: Semidiós de los campos y selvas.
- 30 Drapeado: Acción y efecto de drapear. // Colocar o plegar los paños de la vestidura, y, más especialmente, darles la caída conveniente.
- 31 Venera: Concha semicircular de dos valvas, una plana y otra muy convexa, de diez a doce centímetros de diámetro, rojizas por fuera y blancas por dentro, con dos orejuelas laterales y catorce estrías radiales que forman a modo de costillas gruesas.
- 32 Amorcillo: En las artes plásticas, niño desnudo y alado, generalmente portador de un emblema del amor, como flechas, carcaj, venda, paloma, rosas, etc.
- 33 Pósito: Instituto de carácter municipal y de muy antiguo origen, destinado a mantener acopio de granos, principalmente de trigo, y prestarlos en condiciones módicas a los labradores y vecinos durante los meses de menos abundancia. // Casa en que se guarda el grano de dicho instituto.
- 34 Valido: Hombre que, por tener la confianza de un alto personaje, ejercía el poder de éste.
- 35 Restauración Borbónica: Período de la Historia de España comprendido entre el fin de la Primera República, en 1874, y el inicio de la Segunda República, el 14 de abril de 1931. El nombre proviene del hecho de la recuperación del Trono español por la Casa de Borbón en la persona de Alfonso XII. Se caracterizó por ser un período de larga estabilidad institucional basado en el bipartidismo.
- 36 Estilo neorrenacentista: Se trata de un estilo que surgió en el siglo XIX y que bebe de las fuentes del Renacimiento de los siglos XV y XVI, siendo contemporáneo del neobarroco. Fue un estilo utilizado sobre todo en arquitectura, si bien también se aplicó a otras artes decorativas. Tuvo su mayor desarrollo en Alemania y Dinamarca, aunque también prosperó en Estados Unidos.
- 37 Candelieri: Elementos decorativos que pueden imitar candelabros, otras formas arquitectónicas o simplemente ser abstractos.
- 38 Tondo: Adorno circular rehundido en la pared.
- 39 Altorrelieve: Aquel en que las figuras salen del plano más de la mitad de su bulto.
- 40 Logia: Galería exterior con arcos sobre columnas, techada y abierta por uno o más lados.
- 41 Grutesco: (Porque imita los que se encontraron en las grutas, nombre con el que se conocen las ruinas de la Domus Aurea de Nerón, en Roma). Se dice del adorno caprichoso de bichos, sabandijas, quimeras y follajes.
- 42 Crujía: Tránsito largo de algunos edificios que da acceso a las piezas que hay a los lados. // Espacio comprendido entre dos muros de carga.
- 43 Estilo neogriego: Estilo arquitectónico desarrollado durante los siglos XVIII y XIX en Inglaterra y en los Estados Unidos. Se lo considera como una oposición al estilo palladiano. Este último se inspiraba en el estilo de la Italia clásica y aquel en la Grecia antigua.
- 44 Estilo historicista: Estilo arquitectónico también conocido como romanticismo y que se desarrolló durante los siglos XIX y principios del XX. Intentaba utilizar estilos arquitectónicos de épocas pasadas. Entre otros, se desarrollaron los estilos Neobarroco, Neogótico, Neogriego, o Neomudéjar.
- 45 Rundbogenstill: También llamado estilo de Arco Redondo. Es un estilo arquitectónico desarrollado en la Alemania del siglo XIX en el que de forma ecléctica46 mezclaba los estilos románico y renacentista, siendo muy utilizado el arco de medio punto.
- 46 Ecléctico: Referido a lo que está compuesto de elementos, opiniones, estilos, etc., de carácter diverso.
- 47 Trapecio rectángulo: Un trapecio rectángulo es un cuadrilátero que sólo tiene dos lados paralelos y uno de los otros dos lados no paralelos es perpendicular a los dos que sí lo son.
- 48 Exedra: Construcción descubierta, de planta semicircular, con asientos fijos en la parte interior de la curva, y respaldos también permanentes.

DATOS DE INTERES

HORARIOS DE APERTURA/VISITA:

LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
VUELOS:
TREN:
METRO:
AUTOBÚS:
COCHE:
HORARIO DE VISITA:

BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- José del Corral: El Madrid de los Borbones, Ediciones La Librería, ISBN:84-95889-97-8, Depósito legal: M-1425-2005
- Ramón Guerra de la Vega: MADRID. Guía de Madrid. Siglo XIX. Tomo I, Ramón Guerra de la Vega, ISBN:84-88271-06-9, Depósito legal: M-25493-1993
- Ramón Guerra de la Vega: MADRID. Guía de Madrid. Siglo XIX. Tomo II, Ramón Guerra de la Vega, ISBN:84-88271-07-7, Depósito legal: M-25492-1993
- Agustín Fco. Martínez Carbajo y Pedro Fco. García Gutiérrez: Fuentes de Madrid, Arte e Historia, Ediciones la Librería, ISBN: 978-84-9873-030-2, Depósito legal: M-5279-2009
- La Monarquía Hispana, Isabel II (1843-1868).
- Teatro de la Zarzuela
- La Biblioteca Nacional
- Museo Arqueológico Nacional
- Fundación de los Ferrocarriles Españoles
- Anibal Calvo Centeno, Arquitecto Técnico.
- Monumentamadrid
- DRAE
- elmundo.es DICCIONARIOS

Página anterior    Inicio
Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.

Compartir
Abrir texto en PDF RSS 2.0
Más Herencia de los Borbones, siglo XIX
- Fernando VII (1808, 1813-1833)

- Isabel II: Regencias de María Cristina y Espartero (1833-1843)


Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

  • Página creada gracias a: CCTW