Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid

Pueblos de Madrid

Móstoles


Edificios y otros elementos del Móstoles de 1808 trasladados sobre un plano de 1858

Maqueta representando los edificios y otros elementos del Móstoles de 1808 trasladados sobre un plano de 1858. Siglo XXI.

A unos 20 kilómetros al Suroeste de Madrid se encuentra la Villa de Móstoles, un municipio madrileño con 206.263 personas censadas en él, según los datos del padrón municipal de habitantes del 1 de enero de 2015 mostrados por el INE, lo cual lo convierte en el segundo en número de habitantes de la Comunidad Autónoma de Madrid. Conozcamos a continuación, y de manera un tanto somera, un poco de la historia de este pequeño municipio que, según la tradición, en 1808 declaró la Guerra a Francia, dando inicio así a la Guerra de la Independencia Española (1808-1814).

El territorio mostoleño ha estado habitado desde la Prehistoria, como así lo atestiguan los distintos restos arqueológicos del Paleolítico en él existentes, en donde se han hallados objetos propios de la industria lítica1, como, entre otros, raederas2 y puntas de flecha. En la Edad de Hierro, entre los siglos III y I a. C., la zona estuvo habitada por los Carpetanos, de los cuales era la importante ciudad indígena de Toletum (Toledo), habiéndose encontrado de este período dos fíbulas3 de bronce del siglo II a. C.

En época ya romana, entre los siglos I y V d. C., Móstoles dependería de Toletum, la capital de la Carpetania, pudiendo darse el caso de que aquí se encontrase la antigua y desaparecida Titulcia, sobre todo de tratarse en realidad de un importante cruce de caminos y no de una ciudad romana, como se ha venido pensando normalmente. Y es que por aquí pasaban las importantes vías que enlazaban Toletum con Segovia, Emérita Augusta (Mérida) con Caesaraugusta (Zaragoza), la de Asturica Augusta (Astorga) a Corduba (Córdoba), y la Valentia (Valencia) a Salamantica (Salamanca). De época romana se ha hallado un número importante de restos arqueológicos que señalan la posibilidad de que al Este del actual centro de la ciudad se ubicase un núcleo rural o una posada, así como varias grandes explotaciones agrícolas situadas tanto en la vega del Arroyo del Soto como en la de los Combos y la Reguera.

De los visigodos quedan los restos descubiertos en Arroyo del Soto que podrían pertenecer a un monasterio de este período.

En la época islámica, entre los siglos VIII y XI, aparece en el libro del cartógrafo y geógrafo Al-Idrisi (1100-1165) “Los Caminos de Al-Andalus” la que podría ser la primera mención a Móstoles y origen de su nombre, Mostel, el cual se nombra al tratar del camino que va de Toledo a Burgos.

Móstoles, Monumento a Andrés Torrejón

Monumento a Andrés Torrejón.

Tras la reconquista cristiana de Toledo por el rey castellano Alfonso VI, Móstoles pasa a formar parte de Castilla, no haciéndose mención de ella en un documento castellano hasta octubre de 1144, cuando Alfonso VII concede a la Catedral de Toledo el lugar llamado Freguezedos, describiendo su localización como “... intra turrem de Monsteles et illam carreram qua itur de Magerito ad Ulmos...”. De esta época, siglos XII o XIII, data el ábside de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, siendo entonces cuando el centro de la población se va trasladando hasta conformarse alrededor de este templo. A principios del siglo XIII (1208), Móstoles pasa a depender de Segovia, tras delimitarse los alfoces4 de Madrid, Segovia y Toledo, pasando a finales de este mismo siglo a depender nuevamente de esta última. No obstante, a pesar de su falta de independencia jurisdiccional, en Móstoles estaba situada la cabecera del Arciprestazgo de Canales, un territorio eclesiástico ubicado entre las Puertas de Toledo y los pasos de la Sierra de Guadarrama. En el siglo XIV, Móstoles sobrevive a la terrible epidemia de la peste negra, que hizo desaparecer muchas pequeñas aldeas castellanas, y tiene, desde principios de siglo, su primer señor feudal, Pelayo Daza, aunque en realidad el territorio mostoleño estaba repartido entre varios señores diferentes.

Para Móstoles, el siglo XV fue conflictivo, ya que aunque aumentó las superficies de cultivo y de pastos con la incorporación de nuevos territorios, como las Dehesas de El Visillo y del Arroyo de Viñas, también ello fue motivo de disputas territoriales con varios municipios vecinos, Moraleja y Sacedón entre ellos, que se vieron recrudecidas cuando algunos de esos pueblos pasaron a formar parte de señoríos5. El siglo finalizó con la primera delimitación de los respectivos territorios entre Móstoles y el alfoz de Madrid.

Los conflictos territoriales continuarían en el siglo XVI hasta llegar en alguna ocasión al derramamiento de sangre por la delimitación y la propiedad de algunos lugares, como el Arroyo de Viñas, El Visillo, la Magdalena, los prados de los Buyerros, o el despoblado del Lucero. Sin embargo, no todo fue negativo en esta centuria. Comencemos con el hallazgo, en una galería subterránea, de una imagen de la Virgen que causó gran entusiasmo en la población, la cual la hizo patrona de Móstoles y le construyó una capilla que será el origen de la actual Ermita de Nuestra Señora de los Santos.

La situación de dependencia que tenía Móstoles con respecto a antiguos privilegios señoriales fue desapareciendo a lo largo del siglo. Así, entre los años 1533 y 1536, se vivió una situación de enfrentamiento en la ciudad entre sus vecinos y los herederos de antiguos derechos señoriales por el privilegio que éstos aún mantenían de nombrar algunos cargos del consejo7; este conflicto desembocó en un pleito en el que la justicia real falló parcialmente a favor de los primeros, limitando el poder de los señores. Más adelante, en 1565, la ciudad compró al rey el privilegio de villazgo8, lo que le dio independencia judicial con respecto a Toledo, pudiendo en adelante tener una legislación propia. Del año 1576 ha quedado una descripción del municipio a través del cuestionario contestado en las Relaciones de Felipe II. De esta forma, se sabe que tenía una población de 300 vecinos, muy religiosos y dependientes de los terratenientes; que estaba atravesado por varios e importantes caminos, como los de Segovia a Andalucía y Toledo, Salamanca a Valencia, y Madrid a Toledo; y que se había convertido en proveedor de la capital de España a través de su agricultura, por la que suministraba cereales, hortalizas y vino.

Móstoles, Despacho de la casa de Andrés Torrejón

Despacho de la casa de Andrés Torrejón.

En el siglo XVII, la población no sólo no aumentó, sino que incluso en ocasiones disminuyó debido a las epidemias de peste de los años 1657 y 1684, y a la emigración a América. En 1641, el caballero calatravo Rafael Cornejo Ribadeneira estableció una fundación con fincas y solares urbanos para que con sus frutos se costease a un maestro que educara a los niños mostoleños tanto en el cristianismo como en leer y escribir. La dejó a cargo del cura y del alcalde mayor, y su administración debió de ser particularmente eficiente, al mantenerse hasta el siglo XIX. Es también en este siglo cuando se construye la ya mencionada Ermita de Nuestra Señora de los Santos.

El siglo XVIII comienza para Móstoles con la Guerra de Sucesión Española (1701-1713) y sufriendo el paso por sus caminos de las tropas de los dos bandos en conflicto. Su población permanece casi estancada, con casi 300 vecinos registrados entre 1752 y 1754 en el Catastro de Ensenada. Su economía está basada en una agricultura de secano9, en donde además de los cereales, su producto principal, destaca también el cultivo de la vid. Apenas hay superficie dedicada a la aceituna y a las hortalizas, a pesar de ser estas últimas muy rentables. La ganadería se divide entre unos cuantos grandes rebaños, propiedad de los terratenientes, y los animales de labor (mulas, etc.), propiedad de los vecinos. Si en la centuria anterior fue Cornejo Ribadeneira quien estableció una fundación para la educación de los niños mostoleños, en este siglo fueron Vicente Fernández Rondero y Eugenio González Maldonado quienes fijaron sendas capellanías10 con que colaborar en costear la educación de los pequeños de Móstoles.

El 2 de mayo de 1808, día del levantamiento del pueblo de Madrid contra el ocupante francés, se encuentran en Móstoles el Auditor General, Secretario del Consejo del Almirantazgo12 y Fiscal Togado del Consejo de Guerra Don Juan Pérez Villamil, y el Superintendente de todas las Rentas en la Real Audiencia y Capitanía General de Caracas Don Esteban Fernández de Léon, recién llegado éste a la Villa desde un Madrid combatiente contra los franceses. Entre ambos convencen a los dos alcaldes del municipio, Don Andrés Torrejón y Don Simón Hernández, para que firmen la circular que redacta Pérez Villamil y que pasaría a la historia como el Bando de la Independencia, y cuyo destino era comunicar a las demás poblaciones lo ocurrido en Madrid. Para llevarlo, mediante el sistema de postas13, se ofreció el andaluz Pedro Serrano, quien recorrería sin parar, excepto el tiempo mínimo para mostrar el bando a las distintas autoridades, doscientos kilómetros en veinticuatro horas, deteniéndose agotado en Casas del Puerto (Cáceres) antes de continuar el viaje hasta Badajoz, en donde entró el día 4. Aunque el bando no fue tan responsable de la insurrección generalizada del país como sí lo fue la publicación de la abdicación de los Borbones al trono español el 25 del mismo mes, sí lo sería de la creación de una figura idealizada de cómo el alcalde de un pequeño pueblo era capaz de declarar la guerra al entonces todopoderoso Imperio Napoleónico.

La Guerra de la Independencia dejó Móstoles tan destrozado como el resto del país; un país, además, que al no poder, o saber, conservar el territorio continental americano, no pudo disponer de los recursos económicos de éstos, vitales para la economía española anterior al conflicto bélico. Estos problemas se vieron agravados por los distintos conflictos entre españoles que se sucedieron en España durante el siglo XIX (Guerras Carlistas, Revolución de 1868, Revolución cantonal de 1873, Guerra de Cuba, etc.), que tienen como común denominador que, venciese el bando que venciese, era la economía del conjunto del país la que había perdido.

Móstoles, Extremo Este del Lago del Parque Natural El Soto

Extremo Este del Lago del Parque Natural El Soto.

A mediados del siglo XIX, la población cuenta con un casco urbano formado por edificios de pobre construcción y mayormente de una sola planta, con las aguas fecales sin canalizar, escasez de surtidores de agua potable y sin ninguna iluminación en las calles y plazas. Es a partir de entonces cuando comienzan a llegar a Móstoles las mejoras urbanísticas: la Fuente de los Peces, el lavadero público, las nuevas Escuelas Municipales, el primer alumbrado público a base de petróleo, mejoras de los caminos y de las condiciones higiénicas, y la construcción de un Casino14. En 1883, al inaugurarse las escuelas, el rey Alfonso XII concede al pueblo el título de Villa Ilustrísima en reconocimiento a la labor educativa del Ayuntamiento. Las sucesivas desamortizaciones15 de 1836 y de 1855 obligaron al consistorio a vender la mayor parte de sus fincas y solares sin lograr un mejor repartimiento de las tierras, con el surgimiento de una clase media, como era el objetivo deseado. En su lugar, los terrenos fueron concentrados en las manos de unos pocos terratenientes, algunos de ellos ya existentes anteriormente, que empeoraron las condiciones de vida de los agricultores, relegando a la gran mayoría a trabajar como jornaleros. A finales del siglo, surgen nuevas oportunidades económicas para Móstoles con la inauguración de la línea de ferrocarril entre Madrid y Almorox, que tiene una estación en esta población y un apeadero en Villaviciosa de Odón.

Llega el siglo XX y con él nuevos avances urbanísticos, como la llegada de la electricidad en 1910, o del teléfono en 1920. Anteriormente, en 1908, al cumplirse el I Centenario del 2 de mayo de 1808, se construye el Monumento a Andrés Torrejón. En 1931, cae la Monarquía y llega la II República, algo que no tuvo un gran significado para Móstoles, a diferencia de la Guerra Civil Española (1936-1939), de la que saldría una ciudad con la mitad de sus edificios destruidos y la economía enormemente dañada. Durante las dos décadas siguientes, años 40 y 50, Móstoles se va recuperando debido en gran parte a la llegada de inmigrantes que venían desde las zonas rurales buscando trabajo en Madrid.

En los años 60, Móstoles experimenta una gran transformación urbana, apoyada en las mejoras de los años anteriores (llegada del agua corriente y electricidad a todas las viviendas, mejoras de éstas, etc.). La inmigración masiva hacia Madrid hizo escasear la vivienda hasta extremos insospechados, por lo que se decidió construir bloques de edificios con que subsanarla, surgiendo así las ciudades-dormitorios como Móstoles, dependientes por completo de la capital al carecer de los recursos propios necesarios para sostener los nuevos e ingentes volúmenes de población. La crisis económica de los años 70 hizo que gran parte de los problemas surgidos de la construcción indiscriminada y que permanecían más o menos contenidos eclosionaran con crudeza, surgiendo así las faltas de equipamiento urbano, de asistencia sanitaria, de escuelas, o de lugares de esparcimiento, que no se habían construido a la par que los nuevos bloques de viviendas. Estos problemas comenzaron a resolverse a finales de esta década, con una mayor participación ciudadana y los beneficios procedentes de la entrada de España en la Unión Europea en 1985.

Recorramos a continuación los monumentos y lugares de interés del municipio.


* * *
Móstoles, Museo de la Ciudad

Museo de la Ciudad. Siglo XX.

Pero para conocer la historia de la Villa de Móstoles, nada mejor que visitar el Museo de la Ciudad, instalado en la llamada tradicionalmente Casa de Postas, una antigua casona de estilo neomudéjar construida a comienzos del siglo XX en la que podremos conocer cuál ha sido el devenir de la ciudad a lo largo de los siglos y ver a la par cómo ha ido cambiando su fisonomía.

Móstoles, Patio del Museo de Móstoles

Patio del Museo de Móstoles.

De este modo, en su interior se exhibe una gran maqueta que nos muestra a escala 1:20 cómo era Móstoles en 1808, obra de la Asociación Cultural 2 de Mayo. Varios carteles forman parte de la exposición permanente, los cuales se centran en la historia de la ciudad. Asimismo, el visitante podrá asistir a las exposiciones temporales que acoge también el centro, además de ver la bodega original, que se ha conservado.

Localización: Calle de Andrés Torrejón, 5. 28931 Móstoles.


Móstoles, Casa-Museo de Andrés Torrejón

Casa-Museo de Andrés Torrejón

También es cita obligada visitar la Casa-Museo de Andrés Torrejón, a pocos metros del Museo de la Ciudad. Se trata de la casa en la que el que fuera alcalde de Móstoles vivió y murió, situada en la antigua Calle de Segovia, hoy y desde 1868 Calle de Andrés Torrejón.

En 1958, siendo propietario de la vivienda Enrique Inchausti, el Ayuntamiento estudia una posible cesión de ésta, compra que se llevó a cabo al año siguiente por un total de 1.500.000 pesetas. Más adelante sería restaurada y acondicionada para ser convertida en casa-museo, para lo cual se amueblaría con muebles y enseres de comienzos del siglo XIX provenientes de la propia ciudad de Móstoles, dando una idea así de cómo era la vida de entonces en la Villa.

Móstoles, Cocina de la Casa-Museo de Andrés Torrejón

Cocina de la Casa-Museo de Andrés Torrejón.

Así pues, quien visite ahora la casa-museo no verá en su interior la distribución de las estancias ni el mobiliario original que tenía Andrés Torrejón en su vivienda, pues él por ejemplo nunca tuvo un despacho (muestra de ello son las fotografías que de ella se pueden ver en la exposición permanente del Museo de la Ciudad), sino una recreación de cómo podía ser una casa a comienzos del siglo XIX. De este modo, cada estancia ha quedado amueblada con distintas piezas hasta conformar un despacho, un comedor, un dormitorio, una cocina y un patio con caballerizas y aperos de labranza.

Localización: Calle de Andrés Torrejón. 28931 Móstoles.


Móstoles, Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Siglos XII, XIII, XVII y XX.

La historia de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción se remonta a un antiguo templo construido en época mudéjar y del que sólo han llegado a nuestros días la torre y el ábside; parece que los historiadores no han conseguido fijar una fecha exacta sobre su construcción, si bien Pedro Navascués cree probable que la primera se alzara en la primera mitad del siglo XII, siendo de comienzos del XIII el segundo, apuntando que quizás la torre fuera construida antes que el templo debido a la necesidad que había de fortificar la zona, que había sido recientemente reconquistada, algo que ocurre en algunas iglesias toledanas, de donde ésta tomó influencias. Nos encontramos, pues, ante el único conjunto ábside-torre mudéjar de la Comunidad de Madrid.

Móstoles, Ábside múdejar de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Ábside múdejar de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Siglo XIII.

Se trata de un ábside semicircular cuyos materiales son los característicos del período en el que se enmarca la primitiva iglesia, es decir, la mampostería16, en este caso utilizada en el basamento, y el ladrillo con el que se han levantado los dos cuerpos de que consta, decorados éstos con arcos de herradura18. Contó en su día con una bóveda de cuarto de esfera que lo cubría, también desaparecida. Durante siglos, el ábside, integrado en el nuevo templo que se construyó, acogió la Capilla Mayor, con su altar y su retablo mayor. Asimismo, cabe mencionar que se trata de un tipo único en la Comunidad de Madrid ya que mezcla características formales de dos escuelas mudéjares, una que predominó en la mitad Norte de la región y otra en el Sur.

Móstoles, Torre múdejar de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Torre múdejar de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Siglo XII.

En cuanto a la torre, ésta es de base rectangular, con una altura de unos 26 metros, y ha sido objeto de numerosas restauraciones a lo largo de los siglos hasta quedar configurada con la imagen que ha llegado a nuestros días. Su parte inferior, una base de mampostería, podría ser resto de un alminar20 musulmán de los siglos X u XI que fuese construido para una mezquita que existiera previamente, o bien fuera ya torre de una iglesia; de un modo u otro, siempre ha tenido un uso religioso, teniendo quizás una función secundaria como atalaya22. En el cuerpo de campanas, se abren ocho arcos califales23 enmarcados con alfiz25, de herradura y apuntados, que podrían ser de comienzos del siglo XIII, momento en que quizás se construyera el ábside. La parte superior fue realizada para albergar el reloj y es de época muy posterior, pudiendo ser de los siglos XVII o XVIII. Actualmente, la torre se halla separada del resto de la Iglesia, accediéndose a su interior desde dentro de la Iglesia por el lateral Sur, por medio de unas cortas escaleras, aunque no está abierta al público.

En el año 1943, Rodolfo García Pablos, arquitecto de Regiones Devastadas, realiza una reconstrucción del templo, que hasta entonces se puede decir que se había conservado, si bien con algunas modificaciones llevadas a cabo en el siglo XVII. Como hemos dicho, era una construcción mudéjar y constaba en su interior de tres naves divididas igualmente en tres tramos por arcos sostenidos por columnas de ladrillo; cada una de estas naves tenía un ábside, el que nos ha llegado a nuestros días, que era el central, y los dos laterales, que eran de testero28 recto. Las cubiertas tendrían una armadura de madera, siendo la del ábside un cuarto de bóveda, como dijimos antes, y la del crucero29 una cúpula. El acceso se hacía por los pies de la Iglesia, así como por la nave de la Epístola30, mientras que la torre se hallaba adosada a los pies del lado del Evangelio. Al exterior, las fachadas se encontraban cubiertas con revoco31, todo ello cubierto con un tejado a dos aguas35 de teja curva.

En el siglo XVII, se llevaron a cabo algunas reformas. Así, se adosó al templo, por su lado del Evangelio, un cuerpo más bajo que las naves, en el que se instalaron la sacristía y las capillas del Carmen y del Ángel que la unían con la torre; además, es posible que fuera también en ese momento cuando se añadiera el último cuerpo de la torre, la cual sería rematada ya en el siglo XIX con un chapitel que se reconstruiría en 1911 tras ser destruido por un rayo. En el XVIII, se amplió la capilla del Carmen, y en el XIX, entre 1850 y 1852, se colocó el chapitel y se hizo en el lado de la Epístola otro cuerpo parecido al anterior, en el que se ubicarían el baptisterio36, un porche y un trastero. El Altar Mayor contaba con un retablo de mediados del siglo XVII dedicado a la Encarnación, obra de Francisco Rizi; éste estaba formado por cuatro columnas corintias37 y en él se utilizaban tanto pinturas como esculturas.

Móstoles, Fachada Sur de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Fachada Sur de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Lamentablemente, durante la Guerra Civil el templo se usó como alojamiento para las tropas, ocasionándosele numerosos daños estructurales que se agravaron cuando el edificio pasó a estar abandonado tras la guerra por la falta de dinero para su restauración. Será, pues, el 4 de noviembre de 1942 cuando el pleno municipal acuerde que todo el pueblo debería, de diferentes maneras, contribuir a la recuperación de la Iglesia. Es entonces cuando el arquitecto diocesano redacta un informe en el que declara que el edificio no es seguro en absoluto, urgiendo así a su restauración; además, se hace mención de que a la colaboración de los vecinos se uniría la venta de un Greco que poseía la parroquia y que en esos momento estaba depositado en el Museo del Prado. Al año siguiente, en 1943, el arquitecto de Regiones Devastadas Rodolfo García Pablos redactaría el proyecto de reconstrucción: se elevó todo el muro perimetral; se añadió un tercer cuerpo de arquillos; se amplía la nave central y se reducen las laterales, que quedarían como deambulatorios51; se cubre la nave central con una bóveda de cañón con lunetos53; se respetaría la decoración antigua, reparando la que se había conservado; se derribaron las construcciones adosadas al ábside, así como las dependencias que estaban prácticamente derruidas y la capilla del eje transversal, que se sustituyó por otra octogonal que se comunicaba con la sacristía; el acceso se haría por una sola entrada situada bajo un porche; y se repararían algunos desperfectos de la torre, cubriéndola con un chapitel de pizarra.

Años más tarde, en 1969, el arquitecto José Manuel González Valcárcel realiza un nuevo proyecto de restauración y consolidación del ábside. Pero será un año después, en 1970 y de la mano del arquitecto municipal Aurelio Mendoza, cuando el templo sea remodelado de modo que adquiriría el aspecto con el que hoy lo conocemos: se destruiría la nave de la Epístola, siendo sustituida por un gran semicírculo como si fuera un ábside, cambiando así incluso la orientación del templo; el primitivo ábside será convertido en una capilla lateral; se cambia el acceso, que se hace por la fachada Norte, a los ahora pies de la Iglesia.

De su interior, se puede destacar una pila bautismal que dataría de tiempos de los Reyes Católicos, es decir, del siglo XV, ya que en ella aparece esculpido el escudo familiar del que fuera arzobispo de Toledo entre 1482 y 1495 Don Pedro González de Mendoza. Al no encontrarse inscrita en ningún inventario, podría tratarse de una adquisición de la parroquia realizada entre la segunda mitad del siglo XVIII y el XIX. De estilo renacentista, está hecha en mármol gris verdoso algo jaspeado54 y es de forma de copa semiesférica. La pila se apoya sobre un pie cilíndrico de base cuadrada con molduras aboceladas56 en los extremos y canales verticales, dando una imagen como si fuera una columna jónica58.

Asimismo, en este templo se halla la sepultura con los restos mortales del alcalde de Móstoles Don Andrés Torrejón.

Desde el 19 de noviembre de 1982, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción se encuentra incoada como Bien de Interés Cultural.

Localización: Plaza de Ernesto Peces, 1. 28931 Móstoles.


Móstoles, Ermita de Nuestra Señora de los Santos

Ermita de Nuestra Señora de los Santos. Siglo XVII.

El origen de la Ermita de Nuestra Señora de los Santos se halla en el siglo XVI. La leyenda dice que en septiembre de 1514, unos niños estaban jugando en un frontón que había en el sitio donde hoy se levanta el templo y que, en un momento dado, se les escapó la pelota, cayendo ésta a un agujero; cuando fueron a sacarla, vieron que debajo del pequeño agujero había otro de mayor tamaño, como si fuera una cueva, entrando en ella y descubriendo allí la figura de una Virgen junto con las de varios santos. Fue entonces cuando se ideó alzar allí una pequeña construcción que acogiera la imagen.

Esta primitiva capilla se mantendría en el lugar hasta el 7 de mayo de 1602, momento en que comenzarían las obras de la ermita actual tras la donación de unos terrenos colindantes que efectuó Doña Constanza de Rojas, madre del Beato Simón de Rojas, unas obras que serían terminadas gracias a la colaboración de todos los mostoleños, unos económicamente y otros con su trabajo, muestra de la veneración por la Virgen. Así, estas primeras obras acabarían en 1605, siendo la base de la ermita actual. Más adelante, en 1618, se realizarían un cuarto y una nueva capilla, y en 1680, la capilla principal, obra de los maestros José Carrasco y Cristóbal Rodríguez, y un lugar destacado dentro del templo en el que se colocaría y se daría culto a la imagen de la Virgen encontrada años atrás. Finalmente, en 1697 se terminarían los trabajos de ornamentación del interior.

Ateniéndonos a su descripción formal, estamos ante un templo de líneas austeras, tal y como podemos ver en la arquitectura madrileña de finales del siglo XVII y comienzos del XVIII. En el exterior, cuenta con elementos herrerianos, estando levantada con cajones de mampostería y ladrillo. La fachada principal se sitúa a los pies, accediéndose a la ermita por una puerta adintelada y recercada por un alfiz de ladrillo; sobre ella, hay una ventana con dintel del mismo material. Remata el conjunto un frontón triangular coronado por una cruz en el centro y dos pináculos62 a los lados. Otro acceso, de características similares a éste, se abre en el muro del lado del Evangelio. En la zona de la cabecera, sobresale el cimborrio63, cubierto a cuatro aguas y rematado con una bola y una cruz de hierro.

Ya en el interior, la planta, de cruz latina64, es de una sola nave dividida en tres tramos y cubierta con una bóveda de cañón con lunetos, mientras que se decora con ornamentación geométrica. Se accede al crucero por medio de un arco triunfal; éste está cubierto con una cúpula con linterna, con mútilos65 sobre pechinas67. La Capilla Mayor, con acceso a través de un arco de medio punto, es sencilla, pero no por eso deja de ser interesante; de planta rectangular, como el camarín69 trasero, se cubre con una bóveda vaída70 con casetones71. De este modo, el retablo, que acoge a la Virgen de los Santos, es una obra de 1717 del maestro Domingo Francisco de Valdearenas; de estilo barroco, sigue las trazas de José de Churriguera, quedando ajustado perfectamente en su hueco debido a que fue encargado de manera expresa para ocupar este lugar. A los pies, queda situado el coro.

Durante la Guerra Civil, la ermita fue utilizada como hospital de guerra, momento en que serían destruidas todas las imágenes y parte del retablo. Varias han sido las restauraciones que se han llevado a cabo desde entonces, las últimas en 1988 y 1994.

La Ermita de Nuestra Señora de los Santos fue declarada Bien de Interés Cultural el 6 de octubre de 1994, mismo año en que la Dirección General de Patrimonio Cultural la catalogó como Monumento Histórico-Artístico.

Localización: Calle de San Antonio, s/n. 28931 Móstoles.


Móstoles, Noria-Templete

Noria-Templete. Siglos XVII o XVIII.

En el Parque del Cuartel de la Huerta se encuentra una antigua Noria-Templete ya existente a mediados del siglo XIX, como queda atestiguado por su presencia en un mapa de la localidad de 1858, y cuyos orígenes son de difícil datación, aunque si atendemos a la antigüedad de algunos de sus elementos, como la veleta de hierro forjado que la remata, éstos podrían remontarse hasta los siglos XVII o XVIII.

El templete, de planta octogonal, está construido con ladrillo macizo y consta de dos cuerpos, ambos del mismo material; el inferior tiene todos sus paramentos72 macizos, sin vanos73 en ellos, excepto en aquel en donde se halla la única entrada que posee en la actualidad y la escalera de acceso a ella; el superior, por su parte, está compuesto por ocho machones74 de ladrillo, situados en los vértices de la estructura octogonal, que separan los paramentos totalmente huecos existentes entre ellos y protegidos por cristales y rejas. La cubierta, a ocho aguas y situada sobre los anteriores machones, es de teja árabe.

En el interior del templete existía una noria de sangre75 en donde un borriquillo o una mula, con su tracción, accionaba el mecanismo con el que se sacaba agua del pozo que allí había y se canalizaba hasta una gran alberca, en donde era embalsada para su posterior utilización en el riego de la huerta que había en el lugar.

Existe una leyenda que sitúa junto a la noria la casa en la que se alojaba Fernando VI a su paso por la Villa de Móstoles.

Localización: Delimitado por las calles de la Independencia, de la Mariblanca, de Canarias y de Luis Jiménez de Asúa. 28931 Móstoles.


Móstoles, Antiguas Escuelas Públicas de Móstoles

Antiguas Escuelas Públicas de Móstoles. Siglo XIX.

En la misma plaza en la que se encuentra la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, está ubicado el edificio de las que fueran las Antiguas Escuelas Públicas de Móstoles. Su historia se remonta al último tercio del siglo XIX. Entonces, la escuela masculina estaba instalada en un caserón en la Calle del Hospital, mientras que la femenina se hallaba en la Calle Pradillo, pero tanto una como otra se vieron obligadas a abandonas sus respectivas sedes debido al estado de ruina en que se encontraban ambas; así, la masculina se instaló de manera provisional en un granero que prestó Don Saturio Rodríguez Marcos, vecino de la Villa, en la misma calle, quedándose la femenina en el piso alto de una casa que éste mismo vecino cedió en la Plaza de la Constitución.

Las condiciones de estas dos nuevas ubicaciones tampoco eran las deseables, por lo que el Ayuntamiento aceleró el proceso de construcción de un nuevo edificio. Así, en 1870 la corporación municipal acordaría llevar a cabo dicho proyecto de manera urgente, eligiendo para ello un solar en la Travesía de la Iglesia que entonces estaba ocupado por una vieja casa en ruinas. En encargado de redactar el proyecto fue el arquitecto Adolfo Fernández Casanova, mientras que la dirección de las obras recayó sobre el arquitecto municipal Enrique Sánchez Rodríguez. Dichas obras fueron subastadas el 14 de diciembre de 1881, siéndoles adjudicadas al maestro de obras Luis Mascaraque por una cantidad de 24.000 pesetas que finalmente ascendió a 30.000. Los trabajos comenzarían en febrero del año siguiente, acabando en septiembre y siendo inauguradas las nuevas escuelas el 2 de febrero de 1883 con la asistencia de distintas e importantes personalidades madrileñas. Con una capacidad para 84 alumnos de los dos sexos de entre 6 y 9 años, en el interior se diferenciaban tres núcleos. Por una parte, un cuerpo central formado por dos alturas en el que estaban los accesos y que, además, servía de distribuidor; en la planta alta, estaban la biblioteca, la caja de la escalera y una antesala; en la planta baja, había un vestíbulo central en el que se iniciaba la escalera. Por otra parte, a ambos lados de este cuerpo central estaban dos alas gemelas en las que se instalaban dos antesalas, dos amplias aulas, dos cobertizos, dos retretes, dos patios ajardinados que servían de lugar de recreo de los niños y las viviendas de los maestros, que quedaban comunicadas con la escuela; las niñas acudían a clase en la parte izquierda, accediendo por la Plazuela del Cura, mientras que los niños lo hacían por la derecha, entrando por la Calle de Ordóñez.

Móstoles, Fachada Este de las antiguas Escuelas Públicas de Móstoles

Fachada Este de las antiguas Escuelas Públicas de Móstoles.

Las escuelas estuvieron funcionando hasta el año 1979 y, tras numerosos problemas, cesó su uso, pasando el edificio entonces a ser utilizado como almacén municipal. El abandono acabó con él, pues el 6 de octubre de 1989 fue derribado todo el interior, conservándose sólo los muros exteriores (salvo el que da a la Plaza Ernesto Peces, que se hizo de nuevo con ladrillo cerámico que se pareciera lo más posible a la construcción antigua), que serían integrados en una construcción nueva que había planificado el año anterior el Ayuntamiento por medio de sus técnicos municipales con el fin de que acogiera las oficinas del INEM. Cuando las obras de esta primera fase terminaron, el inmueble quedó sin uso hasta que en 1992 se realizó el proyecto de la segunda fase, en el que se preveía acabar del todo los trabajos de adecuación, estando al frente de su redacción los técnicos municipales Antonio Narvarte, Gonzalo Fernández y Justo Lorenzo.

En el exterior, las dos fachadas principales se ordenan simétricamente conforme a un cuerpo central en el que están: en la planta baja, la puerta principal y dos ventanas rectangulares; en la primera, otras tres ventanas verticales; y en el frontón que remata el conjunto, se abre un óculo76 que queda enmarcado por una cenefa de ladrillo. Las alas laterales sólo tenían una planta y en ellas hay dos ventanas pareadas de iguales proporciones que las del cuerpo central, así como cuatro horizontales. Todos los vanos tienen un dintel de ladrillo dispuesto a sardinel77. En la actualidad, estos cuerpos laterales aparecen con una altura añadida y cubierta que, como si fuera un ventanal corrido, se asoma por la cornisa de la construcción original.

En el interior, las dos plantas con que cuenta presentan una disposición de sus dependencias similar, contando en la primera con el vestíbulo, la recepción, dos despachos y dos núcleos de aseos, y en la segunda, con dos salas, un despacho y un núcleo de aseos; asimismo, hay un ático en el que están las instalaciones del aire acondicionado.

Localización: Calle América, 3, con vuelta a Calle Ricardo Medem, con vuelta a Plaza Ernesto Peces. 28931 Móstoles.


Móstoles, Antiguo Casino

Antiguo Casino. Siglo XXI.

La ciudad de Móstoles no sólo tiene varios edificios históricos de alto interés, sino que también cuenta con algunas muestras de arquitectura contemporánea que merece la pena citar en este reportaje. Un ejemplo de ello es el antiguo Casino, inmueble que alberga en la actualidad el Instituto de la Mujer y el Archivo Municipal en dos espacios diferenciados que se unen en un único conjunto.

El proyecto ganador se dio a conocer tras celebrarse un concurso en el año 2006, comenzando su construcción en 2007, en el solar en que tiempo atrás se alzaba el antiguo Casino de la ciudad, inaugurándose dos años más tarde y recibiendo incluso un premio de arquitectura en Londres por su diseño, tal y como recoge el Ayuntamiento de Móstoles en su web. Si bien la idea original era conservar la fachada primitiva del Casino, y así quedaba recogido en las bases del concurso, su aspecto tradicional desaparecería completamente, construyéndose un sistema de chapas perforadas de acero galvanizado en la zona de acceso al Archivo Municipal, creando así entre esta fachada y el edificio nuevo, junto al vestíbulo, un pequeño invernadero.

Construido entre medianeras78 y en voladizos79, ha creado así un camino nuevo de paso entre las calles Ricardo Medem y Colón, además de un espacio público semi-cubierto con vegetación y un área infantil de juegos y de bancos.

Localización: Calle de Ricardo Medem, 27. 28931 Móstoles.


Móstoles, CA2M Centro de Arte Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid

CA2M Centro de Arte Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid. Siglo XXI.

Uno de los centros culturales más importante con que cuenta Móstoles, además de ser otro ejemplo de arquitectura contemporánea, es el CA2M Centro de Arte Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid. Inaugurado en mayo de 2008, se ha consolidado a lo largo de los años y desde su apertura, tal y como se define en su página web, como “un centro de arte vivo, que concentra su interés en el arte más actual”. Así, sus instalaciones acogen la Colección de Arte Contemporáneo de la Comunidad de Madrid, compuesta por alrededor de 1.500 obras de todo tipo (pintura, escultura, etc.), además de organizar diferentes exposiciones y de desarrollar programas de investigación con el fin de situarse entre los centros más importantes y avanzados a nivel europeo.

El edificio en el que está instalado es un inmueble de nueva construcción levantado en el solar en el que antiguamente se hallaba una edificación tradicional conocida como la Casona; el proyecto fue ideado por Celia Vinuesa, llevándolo a su ejecución Pablo Pérez-Urruti. Cuenta con 5.886 metros cuadrados en total, por los cuales, a lo largo de tres plantas, se reparten los distintos espacios expositivos, además de un salón de actos con un aforo de 100 personas, un bar / tienda, la mediateca80 y una terraza en la que se llevan a cabo distintas actividades al aire libre. Tiene, asimismo, una zona destinada a administración e investigación, además de los almacenes en los que se custodian las obras que integran la colección.

En cuanto a la programación cultural del centro, ésta queda articulada en torno a cuatro ejes principales. Por un lado, tenemos la exposición de carácter rotativo de los fondos de la colección, donde se pueden ver obras de artistas como Chema Madoz, Ouka Leele, Pilar Albarracín, o Cyprien Gaillard, entre otros. Por otro lado, están las exposiciones colectivas organizadas por comisariados81 de distintos expertos. En tercer lugar, se hallan las exposiciones individuales de artistas noveles. Y por último, están todas aquellas actividades que no son expositivas, como pueden ser conferencias, debates, etc.

Localización: Avenida de la Constitución, 23. 28931 Móstoles.


Móstoles, Detalle del Monumento a Andrés Torrejón

Detalle del Monumento a Andrés Torrejón. Siglo XX.

En el centro de la ciudad, se levanta el Monumento a Andrés Torrejón, construido en el año 1908 en conmemoración del I Centenario de la Sublevación de la Villa de Móstoles contra el invasor francés y a cuya inauguración asistió S.M. el rey Alfonso XIII.

El monumento está formado por una base de granito sobre la que se eleva, representando los Pirineos, un fragmento de montaña de roca de Segovia. Por encima de ésta, se encuentra, construida en bronce, un águila imperial, emblema característico del imperio napoleónico, que con su garra izquierda arranca la corona real del escudo español, simbolizando así los deseos del pequeño corso84 por quitar del trono español a su legítimo ocupante y sustituirlo por alguien designado por él, como ya había hecho en Etruria (1801), Italia (1805), Holanda (1806), Nápoles (1806) o Westfalia (1807).

Debajo del escudo español y delante de él, como protegiéndolo, se encuentra la estatua del bravo mostoleño Don Andrés Torrejón, quien con la mano derecha alzada empuña el bastón de mando. Por detrás y a la derecha de la figura del alcalde, surge el postillón85, cabalgando rápido mientras porta el bando de la independencia. En la placa situada a los pies del caballo podemos leer:

2 DE MAYO DE 1908
A
DON ANDRÉS TORREJÓN
ALCALDE DE MÓSTOLES
Y A DON SIMÓN HERNÁNDEZ,
DON JUAN PÉREZ VILLAMIL,
DON ANTONIO HERNÁNDEZ
QUE COADYUVARON A INMORTALIZAR ESTA FECHA.

En otra lámina, colocada bajo la corona de laurel que aparece encintada con la bandera española, leemos:

2 DE MAYO DE 1908
SE CONSTRUYÓ ESTE MONUMENTO A EXPENSAS
DEL ILUSTRE AYUNTAMIENTO DE ESTA VILLA
JUNTA LOCAL DEL CENTENARIO, DIPUTACIÓN PROVINCIAL,
CORPORACIONES MUNICIPALES, ALCALDES
VECINOS Y PATRIOTAS ESPAÑOLES.

Además de las dos anteriores, el monumento cuenta con otras tres placas situadas de manera exenta a él con los textos que reproducimos a continuación.

En la ubicada en línea con el vértice trasero izquierdo, se encuentra el célebre bando motivo de este monumento:

2 DE MAYO DE 1808
"SEÑORES DE JUSTICIA DE LOS PUEBLOS A QUIENES SE PRESENTASE ESTE
OFICIO; DE MI, EL ALCALDE DE LA VILLA DE MÓSTOLES:

ES NOTORIO QUE LOS FRANCESES, APOSTADOS EN LAS CERCANÍAS DE MADRID Y
DENTRO DE LA CORTE, HAN TOMADO LA DEFENSA, SOBRE ESTE PUEBLO CAPITAL
Y LAS TROPAS ESPAÑOLAS; PRO MANERA QUE EN MADRID ESTÁ CORRIENDO A
ESTAS HORA MUCHA SANGRE; COMO ESPAÑOLES ES NECESARIO QUE
MURAMOS POR EL REY Y POR LA PATRIA, ARMÁNDONOS CONTRA UNOS
PÉRFIDOS, QUE SO COLOR DE AMISTAD Y ALIANZA, NOS QUIEREN IMPONER UN
PESADO YUGO DESPUÉS DE HABERSE APODERADO DE LA AUGUSTA PERSONA
DEL REY; PROCEDAMOS PUES, A TOMAR LAS ACTIVAS PROVIDENCIAS PARA
ESCARMENTAR TANTA PERFIDIA, ACUDIENDO AL SOCORRO DE MADRID Y DEMÁS
PUEBLOS Y ALENTÁNDONOS, PUES NO HAY FUERZAS QUE PREVALEZCAN
CONTRA QUIEN ES LEAL Y VALIENTE, COMO LOS ESPAÑOLES SON.

DIOS GUARDE A V.S. MUCHOS AÑOS,
MÓSTOLES DOS DE MAYO DE 1808. ANDRÉS TORREJÓN. SIMÓN HERNÁNDEZ.”

En el vértice delantero izquierdo, hay una placa de más reciente colocación, en memoria de los inocentes que fueron asesinados el 11 de marzo de 2004:

“En memoria
de las víctimas
del 11 de marzo
para que su
recuerdo
permanezca
como símbolo
de libertad
Móstoles, 2 de mayo de 2004

Y, finalmente, en el vértice delantero derecho tenemos:

“Este monumento
se erigió en 1908
con motivo del
centenario del
bando de los
Alcaldes de Móstoles
por la independencia
y la libertad.

Localización: Plaza del Pradillo. 28931 Móstoles.


Con motivo del Bicentenario 1808-2008, se inauguró a las afueras de Móstoles, en una zona de nuevo desarrollo urbanístico creada al Sur de la ciudad, el Monumento a la Libertad, obra del arquitecto Enrique Fombella, un monumento conmemorativo que fue inaugurado por SS.MM. los Reyes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía, quienes asistieron acompañados de SS.AA.RR. los Príncipes de Asturias Don Felipe y Doña Leticia, y las Infantas Doña Elena y Doña Cristina.

Se trata de un gran conjunto escultórico que alcanza los 30 metros de altura aproximadamente y que se sustenta en los cuatro principios básicos e imprescindibles que se deben tener en cuenta para que los ciudadanos tengan garantizadas las libertades: la Igualdad, la Democracia, la Justicia y la Convivencia.

En el suelo de piedra y en las columnas, aparece grabado un fragmento del Bando de los Alcaldes, además de las fechas de la celebración. La leyenda reza: “No hay fuerzas que prevalezcan contra quien es leal y valiente como los españoles”.

Localización: Plaza del Sol. 28938 Móstoles.


Móstoles, Fuente de los Peces

Fuente de los Peces. Siglo XIX.

La Fuente de los Peces, o de los Tritones, y también conocida como del Pradillo por encontrarse en esta última plaza, se construyó en el siglo XIX con el fin de satisfacer una antigua necesidad de la Villa, ya que hasta entonces la fuente más cercana, la de Cisneros, se encontraba a un kilómetro de la población, en el Plantío de Arriba. Además de ésta, y de los manantiales del Sitio de la Ventanilla y de la Fuente de Santa Bárbara, algunos vecinos disponían de pozos en sus casas de los que extraían un agua que, aunque potable, no reunía todas las condiciones de salubridad idóneas. Para solucionar esta carencia, en el año 1851, bajo la alcaldía de Don Eusebio Rodríguez Manzano, el Arquitecto Jefe de la Provincia, Don Bruno Fernández J. de los Ronderos, se hizo cargo del proyecto y de la dirección de las obras en las que se construyó la actual fuente, llevándose a cabo el suministro de agua de la misma. Para ello, se excavó una atarjea88 que la comunicaba con unos fosos excavados ex profeso para su suministro y situados al Norte de ésta, a unos 600 metros de distancia. Las obras, con un coste de 14.000 pesetas, estuvieron finalizadas para la primavera del año siguiente (1852), cuando se celebró su inauguración.

Su caudal era de unos 32.840 litros diarios y, tras su análisis, se encontró que poseía carbonato de cal (0,1648 gramos por litro), sulfato y cloruros de cal (0,0420 g/l), sulfatos de magnesia (0,1375 g/l) y ácido carbónico (0,015 g/l). En la actualidad, el agua que fluye de sus caños procede de la red de agua potable de la ciudad.

La fuente está formada por un único vaso de planta octogonal; de su centro, se levanta un pedestal, en cuya cúspide encontramos, rematándolo, un jarrón de piedra caliza y de base igualmente octogonal. En la cara Sur del pedestal, hay una cartela89 con la inscripción “SE CONSTRUYÓ EN LOS AÑOS 1851 Y 52. COSTEADA DE LOS FONDOS MUNICIPALES”, mientras que en la Norte aparece una puertecilla de acceso al mismo. En las caras Este y Oeste es donde vemos los dos caños de que consta la fuente; ambos están formados por sendos tritones90 metálicos, al parecer de bronce originalmente, apoyados sobre cubos de idéntico material y el escudo de Móstoles grabado en sus caras Norte y Sur.

Localización: Plaza del Pradillo. 28931 Móstoles.


Móstoles, Lavadero

Lavadero. Siglo XXI.

Tras la construcción de la Fuente de los Peces, sus aguas sobrantes se aprovecharon para el suministro de un Lavadero que se instalaría en las afueras de Móstoles, encauzando aquellas hacia una charca construida con este fin en el lugar que a partir de entonces pasó a ser conocido como la charquilla. Sin embargo, dado que la charca por sí sola no reunía las adecuadas condiciones para su función de lavadero, hubo de realizarse en 1885 obras en ella, construyéndose entonces unas pilas, con la separación adecuada entre ellas, y, a continuación de éstas, un gran pilón. El coste de esta fábrica, dirigida por el arquitecto Don Enrique Rodríguez Sánchez, fue de 1.922 pesetas con 91 céntimos.

Como leemos en el libro “Apuntes para la Historia de la Villa de Móstoles”, de Don Juan Ocaña Prados (Móstoles, 1850 – Madrid, 1928), en el momento de escribirlo (1908) el lavadero se encontraba necesitado de unas importantes reformas en las que el recinto debía de ampliarse y cubrirse. Y es que sus dimensiones entonces no podían cubrir las necesidades de la población y gran parte de la cual acudía a la finca municipal El Soto a lavar sus ropas, además de que, al estar desprovisto de techo y paredes, las sufridas lavanderas eran castigadas con los fríos y calores de los inviernos y veranos de la zona.

Tras diversas obras de mantenimiento y un plan para su ampliación y techado, no llevado a cabo por el inicio de la Guerra Civil Española, se llega al año 1967, en que el Ayuntamiento, dado que todas las casas poseían ya agua corriente, decidió cortarle el suministro de agua, permaneciendo la estructura hasta tiempos no demasiado lejanos (los años 90 del pasado siglo XX, según algunas fuentes), en que desapareció al ser sustituido por una réplica colocada en su lugar durante unas obras de mejoras de la zona.

Finalmente, en 2011 se construyó, ya como fuente, una recreación del antiguo lavadero, dotado de un grupo escultórico en el que se representa a dos mujeres (¿madre e hija quizás?) enjuagando lo que podría ser una sábana.

Localización: En la plaza formada entre las calles de los Reyes Católicos y Agustina de Aragón. 28938 Móstoles.


Móstoles, Extremo Oeste del Lago del Parque Natural El Soto

Extremo Oeste del Lago del Parque Natural El Soto.

Al Oeste de la población, pasando los Campos de Fútbol “Iker Casillas”, se encuentra el Parque Natural El Soto, que con una superficie de 70 hectáreas (700.000 m2) reúne en su interior un gran lago artificial de 26.216 m2 con una población de diversas aves acuáticas, una frondosa vegetación, una senda botánica, zonas de praderas y un vivero municipal.

Además, El Soto completa su oferta facilitando su recorrido con una extensa red de caminos que discurren por él y por donde es frecuente ver a corredores ejercitándose, merenderos en los que reunirse con la familia o amigos, un kiosko-bar, un anfiteatro, una zona de juegos para los más pequeños, un campo de fútbol y cómodas zonas de aparcamiento.

Localización: Avenida de Iker Casillas s/n. 28935 Móstoles.


* * *

Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


GLOSARIO

- 1 Industria lítica: Producción de herramientas de piedra.
- 2 Raedera: Instrumento para raer.
- 3 Fíbula: Especie de hebilla o broche que se usaba para sujetar las prendas de vestir.
- 4 Alfoz: Conjunto de diferentes pueblos que dependen de otro principal y están sujetos a una misma ordenación.
- 5 Señorío: Lugar que estaba sujeto a un señor particular, a distinción de los realengos6.
- 6 Realengo: Dicho de un pueblo: Que no era de señorío ni de las órdenes. // Dicho de un terreno: Perteneciente al Estado.
- 7 Consejo: Órgano superior de gobierno que asseistía al rey en la administración del reino y la justicia, y que tomaba el nombre del territorio o la materia de su competencia.
- 8 Villazgo: Tributo que se imponía a las villas como tales.
- 9 Secano: Tierra de labor que no tiene riego, y solo participa del agua llovediza.
- 10 Capellanía: Fundación en la que ciertos bienes quedan sujetos al cumplimiento de misas y otras cargas pías11.
- 11 Obra pía: Establecimiento piadoso para el culto de Dios o el ejercicio de la caridad con el prójimo.
- 12 Almirantazgo: Órgano superior de la Armada.
- 13 Posta: Conjunto de caballerías que se apostaban en los caminos cada dos o tres leguas, para que los tiros, los correos, etc., pudiesen ser relevados.
- 14 Casino: Club. // Sociedad fundada por un grupo de personas con intereses comunes y dedicada a actividades de distinta especie, principalmente recreativas, deportivas o culturales.
- 15 Desamortización: Desamortizar: Poner en estado de venta los bienes de manos muertas, mediante disposiciones legales. Por medio de varias desamortizaciones, se pusieron a la venta terrenos y otras propiedades de las llamadas “manos muertas” (la Iglesia y las órdenes eclesiásticas), quienes mediante donaciones y testamentos habían llegado a tener una extensión de terreno sólo inferior a las del rey y la aristocracia. Por estas expropiaciones y ventas la Iglesia no recibió nada a cambio. La Desamortización del ministro Mendizábal, llevada a cabo en 1836, fue una de las mayores y obtuvo unos resultados muy alejados de lo que se deseaba: la creación de una clase media en España. Sin embargo, sí fue de gran importancia en la historia de España, al expropiar gran parte de las posesiones eclesiásticas sin recibir la Iglesia, como decimos, nada a cambio. Desgraciadamente, las comisiones municipales encargadas de gestionar los trámites modificaron los lotes de terreno en venta, agrupándolos en grandes partidas que alcanzaban unos precios sólo asumibles por la nobleza y la burguesía adinerada.
- 16 Mampostería: Obra hecha con mampuestos17 colocados y ajustados unos con otros sin sujeción a determinado orden de hiladas o tamaños.
- 17 Mampuesto: Piedra sin labrar que se puede colocar en obra con la mano.
- 18 Arco de herradura: Arco que tiene más de media circunferencia y cuyos arranques vuelan tanto como la imposta19.
- 19 Imposta: Hilada de sillares algo voladiza, a veces con moldura, sobre la cual va sentado un arco.
- 20 Alminar: Torre de las mezquitas, por lo común elevada y poco gruesa, desde cuya altura convoca el almuédano21 a los musulmanes en las horas de oración.
- 21 Almuédano: Musulmán que desde el alminar convoca en voz alta al pueblo para que acuda a la oración.
- 22 Atalaya: Torre hecha comúnmente en lugar alto, para registrar desde ella el campo o el mar y dar aviso de lo que se descubre.
- 23 Arco califal: Dentro de los arcos de herradura, podemos distinguir tres tipos, según se cierre dicha circunferencia: primero, el más peraltado24 se cierra a 2/3 del radio; segundo, el arco califal, que se cierra a 1/2 del radio; y, por último, el arco visigodo, que se cierra a 1/3 del radio, siendo el menos peraltado de todos.
- 24 Peraltar: Levantar la curva de un arco, bóveda o armadura más de lo que corresponde al semicírculo.
- 25 Alfiz: Recuadro del arco árabe, que envuelve las albanegas26 y arranca bien desde las impostas, bien desde el suelo.
- 26 Albanega: Espacio triangular comprendido entre la rosca27 de un arco y el alfiz.
- 27 Rosca: Faja de material que, sola o con otras concéntricas, forma un arco o bóveda.
- 28 Testero: Frente o principal fachada de algo.
- 29 Crucero: Espacio en que se cruzan la nave mayor de una iglesia y la que la atraviesa.
- 30 Lado del Evagelio y lado de la Epístola: En una Iglesia, se llama lado del Evangelio al situado en la parte izquierda desde el punto de vista de los fieles, mirando éstos hacia el altar, mientras que el de la Epístola es el de la parte derecha. Toman este nombre de los lados del presbiterio desde donde se lee el Evangelio y la Epístola durante la misa.
- 31 Revoco: Revestimiento continuo con mortero32 de cal, yeso y en ocasiones cemento, que se aplica en las fachadas sobre un enfoscado34.
- 32 Mortero: Conglomerado o masa constituida por arena, conglomerante33 y agua, que puede contener además algún aditivo.
- 33 Conglomerante: Dicho de un material: Capaz de unir fragmentos de una o varias sustancias y dar cohesión al conjunto, originando nuevos compuestos.
- 34 Enfoscado: Capa de mortero con que está guarnecido un muro.
- 35 Agua: ertiente de un tejado.
- 36 Baptisterio: Capilla o recinto donde está la pila bautismal. // Pila bautismal. // Edificio, por lo común de planta circular o poligonal, próximo a un templo y generalmente pequeño, donde se administraba el bautismo.
- 37 Orden corintio: Orden que tiene la columna de unos diez módulos38 o diámetros de altura, el capitel adornado con hojas de acanto39 y caulículos40, y la cornisa49 con modillones50.
- 38 Módulo: Medida que se usa para las proporciones de los cuerpos arquitectónicos. En la antigua Roma, era el semidiámetro del fuste en su parte inferior.
- 39 Acanto: Planta de la familia de las acantáceas, perenne, herbácea, con hojas anuales, largas, rizadas y espinosas. // Ornato hecho a imitación de las hojas del acanto, característico del capitel del orden corintio.
- 40 Caulículo: Cada uno de los vástagos o tallos que nacen del interior de las hojas de acanto del capitel corintio y se vuelven en espiral bajo el ábaco41.
- 41 Ábaco: Conjunto de molduras, generalmente en forma de dado, que corona el capitel y tiene la función de recibir directamente la carga del arquitrabe42.
- 42 Arquitrabe: Parte inferior del entablamento43, la cual descansa inmediatamente sobre el capitel de la columna.
- 43 Entablamento: Conjunto de molduras que corona un edificio o un orden de arquitectura y que ordinariamente se compone de arquitrabe, friso44 y cornisa.
- 44 Friso: Parte del entablamento en los órdenes clásicos que media entre el arquitrabe y la cornisa, en ocasiones ornamentado de triglifos45, metopas48 u otros elementos.
- 45 Triglifo: Adorno del friso dórico46 que tiene forma de rectángulo saliente y está surcado por dos glifos47 centrales y medio glifo a cada lado.
- 46 Orden dórico: Orden que tiene la columna de ocho módulos o diámetros a lo más de altura, el capitel sencillo y el friso adornado con metopas y triglifos.
- 47 Glifo: Canal vertical poco profundo que decora el frente de los triglifos en los órdenes clásicos.
- 48 Metopa: En el friso dórico, espacio que media entre triglifo y triglifo.
- 49 Cornisa: Parte superior del entablamento de un pedestal, edificio o habitación.
- 50 Modillón: Miembro voladizo sobre el que se asienta una cornisa o alero, o los extremos de un dintel.
- 51 Deambulatorio: En las catedrales y otras iglesias, espacio transitable situado detrás del presbiterio52 que da ingreso a otras capillas situadas en el ábside.
- 52 Presbiterio: Área del altar mayor hasta el pie de las gradas por donde se sube a él, que regularmente suele estar cercada con una reja o barandilla.
- 53 Luneto: Bovedilla en forma de media luna abierta en la bóveda principal para dar luz a esta.
- 54 Jaspeado: Pintar imitando las vetas y salpicaduras del jaspe55.
- 55 Jaspe: Piedra silícea de grano fino, textura homogénea, opaca y de colores variados. // Mármol veteado.
- 56 Abocelado: Que tiene forma de bocel57.
- 57 Bocel: Moldura convexa lisa, de sección semicircular y a veces elíptica.
- 58 Orden jónico: Orden que tiene la columna de unos nueve módulos o diámetros de altura, el capitel, adornado con grandes volutas59, y dentículos61 en la cornisa.
- 59 Voluta: Adorno en forma de espiral o caracol, que se coloca en los capiteles de los órdenes jónico y compuesto60.
- 60 Orden compuesto: Orden que en el capitel de sus columnas reúne las volutas del jónico con las dos filas de hojas de acanto del corintio, guarda las proporciones de este para lo demás y lleva en la cornisa dentículos y modillones sencillos.
- 61 Dentículo: Cada uno de los adornos con forma de paralelepípedo rectángulo que, formando fila, se colocan en la parte superior del friso del orden jónico y en algunos otros miembros arquitectónicos.
- 62 Pináculo: Remate piramidal o cónico que en la arquitectura gótica cumple una doble función, estética y estructural.
- 63 Cimborrio: Cuerpo cilíndrico que sirve de base a la cúpula y descansa inmediatamente sobre los arcos torales. // Cúpula.
- 64 Cruz latina: Cruz de forma ordinaria, cuyo travesaño divide al palo en partes desiguales.
- 65 Mútilo: Zapata: Pieza puesta horizontalmente sobre la cabeza de un pie derecho66 para sostener la carrera que va encima y aminorar su vano.
- 66 Pie derecho: Madero que en los edificios se pone verticalmente para que cargue sobre él algo.
- 67 Pechina: Cada uno de los cuatro triángulos curvilíneos que forman el anillo de la cúpula con los arcos torales68 sobre los que estriba.
- 68 Arco toral: Cada uno de los cuatro en que estriba la media naranja de un edificio.
- 69 Camarín: En un templo, capilla pequeña, generalmente exenta, donde se rinde culto a una imagen muy venerada.
- 70 Bóveda vaída: Bóveda baída. // Bóveda formada por una semiesfera cortada por cuatro planos verticales, que corresponden a los lados de un rectángulo inscritos en un círculo.
- 71 Casetón: Artesón. // Elemento constructivo poligonal, cóncavo, moldurado y con adornos, que dispuesto en serie constituye el artesonado.
- 72 Paramento: Cada una de las dos caras de una pared.
- 73 Vano: En una estructura de construcción, distancia libre entre dos soportes y, en un puente, espacio libre entre dos pilas o entre dos estribos consecutivos.
- 74 Machón: Pilar de fábrica.
- 75 Noria de sangre: Noria de tracción animal.
- 76 Óculo: Ventana pequeña redonda u ovalada.
- 77 Sardinel: Obra de albañilería hecha con los ladrillos colocados de canto, en posición vertical, adosados por sus caras.
- 78 Medianera: Dicho de una pared, y por extensión, de un elemento divisorio: Común a dos casas, construcciones o fincas contiguas.
- 79 Voladizo: Dicho de un elemento: Que vuela o sobresale en relación con el resto de la estructura.
- 80 Mediateca: Archivo donde se guarda material de distintos temas en soporte informático, audiovisual o de reproducción de sonido.
- 81 Comisariado: Empleo del comisario82.
- 82 Comisario: Persona encargada de comisariar83 una exposición.
- 83 Comisariar: Organizar una exposición o muestra artística o cultural.
- 84 Corso: Natural de la isla de Córcega (Francia).
- 85 Postillón: Mozo que iba a caballo, bien delante de las postas86 para guiar a los caminantes, bien delante de un tiro87 para conducir al ganado.
- 86 Posta: Persona que corre y va por la posta a una diligencia, propia o ajena. // Conjunto de caballerías que se apostaban en los caminos cada dos o tres leguas, para que los tiros, los correos, etc., pudiesen ser relevados.
- 87 Tiro: Conjunto de caballerías que tiran de un carruaje.
- 88 Atarjea: Caja de ladrillo con que se visten las cañerías para su protección. // Conducto o encañado por donde las aguas de la casa van al sumidero.
- 89 Cartela: Pedazo de cartón, madera u otra materia, a modo de tarjeta, destinado para poner o escribir en él algo.
- 90 Tritón: Anfibio urodelo de unos doce centímetros de longitud, de los cuales algo menos de la mitad corresponde a la cola, que es comprimida como la de la anguila y con una especie de cresta, que se prolonga en los machos por encima del lomo. Tiene la piel granujienta, de color pardo con manchas negruzcas en el dorso y rojizas en el vientre. // Cada una de ciertas deidades marinas a que se atribuía figura de hombre desde la cabeza hasta la cintura, y de pez el resto.

DATOS DE INTERES

LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
AUTOBUS:
- Línea 521: Madrid (Príncipe Pío) - Móstoles
- Línea 522: Madrid (Príncipe Pío) - Móstoles (por pistas D.G.T.)
- Línea 523: Madrid (Príncipe Pío) - Móstoles (Villafontana)
- Línea 528: Madrid (Príncipe Pío) - Navalcarnero
- Línea 534: Madrid (Príncipe Pío) - Urbanización Parque Coimbra - Xanadú
- Línea 539: Madrid (Príncipe Pío) - El Álamo
- Línea 498: Móstoles - Arroyomolinos - Moraleja de Enmedio
- Línea 499: Móstoles - Arroyomolinos
- Línea 519: Móstoles - Villaviciosa de Odón
- Línea 519A:Móstoles (Hospital Rey Juan Carlos) por El Soto - Villaviciosa de Odón (El Bosque)
- Línea 520: Alcorcón - Móstoles
- Línea 526: Fuenlabrada - Móstoles (por Estación de FF.CC.)
- Línea 527: Móstoles (Estación de FF.CC.) - Fuenlabrada
- Línea 529: Móstoles (Hospital Rey Juan Carlos)- Navalcarnero - El Álamo
- Línea 529A:Móstoles (Hospital Rey Juan Carlos)- Navalcarnero - Batres
- Línea 529H:Móstoles (Hospital Rey Juan Carlos)- Navalcarnero
- Línea 531: Móstoles (Hospital Rey Juan Carlos)- Navalcarnero - Sevilla La Nueva
- Línea 531: Móstoles (Hospital Rey Juan Carlos)- Navalcarnero - Villamantilla
Líneas Nocturnas:
- Línea N501: Madrid (Príncipe Pío) - Alcorcón - Móstoles
- Línea N503: Madrid (Príncipe Pío) - Móstoles (Villafontana)

CARRETERAS:
- A-5, salida 14
- M-40
- A-42 y M-50
- M-856
- M-506

TREN:
- Línea C-5: Móstoles-El Soto - Atocha - Fuenlabrada - Humanes.

METRO:
- Línea 12 de Metro (MetroSur)

Los datos de comunicaciones se han tomado, en junio de 2016, de la web del Consorcio de Transportes de Madrid y de Google Maps.


BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- Juan Ocaña Prados: “Apuntes para la historia de la Villa de Móstoles”; Edita: Excmo. Ayuntamiento de Móstoles, Editorial MIC; Depósito Legal: M-4397-2008.
- Agustín Izquierdo (dirección editorial): “Camino de Andalucía”; Colección “Biblioteca Madrileña de Bolsillo / Pueblos y ciudades”; Servicio de Publicaciones de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid; ISBN: 84-451-2193-6; Depósito Legal: M-6622-2002.
- VV.AA.: “Arquitectura y Desarrollo Urbano. Tomo XII. Comunidad de Madrid”; Edita: Dirección General de Arquitectura y Vivienda, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Fundación Caja Madrid y Fundación COAM; ISBN: 84-451-2698-9; Depósito Legal: M-50.272-2004.
- Ayuntamiento de Móstoles
- Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Móstoles
- CA2M Centro de Arte Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid
- Historia de Móstoles y otras curiosidades - El lavadero municipal
- DRAE
- elmundo.es DICCIONARIOS

Página anterior    Inicio
Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.

Compartir
Abrir texto en PDF RSS 2.0




Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

  • Página creada gracias a: CCTW