Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid PUBLICIDAD

Pueblos de Madrid

Campo Real

Por Lourdes Morales Farfán

Miércoles, 19 de agosto de 2015


Campo Real

Campo Real.

Situado a 36 kilómetros al Sureste de la capital, encontramos Campo Real, un municipio de la Comunidad de Madrid que, en el año 2014 y según los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), contaba con una población de 5.775 habitantes. Su economía está basada fundamentalmente en la agricultura y en la ganadería, destacando en ellas la producción de su conocido queso de oveja y de la característica, y única, aceituna de Campo Real, así como de su aceite. Sin embargo, del municipio campeño no es sólo su producción agrícola lo que podemos destacar ya que de la antiquísima presencia, o paso, del ser humano por el lugar han quedado varias hachas de piedra del período neolítico encontradas en sus inmediaciones.

Las primeras noticias que tenemos del territorio corresponden a la época medieval, en particular al período de ocupación islámica del mismo, cuando es conocido como Campo de Almiraeg (o de Almonacid), una etapa que acabará en el año 1118, momento en que es reconquistado de manera definitiva para la cristiandad por el Arzobispo de Toledo entre 1086 y 1124, Don Bernardo de Sedirac (o de Cluny). Hay que señalar que anteriormente, en 1047, había sido ocupado por Fernando I de Castilla, manteniéndose la presencia castellana por muy poco tiempo al ser nuevamente conquistado por los musulmanes en 1048.

En 1190, el rey Alfonso VIII (1155-1214) retira a esta aldea junto a otras dieciocho del gobierno toledano y se las cede a la ciudad de Segovia, intentando compensar a Toledo al traspasarle el enclave de Talamanca; como podemos leer en el documento de donación, fechado en Palencia el 25 de marzo de dicho año y transcrito en el libro "Historia de la Villa de Campo Real", de Jose Antonio de la Torre Briceño, Campo Real aparece aún con el nombre de Campo de Almiraeg. En el año 1214, Alfonso VIII decide deshacer la anterior cesión, recuperando Talamanca y devolviendo las 19 aldeas a la Iglesia toledana, apareciendo ya Campo Real con el nombre de Aldea del Campo, como se puede ver en el mismo libro anterior, en el documento de restitución, fechado en Burgos el 21 de julio de 1214. Los años se van sucediendo en Campo Real sin que haya grandes sucesos que mencionar hasta llegar al año 1333, en que se celebra en el pueblo, presidido por el Arzobispo de Toledo, un Sínodo1 que cuenta con la asistencia de doce obispos, lo que puede señalar algo de la importancia que podía tener la población entonces.

Campo Real, Ábside y pórtico de la Iglesia de Santa María del Castillo

Ábside y pórtico de la Iglesia de Santa María del Castillo.

En el siglo XVI, durante el reinado de Carlos I (1500-1558), se libra la Guerra de las Comunidades de Castilla (1520-1522), en la que Aldea del Campo, o al menos varios de sus vecinos, debió de tomar partido por la causa comunera5, ya que tras la derrota de estos últimos aparecen varios de sus habitantes solicitando el perdón real. La localidad continúa, como Aldea del Campo, sujeta a la dependencia de la Villa de Alcalá de Henares hasta 1555, en que tras el pago de 7.000 ducados6 al rey, éste eleva su categoría a la de Villa, pasando a llamarse a partir de entonces Villa de Campo y trasladando su dependencia directamente al Arzobispo de Toledo. Continúa en los dominios del Arzobispo hasta que el rey, necesitado de fondos, la vende, aproximadamente en octubre de 1579, al prestamista genovés Baltasar Catano, quien planeaba revenderla a Don Íñigo de Cárdenas, algo a lo que los vecinos se opusieron y, reuniendo 17.000 ducados, compraron su libertad, pasando a depender directamente de la Corona ya con el actual nombre de Campo Real; una dependencia que cesará cuando Felipe IV (1606-1665), debido a la mala situación económica del reino, decide vender diferentes lugares de realengo9, entre ellos Campo Real, cuya jurisdicción es adquirida por Don Íñigo Vélez de Guevra y Tassis, Conde Oñate, en 1636, alargándose las negociaciones durante diez años hasta que en 1646 se firma el contrato de compra. Anteriormente, en 1639, el rey le había concedido el título de Conde de Campo Real.

Tras la muerte sin descendencia de Carlos II (1661-1700) comienza la Guerra de Sucesión Española (1701-1713) entre el futuro Felipe V (1683-1746), a quien Carlos II había nombrado como heredero, y el candidato austriaco, el archiduque Carlos (1685-1740), en la que Campo Real sufrirá una importante reducción de población, visible en la disminución a la mitad del número de sus pecheros10, y daños en la Ermita de San Juan Bautista, a la que los soldados partidarios del Archiduque austriaco, a su paso por ella, despojaron de algunos de sus preciosos ornamentos.

Campo Real, Camino de subida a la Iglesia de Santa María del Castillo

Camino de subida a la Iglesia de Santa María del Castillo.

El siglo XIX comienza para Campo Real con la nueva organización territorial de 1801 que hace que la localidad deje de depender administrativamente de Toledo para pasar a hacerlo de Madrid, una dependencia que, a pesar varias reorganizaciones, ha permanecido hasta la actualidad. El 2 de mayo de 1808 empieza la Guerra de la Independencia Española (1808-1814) frente al invasor francés y Campo Real verá pronto las dramáticas consecuencias de la misma: en diciembre del mismo año, las tropas galas hacen acto de presencia en el pueblo quemando el archivo parroquial y provocando diversos daños en los sagrados recintos, así como el robo de candelabros, coronas y lámparas de plata, y el de alguna imagen religiosa. Una vez acabado el anterior conflicto, se suceden violentos y tristes episodios de la historia de España, como los enfrentamientos entre conservadores y constitucionalistas, la independencia de la América continental española o la I Guerra Carlista (1833-1840), que dejan un rastro de destrucción al que ninguna parte del territorio nacional es inmune. La Desamortización12 de Mendizábal, en 1836, con la que, entre otros objetivos, se buscaba costear los gastos de la guerra carlista, supuso para Campo Real la pérdida de algunos objetos eclesiásticos de plata, la subasta de las propiedades que conventos situados en Madrid y Alcalá poseían en el pueblo, y el abandono de la Ermita de San Juan, que vio cedido su patrimonio a la Ermita del Cristo de la Peña. Nuevas desamortizaciones, como la de Espartero en 1841 o la de Madoz en 1855, terminan con las propiedades que la Iglesia y del concejo poseían en el pueblo. En 1874, durante la Tercera Guerra Carlista (1872-1876), Campo Real sufre nuevas pérdidas patrimoniales al quemar las tropas del pretendiente carlista los libros del registro civil, aunque la pérdida es pronto subsanada con los datos obtenidos en el Archivo Parroquial.

Campo Real, Pila bautismal de la Iglesia de Santa María del Castillo

Pila bautismal, del siglo XVI, de la Iglesia de Santa María del Castillo.

Tras la Revolución de 1868 que destronó a la reina Isabel II (1830-1904), el breve reinado entre 1871 y 1873 de Amadeo de Saboya y la experiencia de la I República (1873-1874), se produce la Restauración borbónica (1875-1931), que trae consigo para este pueblo una mejora de sus comunicaciones con la construcción de las carreteras de Campo Real a Perales y de Ajalvir a Estremera, facilitando así las comunicaciones con Alcalá, Arganda y Madrid, y la apertura de cuatro líneas de diligencias que unirán la estación del recién inaugurado ferrocarril entre Madrid y Arganda (1886) con las vecinas poblaciones de Campo Real, Morata, Perales y Valdilecha.

La llegada del siglo XX trae para Campo Real mejoras tan señaladas como un nuevo cementerio municipal en 1902; la llegada del fluido eléctrico y un nuevo reloj público que, colocado en el Ayuntamiento, sustituye al antiguo de la iglesia, ambos en 1904; la mejora del lavadero público cubierto y el techado del descubierto en 1910; y el establecimiento de la conexión telefónica en 1923. Este mismo año, en septiembre, comenzaría la dictadura del general Miguel Primo de Rivera (1870-1930), durante la que se repararían las carreteras de Valencia y Ambite en 1924; la construcción de un depósito de agua a los pies de la Iglesia de Santa María del Castillo hasta el que se eleva el líquido elemento procedente de la fuente pública y cuyas obras finales, con la colocación de una fuente en la plaza, terminaron en el verano de 1931, ya en tiempos de la II República, tras la proclamación de la misma en abril de dicho año. El nuevo régimen comenzó para los campeños, además de con la fuente antes mencionada y la nivelación de la plaza, con la secularización13 del cementerio católico, en el que se construye un garaje en donde guardar el coche fúnebre, hasta entonces guardado en una dependencia del Ayuntamiento en la que, ahora, se instalará la biblioteca municipal. En 1935, comienza la construcción de unas escuelas públicas de dos plantas y diseñadas para poder acoger tres módulos masculinos, tres femeninos y dos bibliotecas, y que al estar casi terminadas al inicio de la Guerra Civil Española (1936-1939) serían utilizadas militarmente durante la misma, y reparadas y finalizadas al término de la contienda, inaugurándose durante el curso 1941-42.

Campo Real, Imagen de Cristo yacente de la Iglesia de Santa María del Castillo

Imagen de Cristo yacente de la Iglesia de Santa María del Castillo.

Durante la Guerra Civil, Campo Real, además de la pérdida de vidas humanas durante y después de la misma, y no siempre achacables a las propias circunstancias bélicas, sufrió nuevos daños en su patrimonio artístico, ya de por sí mermado en anteriores contiendas: se quemaron deliberadamente todos los objetos de culto (cuadros, bancos, retablos, ...) de la Iglesia de Santa María; se incendió la Ermita de los Remedios, haciendo que se perdiera su techumbre; se prendió fuego al pórtico de la Ermita de las Angustias, provocando su destrucción, además de romper las columnas que lo soportaban.

Entre los diversos cambios que la guerra llevó al municipio, uno fue el de su nombre, consolidado desde el siglo XVI, que es transformado por la comisión gestora del municipio en Campo Leal. Pero no sería ésta la mayor novedad durante el enfrentamiento bélico ya que al Este de su territorio se construyó un aeródromo militar, desaparecido al final de la guerra, que tendría una importante actuación durante las batallas del Jarama y de Brunete; otra importante novedad, debida a la interrupción de las comunicaciones ferroviarias entre Madrid y Valencia, rotas por el trazado de los frentes bélicos, fue la construcción del ferrocarril de los 40 días, que, pasando por Campo Real, comunicaba Madrid con Tarancón, en Cuenca, localidad hasta donde llegaba el ferrocarril de Valencia. El nombre lo tomó del tiempo estimado para su construcción y, dado que ésta se prolongó algo más de tres meses, también es conocido como el de los 100 días. Este trazado ferroviario continuó al final de la guerra hasta que se restableció el servicio de la línea principal, aproximadamente hasta acabar el año 1940.

Campo Real, Parteluz de la ermita de la Virgen de las Angustias

Parteluz18 de la ermita de la Virgen de las Angustias.

Una vez finalizada la Guerra Civil, se llevan a cabo diversas obras en el municipio, como son la construcción de 26 viviendas protegidas y la reconstrucción de la iglesia, comenzadas en 1939 y 1940 respectivamente; sin embargo, la dureza de la postguerra trae consigo una gran escasez de fondos para los ayuntamientos, los cuales no pueden hacer frente a grandes actuaciones urbanísticas, algo a lo que no es ajeno el de Campo Real, que debe limitarse, en 1945, a una profunda reforma, casi una reconstrucción, de la propia Casa Consistorial19. Una importante obra pública fue la finalización de la carretera a Velilla, que había comenzado antes de la guerra y se había paralizado durante la misma. En octubre de 1956, comienza a emitir Televisión Española, llegando poco después los primeros receptores al pueblo. Es al año siguiente, en 1960, cuando se puede decir que comienzan sustanciales cambios en las actividades de la población, abandonando una significativa parte de ésta las actividades agrícolas para dedicarse al trabajo industrial, siendo de destacar el año 1965, cuando comenzó su actividad el polígono industrial de Arganda. Además, la creciente mecanización de las tareas agrícolas no fue ajena al hecho de que la agricultura dejara de ser la principal aglutinadora de mano de obra. Igualmente la llegada del agua corriente a las casas y la generalización de los utensilios de plástico hizo igualmente que la alfareria, hasta entonces de gran importancia en el pueblo, fuera quedando abandonada hasta casi desaparecer. Otros importantes cambios arquitectónicos son la desaparición de parte del Palacio de Oñate y el derribo de la Ermita de San Sebastián, así como la nueva reforma del Ayuntamiento, de 1967, que revestirá de ladrillo la fachada.

Con las elecciones de 1977, las primeras democráticas después de más de cuarenta años, se abre una nueva etapa para el país y para el pueblo que trae consigo una gran mejora en las infraestructuras y servicios de Campo Real y, por lo tanto, en su calidad de vida. Comencemos ya a recorrer el pueblo y a ver cada uno de los lugares de interés que se han mantenido en pie hasta nuestros días.


* * *
Campo Real, Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo

Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo.

Ubicada en lo alto de un cerro que la hace visible desde mucho antes de llegar a Campo Real, se alza solemne y robusta la Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo, cuya construcción engloba estilos que van desde el gótico, al barroco, pasando por el renacentista, y a la que llegaremos tras una ascensión por un empinado camino flanqueado por figuras que representan a los 12 apóstoles y que, colocadas en 1993, son obra del escultor Ángel Lamiel.

Los muros son de mampostería20, mientras que los pies del templo son de sillares22, lugar en el que se levantan, a ambos lados, las dos torres, con tres cuerpos cada una. Entre ellas, está el cuerpo central, en el que se abre la gran portada principal, un arco de medio punto sobre el que vemos una hornacina que acoge una imagen en piedra de la titular de la iglesia y que tiene, a sus pies, el escudo de la Villa con la inscripción "Turris David", y en el arco de la hornacina, la leyenda "Terribilis ut castrorum aces ordnata" (cita del 'Cantar de los Cantares' que significa "Terrible como ejército en orden de batalla"); ésta queda coronada por un frontón23 triangular, elemento que se repite como remate de la fachada con un óculo24 en el centro. A ambos lados de la hornacina, dos vanos permiten la entrada de luz en las escaleras de acceso a las torres. En el lateral derecho, al Sur, se sitúa el pórtico de entrada al templo.

Campo Real, Portada principal de la Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo

Portada principal de la Iglesia.

La primera referencia documental en la que aparece mencionada la iglesia se halla en las Relaciones Topográficas de Felipe II, donde se apunta que el templo "antiguamente era un castillo", así como que contaba con "un aljibe empedrado de ladrillo donde se recogía todo el agua que caía de los tejados". Para su construcción se usaron los restos del castillo hispanoárabe que se levantaba en este lugar (de hecho, la iglesia se halla rodeada por los restos de la muralla de esta fortaleza), una relación ésta entre el templo y el castillo que se vio confirmada tras los hallazgos aparecidos en el año 1976, cuando el Ayuntamiento realizaba obras en los depósitos de agua, entre los que se vieron restos humanos dispersos y trozos de ladrillo cocido y de cerámica. Pero lo más significativo fue la aparición de una escalera que descendía unos tres metros hasta una dependencia subterránea con suelo de baldosas de ladrillo cocido y fragmentos de pintura roja en algunas zonas de las paredes: todo indicaba que era el aljibe antes mencionado. Asimismo, en los alrededores de la iglesia se han hallado distintos pasadizos que conducen al lugar donde hoy se alza el templo. Perdida su función como fortaleza tras la Reconquista, sus muros sirvieron a principios del siglo XIV para, junto con la construcción de mampostería, formar la nueva iglesia de Campo Real, que sería consagrada el 10 de febrero de 1333 por Don Jimeno de Luna, Arzobispo de Toledo, bajo la advocación de la Asunción.

De aquella primitiva iglesia sólo ha llegado a nuestros días la actual sacristía (que entonces debió ser una capilla, quizás funeraria), de planta cuadrada y que cuenta con dos ventanas de arco de medio punto y una cubierta formada por dos bóvedas de crucería25 estrellada.

Campo Real, Interior de la Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo

Interior de la Iglesia.

Será a mitad del siglo XVI, concretamente en 1543, cuando, tras derribar gran parte de la antigua, se realice la primera ampliación de la iglesia, de la cual se ha conservado hasta hoy la cabecera, con unas amplias dimensiones y estilo gótico tardío, como bien podemos ver en las bóvedas y en el arco apuntado, además de algunos elementos renacentistas, como son las basas, pilares y capiteles de la cabecera, la pila bautismal y la puerta por la que se accede a la sacristía. Contaba entonces con una sola torre, levantada a partir de 1576 por el maestro de cantería Hernando de Pineda, la cual cayó sobre el templo en el año 1647, destruyendo gran parte del edificio, momento a partir del cual comenzó a reconstruirse siguiendo las trazas de Felipe Lázaro de Goiti, maestro mayor de obras del Arzobispado de Toledo, siendo los encargados de dirigir los trabajos Lorenzo Pérez de Urías y el maestro de cantería Miguel de Collado. Más tarde, en 1659, adquiría el aspecto con el que actualmente la conocemos, con sus dos fuertes torres, las tres naves y el coro. La nave central se cubre con una bóveda de cañón26, que cuenta con arcos fajones27 y lunetos28 que permiten la entrada de luz.

De la decoración interior, la mayor parte fue destruida durante la Guerra Civil Española (1936-1939). Ejemplo de ello era el retablo mayor, dedicado a la Virgen del Castillo; datado de finales del siglo XVII, fue realizado gracias a las aportaciones de los vecinos de Campo Real, así como de los Condes de Oñate. Tras su pérdida, y al concluir la guerra, se pintó en el muro de la cabecera un Calvario que, finalmente, ya en el siglo XX, desapareció cuando se picó el paramento para dejar al descubierto la mampostería de la cabecera. Contaba el templo con cuatro retablos más, dedicados a Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora de la Concepción, San Diego y San Blas. Destruido fue también el órgano barroco.

Campo Real, Pórtico de la Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo

Pórtico de la Iglesia.

La iglesia tiene también una cripta funeraria que hoy permanece oculta bajo el suelo actual y a la que en su día se accedía por una entrada que se hallaba en la pared donde ahora está el retablo de la Inmaculada. En ella, se hallaban los enterramientos de los Condes de Oñate; sin embargo, nada se sabe de los restos funerarios.

Acabada la Guerra Civil, hubo que reparar los profundos daños ocasionados. Se comenzó, en 1940, con el pavimento, al que se echó una gruesa capa de hormigón para, sobre ésta, colocar las nuevas baldosas. En el altar mayor, se colocó un sagrario donado por los talleres de Arte Granda. En 1943, Doña María González Alonso da unas imágenes de los Sagrados Corazones de Jesús y María que se pondrían a ambos lados del altar mayor. Ese mismo año, en el mes de octubre, se realiza el retablo de San José, obra del escultor Lucio Moreno Gordo. El retablo de la Virgen del Pilar sería una donación de Don Manuel Pastor, mientras que la imagen de la Inmaculada Concepción lo sería de Don Antonio Gómez Martínez.

En 1978, se llevó a cabo una restauración que afectó tanto al interior como al exterior de la iglesia: se fijaron los nervios de la bóveda de la cabecera, lugar en el que se suprimió la pintura mural para dejar la piedra vista, en la que se colocó un crucifijo; y se repararon los tejados, las cubiertas y los soportales del pórtico. Más adelante, en 1996, se consolidaron los cimientos del templo y se colocaron las rejas del pórtico.

El 4 de noviembre de 1981, la Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo fue declarada Monumento Histórico-Artístico.

Localización: Calle de Nuestra Señora del Castillo. 28510 Campo Real.


Campo Real, Palacio de los Condes de Oñate

Palacio de los Condes de Oñate. Siglo XVII.

Construido a mediados del siglo XVII en las inmediaciones de la iglesia, hoy poco queda del que fuera Palacio de los Condes de Oñate. Gracias a la documentación conservada en los archivos, se sabe que esta casa-palacio poseía pajar, cuadras, cocheras, etc. y que, por la delimitación de su localización, era de grandes dimensiones. Para su construcción, los señores de Campo Real compraron entre 1653 y 1654 a los alcaldes de la Villa, así como a varios vecinos, una serie de casas y corrales por un importe de de más de 40.000 reales. Todo ello fue demolido para comenzar a levantar el edificio, frente al cual se ubicaron las caballerizas. Cerca de la Ermita del Santo Cristo de la Peña se plantó la Huerta Cercada, unos cultivos que recibían el agua necesaria de una noria y un estanque en el que se recogía el agua de lluvia, así como un pozo de nieve. Las obras, que se prolongaron durante 4 años, tuvieron un coste de 224.409 reales y 4 maravedíes. La no existencia de documentos notariales hace que se desconozca con exactitud quiénes fueron los artífices de la construcción del palacio.

En el año 1725, Don Diego Gaspar Vélez Ladrón de Guevara Legui y Tassis, Conde de Oñate, Villamediana y Campo Real, muere sin sucesión, heredando entonces el señorío y, por tanto, el palacio su hermana Doña Melchora Vélez Ladrón de Guevara, tomando posesión en su nombre su esposo, Don Sebastián de Guzmán, Marqués de Montealegre.

A comienzos del siglo XIX, los señoríos fueron suprimidos, dejando de tener importancia los palacios en las poblaciones, pues los tributos ya no se pagaban en ellos, sino en los ayuntamientos. De este modo, en 1848, Don Diego Isidro de Guzmán y la Cerda, que entonces ostentaba el título de Conde de Oñate, decide vender el palacio, la huerta, un olivar y una viña a Don Juan de Miangolarra, quien lo inscribirá en el registro de la propiedad de Alcalá de Henares. Sin embargo, no corrió la misma suerte que otras propiedades de la Villa y no se convirtió en edificio principal de una explotación agrícola, sino que se parceló y se vendió por partes a mediados del siglo XX. La parte principal, propiedad de Don Federico y Don Julio Rebollo, quienes la usaban como residencia de verano, fue comprada por Don Cesáreo Guerra Martínez. Pero su estado ya era irreconocible: la escalera se encontraba hundida; los tejados y techos, derruidos... Todo ello hizo necesaria una profunda reconstrucción. La parte baja era la que presentaba un estado más aceptable, conservándose la sala con la chimenea original y una de las portadas. Las puertas nobles de la planta alta se vendieron a la Señora Merry del Vall para ser instaladas en su palacio. Una de las viviendas en que fue dividido el palacio también conservaba el escudo nobiliario, pero en una reforma fue roto y tirado a los escombros.

Localización: Plaza de Palacio, esquina con Travesía de Palacio. 28510 Campo Real.


Campo Real, Ermita del Santo Cristo de la Peña

Ermita del Santo Cristo de la Peña. Siglo XVIII.

Cerca de la Plaza de la Constitución, se levanta la Ermita del Santo Cristo de la Peña, advocación del patrón de Campo Real. Fue levantada en el año 1717 gracias a la iniciativa de Don Diego Isidro de Guzmán y la Cerda, XV Conde de Oñate y II Señor de la Villa. Construida en mampostería y sillería en las esquinas, cuenta con dos cuerpos, siendo la cabecera mayor que los pies, y estando cubierto el primero por una cúpula encamonada29 con pechinas30 y linterna, y con una cubierta de vigas de madera entarimada con cornisa volada el segundo que vendría a sustituir a la bóveda de cañón original. Es aquí, en los pies del templo, donde se encuentra la puerta de entrada, habiendo asimismo una lateral que hoy se halla cegada; ambas cuentan con un ojo de buey ovalado. Una pequeña espadaña con campana remata la entrada.

Contó en su día con un bello retablo que se dividía en dos cuerpos, estando en la calle central una imagen de marfil del titular de la capilla, mientras que en los intercolumnios se disponían las de San José, a la derecha, y de San Miguel Arcángel, a la izquierda; en el centro del ático31, había una paloma que representaba al Espíritu Santo, motivo sobre el cual se veía un medallón que circunscribía un lienzo con la representación de Cristo Resucitado; en el entablamento, sobre las columnas, había cuatro ángeles con los atributos del martirio de Cristo.

Campo Real, Ábside y lateral Norte de la Ermita del Santo Cristo de la Peña

Ábside y lateral Norte de la Ermita del Santo Cristo de la Peña.

La construcción de la ermita conllevó un aumento de culto entre los vecinos de Campo Real hacia el Cristo de la Peña, pues durante la segunda década del siglo XVIII se constituyó su cofradía.

Por desgracia, la Guerra Civil también dejó sus huellas en la ermita, siendo destruido su retablo. La imagen del Cristo, por el contrario, pudo ser salvada gracias a que fue escondida en las cámaras del Ayuntamiento; sin embargo, poco duró esa buena suerte, pues desaparecería de allí durante la contienda fruto de un robo. El templo fue convertido en cuartel de intendencia, lo que favoreció que el edificio no sufriera apenas daños. Una vez acabada la guerra, serviría de lugar de culto mientras la Iglesia de Santa María del Castillo era reconstruida hasta el 14 de septiembre de 1940, día del Santo Cristo de la Peña, momento en que se celebró la primera misa en la Iglesia y, a la par, se bendecía la nueva imagen. A partir de entonces y hasta ahora, cada año la figura del Cristo de la Peña recorre Campo Real en procesión.

Localización: Calle del Cristo, 20. 28510 Campo Real.


Campo Real, Ermita de la Virgen de las Angustias

Ermita de la Virgen de las Angustias. Siglo XVI.

Al Sureste de Campo Real encontramos la Ermita de la Virgen de las Angustias, la más antigua que queda en pie de todas las que hubo en la Villa. Construida en el siglo XVI, tiene su origen en un antiguo humilladero en el viejo camino de Morata y Arganda. Como primera advocación tuvo la de la Vera Cruz, según consta en la Relaciones Topográficas de Felipe II. Cuando a mediados del siglo XVII se tienen noticias de las hermandades de la Veracruz, en la ermita ya se daba culto a las imágenes de la Virgen de las Angustias y a Cristo Yaciente.

Es de planta rectangular y se encuentra cubierta por una bóveda vaída32. La entrada se hace por una doble puerta con un medallón en las enjutas33. Cuenta con un pórtico delantero que en la actualidad se sostiene por tres postes de hierro que sustituyen a los originales de piedra que fueron destruidos durante la Guerra Civil y de los cuales sólo se han conservado las basas.

En cuanto al interior, la primitiva imagen de la Virgen de las Angustias fue destruida durante la Guerra Civil, tras la cual fue sustituida por una nueva que hoy se encuentra colocada en una hornacina de la cabecera de la ermita; a su lado, se halla una talla de San Isidro que data de la época de construcción del templo.

Localización: Calle Morata, 41. 28510 Campo Real.


Campo Real, Ermita de la Virgen de los Remedios

Ermita de la Virgen de los Remedios. Siglo XVIII.

En el lado opuesto, al Suroeste, está la Ermita de la Virgen de los Remedios, cuyas primeras referencias aparecen, como en la anterior, en las Relaciones Topográficas de Felipe II, así como que tuvo a esta virgen como advocación desde su origen. Levantada en el siglo XVI y reconstruida en el XVIII, es de este último período el aspecto con el que ha llegado a nuestros días.

Su planta es rectangular y está construida en mampostería con sillares en las esquinas, siendo su cubierta una cúpula vaída sobre pechinas. En la cabecera, figura una imagen de la Virgen de los Remedios, copatrona de Campo Real. A un nivel más bajo de ella, a ambos lados, están las dos puertas de entrada a la sacristía, un edificio adyacente al templo de forma cuadrangular. A los pies, un pórtico con postes metálicos cubre la entrada; como ocurriera con la Ermita de la Virgen de las Angustias, estos postes sustituyen a unas desaparecidas columnas de piedra de las que sólo han llegado hasta hoy sus basas.

Localización: Calle Vilches, 70. 28510 Campo Real.


Campo Real, Museo de Alfarería y Productos Típicos

Museo de Alfarería y Productos Típicos.

Cuenta Campo Real con un Museo de Alfarería y Productos Típicos, en el que se pueden conocer la historia del pueblo y sus tradiciones, y que ha sido dividido en una serie de sectores diferenciados. Por un lado, está el área de Alfarería: durante los años en que godos, visigodos y árabes convivieron en la aldea, la actividad principal de los habitantes de lo que hoy es Campo Real se dedicaban principalmente a la alfarería, llegando a haber en el pueblo hasta 30 alfares35 con hornos árabes que servían para cocer los productos; ya en el año 1752, se tienen los primeros datos documentados sobre esta actividad, conociéndose que en el barrio de la Cruz del Caballo son los apellidos Calvo y Cebrián quienes realizaban los primeros cántaros de barro en los obradores. Por otro lado, está la zona dedicada a uno de los productos típicos de la localidad, la Aceituna: su proceso de elaboración incluye su endulce y un cuidadoso aliño hecho con ajo, hinojo, tomillo, cebolla, laurel y orégano; por su parte, las aceitunas también son utilizadas para la fabricación de aceite en la almazara36. Por último, el Queso también tiene su representación en el museo como segundo gran producto de Campo Real, cuyos productores están agrupados en la Cooperativa Castellana de Ganaderos.

Localización: Calle Nuestra Señora de los Remedios. 28510 Campo Real.


Campo Real, Parque de la Fuente

Parque de la Fuente.

Ya en las afueras de la localidad, encontramos el Parque de la Fuente. Desde hace siglos, es conocida la existencia de una fuente que, según documentos del siglo XVI, contaba con al menos ocho caños. Hasta hace unos años, con el agua de este manantial no sólo se abastecía el pueblo, sino que también se regaban los cultivos de regadío de la zona.

Hoy día, el agua la abastece el Canal de Isabel II y en este parque, que tal y como lo vemos ahora es una creación de 1996, podemos ver la pila del abrevadero a la que llega el agua directamente de dicho manantial, mientras que al lado se halla el lavadero al que antaño acudían las mujeres del pueblo a lavar la ropa. El origen del edificio que también aquí encontramos era el de servir para el bombeo de agua; sin embargo, en la actualidad, es apoyo del abastecimiento en caso de necesidad y/o urgencia.

La rehabilitación de la zona del abrevadero y del lavadero ha contado con la restauración de las pilas y los muros originales, y aunque conserva su uso como lavadero público, hoy está concebido como un jardín en el que disfrutar de un fresco descanso y en el que, además, se ha adecuado una zona de juegos infantiles.

En las inmediaciones, subsisten las ruinas de lo que fuera un antiguo molino aceitero; contó con cuatro muelas37 de piedra, tres de ellas utilizadas para moler las aceitunas y una cuarta para la hojuela38.

Localización: Entre la Calle de la Fuente y el Camino de la Colada. 28510 Campo Real.


Campo Real, Ermita de San Juan

Ermita de San Juan. Siglo XIV.

Nuestra última visita nos lleva a un kilómetro y medio del casco urbano del pueblo, a un punto entre las carreteras de Ambite y Pozuelo del Rey. Se trata de la Ermita de San Juan, lugar que también es conocido como los Paredones de San Juan, de la que sólo queda en pie un parte en ruinas de sus muros. Fue fundada en el siglo XIV y bendecida, al igual que la Iglesia de Santa María del Castillo, por el arzobispo Jimeno de Luna junto con los obispos que participaban con él en el concilio de Alcalá de 1333. Según las Relaciones Topográficas de Felipe II, era igualmente llamada Ermita de San Juan del Viso, y estaba situada en un otero con un gran álamo a su lado.

Durante cinco siglos estuvo abierta al culto, residiendo en ella, como aparece mencionado en documentos de los siglos XIV y XVI, un ermitaño que además cultivaba la tierra que la circundaba. No se sabe nada acerca de la imagen medieval de San Juan que debió presidir el altar mayor de la ermita, pero en el siglo XVI debía estar en tan mal estado que los cofrades decidieron encargar una talla nueva en Italia; ésta, tal y como cuenta el párroco Don Rafael González Palanco y recoge Jesús Antonio de la Torre Briceño en su libro "Historia de la Villa de Campo Real", vino en un cajón que llegó milagrosamente a la costa de Alicante después de que el barco en el viaja naufragara.

La falta de recursos económicos hizo que la cofradía no pudiera hacer frente a la importante restauración que el edificio necesitaba, lo que conllevó que fuera cayendo en el abandono. Para colmo de males, la desamortización, como ya ocurriera con otros edificios de la localidad y de toda España, aceleró el declive de la ermita, ya que las tierras que la rodeaban, hasta entonces cultivadas por el ermitaño, fueron subastadas, pasando entonces la ermita a manos privadas. La imagen de San Juan sería llevada a la Ermita del Santo Cristo de la Peña, donde se le hizo un retablo, mientras que la ermita acabó poco a poco en la ruina. Poco queda ya de lo que fuera la Ermita de San Juan, salvo una pequeña parte de sus paredes que nadie diría que un día fueron de una construcción religiosa.

Localización: Al este del pueblo, a 1 kilómetro y medio del mismo, entre las carreteras a Pozuelo y Ambite. Campo Real.


* * *

Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


GLOSARIO

- 1 Sínodo: Concilio2 de los obispos. // Junta de eclesiásticos que nombra el ordinario3 para examinar a los ordenandos4 y confesores.
- 2 Concilio: Junta o congreso de los obispos y otros eclesiásticos de la Iglesia católica, o de parte de ella, para deliberar y decidir sobre las materias de dogmas y de disciplina.
- 3 Ordinario: Se dice del obispo diocesano.
- 4 Ordenando: En la Iglesia católica, aspirante a recibir las órdenes sagradas.
- 5 Comunero: Nombre que se les da a aquellos que participaron en el levantamiento armado de Castilla, de 1520 a 1522, que se conoció como Guerra de las Comunidades.
- 6 Ducado: Moneda de oro que se usó en España hasta fines del siglo XVI, de valor variable. // Moneda no acuñada equivalente a once reales de vellón7, aumentada en una mitad más por la pragmática de febrero de 1680, y vuelta después a su valor primero.
- 7 Real de vellón: Real. // Moneda de plata, del valor de 34 maravedís8, equivalente a 25 céntimos de peseta.
- 8 Maravedí: Moneda española, efectiva unas veces y otras imaginaria, que ha tenido diferentes valores y calificativos.
- 9 Realengo: Dicho de un pueblo: Que no era de señorío ni de las órdenes. // Dicho de un terreno: Perteneciente al Estado.
- 10 Pechero: Obligado a pagar o contribuir con pecho11.
- 11 Pecho: Tributo que se pagaba al rey, al señor territorial o a cualquier otra autoridad.
- 12 Desamortizar: Poner en estado de venta los bienes de manos muertas mediante disposiciones legales. A través varias desamortizaciones, se puso a la venta terrenos y otras propiedades de las llamadas "manos muertas" (la Iglesia y las órdenes eclesiásticas), quienes por medio de donaciones y testamentos habían llegado a tener una extensión de terreno sólo inferior a las del rey y la aristocracia. Por estas expropiaciones y ventas, la Iglesia no recibió nada a cambio. La desamortización del ministro Mendizábal, llevada a cabo en 1836, fue una de las mayores.
- 13 Secularización: Acción y efecto de secularizar14.
- 14 Secularizar: Hacer secular15 lo que era eclesiástico. // Autorizar a un religioso para que pueda vivir fuera de clausura. // Reducir a un sacerdote católico al estado laical con dispensa de sus votos por la autoridad competente.
- 15 Secular: Seglar16. // Dicho de un sacerdote o del clero: Que vive en el siglo17, a distinción del que vive en clausura.
- 16 Seglar: Perteneciente o relativo a la vida, estado o costumbre del siglo o mundo. // Que no tiene órdenes clericales.
- 17 Siglo: Mundo de la vida civil, en oposición al de la vida religiosa.
- 18 Parteluz: Columna delgada que divide en dos el hueco de una ventana o de una puerta.
- 19 Casa Consistorial: Casa de la villa o ciudad adonde concurren los concejales de su ayuntamiento a celebrar sus juntas.
- 20 Mampostería: Obra hecha con mampuestos21 colocados y ajustados unos con otros sin sujeción a determinado orden de hiladas o tamaños.
- 21 Mampuesto: Piedra sin labrar que se puede colocar en obra con la mano.
- 22 Sillar: Cada una de las piedras labradas, por lo común en forma de paralelepípedo rectángulo, que forma parte de una construcción de sillería.
- 23 Frontón: Remate triangular de una fachada o de un pórtico. Se coloca también encima de puertas y ventanas.
- 24 Óculo: Del latín "oculus", que significa "ojo". En arquitectura, se usa para designar una abertura en forma de círculo, aunque también se puede usar como elemento decorativo.
- 25 Crucería: Sistema constructivo propio del estilo gótico, en el cual la forma de bóveda se logra mediante el cruce de arcos diagonales, llamados también ojivas o nervios.
- 26 Bóveda de cañón: Bóveda de superficie generalmente semicilíndrica que cubre el espacio comprendido entre dos muros paralelos.
- 27 Arco fajón: Se trata de aquellos arcos que forman parte de la bóveda de cañón y que se usan para reforzarla.
- 28 Luneto: Bovedilla en forma de media luna abierta en la bóveda principal para dar luz a esta.
- 29 Cúpula encamonada: La construida de tabique, bajo un techo o armadura, para imitar una bóveda.
- 30 Pechina: Cada uno de los cuatro triángulos curvilíneos que forman el anillo de la cúpula con los arcos torales sobre que estriba.
- 31 Ático de retablo: Parte superior de la calle central cuando sobresale del último piso.
- 32 Bóveda vaída: Dicho de una bóveda: Formada de un hemisferio cortado por cuatro planos verticales, cada dos de ellos paralelos entre sí.
- 33 Enjuta: Triángulo o espacio que deja en un cuadrado el círculo inscrito en él. // Albanega34.
- 34 Albanega: Enjuta de arco de forma triangular.
- 35 Alfar: Obrador de alfarero.
- 36 Almazara: Molino de aceite.
- 37 Muela: Disco de piedra que se hace girar rápidamente alrededor de un eje y sobre la solera, para moler lo que entre ambas piedras se interpone.
- 38 Hojuela: Hollejo o cascarilla que queda de la aceituna molida, y que se vuelve a moler.

DATOS DE INTERES

LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
- Línea 313: Madrid - Arganda - Campo Real - Valdilecha
- Línea 320: Arganda del Rey - Villares - Campo Real - Loeches - Torres Alameda - Los Hueros - Alcala
- Línea 321: Arganda Hospital - Villares - Campo Real - Valdilecha - Pozuelo - Las Villas - Eurovillas - Nuevo Baztan - M. Acebedo - Olmeda - Villar del Olmo
CARRETERAS:
- A-3, Madrid - Valencia, Salida 22.
- Las carreteras M-209 y M-220 pasan por la localidad y la M-221 enlaza con la M-209 en sus inmediaciones.
Los datos de comunicaciones se han tomado, en agosto de 2015, de la web del Ayuntamiento de Campo Real y de la web de la Empresa de autobuses Argabus.

BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- Jesús Antonio de la Torre Briceño: "Historia de la Villa de Campo Real"; Ayuntamiento de Campo Real; Depósito Legal: GU-273 / 2003.
- Ayuntamiento de Campo Real
- DRAE
- elmundo.es DICCIONARIOS

Página anterior    Inicio
Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.

Compartir
Abrir texto en PDF RSS 2.0







Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

  • Página creada gracias a: CCTW